Gambo y Meki- Etiopia. Iñaki Alegria

agosto 29, 2015

Quiero compartir la Carta que hoy he recibido de Iñaki Alegria desde Etiopia. Es impresionante la labor que, Iñaki y su compañera Cristina estan llevando a cabo, a favor de los niños. Saber de ellos es como una inyección de humanismo, de esperanza, en este mundo “irreverente-amoral” en el que estamos inmersos.

vicaGambo

Muy buenos días Montserrat!
Cómo estás?

Disculpa la demora en la respuesta.
Hemos tenido unos días muy liados. Ahora te cuento un poco la situación del trabajo en Meki y en Gambo.
El agua es vida
El agua es vida, en estos días lo estamos viviendo más que nunca.
El agua sacia la sed, proporciona higiene, alimenta vida, el agua es vida.
En las áreas más rurales, la población vive del campo, de la cosecha anual que crece gracias a la lluvia. La cosecha anual es la que les proporciona el alimento para todo el año. Sin lluvia no hay cosecha y sin cosecha no hay alimento.
Este año está siendo un año de sequía. Estamos en la que debería ser la época de lluvias y, no está lloviendo. De seguir en esta situación se acerca un año de hambruna. Está empezando a sonar la alarma.
En la región de Gambo parece que está lloviendo bastante más, pero en la región de Meki y sus zonas rurales prácticamente no está lloviendo y estamos bajo amenaza de hambruna.
Sin las lluvias adecuadas la cosecha no será productiva, y en esta región en la que la gran parte de la población vive de la cosecha anual se avecina la hambruna.
Por otro lado la escasez de agua también provoca una menor higiene y que las enfermedades infecto-contagiosas aumenten.
En Meki hace 3 meses que hemos abierto la unidad de renutrición. Es una pequeña unidad con 4 camas. A nuestra llegada apenas había 2 o 3 niños ingresados. Ahora tenemos siempre más de 8 niños. Obligándonos a tener 2 niños por cama y a utilizar las 4 camas que tenemos en la sala de observación convirtiéndose también en unidad de renutrición.
En la unidad de renutrición de Meki el trabajo no para de aumentar. Mientras a nuestra llegada apenas detectábamos 10 niños nuevos con desnutrición severa a la semana ahora ya son más de 20 semanales los casos nuevos.
Como os comentábamos. El proyecto actual en Etiopía es combatir la desnutrición y ahora se vuelve más necesario que nunca.
Tenemos dos regiones rurales.
La región rural de Gambo: con el proyecto de análisis comunitario de la situación para poder posteriormente realizar la intervención.
La región rural de Meki: donde la idea es realizar también todo un proyecto de análisis comunitarios. Estamos empezando a analizar los pueblos de los que provienen los niños con desnutrición severa que estamos detectando. De los 39 poblados (Kebeles) que forman la comarca de Meki (Dugada Woreda) hemos detectado que la gran mayoría provienen de 4 pueblos que son en los que centraremos la internvención. Empezaremos en uno de ellos con la idea de ampliar al resto. Para ello contamos también con el apoyo de 2 monjas misioneras españolas que están viviendo en Meki y que están trabajando con la comunidad en estos poblados y trabajaremos de manera conjunta en el análisis de la realidad de la población más afectada.
Puede ser muy interesante utilizar el mismo tipo de encuestas en la región de Meki y en la de Gambo ya que nos puede permitir comparar ambas regiones.
Os adjunto el mapa y la lista de los kebeles de Meki y Gambo.
En Meki los kebeles más afectados son los que marcamos en negrita en el documento adjunto.
Un fuerte abrazo

Iñaki Alegria


¿Dignidad?

agosto 15, 2015

libertad-con-dignidad-logo-small

Palabra que ha quedado en el olvido. Ha sido sustituida por otras muchas, dejando relegada una manera de ser-comportar-se-pensar-actuar.
Necesitamos con urgencia recuperarla, convertirla en NORTE de nuestras vidas.
¿Puede una persona aceptar todas las vilezas que vive nuestro mundo sin imputarse, sin actuar?
Muertes inocentes, guerras para conseguir usurpar poder y bienes no importa donde, asesinatos.
Mujeres que asesinan a sus hijos, hombres que matan a sus parejas, iluminados que matan por placer o por dinero o tal vez para ganar el cielo.
Dignidad para vivir con esperanza. Yo tengo-te doy. Yo no soy capaz-tu me ayudas.
Antes, la sociedad menos preparada, no permitia los desmanes de ahora. Las personas eran solidarias con sus vecinos. Hoy, ni siquiera se conocen, peor aún, se temen.
La envidia ha minado mentes y corazones. ¡Qué pena de mundo el que, entre todos, hemos configurado!
Recuperemos nuestra DIGNIDAD, no aceptemos que NADIE, a nuestro alrededor, se sienta solo, discriminado. Compartamos lo que sea preciso, sobre todo, amor. Un mundo sin amor es un agujero sin luz, una trampa que debemos erradicar.
NO lo dudemos. Iniciemos un nuevo camino: ojos, oidos, manos y corazón abiertos.


Carles Vallbona i Calbó. Un señor de la Medicina y la Ciencia

agosto 8, 2015

Hemos intercambiado correos con Nuria Vallbona, hija del amigo Carles que, por su interés en estos momentos y, con su autorización, transcribo.

Gracias Montserrat,
El cuerpo de papá volvió al Baylor College of Medicine, la escuela de medicina donde trabajó más de cincuenta años. Aún no hemos celebrado la misa de su funeral. Será el lunes. Mama estará allí con nosotros. Visitó a papa muchas veces, aunque su salud también es delicada.
Papa murió en Austin, así que ella no pudo estar cuando murió. Sí estábamos todos a su lado menos Marisa y sus hijos. Estaban en camino desde California pero, no pudieron llegar a tiempo.
Media hora antes de fallecer, abrió los ojos y, uno a uno, fuimos a decirle cuanto le queríamos y, a darle las gracias, por todo que hizo por nosotros. Después que todos hubimos hablado con él, volvió a cerrar los ojos y ya no los abrió de nuevo.
Hablamos con la doctora, que nos dijo que tal vez permanecería en este estado uno o dos días cuando, de repente, el monitor del corazón indicó cero. Pensamos que la máquina había fallado, pero la doctora dijo que no. “He’s gone.” “Ya se fue,” dijo.
Fué una sorpresa, un choque, porque no lo esperábamos tan rápido. Se fue en paz, con casi todos presentes, incluso los nietos. Ha sido muy difícil y, estamos aplastados. Planear su misa me ha ocupado mucho y me ha ayudo pero, después del lunes, todo será más difícil.

Pasó una cosa muy interesante. Tengo la Coronilla de la Divina Misericordia en mi teléfono. Es la oración cantada, con una música muy bella. A papá le encantaba esa música y yo, se la tocaba, poniendo el teléfono en su almohada para que pudiera escucharla.
Después de fallecer regresé a mi casa para planear el funeral y hacer llamadas a la iglesia. Cuando terminó la última llamada, de repente, mi teléfono comenzó a tocar la música de la Misericordia, sin que yo la hubiera escogido. Grité y llamé a mi familia para que vinieran a escuchar. Creo que fue una señal de Dios o de papá, para decirnos que está en el cielo muy feliz. Me dió mucha alegría este milagrito. Fue como un regalo para mi.
Besos,
Nuri
Carles Vallbona 2009

Cuesta, en pocas palabras, definir la personalidad-humanidad de Carles, hombre sabio, docto, culto, amable, sumamente extrovertido, sonrisa siempre en sus labios, nunca levantaba la voz, amoroso, brillante en sus exposiciones.
Gustaba de la Tertulia-Conversación con todo tipo de gente y edad. Le embelesaba discutir con los más jóvenes, sobre todo cuando intentaba convencerles de los daños del tabaco, la bebida, la pasividad. En algún momento, con una de mis nietas, llegaron a hacer un Documento-Pacto a llevar a cabo para revisar, de viaje a viaje, cual había sido su conducta.
O instruyendo y recomendando como estudiar, pautas, recesos.
Impresionante cuando se encontraba delante de un enfermo, el cariño que transmitía, entrañable respeto y sinceridad, a pesar de que, en algunas ocasiones, la enfermedad no daba tregua alguna.
Interesantes su Conferencias, siempre al alcance de todos, a pesar de hablar de Ciencia y nuevas Tecnologías.
Disfrutaba sentándose en la mesa familiar cuando venía, interesado por todo lo que hacían mis hijos, pero también con amigos comunes que nos reuníamos para hablar de lo divino y lo humano. Nos explicaba su dieta cuando se encontraba en su casa de Houston, yo le recriminaba que no era correcta. Me apasiona la cocina y, procuraba prepararle los platos que le gustaban. Cuando regresaba a su país su peso había mejorado.
Persona creyente, confiaba en el más allá, consciente de que la vida no concluye en la tierra, ya que el cielo nos aguarda para reunirnos a todos.
Sus hijos eran, a menudo, tema de conversación. Les quería y les admiraba, a cada cual por sus talentos diferenciados igual que a su ex esposa, por su capacidad de transmitir ilusiones y placer a través de sus libros.
Su vida era de inmenso trajín. Cuando alguien le preguntaba donde vivía la respuesta era rápida, en el avión, tantos eran los viajes que llevaba a cabo, considerado, por la compañía en la cual volaba, como “Pasajero especial-notable”. En el avión preparaba sus Conferencias, sus discusiones las que le aguardaban en cualquier lugar del orbe.
Su pasión por el Arte y la cultura era notoria. Recuerdo la primera vez que viajamos a Houston con mi marido Oriol Muntanya. Nos alojábamos en casa de otros grandísimos amigos Lluis Delclós y Teri Clanxet. –Carles, Lluis y Oriol eran compañeros de la Promoción Médica 1950-. Que bellos recuerdos guardo en mi corazón de todos.
Carles preparó un Programa para ver lo más importante de Houston en una jornada. Lo conseguimos, y gozamos de las delicias culturales de aquella hermosa ciudad Houston, a la que, antes de visitar, siempre había imaginado cual la presentan en las películas del oeste americano: pozos de petróleo en explotación, bares llenos de vaqueros tomando sus bebidas alcohólicas….
Nada de esto es cierto. Nos maravilló todo, Escuelas de Música, Teatros, Museos, Parques, Jardines, Rascacielos junto a casitas de una planta, Restaurantes de todo tipo, desde el que comes con las manos, a los que, las señoras acuden con traje largo.
Impresionantes los Hospitales que visitamos, el suyo, el Baylor, una autentica ciudad médica, con enfermos, especialistas, familiares…Ah! y una placa en las puertas con una frase chocante para nosotros: Prohibido entrar: con el dibujo de unas armas.
No repito el CV de todos conocido. Le hice muchas entrevistas a lo largo de los años. Su preocupación era siempre la misma: el bienestar del ser humano desde que nace, crece, se prepara para la vida, o, al que le espera la muerte.
Jamás escuche una palabra malsonante de su boca. Nunca le vi enfadado, si, dolorido, por la situación caótica del mundo.
Ojalá que cuide de nosotros, familia-amigos hasta nuestro reencuentro. Le echamos en falta.


A %d blogueros les gusta esto: