Panamá. La empresa española Sacyr pretende saquear el Canal

Por Olmedo Beluche. Resumen Latinoamericano, 6 de octubre de 2020.

Algunos sectores festejaron que los últimos días de septiembre la Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional, con sede en Miami, obligó a la empresa española Sacyr a devolver USD $265 millones de una demanda que reclamaba por la construcción del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá, aduciendo que errores en la composición del basalto y asfalto utilizados.

Sin embargo, conviene moderar el entusiasmo del público panameño, puesto que Sacyr ha presentado demandas contra el Canal de Panamá por el orden de los USD $3,750 millones, de los cuales los aludidos 265 millones apenas constituyen el 8.8% del total demandado. Todo lo demás sigue en disputa.

El problema es que, cuando en 2007 el consorcio Grupo Unidos por el Canal, del que participaba Sacyr como socia mayoritaria, licitó la construcción del tercer juego de esclusas ampliadas el costo total de la obra fue estimado en USD $ 3,118 millones. Sobre esa cifra, la Autoridad del Canal de Panamá le terminó pagando USD $ 460 millones adicionales, con lo que el costo final de la obra salió en USD $ 3,578 millones.

O sea que, la demanda leonina demanda de Sacyr más que duplica el costo inicial de la obra, lo cual es absurdo y evidentemente fraudulento desde todo punto de vista. Si se pagara a favor de Sacyr todo lo demandado, el costo final pasaría de los 3,118 estimados al inicio a un total de 7,103 millones de dólares.

Para colmo, gracias a la globalización neoliberal, este intento de asalto a las finanzas públicas panameñas está en manos de un tribunal extranjero, fuera de nuestra jurisdicción y soberanía, en Miami. No celebremos antes de tiempo.

Históricamente el saqueo de los recursos del Canal de Panamá por especuladores financieros empezó desde el siglo XIX cuando los dueños norteamericanos de la Panama RailRoad Co. junto con los de la francesa Compañía Universal del Canal, conspiraron para robarle al pueblo de Panamá y Colombia derechos sobre el ferrocarril que nunca se pagaron. Solo por mencionar uno de los incidentes.

En América Latina los medios de comunicación cada día utilizan a la empresa constructora brasileña Odebrecht como modelo de empresa corrupta pero olvidan que otras también han tenido prácticas semejantes en cuanto a pago de sobornos a políticos y sobreprecios. Sacyr en España ha sido acusada de pagar a políticos del Partido Popular y se ha visto envuelta en otros manejos cuestionables.

En el caso panameño es cuestionable de CUSA, cuyos dueños son la familia Alemán Zubieta, a la que pertenecía el Administrador del Canal de Panamá cuando se hizo esta concesión, participa del consorcio en alianza con Sacyr. Pero es “legal”, porque dicen que en Panamá no hay ley de “conflicto de intereses”.

Fuente: Kaos en la Red

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: