¿Conciencia de clase o conciencia de la Madre Tierra? Iván Padilla Bravo

Diálogo en cuarentena

«De lo que se trata

ahora es de recuperar

nuestra vida

recuperando la vida

de la Pachamama»

Carlos Marx se ocupó de revisar con profundidad las relaciones capitalistas de producción y en su estudio de la economía política logró darle cuerpo teórico a una sociedad de nuevo tipo.

Cuando la lectura de sus Grundrisses, de la media docena de tomos que conforman El Capital y de algunas de sus otras obras, se hace con base en la utopía llamada comunismo o socialismo, que aplica como epílogo de una Revolución del siglo XXI con perfil indigenista, como lo argumentaba José Carlos Mariátegui, hace falta definir con mayor claridad cuál es el noumen de la conciencia que motoriza procesos como el  Bolivariano y otros que se desarrollan por Nuestramérica.

El recién defenestrado Juan José Bautista Segalés, intelectual boliviano premiado con el Libertador al Pensamiento Crítico correspondiente a 2014, nos ofrece luces para alumbrar el camino hacia ¿Qué significa pensar desde América Latina?, interrogante que sirve de título para su obra galardonada entonces en Caracas.

A tal efecto, Bautista Segalés es enfático al señalar que «el sujeto de esta revolución no puede ser un partido, un instrumento político o el iluminismo de algunos dirigentes, sino el pueblo en tanto que pueblo, el pueblo como un todo, que es el pueblo cuando como comunidad se reúne en torno al proyecto de hacerse cargo de su propia subjetividad, de su propia conciencia», lo cual constituye  un planteamiento de nuevo tipo para todos los marxistas preocupados por la lucha, el  enfrentamiento y la «toma» del poder sin llegar a tocar lo que somos como humanidad, como naturaleza, como Pachamama.

Sin ningún tipo de pretensión exegética, vuelvo sobre el texto emblemático de JJ Bautista (¿Qué significa pensar desde América Latina?) para rendir mi humilde homenaje a quien acaba de marcharse para volver a ser Pachamama y totalidad universal en equilibrio.

Bautista Segalés profundiza su reflexión crítica tomando un camino diferente al ofrecido como hegemónico por la llamada «modernidad» y, parafraseando a Hegel, se atreve a señalar que «la Pachamama, es decir, la naturaleza es espíritu, o sea, sujeto».

Bautista toca lo esencial en su reflexión y la argumenta con un criterio de unidad en lo diverso, que se vuelve contundente ante el pensamiento logicista y estigmatizado del poder, de la egocracia del poder que perdura hasta nuestros días hasta mimetizados como «revolución». Al respecto dice nuestro intelectual orgánico, de origen boliviano, que «nuestros pueblos tienen experiencia milenaria en este tipo de relación con ella (la naturaleza  asumida como indivisible sujeto con el ser humano, con el individuo), por ello tienen la subjetividad permanente para este tipo de tematización, porque está forma de pensar requiere no sólo otro tipo de sensibilidad con la naturaleza, sino otro tipo de subjetividad en la cual la naturaleza no aparezca fuera del sujeto o como simple objeto, sino una subjetividad en la cual la experiencia de la subjetivación de la naturaleza como Madre (Pachamama) sea una forma de vida».

Más que en términos de «lucha», de confrontación y exterminio de una de las partes o clases en pugna, Bautista nos señala un camino de conciencia distinto al impuesto por dominadores y modernistas. Nos invita a mirar al interior del sujeto que es unidad con la naturaleza. Nos invita a cambiar la totalidad cambiándonos desde dentro, aceptándonos como Pachamama, como unidad en lo diverso.

Ilustración: foto portada del libro

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: