Propios comportamientos. Gerardo Moyá Noguera

noviembre 28, 2021

El odio no construye, al revés, destruye todo cuanto se encuentra en su camino. Pronunciar la palabra odio contra todo aquello en que algunos «humanos» no están en nada de acuerdo, creo y sigo en la tesis que van por muy mal camino. Digo esto, porque los que sienten y manifiestan su odio a Cuba, incluso tachando el gobierno de «dictatorial» , no tienen ni la más remota idea de lo que dicen y opinan sobre todo y a pesar de todo en público.

Cuantas ocasiones he asistido a comidas, cenas, etc. donde he sacado el gran problema cubano del bloqueo e incluso personas afiliadas al PSOE o a la UGT( Unión General de Trabajadores) sindicato de » clase» sus opiniones son casi todas a favor del bloqueo y en defensa del imperio, claro, país al que consideran el más democrático del mundo. Qué pena su pensar, qué pena su falta de criterio al informarse solo y exclusivamente de la prensa que solo dice medias verdades, que son las peores mentiras, sobre Cuba. Ayer mismo en la celebración de 14 congreso del PSIB-PSOE siendo los cargos públicos, todos los asistentes de «izquierdas», según mi opinión deberían haber tenido algún recuerdo con todos los luchadores latinoamericanos y El Caribe, así la prensa de aquí hubiera publicado dicho parlamento. Quien solo piensa para sí mismo puede ser tachado de insolidario y nada constructivo de las izquierdas. Cosa que ocurre constantemente en nuestra sociedad occidental. Estos defectos los pueden evitar, porque si no de lo contrario se convierten en cómplices de sus propios comportamientos.


Avui, 28 de novembre ha arribat el fred

noviembre 28, 2021

Avui ha fet un dia net i clar, ventós i fred. Si fos possible, m’he n’aniria a cercar la calor, la llum, no importa on. Em costa sortir al carrer per abrigada que vagi. Serà que em falta algún requisit que no compleixo? M’agradaria que, si algú el coneix, m’ho faci saber.

Sort dels amics que sempre ens acompanyen. avui ens han acompanyat. Llarga tertúlia amb temes d’actualitat i de records compartits.

Sovint em demano per què a la TV no ofereix temes interessants d’actualitat, i pel-lícules de les que formen part de l’història del cine? Ens ajudarien a fer agradables les vesprades quan, per les raons que siguin, com les d’ara amb pandèmia, no podem sortir.

Des d’aqui el meu clam: Que es projectin a la TV aquelles cintes que formen part de la història del cinema, Us ho agraïrem, no les bajanades que ens fan apagar la televisió. Gràcies!


Cels de tardor, pura meravella

noviembre 27, 2021

Soc una enamorada del cel. Mira’l a l’hora que vulguis, sempre enganxa, més el capvespre amb llum i núvols que sovint t’enlluernen. Avui com molts capvespres he estat pendent del cel, de les clarors que varien accelerades, has de restar amatent a tot el què es produeix. És una llàstima, duren poc…

Ganes de que el dia l’allargui i la claror ens permeti bellugar-nos i passejar. En aquesta época ho hem de fer el matí i, a mi, em costa. Em llevo aviat però m’agrada enllestir coses imprescindibles de casa, sigui de compra, de roba, de cuina. La tarda m’agrada anar a caminar i ara es fa difícil, la fosca ho impedeix.

Malauradament el món es diria que va a la deriva. Urgeix recuperar el bon fer que hem demostrat tenir, sense vanalitats, prop dels que estimem i ens estimen. Tots ens necessitem.

S’apropen dies de grans records de vivències amb fills petits, il-lusions compartides amb els costums habituals de Nadal, Cap d’any, Reis. A casa nostra era una bogeria col.lectiva preparar el pessebre, el tió, els raïms, les campanades anunciant l’any, les cartes als mags, per arribar a aquella nit màgic dels Reis d’Orient.

Avui, ningú ho festeja com ho fèiem nosaltres en uns anys on no tot era possible per una famlia amb nou fills petits que confiaven amb els Mags. Records de vida que ajuden a seguir caminant…

nectem


Cuba. Inauguran Centro Fidel Castro Ruz

noviembre 27, 2021

 

Quienes visiten el centro podrán nutrirse del pensamiento, documentos y obras sobre la vida del líder revolucionario.

En el marco del quinto aniversario de la partida física del líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, fue inaugurado este jueves un centro de estudios en La Habana que lleva su nombre.

Se realizó un homenaje al comandante Fidel Castro, en el cual participó el general del Ejército, Raúl Castro Ruz, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, así como su homólogo venezolano Nicolás Maduro, junto con otros dirigentes de la isla.

Durante el acto inaugural, la compañía de teatro La Colmenita, a cargo del plató principal de la gala, detalló el nombre de las salas y las características que tiene el nuevo Centro Fidel Castro Ruz, donde los visitantes podrán nutrirse del pensamiento, documentos y obras sobre la vida del líder revolucionario.


Cuba: población casi toda inmunizada. Gerardo Moyá Noguera

noviembre 27, 2021

   

Este terrible covid-19 ha afectado y afecta a todo el orbe, pero hoy Última Hora nos ha alegrado la vida con la siguiente noticia: «Los turistas llegan a Cuba tras dos años de parón pandémico» y todo este enorme esfuerzo ha sido a consecuencia de que Cuba tiene a casi toda su población vacunada gracias a sus propias vacunas. Los científicos y todo el personal sanitario han hecho un enorme y titánico esfuerzo para las vacunas sean auténticamente cubanas, como la Abdalá, Soberana 02 y otras más.


Y ahora ¿qué dice el imperio frente a esta solución médica?  (aquellos que siempre dan soporte al bloqueo junto al imperio). Nada, absolutamente nada, mereciendo el gobierno de Cuba todas  los parabienes y felicitaciones del mundo entero de hombres y mujeres de bien y que persiguen a toda costa la paz en esta tierra. Siempre es bueno recordar  que el presidente de Cuba Díaz-Canel y por supuesto Raúl Castro visitaban constantemente las provincias, o sea, estaban en la calle con los suyos y no en los calentitos despachos como suelo ocurrir aquí, en occidente. Mandatarios y pueblo juntos y unidos siempre frente a las consecuencias de la terrible pandemia. Casi seguro que el próximo año podremos los sindicalistas acudir, sin problemas, al 1º de mayo, Día Internacional de los Trabajadores/as, que dicho sea de paso, es un acontecimiento único en el mundo. Todos los que participan en el desfile llevan sus pancartas  hechas por sus propias manos, además de ensalzar las figuras de hombres y mujeres que físicamente ya no están entre nosotros, pero sí espiritualmente como por ejemplo:  Fidel, Che, Martí, Maceo, Céspedes, Maria Grajales y un largo y extenso de pancartas con la figura de los héroes, como son los Cinco y que afortunadamente siguen entre nosotros por un largo tiempo. Estando presentes en la tribuna, Raúl, Díaz-Canel, Ramiro Valdés (siempre con sus eternos prismáticos) y todos rodeados por una juventud extraordinaria que como escribió Granma en el 56 aniversario de la Revolución de Cuba: ¡tiembla la tierra cubana! Por otra parte queremos resaltar  que esta ¡fiesta! del 1º de Mayo se celebra en todas y cada una de las provincias cubanas. Todas sus plazas vibran de alegría y satisfacción por el Día Internacional de los Trabajadores/as. El 1º de Mayo es un día de todos y para todos. Los próceres cubanos están siempre presentes en la fiesta del 1º de Mayo, porque tanto Fidel como Che no caben en un periódico, son de aquellos hombres de los que habló y escribió el  dramaturgo alemán Bertolt Brecht, los  imprescindibles, o sea, los que luchan toda la vida, aun después de no estar entre nosotros físicamente, lo que muchos ni se imaginan. Por otra parte decir que en todos los actos que se celebran el 1º de mayo en la Plaza de la Revolución, están presentes también invitados altos gobernantes de otros países del Caribe y latinoamericanos, como ejemplo de ellos podemos decir que en épocas anteriores estuvieron en la tribuna de la dignidad,  Chávez,  expresidente de Venezuela; Ortega, presidente de Nicaragua; Di Celmo-padre en nombre del asesinado por los contras en el hotel Copacabana y un largo etc. ¡Viva el 1º de mayo! para terminar haré referencia a otra noticia,  «la junta militar (birmana) sentencia a morir a unos veinte activistas por haber atacado al ejército». Entre los condenados están personas que han sido acusadas de matar a dos altos cargos de la junta birmana. Sin comentarios.

*Presidente de la Casa de Amistad Baleares-Cuba


Adolfo Pérez Esquivel cumple 90 años

noviembre 27, 2021

Larga charla con Adolfo para desearle felicidad junto a sus seres queridos. Conversamos largamente de la situación del mundo, de la pandémia, de Amanda su esposa, de nuestras famílias. Le encontré como siempre, presto a charlar de la vida, de la situación de este mundo que quisieramos renovar, cual siempre intentamos hacer.

Su voz serena no ha cambiado, sigue igual, agradable, cual sus palabras. Hablamos del futuro de la Humanidad que se diría está interpretando la Simfonía final. Ojalá nos veamos pronto, me urge escucharle, infunde paz, serenidad, amor.

Os deseo un gran dia a toda la família. Cumplir 90 años bien acompañado, disfrutando de buena salud es el mejor regalo que se puede desar. Muchas felicidades y que cumplas muchos más.


Cada dia i que per molts anys. Antoni Bassas. Diari ARA

noviembre 26, 2021

A vegades els lectors ens pregunten als periodistes com vivim l’obligació d’escriure un article cada dia. La meva resposta és que la visc com un regal i no com una obligació perquè, en l’ínfima part que em toca, em sento com els forners del Forn Gilabert o els cambrers i cuiners del Bar Gelida, que apugen la persiana quan encara és fosc i ho tenen tot a punt perquè quan tothom es llevi ja es trobi el pa calent i la taula parada.

Sí, és un privilegi poder contribuir a la normalitat dels matins que engeguen, i que ens donen aquella confortable sensació de seguretat perquè no fallen mai. A mesura que un es fa gran va entenent que la normalitat és filla del compromís i és aleshores que la normalitat de cada dia esdevé tan extraordinària i tan valuosa que resulta emocionant. 

Després, esclar, hi ha el viatge interior. L’Espinàs diu que allò que l’ha mantingut viu més de noranta anys ha estat la necessitat de tenir una idea cada dia, almenys una, i haver-la d’expressar en forma d’article. Un article és una competició amb un mateix per triar una idea, trobar l’angle per enfocar-la, treballar el to a base d’adjectius i verbs, descartar efectismes però buscar l’efecte, aconseguir el ritme a base de punts i comes, i rebuscar en el rebost intel·lectual que un hagi pogut acumular per estar segur que ets tu qui escrius i no pas el robot de frases prefabricades o el ressò d’una consigna ideològica.

I després és la gran competició amb tots els altres articulistes del món, començant pels del teu mateix diari, sabent que hi ha dies que pagaries per escriure aquella frase brillant que algú altre ha publicat sense que es noti l’esforç que ell també ha hagut de fer. A l’ARA estem celebrant onze anys i els en donem les gràcies.


Friedman contra Samuelson. Alfons Duran Corner

noviembre 26, 2021

Nuestra cita

Politicians like to tell people what they want to hear – and what they want to hear is what don’t happen. Paul Samuelson.

De manera fortuita se ha producido una coincidencia entre la decisión alcanzada por los gobiernos del G20 y el resto de países amparados por la cobertura de la OCDE sobre la fiscalidad mínima a aplicar sobre los beneficios de las grandes empresas, y la aparición de un interesante ensayo de Nicholas Wapshott sobre el eterno debate económico entre el enfoque keynesiano de Paul Samuelson (en su elaborada síntesis neoclásica) y el monetarista de Milton Friedman.

Probablemente desde que existe la economía como ciencia aplicada, nunca dos gigantes del pensamiento económico y sus discrepantes puntos de vista habían levantado tanta expectación.

Cuenta Wapshott que quien calentó el tema a mediados de los sesenta del siglo pasado fue Osborn Elliott, que en 1959 tomó la dirección editorial de Newsweek con el propósito de transformar la revista en un líder de opinión y poderse enfrentar al poderoso Time. Para alcanzar esta meta, Elliott llevó a término una cuidada selección de colaboradores. En el campo de la economía acudió a las fuentes académicas y logró que, primero Samuelson y más tarde Friedman, bajaran de sus torres de marfil y presentaran sus ideas ante la formidable audiencia que Elliott había construido: catorce millones de lectores semanales. Durante esos años (1966-1980) los dos economistas debatieron y el debate, fallecidos ambos hace mucho, sigue en pie. Porque de lo que se trata es de saber si es verdad que el mercado se autorregula o si es necesaria la intervención del gobierno; si la fiscalidad ha de ser progresiva o neutra; si la política monetaria es una variable clave o una variable más; si la libertad política viene condicionada por la libertad de mercado o no; en definitiva si el patrón dominante ha de ser el neo-keynesianismo o el libertarismo.

Después de la II Guerra Mundial, las recetas de Keynes eran de obligado cumplimiento. Aquí podemos incluir el New Deal de Franklin Delano Roosevelt y todo el arco socialdemocrático del llamado “mundo occidental”. Y esto funcionó hasta que Nixon en 1971 ordenó el abandono del patrón oro y, dos años después, se produjo el primer shock oil y los petrodólares invadieron los mercados mundiales. Un fenómeno poco conocido (la estanflación) en el que el desempleo y una alta inflación coincidían, en un entorno de baja actividad económica, no encontró fórmula keynesiana a mano. Y entonces la caballería contraatacó.

Llevaban tiempo preparándose. En 1947, acabada la guerra, habían creado un think tank (la Mont Pelerin Society), denominada así por celebrar su primera reunión en esa localidad suiza. La MPS tuvo como primer presidente al economista libertario Von Hayek. Entre sus principales financiadores contó con Harold Luhnow, empresario y filántropo norteamericano que dirigía la William Volker Fund, fundación que había creado su tío y que apoyaba todos los proyectos políticos de ideología libertaria (un anarquismo de derechas).

Destacaban entre sus miembros fundadores Karl Popper (filósofo de moda en aquel momento por su ensayo sobre la “sociedad abierta y sus enemigos”), Ludwig von Mises, George Stigler, Frank Knight y Milton Friedman, economista este último que acabaría rompiendo con sus teorías monetarias el dominio económico de los keynesianos.

En la declaración de principios de la Mont Pelerin (que parece fue escrita por Lionel Robbins), se dice:

“En gran parte de la superficie de la tierra, las condiciones esenciales de la dignidad y libertad humanas han casi desaparecido. En otros lugares se hallan bajo constante amenaza, debido al desarrollo de las tendencias políticas actuales. La posición de los individuos y de los grupos se ven socavadas progresivamente por la extensión del poder arbitrario. Hasta la más valiosa riqueza del Hombre Occidental, la libertad de pensamiento y palabra, se halla amenazada por el auge de unas creencias que, reclamando el privilegio de la tolerancia desde una posición minoritaria, buscan solo establecer un lugar de poder desde el que puedan suprimir o aniquilar cualquier punto de vista que no sea el suyo”.

Visto ahora, el mensaje resulta un tanto ridículo por su naturaleza catastrofista, sobre todo si tenemos en cuenta que el pronóstico falló radicalmente, pues “los treinta gloriosos” (1945-1975) fueron los años en que el sistema capitalista alcanzó las cotas más altas. Y a estas cotas se llegó en un entorno de mercado abierto y competitivo que apostó por la iniciativa individual y mantuvo el respeto por la propiedad privada.

Pero las condiciones de finales de los setenta eran favorables  a los ultraconservadores y por eso acabaron imponiendo su pensamiento neoliberal y eligiendo a sus ejecutores políticos: Margaret Thatcher en el Reino Unido y Ronald Reagan en Estados Unidos. Para el entonces gurú económico más destacado de esta corriente (Milton Friedman), la economía se basaba en un simple ajuste entre oferta y demanda, en un proceso vivo y dialéctico que no debía ser afectado por agentes externos. El principal de esos agentes era el Estado y su brazo ejecutivo (el Gobierno). Luego el mensaje era: menos gobierno y más mercado. Si hay menos gobierno, no tendremos necesidad de gravar a los contribuyentes con más impuestos; además, los impuestos desincentivan a los más trabajadores. Lo único que debe hacerse es controlar la oferta monetaria.

Reagan no defraudó, como tampoco lo había hecho Thatcher. Se ajustó al guion, acostumbrado como estaba en su etapa como actor secundario. La gente asumió su eslogan: Let’s Make America Great Again y recuperó su alma más retrógrada. Incluso en sus instrumentos económicos procuró utilizar fórmulas sencillas, fáciles de comprender aunque ocultaran maliciosas trampas, como fue el caso de “la curva de Laffer” (que establece una relación entre las tasas impositivas y los ingresos) y que pretende demostrar que bajar los impuestos acaba generando más ingresos para la Administración. O la “trickle-down economics” o teoría del goteo, que defiende la bajada de impuestos a las corporaciones y a los más ricos, argumentando que a la larga esta bajada favorecerá a toda la sociedad, pues el excedente hará que empresas y particulares inviertan y gasten más, dando un empuje al crecimiento económico. Lo cierto es que los datos empíricos posteriores no permitieron ratificar estos correlatos.

Al final del período reaganiano, el pontífice máximo del neoliberalismo bendijo la operación con estas palabras: Reaganomics tuvo cuatro principios simples: reducir las tasas impositivas marginales, reducir la regulación, reducir el gasto gubernamental y aplicar una política monetaria no inflacionaria. Aunque Reagan no alcanzó todas sus metas, hizo un buen progreso”.  

Todo esto significaba un tránsito desde 1941, cuando el presidente Roosevelt declaró que era responsabilidad del gobierno cubrir las necesidades de los ciudadanos, a 1996, cuando el presidente Clinton (también demócrata) manifestó que la era del “gran gobierno” había llegado a su fin. Los ecos del debate  Samuelson–Friedman  seguían vivos.

En último término se impuso una versión actualizada del pragmatismo anglosajón, que consistía en utilizar la fórmula que más conviniera al establishment según la circunstancia. En el 2007 ganó Samuelson y fue por ello que se acudió al rescate de la banca privada con dinero público. Pasado el susto, se volvió al mercado como núcleo central (Friedman). Pero a finales del 2019 apareció un input desconocido (el Covid-19) y el gasto público (sobre todo el sanitario) se disparó, por lo que se recogieron velas y se acudió a Samuelson de nuevo.

Y con objeto de teatralizar esta corriente, el G20 y los países subsidiarios han tomado algunas decisiones que prometen llevar a término en el 2023 (largo me lo fiais). La más llamativa para los medios es que se aplicará una tasa mínima del 15% a los beneficios de las grandes empresas. La más importante, sin embargo, no es ésta, sino que en teoría se aplicará ese 15% sobre los resultados generados en los países en los que esas empresas operan y no en aquellos en los que tienen sus sedes centrales, donde muchas veces su tasa impositiva es negativa. Se consideran grandes empresas aquellas cuyos ingresos son superiores a veinte mil millones de dólares y su margen de beneficio del diez por ciento o superior. Como contrapartida, algunos países (como Francia y Alemania) tendrán que retirar los impuestos domésticos sobre grandes empresas tecnológicas (Google, Facebook y otros). Si se aplica, la fórmula parece muy razonable y se ajustará a la lógica de una economía de mercado.

Los bufetes de abogados y fiscalistas al servicio de las grandes multinacionales ya se han puesto en marcha. Saben que podrán contar a su favor con la tradicional posición del Senado norteamericano que se opone sistemáticamente a cualquier tratado que no surja de sus propias instituciones.

Personalmente estoy más cerca de Samuelson que de Friedman, aunque no me gusta que el Estado, salvo en circunstancias excepcionales, trate de sustituir la función natural del mercado, y en eso Friedman tenía razón. Me temo, sin embargo, que todo ello resulte un fiasco y que el debate Friedman contra Samuelson sea un falso debate para entretener a los estudiosos. Mientras tanto la vida sigue y la realidad se impone, y en ese medio confuso – como ya sabemos –  casi siempre ganan los malos.


Enyoro la calor

noviembre 26, 2021

Mai no he suportat el fred, serà perquè al meu poble, quan era petita, en feia molt -les calefaccions no existien- i encara el sento al moll dels ossos. Estufes de carbó, de llenya, de serradures i llar de foc, aquells que tenien la casa gran o a pobles de pagés, on eren l`’única fòrmula per evitar el temps gèlid que arribava, acompanyades de bosses d’aigua calenta per anar a dormir. Bosses que, a vegades, es destapaven i enlloc d’escalfar deixaven el llit com si algú s’hi hagués pixat. Casa nostra, l’hostal del poble, era una casa molt gran, sostres alts, moltes estances, fredes a quina més. Mai més no m’he tornat a tapar el nas amb els llençols des d’aleshores. Dormíem en un llit de matrimoni amb la meva germana Ma Rosa. Ningú podía endevinar qui hi havia dins aquell llit, tant embolicades estàvem. A la mateixa cambra hi dormía la iaia Margarida en un llit petit, calaixera, i un requartet per guardar la roba i un balcó que donava a la façana. El fred, però, que no s’interposava per sortir al carrer quan nevava -i ho feia sovint- a fer guerres de neu amb els amics. Tornàvem xops a casa on ens esperava una reprimenda. Però l’endemà ho trornàvem a fer.

Trobo encertada aquella dita: a l’estiu tota cuca viu…Imagineu com ho suporten els que no tenen sostre? Fa esborronar. Malauradament n’hi ha més dels que ens pensem. Si ho tingués fàcil, aniria a hivernar a un país càlid, on ara és estiu. No em ve de gust sortir de casa en dies com avui, dimecres, ambient trist, humid, plovisqueja, sense sol, sense a penes claror. M’angoixa recordar aquells que viuen al ras o aquells que sols, a casa, grans, sense companyia, han de neguitejar pel fred, per la manca de llum, amb poca escalfor i, sobre tot, poc caliu humà… No els oblidem, intentem ajudar-los. Potser una trucada a la porta, no tothom disposa de telèfon.

I avui a la Cuina de resistència Arrós a la cubana a la meva manera.

INGREDIENTS 2 grapats d’arrós, un ou ferrat i un plàtan fregit per persona, salsa de tomàquet feta a casa i garum.

No explico com s’ha de bullir l’arrós, tothom ho sap, jo hi poso mitja ceba sencera que trec un cop bullit 18 minuts. Amb el mateix oli de l’ou ferrat per persona, fregirem els plàtans. Prepararem una salsa de tomàquet amb l’altra mitja ceba i la deixarem confitar amb oli, sal isucre al menys 45 minuts a foc suau. Jo la xafo amb la batedora. Servirem l’arrós escorregut, col-locarem el plàtan a un costat i l’ou a l’altre. Deixarem que cadascú s’hi posi la salsa de tomàquet i el garum. És una recepta que ja ha estat publicada i al meu Llibre Una dèria pels fogons. La cuina del dia dia a l’abast


Cada dia i que per molts anys. Antoni Bassas

noviembre 25, 2021

A vegades els lectors ens pregunten als periodistes com vivim l’obligació d’escriure un article cada dia. La meva resposta és que la visc com un regal i no com una obligació perquè, en l’ínfima part que em toca, em sento com els forners del Forn Gilabert o els cambrers i cuiners del Bar Gelida, que apugen la persiana quan encara és fosc i ho tenen tot a punt perquè quan tothom es llevi ja es trobi el pa calent i la taula parada.

Sí, és un privilegi poder contribuir a la normalitat dels matins que engeguen, i que ens donen aquella confortable sensació de seguretat perquè no fallen mai. A mesura que un es fa gran va entenent que la normalitat és filla del compromís i és aleshores que la normalitat de cada dia esdevé tan extraordinària i tan valuosa que resulta emocionant. 

Després, esclar, hi ha el viatge interior. L’Espinàs diu que allò que l’ha mantingut viu més de noranta anys ha estat la necessitat de tenir una idea cada dia, almenys una, i haver-la d’expressar en forma d’article. Un article és una competició amb un mateix per triar una idea, trobar l’angle per enfocar-la, treballar el to a base d’adjectius i verbs, descartar efectismes però buscar l’efecte, aconseguir el ritme a base de punts i comes, i rebuscar en el rebost intel·lectual que un hagi pogut acumular per estar segur que ets tu qui escrius i no pas el robot de frases prefabricades o el ressò d’una consigna ideològica.

I després és la gran competició amb tots els altres articulistes del món, començant pels del teu mateix diari, sabent que hi ha dies que pagaries per escriure aquella frase brillant que algú altre ha publicat sense que es noti l’esforç que ell també ha hagut de fer. A l’ARA estem celebrant onze anys i els en donem les gràcies. Antoni Bassas és periodista


A %d blogueros les gusta esto: