Sin agua…

julio 24, 2017

Llevamos ya más de seis horas sin agua. Incomprensible en el mundo de las grandes tecnologías que no saben detectar donde se encuentra el “escape” y es preciso reventar la calle hasta que aparece.

Cuando esto ocurre, pensamos en lo que debe significar vivir en zonas donde, para disponer de agua, deben hacer Km de camino, sin carreteras, tal vez caminos de barro o llenos de maleza. Se trata de una labor que llevan a cabo las niñas de pocos años.

Nos han “prometido”, quienes trabajan en el escape, unos cien metros más allá de casa, que a medianoche podríamos abrir los grifos. Eso esperamos, confiando no se demoren.

Agua, bien imprescindible que debería estar al alcance de todos, porqué es un bien común, no una mercancía que se debe comprar.  Mínimo: 30 litros día-persona gratuito, cual pregonaba Danielle Mitterrand.

Suerte que tenía unas botellas en la nevera, agua del grifo, de la red, la que tomamos siempre, .  Me ha servido para cenar, para mojar los platos sucios, para lavarme los dientes, para disponer de un buen vaso en la mesita de noche. Suelo tomarla de día y de noche.


Mentiras que ofuscan

octubre 4, 2016

Son tantas las mentiras que se publican, que, se dicen impunemente, como si de verdad se tratase. Cuesta, descubrir la verdad, suponiendo que exista.

libre

Guerras siempre santas, exiliados y refugiados, unos por razones de guerras pero, una gran mayoría por motivos de vida, de un pedazo de pan para seguir existiendo en un mundo donde la voracidad de unos pocos, acaba con lo que pertenece a unos muchos, es decir, a la humanidad entera.
Siria, Jordania, Turquía…por nombrar algunos países.
¿Quién está detrás de todo lo acaecido? ¿Quienes dirigen el timón de estos barcos gigantes, cargados de riqueza, que pretenden usurpar unos pocos, a beneficio propio?
Matan al dictador para ocupar su lugar preferente.
Así empezaron la mayoría de los movimientos, para destronar a sus presidentes, acusándoles de maldad, de despotismo.
¿Cuál ha sido el resultado?
Al menos antes comían, estaban en sus casas con los suyos, en sus ciudades. Ahora, viven al raso bajo las estrellas, a merced de vientos y tempestades, muriendo sin que nadie se preocupe de ellos.
Y quienes deberían salir al paso: Naciones Unidas, se calla, no actúa, a pesar de que fueron elegidos para ello.
¡Mentirosos gobernantes, mentirosas potencias! Fueron escogidos, su trabajo es procurar el bien común…
Es un sálvese quien pueda en el que estamos inmersos.
También el político, y, en este sentido, algo sabemos.
Que nuestro caminar sea firme defendiendo lo que es nuestro y nadie ni nada nos pueden robar: el futuro…


A %d blogueros les gusta esto: