Volver a las guarimbas. Ivan Padilla Bravo

Diálogo en cuarentena

Que ni se imagine la ultraderecha pitiyanqui, que opera desde Venezuela, que nos referimos a los actos terroristas desarrollados en contra del pueblo y que, especialmente a partir de 2017, quemaron vivas a personas, decapitaron a motorizados y sembraron de odio y miedo al país bajo la promesa de acabar con «el rrrrégimennn de Maduro».

Recordamos que el sustantivo «guarimba» fue secuestrado por  la mediática hegemónica queriendo convencernos de que ese era el lugar de los  «héroes democráticos» en lucha por acabar con el legítimo y constitucional Gobierno Bolivariano y Chavista, presidido por Nicolás Maduro Moros.

El vocablo Guarimba es un hermoso venezolanismo de origen ancestral que el Diccionario de Venezolanismos define «f 1. En el juego del gárgaro, lugar elegido de antemano para librarse de la persecución. 2. fig Refugio, lugar para ponerse a salvo.».

Es en su genuina acepción que lo tomamos en este artículo de opinión para invitar a nuestras y nuestros compatriotas (de Venezuela, Nuestramérica y el mundo) a refugiarse en sus casas, en sus «gajos», en sus «conchas», ante la nueva arremetida del Coronavirus y sus cepas recientes, particularmente la desarrollada en Brasil.

Un año después de la declaración de pandemia por la proliferación agresiva del Covid-19, la cual llevó a la inmensa mayoría de los gobiernos del mundo a optar por el confinamiento «voluntario» de sus conciudadanos, reaparece el miedo generalizado a la muerte por contagio viral y sus consecuencias cardiorrespiratorias.

Es pública y comunicacional la aparición reciente de modalidades del Covid-19 en el llamado Reino Unido, en Suráfrica y en Brasil. En este país suramericano, con una variante (P.1), a la que se le han identificado 17 mutaciones, incluyendo 3 en la proteína S, con evidencias de ser menos vulnerable a los anticuerpos generados por una infección anterior con la Covid-19 o a la vacuna contra el virus en proliferación mundial.

Ante este cuadro pandémico que -debemos reconocerlo y tenerlo muy en cuenta- está teñido por los intereses económicos y políticos de los amos del mundo y los gobiernos imperialistas o proimperialistas, se dilucida hoy el fin de la historia o -mirándolo con optimismo- la entrada definitiva en una nueva era para la humanidad.

Nuestra tarea crítica y revolucionaria pasa por volver a las guarimbas. La protección, individual y colectiva, constituye un  elemento clave en esta coyuntura mundial. La guerra tiene en la actualidad otro color y se expresa sin los estereotipos de las confrontaciones bélicas conocidas hasta el presente.

La guarimba, entonces, recobra todo el valor simbólico de la quietud y la seguridad en nuestros juegos infantiles. Esto es algo que podemos y debemos construir y fortalecer desde cada quien, pero sin olvidar que somos un todo con los demás y con el universo.

La eficiencia y eficacia de la guarimba necesaria aquí y ahora debe llevarnos a cada uno a dar nuestro aporte individual en el equilibrio espiritual (la conciencia, las emociones, la creatividad), mental (pensamiento para la vida y no para la egotización, la mercantilización ni la cosificación) y corporal.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: