¿Utopias?

Como afirmaba Pedro Casaldàliga, “seamos obreros de las utopías…” Nos conduciran a buen puerto, a mejor vida, al encuentro de los “otros”. ¿Qué soy yo sin el otro? En ellos encontraremos la ansiada felicidad, sosiego, paz. Mejoraremos nuestra sonrisa, nos-otros nos sentiremos útiles.

Duele el desarraigo actual, nadie se acuerda de quienes tal vez solos, delicados, no tienen acceso a proveerse.

Antes, cuando mi niñez en un pueblito de pocos habitantes, nos conocíamos todos, la mayoria no pensaban igual, saliamos de una guerra civil con muchos muertos en la mayoría de pueblos. Yo estuve has los siete años cuando me llevaron sin preguntarme, el año 1944, a vivir a casa de unos tios que vivian en Granollers.

En mi pueblo como en la mayoría habia grupos de toda índole, inmersos en una terrible guerra que supuso dolor y muerte pero la vida seguia y cuando alguien tenia una dificultad los veciono se movian a pesar de la precariedad, y pensamiento desigual. Se ayudaban unos a otros cuando algo malo sucedia a alguien de la comunidad: llevar almuerzo a unas personas que solas o delicadas no podian proveerse. Mi abuela -que habia perdido a mi abuelo y a un hijo cura misionero asesinados durante la guerra- era la que cocinaba, procuraba siempre fuese larga para proveer a quienes la necesitaran. Yo era quien se la llevaba.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: