Covid-19. Pandemia mundial 2020.

Llegó el mes de febrero 2020 para quedarse, sin avisar, cual malvado ladrón en este caso de vidas. No respeta edad ni sexo. Es malévola, se ensaña a destajo con predilección con los mayores y los más humildes. Su llegada inesperada ha sido un gran desafío, un reto que, los profesionales de la salud y los centros médicos han debido multiplicarse para atender a tantos damnificados. Han visto alteradas sus vidas y bienestar para atender a quienes les necesitan. Su profesionalidad y buen hacer, con grandes dosis de amor han evitado muchas muertes.  Será preciso homenajearles cuando la Covid-19 decida marcharse. Dignos de encomio los Hospitales y centros médicos que han obrado maravillas frente al enemigo.

La muerte es envidiosa. Hemos perdido parientes y amigos sin despedirles cual merecían. Imagino su tristeza ante tan malsana soledad, sin la mano amiga para alentarles. Estamos iniciando un nuevo año, seguimos en la lucha desenfrenada para detener tanto desasosiego. No estamos en vías de solución. La sinfonía final, no está disponible aún.

Cuesta aceptar que, en estas fechas de inicio de año felices, que compartíamos con familia y amigos, se hayan visto truncadas, para evitar contagios inesperados. Algunos, yo entre ellos, permanecemos confinados desde febrero 2020.

Quiero mencionar a grupos de gente que NO respetaron el Confinamiento y festejaron Fin de año a su albur, sin que las autoridades competentes lo evitasen. Tardaron en reaccionar. Me refiero a lugares concretos de Catalunya próximos a donde yo resido. La policía no supo actuar a tiempo. Analizando ahora su salud, los resultados son poco optimistas.

La irresponsabilidad de unos pocos supone un retroceso. La Covid-19 recupera su furor. Lo que parecía controlado se ha desmadrado. La noche de fin de año de unos centenares de jóvenes irresponsables, no puede acabar con la salud-bienestar de quienes hacemos lo correcto, a beneficio de todos. Considero que merecen castigo ejemplar. También las autoridades que no reaccionaron a tiempo ante tal movida.

Montserrat Ponsa Tarrés

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: