Comer bien es la mejor vacuna. Iván Padilla Bravo

Diálogo en cuarentena

Y no sólo para detener al Coronavirus sino también para salir juntos de ese marasmo de dominación llamado capitalismo.

Quizás muchas personas se pregunten ¿Cómo se puede comer bien bajo la dominación capitalista que ni come ni deja comer bien? ¿Qué es comer bien cuando la humanidad toda es empujada a comer lo que produce y la manera o cómo lo produce ese mismo capitalismo y sus mortíferas relaciones de producción?

Ha reflexionado sobre este tema el filósofo de origen boliviano Juan J. Bautista Segalés, quien nos orienta con su pensamiento lúcido al decir que «de lo que se trata ahora es de recuperar nuestra vida recuperando la Pachamama» (¿Qué significa pensar desde América Latina?). Y, específicamente cuando nos confronta con «la subjetividad» que nos alimenta en cada bocado ingerido y en «la intencionalidad con la que fueron producidos esos alimentos». Porque «aunque no lo vemos en el alimento cuando lo compramos o consumimos, sin embargo está contenido en él, y cuando lo consumimos o comemos, nos comemos también la intencionalidad con la que fue producido ese alimento». Es decir, «lo que comemos es lo que está contenido en esa mercancía, que en última instancia es el capitalismo».

Quisiera barajarla despacio para ganar todos la partida. Pienso en Chávez mientras escribo esta opinión en una coyuntura mundial signada por la pandemia del Coronavirus, pero también por la «pandemia» inflacionaria, de la miseria y la miserabilización, del hambre, de la explotación desde el capital y de la más grande alienación.

Pienso en el Chávez revolucionario, liderando con Bolivariana convicción un proceso transformador llamado a trascender nuestras fronteras, a abarcar a Nuestramérica pero también a contribuir a liberar a la humanidad del oprobio y flagelo del capitalismo. Pienso en el Chávez nuestro ennuevecido de amor y dignidad, entregando Zamoranamente títulos de propiedad de tierras a sus «pisatarios» en ciudades y campos de Venezuela, incentivando cultivos urbanos y «gallineros verticales», entre múltiples respuestas, desde las bases de nuestro pueblo, para empezar a encontrar una forma de producir, distribuir y consumir nuestros bienes materiales pensando en la amorosa solidaridad  entre todos los seres humanos y con la naturaleza, para romper así con la explotación y las desigualdades generadas por el capitalismo.

Y cuando digo todos, por supuesto que digo todas, digo humanidad y también digo, repito, relaciones de equilibrio con la naturaleza y el universo.

Somos parte de un todo y esa es una primera premisa que debemos entender hoy para saber exactamente lo que ocurre, por qué y sus consecuencias. Es de esa aceptación de unidad en el todo (igual en lo diverso, en relaciones dialécticas, de construcción y crecimiento), desde donde debemos plantearnos hoy la Revolución, también la Revolución Bolivariana soñada por Hugo Chávez para este siglo XXI.

Sólo una Revolución auténtica puede procurar respuestas para comer bien y acabar con la muerte cotidiana por hambre, generada y reproducida por el capitalismo, para a acabar con la silenciosa muerte que provoca la ingesta de comida chatarra, devaluada de nutrientes y saturada de tóxicos, saborizantes y estéticas apariencias para el gusto, condicionadas por el consumismo. Comidas pensadas para que ingiramos la «intencionalidad» (como lo señala Bautista Segalés) de las relaciones capitalistas de producción.

Y es aquí donde debemos ver y resolver las consecuencias de una pandemia como la del Coronavirus, que prende en los organismos debilitados en su sistema inmunológico -entre otros elementos- por comer como nos lo imponen los dominadores, los amos del mundo, los capitalista y -particularmente en este caso- a la industria farmacéutica que lleva las riendas hegemónicas del exterminio de una parte «innecesaria» (numéricamente) para preservar el dominio del capital.

Es por esto que el comer bien es la mejor vacuna (unida con otras fundamentales como el ejercicio aeróbico, el descanso o tiempo libre y la meditación consciente, entre otras) contra esta pandemia y contra el capitalismo que la ha generado.

Ilustración: Xulio Formoso

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: