Es hora de Izar el Petro como bandera. Iván Padilla Bravo

diciembre 30, 2019
«Estamos en nuestra
exacta perspectiva histórica, nuestro norte es el sur, estamos dónde debimos
estar siempre, estamos donde Bolívar nos dejó pendiente para estar y ser»
Hugo Chávez
Petroizar, se debe decir, como manera de contrarrestar todos los efectos perversos de la dolarización, hasta del pensamiento.
Asumir nuestra criptomoneda Petro como un emblema de lucha revolucionaria, al comienzo de esta nueva década del siglo XXI, es el desafío complementario y necesario para el despliegue de la estrategia que lanzara el Comandante Hugo Chávez cuando manejó, de manera simultánea la idea de una moneda (el Sucre) de integración en los intercambios comerciales de Nuestramérica.
Es la idea Bolivariana de la Unidad y de la integración de la Patria Grande la que reivindica Chávez en su lectura de la «economía venezolana», Nuestroamericana y también mundial. Es esa idea la que le lleva a definir las estrategias de la Revolución Bolivariana, como antiimperialistas y socialistas.
En esa dirección -soy capaz de asegurarlo- se mueven las políticas económicas trazadas por el Presidente Nicolás Maduro en medio del fragor de una guerra económica imperial, llena de expresiones múltiples e incluso de «sanciones» pretendidamente asfixiantes contra nuestro pueblo.
Es allí donde yo hablo y defiendo este presente de luchas en el que la estrategia debe ser Petroizar, en el mismo contexto en el que he escrito mis reflexiones críticas contra la dolarización de la economía venezolana y,  lo que es peor, contra la dolarización del pensamiento de mis compatriotas.
No tengo interés por discusiones económicas ni mucho menos economisistas. Me interesa la economía no como «ciencia», tampoco como «matemática», que son las trampas de los dominadores para convencernos de su razón ideológica para mantenernos sometidos «más por la ignorancia que por las armas» (que es lo hubiese dicho Bolívar, de encontrarse hoy en el centro de esta discusión). Me interesa la economía como le interesó a Marx, es decir, como economía política, como espacio del poder y su ejercicio al entender y enfrentar las relaciones de clases que medían en cualesquiera relaciones sociales de producción y, particularmente, en las capitalistas, que son las que padecemos hasta el presente.
Tampoco me parece acertado caer en el simplismo de considerar la acción e idea de Petroizar, como un paño tibio más que contenga o disimule los efectos asfixiantes y demoledores de una dolarización que ha llevado, hasta a ciertos «radicales de izquierda» a tirar la toalla en pleno cuadrilátero y esgrimir un par de dólares en sus manos a la hora de pagar el cafecito que se tomaron en la panadería o en el quiosquito de la esquina.
Más allá de la alegría (que puede ser muy efímera si solamente te quedas en el efecto superficial de «tengo unos realitos más», que no me los gané trabajando, para pasar el año nuevo) de que un sector (pensionados, jubilados y empleados públicos) socioeconómico ha recibido  Medio Petro para que lo utilice como criptomoneda en transacciones comerciales, en la esfera de la circulación, cotidiana, comprando o vendiendo a un valor referencial fijo de 60 dólares por cada Petro.
El Petro no es para que lo cambies en Bolívares soberanos o en cualquier divisa de permitida circulación legal en nuestro país. Es para que lo utilices como lo que es: una criptomoneda que, por primera vez en el mundo, se utiliza para el intercambio directo de mercancías.
En este último sentido, la creación, puesta en vigencia y uso del Petro, no es un camino expedito para alcanzar el socialismo. En el mismo terreno del capitalismo antihumano y explotador, el Petro pudiese terminar «revolucionando» al capital financiero y no a la sociedad dividida en clases  que, en sus luchas, aspiramos victoriosa y libre desde la perspectiva del proletariado.
Pero, no te asustes. La propuesta Revolucionaria venezolana, inspirada en Bolívar, en el Árbol de las Tres

URGE revisar la vida sobre la Tierra

diciembre 26, 2019

Revisando noticias, viendo imágenes, constatamos la URGENCIA de abordar una nueva era con severidad y nuevas maneras. Un  nuevo caminar, nuevas formas de vida que acaben con el descalabro actual que, o lo atajamos de forma urgente o, acabará con la vida del Planeta.

Urge reiniciar un regreso al pasado -menos cosas superfluas e innecesarias- con todas las ventajas de este futuro que hemos trapicheado y es preciso recuperar so pena de perecer, si no lo abordamos con presteza.

Recuperemos la nitidez del aire que respiramos, menos carreteras y autopistas, más lineas ferroviarias para moverse. Menos aviones.

Control severo de los materiales contaminantes como los plásticos que llenan mares y oceanos, acaban con la supervivencia de peces y anfibios

Revisemos nuestros armarios y desechemos lo que no sirve y puede ser útil a otros.

Utilicemos bolsas de tela o mimbre para ir a la compra. NO A LOS PLÁSTICOS.

Desestimar las grandes compras, procuremos suministrarnos de lo imprescindible cuando sea necesario, NO, como complemento.

No olvidemos que todos somos Iguales en derechos y deberes, de ahí la urgencia en planificar nuestras vidas-trabajo de forma equitativa, que nos permitan vivir con dignidad, sin destruir la Naturaleza en todo lo que abarca la palabra:  Personas, Flora-fauna. Climatología. Rios. Mares. Oceanos en estos momentos, con estocada de muerte, pero que,

si juntos lo ponemos en práctica tal vez podamos recuperar.

 


El mayor mito de la historia. Jorge Majfud

diciembre 22, 2019
riqueza_y_pobreza.jpg

De cómo el “mundo rico” duerme sobre los despojos del pasado

Comencemos por un lugar común que todavía no pudimos refutar: el dinero no lo puede comprar todo. Es, por este axioma, por lo cual quienes tienen mucho de eso detestan tanto todo aquello que no se puede comprar. Como la dignidad, por poner sólo un ejemplo.

Ahora dejemos de lado a los dueños del mundo y veamos qué ocurre con el resto. Quienes ven más gente por debajo que por encima y que, por alguna razón profunda, sienten una comezón en la conciencia, necesitan comprar también confort moral y se compran cien paquetes de “todo lo que tengo lo tengo gracias al esfuerzo propio”, “si no soy más exitoso es porque los holgazanes me roban a través del Estado”, “si no fuera por nosotros el país se hundiría en la miseria”. Etcétera.

Es verdad que hay gente sacrificada y hay holgazanes de primera, pero esos son factores de la ecuación, no la ecuación completa. Pongamos un ejemplo obvio que es invisible o inexistente en los grandes debates mundiales. Mientras uno duerme en un país paradójicamente llamado desarrollado (como si el desarrollo fuese un estado terminal descrito por un pasado participio) el oro que se apila por toneladas en los grandes bancos no duerme. Trabaja, nunca para, y trabaja billones de veces más que cualquier orgulloso empresario desclasado, de esos que hasta en Cochabamba ahora se llaman entrepreneurs. Una buena parte de ese oro fue literalmente robado de varios países latinoamericanos y africanos, por varios siglos. Sólo en las primeras décadas de la Conquista americana, más de 180 toneladas de oro y 16.000 toneladas de plata se embarcaron de México, Perú y Bolivia hacia Europa. Los registros de impuestos de Sevilla no dejan lugar a muchas discusiones. Para no seguir con el guano, el cobre, el café, las bananas del resto del continente; los diamantes, el oro y lo más valioso de las entrañas de África. Para no seguir con las riquezas que siglos de colonialismo nórdico arrebató de diferentes continentes del sur con sangre de millones que quedaron en el camino de este negocio ultra lucrativo que definió la jerarquía del mundo. Lo único que los imperios dejaron en esos continentes fue miseria y una profunda cultura de la corrupción, asentada en el despojo legitimado y en la ausencia de justicia ante el racismo y la brutalidad, física y moral, de los poderes locales contra los de abajo, de los mestizos que, al golpear a un indio en Bolivia, en Guatemala, o a un negro en Brasil, en el Congo, se sentían (y se sienten) blancos arios.

Más allá de sus méritos propios en otras áreas, Europa y Estados Unidos no se hicieron solos. Se hicieron gracias al trillonario despojo del resto del mundo. Nada de ese “desarrollo” logrado en los siglos previos se evaporó. Ni un gramo de esas toneladas de oro y plata se evaporó. Ni la vergüenza se evaporó, porque nunca existió o sólo castigó a los mejores europeos, a los estadounidenses más valientes, que terminaron demonizados por las serviles narrativas sociales.

Cada tanto aparece alguna queja displicente de los desarrollados del mundo o de sus orgullosos bufones sobre las quejas de los pobres acerca del pasado y del presente. “Los pobres no salen de su pobreza porque no se hacen responsables de su presente”. Hasta dos generaciones atrás se explicaba todo por la “inferioridad de las razas” (Theodore Roosevelt, Howard Taft, Adolf Hitler y millones de otros) y ahora se prefiere arrojar, como una bomba de racimo, bellezas como “la enfermedad de sus culturas” y “la corrupción de sus gobiernos”.

Es una verdad existencial que uno debe hacerse cargo de su propia vida sin descargar en otros los fracasos propios. Uno debe jugar con las cartas que le tocaron. Pero también es una simplificación criminal cuando aplicamos esta misma lógica del individuo a los pueblos y a la historia, como si cada país se hiciera de cero cada vez que nacemos. Los individuos no heredan los pecados de sus padres, pero heredan sus ideas y todos sus bienes, aún cuando fueron logrados de forma inmoral o ilegítima.

Gracias a ese orden, el mundo tuvo como monedas globales el peso español, la libra inglesa y el dólar estadounidense. Gracias a tener una divisa global y dominante, no sólo fue posible instalar cientos de bases militares alrededor del mundo para hacer buenos negocios, sino que desde hace décadas basta con imprimir dólares sin aumentar el depósito de oro de las reservas nacionales. Si cualquier país menor imprime papel moneda, automáticamente destruye su economía con hiperinflación. Si Estados Unidos, Europa y ahora también China hacen lo mismo, simplemente crearán valor como quien recoge agua un día de lluvia, succionando ese valor de los millones de depósitos de millones de ahorros de millones de trabajadores alrededor del mundo. (Hace un tiempo, en un debate de una universidad, un economista me dijo que esta idea no tiene sentido, pero no fue capaz de articular una explicación).

Creer que sólo existe el pecado, la responsabilidad y los méritos individuales es el mayor mito (producto de la ideología protestante) de los últimos siglos que mantiene un sistema de explotación global. Cuando un pobre diablo (me incluyo) trabaja siete días a la semana, tiende a creer (quiere creer) que todo lo que ha logrado es sólo por mérito propio. De igual forma, cuando un pobre diablo trabaja siete días a la semana en un país pobre de América Latina o de África, lo vemos con condescendencia por no ser tan inteligentes y meritorios como los otros (nos-otros). Pero el oro acumulado en los bancos por siglos, las riquezas robadas con las mismas manos de sus víctimas, los privilegios arbitrarios debido a un orden que hace las cosas posibles para unos e imposibles para otros, continúa trabajando para los inocentes herederos de siglos pasados.

Como esta es una verdad enterrada, no sólo por la propaganda del poder sino por la mala conciencia de los de abajo, unos deciden perpetuar este orden de cosas comprando confort moral, justificándose con cien unidades de “yo lo merezco; quienes lo cuestionan son inadaptados, demonios que merecen la cárcel o la muerte”. Entonces, se transforman en soldados dialécticos disparando argumentos llenos de bilis a quienes incomodan ese confort moral. Las municiones más baratas son: “si no estás de acuerdo con el sistema, no votes”, “si no estás de acuerdo con este país, vete a otro”, “si no estás de acuerdo con que existan pobres, dona tu casa a los pobres”, “si no estás de acuerdo con nosotros, arruínate y vete a vivir debajo de un puente”, “si crees que los inmigrantes pobres merecen ser tratados como seres humanos, lleva a dos o tres a dormir en el cuarto de tu hija” y toda esa batería mediocre pero efectiva. Efectiva, precisamente porque es mediocre; no por su calidad McDonalds es el restaurante más popular del mundo.

Otros prefieren decir lo que piensan, aunque lo que piensan no convenga a sus intereses ni a su confort moral. Por el contrario, sólo les trae más problemas.

Pero de ellos es eso que no se puede comprar con dinero.


Ruralismo o barbarie. Gustavo Duch

diciembre 13, 2019

Cuando se habla del problema demográfico de Cataluña se presentan estos datos: en el medio rural, que ocupa el 88% del territorio, vive el 34% de la población, lo que significa que, aproximadamente, en las zonas rurales habitan unas 90 personas por km². Un ejemplo extremo sería el pueblo de Susqueda, donde tenemos 97 personas para una superficie total de 50 km², cerca de dos personas por km². ¿Pero qué piensan ustedes si miramos la otra cara de las mismas cifras? En Cataluña, casi cinco millones de personas viven en ciudades con una densidad media de 1.300 personas compartiendo el mismo kilómetro cuadrado. En el caso extremo de Barcelona, con 100 km² de extensión, sólo el doble de superficie que Susqueda, enlatadas como gallinas de una granja intensiva, 15.000 personas conviven en un espacio de un km².

La primera mirada presenta el problema de la despoblación rural, que en el ámbito estatal equivale al ya famoso La España vacía. En la segunda mirada, lo que yo quiero visibilizar es el problema de La España llena o, en general, el fabuloso problema de la superpoblación, sobre todo si hablamos en términos de contaminación, como se está haciendo estos días en Madrid en la Cumbre del Cambio Climático.

Me gusta recurrir a las tesis de la fisiocracia -del griego, “el gobierno de la naturaleza”-, una escuela de pensamiento del siglo XVIII que defendía que sólo en las actividades agrícolas es posible que el resultado obtenido sea superior a los recursos utilizados en la producción. Todas las otras actividades, tales como la industria o el turismo, por los fisiócratas son estériles, simplemente transforman materiales. Un campesino que planta una diminuta semilla de tomate y cuida del crecimiento de la tomatera producirá 15 o 25 tomates. Una fábrica de coches, en cambio, no produce coches, transforma materiales y les da forma de coches. Quizá suena un poco provocativo, pero es bastante obvio que de forma global podemos afirmar que las grandes ciudades alejadas de la agricultura, climáticamente hablando, son contaminadoras limpias, ya que por sí mismas no son capaces de producir ni alimentos ni otras formas de energía. De hecho, para mantenerlas con vida, y tal como el escritor John Burroughs ya contaba a caballo entre el XIX y el XX, “un caudal fresco de humanidad entra en las ciudades constantemente desde el campo, y un caudal no tan fresco fluye de vuelta al campo, es sangre arterial cuando entra y sangre venosa cuando retorna “.

En las cumbres e informes del cambio climático se habla mucho de la necesidad de modificar nuestras dietas, de reducir los consumos energéticos, de reducir el transporte… pero se dice muy poco o nada que todo esto no será posible si no volvemos a un equilibrio demográfico sensato que pasa por valorar el medio rural y su actividad principal, la agricultura. No podemos admitir ni dar por buena -porque de hecho será científicamente imposible- la estimación que dice que en 2050 el 70% de la población vivirá en las grandes ciudades. ¿Quién alimentará esta bestia? ¿Cómo gestionaremos las colosales excreciones de este Leviatán?

El mantenimiento con vida de las ciudades ya es actualmente uno de los grandes responsables de la crisis climática. En concreto, y según datos de ONU-Hábitat, las ciudades consumen el 78% de la energía mundial y producen alrededor del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero. De hecho, si cruzamos estos datos con las cifras del IPPC (Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático) donde nos explican que las emisiones relacionadas con el conjunto del sistema alimentario representan el 37% de las emisiones totales, podemos atar cabos y sacar una conclusión obvia: una buena parte de la crisis climática se concreta en un sistema alimentario intensivo -sin personas en los territorios-, dependiente del petróleo y muy contaminante, obligado a viajar constantemente por todo el mundo para suministrar comida a las superpoblaciones residentes en las ciudades imposibilitadas de producción alimentaria.

Y como todo son políticas y cultura urbanocéntricas, lo que tenemos es una brutal realidad escondida entre bastidores. Por eso, como nos gusta decir a mucha gente, “ruralismo o barbarie”.


Cosecha de aceitunas y cata de aceite nuevo

noviembre 15, 2013

Jornada fecunda, encuentro familiar y cosecha de aceitunas en Can Companyó, Llagostera.  Sí había participado en algunas catas de vino pero, nunca, de aceite. La experiencia fue exquisita. ¿Por qué?  Quien nos dió la charla, es un profesional que sabe lo que dice, Carles Ponsa Bäcman, ingeniero agrónomo, amante de la tierra. Aprendimos muchas cosas que no sabíamos. Recomiendo la experiencia. Nos contó que la floración se produce a finales de mayo-junio. Que de cada 8 funículos sale una aceituna Que las temperaturas menos 4º son fatales, si persisten, los olivos mueren. Debieron reemplazar unos 10 mil, de los que plantaron hace seis años por culpa de las heladas. Tardan cuatro años en producir. Collita olivesEl pasado miércoles una máquina cosechadora recolectaba las aceitunas “herbaquines” de los 30 mil olivos posibles.  No pueden sobrepasar determinada altura. Otros, más grandes, no permiten el paso de la máquina y las aceitunas deben ser recogidas de forma manual. Espectáculo insolito ver como la máquina, que debe ser conducida con mucho tino y, con gran dosis de mimo hacia los árboles, va pasando por encima de los olivos, robándoles su preciado fruto. Cuando los cubiletes estan llenos, se vierten en cubos especiales, para ser trasladados al molino donde seran prensadas. El aceite de primera prensada, es el mejor. Necesita buenos aceitunas, cogidas a tiempo, nunca los que se desprendieron y cayeron a tierra. La calidad del aceite se la da el grado de acidez.  para calificarlo se llevan a cabo analisis químicos y sensoriales. Éste será un buen año,  ha llovido poco. La humedad es el peor enemigo. Las aceitunas muy maduras producen peor calidad. Para producir aceite virgen, debe ser siempre de primera prensada, en frío. No son correctos los procesos que usan la mayoría de molinos, con disolventes, para sacar mayor provecho de las aceitunas. Espanya produce el 35% del aceite que se consume en el mundo, el 85% del cual procede de Andalucía y Extremadura. tras las explicaciones elementales empezó la degustación.

Colocar en vasos de poca altura, para permitir que el aceite sea abrazado con las manos produciendole “calor”. Luego, contemplar el hermoso líquido, antes de que entre en boca. Moverlo para degustar antes de tragar sin engullir…momento que resaltan todos los perfumes… Increible!


La fertilidad de l a tierra, Sembrando tempestades, por Gustavo Duch

julio 10, 2013

Cuando tenga decidido ponerse a cultivar, el primer año se recomienda sentarse dos veces al día frente a la tierra escogida. Observe atentamente como los rayos del Sol inciden en las primeras y en las últimas horas. Anote donde los pájaros gustan de picotear y si algunos anidan cerca. Sienta los olores que desprende la tierra en primavera y los compara con las fragancias del invierno. Un año completo para creer en la tierra y su infalibilidad. Un año para sentirse a gusto con ella y entenderla; nada más. El segundo año, o quizás un poco más, será fundamental y Usted demostrará generosidad para con la tierra. Sin pedirle nada de nada es el momento de abonarla con la mejor materia orgánica disponible, bien compostada, al dente. A diferencia de los fertilizantes químicos que microasesinan la vida que la tierra guarda, los abonos naturales son inversiones que no agotan ni se agotan. Tenga en cuenta, además, que numerosas experiencias han demostrado científicamente que disfrutar en este proceso mejora significativamente los resultados.

CertifDurante todo este tiempo es probable que muchas personas -y algunas con gran experiencia- al pasar por su futuro huerto se rían de sus métodos y le digan que está perdiendo rentabilidad. Se recomienda entonces abrir largos diálogos con ellas para compartir su proyecto, en el que las ganancias serán alimentos sanos, salud para la Naturaleza y activación de las economías y los afectos locales. No es fácil pero de nuevo, nos consta, que siempre es posible. Finalmente llega el momento de iniciar los cultivos que siempre atenderán a las necesidades de su hogar y de la población local. No es el momento de tener grandes expectativas, sino cuidado y paciencia, porque como cualquier otro embarazo, ella –la tierra- todavía necesita más que usted. Agua, Sol y su presencia confiada y atenta son los nutrientes requeridos en esta fase de gestación. Es más tarde cuando, en un momento impredecible, la tierra se revuelve, toma fuerza y, sin que se sepa cómo se inicia un intercambio solidario entre ella, la tierra/Tierra, y nosotros, sus semejantes. Así lo explica Vicent Bordera, hacedor de muchas huertas y muchos más hortelanos y hortelanas. «Hay que aprender a respetar antes que a exigir. Lo demás, viene todo rodado. No temas, tendrás producción y será sana. No será exuberante, pero asombrosamente constante. Superará los inconvenientes climáticos; plagas y enfermedades serán problemas ocasionales de los que te podrás desprender con facilidad. Y sobre todo tú, tú te sentirás una persona con más vida»

—-Olvidarnos de cómo cavar la tierra y cuidar el suelo es olvidarnos de nosotros mismos. Mahatma Ghandi—–


20 de junio de 1956, hace 57años

junio 19, 2013

Mañana se clumpliran 57 años de mi boda con mi bien amado Oriol. Me casé en el pueblo donde nací El Pont de Vilomara -el puente que da el nombre a la población data del año 1012-, era un día caluroso. Mirando fotos de mi album és doloroso comprobar que, a pesar de los muchos invitados, cerca de doscientos, la mayoría pasaron a mejor vida. Yo tenia solo 19 años. Gratos recuerdos de un tiempo feliz, de amor, de amistad, de grandes empeños cuando, inmersos en una dictadura, debíamos afrontar muchas injustícias. pont de vilomara¿Crisis? Peor que la actual. Logramos salir adelante con rigor, constancia. Disponíamos de menos recursos pero, NO teníamos tantas necesidades “especiales” como las que hoy afectan a nuestra sociedad. Éramos felices con mucho menos de lo que dispone, hoy, la mayoría de trabajadores…Pero sí teníamos una gran fe en el futuro, trabajábamos más unidos que ahora, esperando llegar a la luz que, se atisbaba en el largo y estrecho tunel en el que nos encontrábamos oprimidos. Disponíamos, sí,  de grandes dosis de amor compartido.


Mañana sábado 25 de mayo 2013. Protesta internacional contra Monsanto

mayo 24, 2013

El etiquetado de organismos genéticamente modificados es un hecho en más de 60 países,  en 30 de los cuales, han logrado la prohibición de los mismos. Está prohibido en diez países de la Unión Europea: Francia, Alemania, Austria, Grecia, Luxemburgo, Irlanda, Polonia, Hungría, Italia y Bulgaria. España, sigue siendo el único país de la UE que cultiva transgénicos a gran escala, y ha sido de los pocos países en apoyar a la Comisión Europea para aprobar el cultivo de la patata Amflora, modificada genéticamente para usos industriales. En 2009, España cultivó más de 76.000 hectáreas de maíz transgénico y albergó la mitad de los ensayos experimentales al aire libre con estos peligrosos cultivos. En Estados Unidos no se vislumbra una solución ante el problema. Por ello, se ha convocado a una protesta mundial contra Monsanto.

En Estados Unidos se realizará una marcha hacia las oficinas centrales de dicha compañía, en St. Louis Missouri. Los motivos son apoyar la ley del etiquetado y expresar el descontento por los productos genéticamente modificados así como por la existencia de Monsanto. 

Marcha contra Montsanto en Barcelona

monsanto18,30 h. en Paseo de Gracia 44, esquina Consejo de Ciento, frente a IRTA, empresa distribuidora

Marcha contra Monsanto en Madrid

12 h. Concentración y salida desde Cuesta de Moyano abajo, hacia el  Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

¿Por qué marchamos?

Investigaciones científicas han demostrado que los alimentos genéticamente modificados de Monsanto pueden conducir a problemas graves de salud, como el desarrollo de tumores cancerígenos, infertilidad y defectos congénitos.

En los Estados Unidos, la FDA, la agencia encargada de garantizar la seguridad alimentaria de la población, es dirigida por Michael Taylor, ex vicepresidente de política pública de Monsanto. También en la USDA, Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, está el jefe Roger Beachy, un ex director de Monsanto.

Recientemente, el Congreso de EE.UU. y el presidente Obama aprobó la ley H.R.933, más conocido como ¨Monsanto Protection Act¨ que, entre otras cosas, niega autoridad a las cortes federales para cesar la plantación y venta de cosechas transgénicas al margen de que representen un riesgo para la salud de los consumidores.

Por demasiado tiempo, Monsanto ha sido el benefactor de los subsidios a las empresas y el favoritismo político. Los agricultores orgánicos y productores pequeñas sufren pérdidas, mientras que Monsanto sigue forjando su monopolio sobre el suministro de alimentos del mundo, incluyendo exclusivos derechos de patentes sobre las semillas y composición genética.


Lavarse las manos, en el sentido normal que merece la frase…

mayo 7, 2013

Como suelo hacer a menudo, he ido a visitar a mi amigo Vicenç al Hospital. En la entrada, dos voluntarias de la Associació Voluntaris per l’Hospital me pidieron de responder  una Encuesta que, me parece insólita, ya que lo que piden en consulta és obvio, que lo hacemos todos…Pues NO, justamente lo piden, para recordar lo importante que es el aseo de las manos, contaminan lo que tocan, caso de no estar exentas de microbios.lavado de manos El lavado de manos es una medida de eficacia comprobada para la disminución de las infecciones y el cuidado de la salud. Así lo entiende la Organización Mundial de la Salud (OMS), que en el 2009 declaró el 5 de mayo como “Día Mundial del Lavado de Manos”.

Este hábito ha logrado una importante adhesión, que hoy es necesario fortalecer en la población y especialmente en los niños.
Con agua y jabón.
Tanto para las enfermedades respiratorias como gripe, bronquiolitis, bronquitis, y neumonía, como para las infecciones gastrointestinales, el lavado frecuente de manos es una muy buena medida de prevención.

El agua y el jabón remueven la suciedad de las manos por lo que se considera que éste es el mejor método cuando las manos están visiblemente sucias.

Lavarse manos cada vez que se va al baño. Al entrar de la calle. Cuando ordenamos ropa u enseres con polvo. Lavar con agua y jabón cuando se produce una herida és imprescindible antes de aplicar cualquier pomada. Exigir a quienes cuidan de nuestra salud, que se laven las manos cuando entramos en su consulta. Voy a verificar los temas de la Encuesta para publicarlos en su totalidad. Merece la pena para evitar posibles infecciones.


Bultán, primer país en el mundo con agricultura ecológica

abril 13, 2013
Bultán, país con 750.000 habitantes, se convertirá antes del 2020 en el primero del mundo en el que todos sus alimentos se cultivarán con prácticas de agricultura ecológica. 
En esa fecha estará prohibida la venta de pesticidas y herbicidas químicos. 
Los agricultores butaneses utilizarán para sus cultivos únicamente abonos orgánicos naturales, obtenidos de su ganadería, y ningún producto químico artificial.
Actualmente gran parte de su agricultura es orgánica, al no utilizar apenas pesticidas y herbicidas artificiales por su alto precio.
Bután tiene la intención de exportar sus alimentos naturales a los grandes mercados chino e indio, sus vecinos geográficos.
El ministro de agriculturaPema Gyatsho, que es también un agricultor como otros ministros en este país, ha anunciado este plan en la Cumbre de Desarrollo Sostenible celebrada en Nueva Delhi, India, a principios de este mes de abrilgettyimages_73184546.
El ministro recalcó los efectos nocivos del uso de fertilizantes químicos en la calidad de frutas y verduras por su menor valor nutricional y la contaminación de las aguas subterráneas.
Los butaneses tradicionalmente practican labores agrícolas, que sin el uso de productos artificiales, mantienen producciones de alimentos suficientemente altas y mantienen la calidad agrícola de los suelos.
La intención del gobierno para mantener la producción de alimentos sin químicos es aumentar las tierras de regadío y usar variedades locales que son resistentes a las plagas.
Los agricultores de Bután se enfrentan en los últimos años a serios problemas como la sequía o la escasez de mano de obra que emigra a las ciudades.
¿Crees que algo así sería posible en algún otro país del mundo?

A %d blogueros les gusta esto: