El legado de Chico Mendes para el Sínodo Panamazónico. Leonardo Boff

septiembre 4, 2019
chico_mendes_brasil.png

Chico Mendes es un hijo genuino de la selva, identificado con ella. Pronto se dio cuenta de que el desarrollo actual prescinde de la naturaleza y de que se hace contra ella, pues la ve más como un estorbo que como un aliado. Fue uno de los pocos que entendió la sostenibilidad como equilibrio dinámico y autorregulador de la Tierra, gracias a la cadena de interdependencias entre todos los seres, especialmente, los seres vivos, que viven de recursos reciclados permanentemente y, por eso, sostenibles indefinidamente. La Amazonia es el mayor ejemplo de esta sostenibilidad natural.

Los que lo conocimos y gozamos de su amistad sabemos de su profunda identificación con la selva amazónica, con su inmensa biodiversidad, con los seringales (plantaciones de árboles de caucho), con los animales, con la menor señal de vida del bosque. Tenía el espíritu de un san Francisco moderno.

Dividía su tiempo entre la ciudad y la selva. Cuando estaba en la ciudad oía fuertemente la llamada de la selva, en su cuerpo y en su alma. Se sentía parte de ella y no sobre ella. Por eso cada cierto tiempo regresaba a su seringal y a la comunión con la naturaleza. Ahí se sentía en su hábitat, en su verdadera casa.

Pero su conciencia socioecológica lo hacía dejar por algún tiempo la selva para organizar a los seringueros (trabajadores del caucho), fundar células sindicales y participar en las luchas de resistencia: los famosos “empates”, estrategia por la cual los seringueros junto con sus niños, sus ancianos y otros aliados se apostaban pacíficamente delante de las máquinas taladoras, impidiéndoles derribar los árboles.

Frente a las quemas, como las que hay actualmente en la Amazonía, que en 2019 han tenido 74.155 focos, alcanzando a 18.627 km2, Chico Mendes sugirió, en nombre del movimiento de los pueblos de la selva, la creación de reservas extractivas, aceptadas por el Gobierno Federal en 1987. Bien decía: “nosotros los seringueros entendemos que la Amazonía no puede transformarse en un santuario intocable. Por otro lado, entendemos también que hay una necesidad urgente de desarrollo, pero sin talar, que eso amenaza la vida de los pueblos del planeta”.

Afirmó: “al principio defendía a los seringueros, después comprendí que debía defender la naturaleza y finalmente me di cuenta de que debía defender a la humanidad. Por eso proponemos una alternativa de preservación de la selva que sea al mismo tiempo económica. Pensamos entonces en crear la reserva extractiva” (cf. Grzybowski, C., (org.) El testamento del Hombre de la Selva: Chico Mendes por él mismo, FASE, Rio de Janeiro 1989 p.24).

Él mismo explicaba cómo iba a funcionar: “En las reservas extractivas vamos a comercializar e industrializar los productos que la selva nos concede generosamente. La universidad debe acompañar la reserva extractiva. Ella es la única salida para que la Amazonia no desaparezca. Esa reserva no tendrá propietarios. Va a ser un bien común de la comunidad. Tendremos el usufructo, no la propiedad” (cf. Jornal do Brasil 24/12/1988). “De este modo se encontraría una alternativa al extractivismo salvaje que solamente trae beneficios a los especuladores. Un árbol de caoba cortado en Acre cuesta de 1 a 5 dólares; vendido en el mercado europeo cuesta de 3 a 5 mil dólares”.

En vísperas de la Navidad de 1988, fue víctima de la saña de los enemigos de la naturaleza y enemigos de la humanidad. Fue asesinado con 5 balazos. Dejó la vida amazónica para entrar en la historia universal y en el inconsciente colectivo de las personas que aman nuestro planeta y su biodiversidad.

Chico Mendes se ha convertido en un arquetipo que anima la lucha por la preservación de la selva amazónica y de los pueblos de la selva, asumida ahora por millones de personas. Entendemos la indignación de muchos miembros del G7, liderados por E. Macron, presidente de Francia, contra la devastación irracional promovida por el presidente Bolsonaro. Comete un crimen contra la humanidad y merece ser juzgado por ese crimen. La Amazonía es un bien común de la humanidad.

Los megaproyectos amazónicos (brasileños y extranjeros) ponen de manifiesto el tipo de desarrollo depredador del capitalismo. Produce sólo crecimiento, del que se han apropiado algunos a expensas de la selva y de la miseria de sus pueblos. Es contrario a la vida y enemigo de la Tierra. Es el resultado de una racionalidad demente.

Sobre tales proyectos faraónicos se toman decisiones sin las debidas informaciones en oficinas gélidas, lejos del paisaje encantador, ciegos a las caras suplicantes de los sertanejos, e indiferentes a los ojos ingenuos de los indios, sin ningún vínculo de empatía ni sentido de respeto hacia la selva, ni de solidaridad humana.

Diferente es el instrumento de trabajo para el Sínodo Panamazónico, en el que la voz más presente y escuchada proviene de los pueblos de la selva. Ellos saben cómo protegerla. Ofrecen las mejores sugerencias, uniendo la protección del bosque y la extracción y producción de sus bienes naturales.

Este “desarrollo”, hecho con el pueblo y para el pueblo, deslegitima la idea dominante, especialmente del agronegocio, de que los bosques y selvas deben ser erradicados porque de lo contrario no se entraría en la modernidad.

Los estudios han demostrado que no es necesario destruir la selva amazónica para obtener riquezas. La extracción de frutas de las palmeras (açaí, burití o moriche, bacába o milpesillo, chontaduro, etc.), nuez de Brasil, caucho, aceites vegetales y colorantes, sustancias alcaloides para farmacología, sustancias de valor herbicida y fungicida rinden más que toda la deforestación, que bajo el gobierno de Bolsonaro ha crecido en más del 230%.

Sólo el 10% de las terras roxas (tierras de los indios), ya identificadas como de excelente fertilidad, pueden convertirse en áreas de la mayor producción agrícola mundial. La explotación de minerales y madera puede ir de la mano con la reforestación permanente que asegura la mancha verde de las áreas afectadas (cf. Moran, E., La economía humana de las poblaciones amazónicas, Vozes, Petrópolis 1990, 293 y 404-405; Schubart, H., Ecología y utilización de las selvas , en Salati, E., Amazonía, desarrollo, integración, ecología, op. cit. 101-143).

La Amazonía es el lugar de ensayo de una alternativa posible, en consonancia con el ritmo de su naturaleza exuberante, respetando y valorando la sabiduría de los pueblos originarios.

Chico Mendes será para el Sínodo Panamazónico, que tendrá lugar en octubre de 2019 en Roma, un ejemplo paradigmático y una fuente de inspiración.


Brasil. Juez de Supremo comprometido por filtraciones de Lava Jato. Resumen Latinoamericano

junio 15, 2019

 

Días después de difundir ilegales conversaciones entre el exjuez Sérgio Moro y fiscales de la operación anticorrupción Lava Jato, el sitio The Intercept publica otros mensajes que comprometen al vicepresidente del Supremo Tribunal Federal (STF), Luiz Fux.

Según el portal, en un mensaje del 22 de abril de 2016, el coordinador de la fuerza de tarea de Lava Jato, procurador Deltan Dallagnol, relató a Moro que tuvo una conversación ese día con Fux.

Durante la plática, Dallagnol comenta que Fux declaró apoyó a Moro -en la época juez responsable de los procesos de la Lava Jato en la Justicia Federal de Paraná- en una ‘caída de brazo’ con el entonces ministro del Supremo Teorí Zavascki, muerto en enero de 2017 en un accidente aéreo.

Zavascki fungía en la ocasión como relator de la Lava Jato en el STF.

En respuesta a Dallagnol, Moro dice: ‘In Fux we trust’ (Confiamos en Fux, probablemente en referencia al lema nacional de Estados Unidos, In God we trust).

De acuerdo con las nuevas revelaciones, Fux habría dado apoyo a Dallagnol y Moro para el desarrollo de las investigaciones de la Lava Jato, frente a una posible posición contraria de Zavascki.

En sus primeras publicaciones, The Intercept denuncia que ‘las conversaciones entre Moro y Dallagnol demuestran que el actual ministro (de Justicia y Seguridad Pública) se ha entrometido en el trabajo del Ministerio Público -lo que está prohibido – y fue bien recibido, actuando de manera informal como un auxiliar de la acusación’.

Precisa que ‘la actuación coordinada entre el juez y el Ministerio Público por fuera de audiencias y autos (es decir, de las reuniones y documentos oficiales que componen un proceso) hiere el principio de imparcialidad previsto en la Constitución y en el Código de Ética de la Magistratura, además de desmentir la narrativa de los actores de la Lava Jato de que la operación trató a acusadores y acusados con igualdad’.

Moro y Dallagnol siempre fueron acusados de operar juntos en la Lava Jato, pero no había pruebas explícitas de esa actuación conjunta hasta ahora, remarca el portal.

‘Este es solo el comienzo de lo que pretendemos hacer: una investigación periodística continua de las acciones de Moro, del procurador Deltan Dallagnol y de la fuerza de tarea de la Lava Jato, además de la conducta de innumerables individuos que aún tienen un enorme poder político y económico dentro y fuera de Brasil’, señala un editorial firmado por periodistas de Intercept.

Moro condenó en 2017 al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva a nueve años y seis meses de prisión por supuestamente haber recibió un apartamento en una playa de Sao Paulo, a cambio de favores políticos a la constructora OAS. El exdirigente obrero niega todas las acusaciones.

Las revelaciones de la página digital desenmascaran al ministro, ponen en duda su imparcialidad y confirman su persecución política contra Lula.


¿Lula semi libre? Emir Sader

abril 24, 2019

El Superior Tribunal de Justicia de Brasil decidió reducir, por unanimidad, la pena de la condena a Lula a ocho años y medio. ¿Qué significa esto?

lula.jpg

Después de haber sido condenado por el juez Sergio Moro a nueve años y medio (una referencia odiosa a los nueve dedos que tiene Lula, víctima de accidente de trabajo en la línea de producción, como obrero metalúrgico en la industria automovilística), otro Tribunal elevó la pena a 12 años y medio, lo cual impediría que Lula interponga recursos para apelar la condena.

Todo hacía parte de una escalada persecutoria, que tras rechazar todos los recursos, solo agregaba nuevos procesos en contra de Lula. Esta decisión, más allá de sus consecuencias, representa el cierre de este clima. Por primera vez un Tribunal da una decisión favorable a Lula.

La disminución de la condena y de la multa que Lula debiera pagar le trae consecuencias favorables. En primer lugar, la pena menor permite que, en septiembre, Lula cumpla 17 meses de prisión, tiempo suficiente para que pueda demandar régimen semi abierto de prisión.

Asimismo se disminuye de 16 a 2 millones la multa que Lula debería pagar, pago que es condición para poder acogerse a ventajas en el proceso. Asimismo, Lula podría solicitar prisión domiciliaria, situación que todavía no está clara.

Imposible no vincular esa decisión al nuevo clima político y jurídico, marcado por profundos y reiterados conflictos dentro del gobierno, de sectores del gobierno con el Poder Judicial, de los de la operación Lava Jato con el Supremo Tribunal Federal, así como el debilitamiento de la figura de Sergio Moro, por múltiples apariciones públicas desastrosas, pero sobretodo por reiterados tropiezos en el caso Lava Jato.

Hubo, por una parte, una decisión del STF que ha decidido que los procesos en que los recursos que tienen que ver con campañas electorales, deber ser juzgados por tribunales electorales y no por las instancias de la operación Lava Jato. Por otra parte, surgió la denuncia de que una de las empresas más directamente involucradas en procesos de corrupción, había fabricado delaciones voluntarias de sus dirigentes, con finalidades de incriminar a otras personas y de favorecer a la empresa.

Pero el principal escándalo que ha afectado la imagen pública de la operación Lava Jato fue el descubrimiento de un Fondo millonario de recursos que los jueces estaban montando, en acuerdo con autoridades norteamericanas. El Fondo sería el resultado de un acuerdo de la Lava Jato con autoridades de los EEUU, según la cual Petrobras habría pagado una multa gigantesca, pero del cual, el gobierno norteamericano habría reservado una parte de esos recursos para el Fondo que sería administrado en Brasil por los jueces de la Lava Jato. La revelación provocó escándalo, reacciones negativas generalizadas, hasta que los jueces que dirigirían el Fondo han decidido, frente a esa repercusión, retirar la iniciativa.

El jurista Afranio Jardim dijo que “en pocos meses Lula estará de nuevo en los brazos del pueblo”.

Pero Lula, desde un comienzo, dijo que solo aceptaría salir una vez reconocida su inocencia. Ha reiterado recientemente que prefiere la dignidad en la prisión que una situación vergonzosa afuera. Comienza una campaña sistemática para intentar convencerlo que busque formas de salir de la injustica y de la injustificada prisión. Por el momento, queda un clima favorable a que nuevos recursos lo puedan favorecer.

Los próximos meses se definirá el destino de la campaña internacional Lula Libre.


Brasil. Está confuso pero yo sueño. Leonardo Boff

julio 30, 2018
     
ninos.jpg

Crianças Sem Terrinha Foto: MST

“Está oscuro pero canto porque la mañana va a llegar”, proclamó el poeta Thiago de Mello en la época sombría de la dictadura civil-militar de 1964.

“Está confuso pero sueño” digo yo en estos tiempos no menos sombríos. El sueño nadie te lo puede quitar. Él anticipa el futuro y anuncia el mañana.

Nadie puede decir lo que va a ser de este país después del golpe parlamentario-jurídico-mediático de 2016. Está escuro y todo está confuso, pero yo sueño. Este sueño está rondando por mi cabeza desde hace muchos días y he resuelto expresarlo para alimentar nuestra inquebrantable esperanza.

Sueño ver un Brasil construido desde abajo hacia arriba y desde dentro hacia fuera, forjando una democracia popular, participativa y socio-ecológica, y reconociendo a la naturaleza y a la Madre Tierra como nuevos ciudadanos con derechos.

Sueño ver al pueblo organizado en redes de movimientos, un pueblo ciudadano con competencia social para generar sus propias oportunidades y moldear su propio destino, libre de la dependencia de los poderosos, recuperando su autoestima.

Sueño ver plenamente realizada la utopía mínima de comer al menos tres veces al día, de vivir con decencia, de asistir ocho años a la escuela, de recibir por su trabajo un salario que satisfaga las necesidades esenciales de toda la familia, de tener acceso a la salud básica y después de haber trabajado durante toda una vida, recibir una jubilación digna para enfrentar serenamente los achaques de la vejez.

Sueño ver celebrado el matrimonio entre el saber popular, hecho de experiencias, y el saber académico, hecho de estudios, construyendo entre ambos un país para todos, sin excesos y también sin carencias.

Sueño ver al pueblo celebrando sus fiestas con mucha comida y alegría, bailando su San Juan, su Bumba-meu-Boi, su samba, su frevo y su espléndido carnaval, expresión de una sociedad sufrida, pero que se encuentra en la fraternura y en la celebración alegre de la vida.

Sueño ver a los que han sido condenados a perder siempre, sentirse victoriosos porque el sufrimiento no fue en vano y los hizo madurar para construir, junto con otros, un Brasil diferente, uno y diverso, hospitalario y alegre.

Sueño contar con políticos que se abajan para estar a la altura de los ojos del otro, despojados de arrogancia, conscientes de representar las demandas populares, haciendo de la política cuidado diligente de la cosa pública.

Sueño poder andar por ahí de noche sin miedo a ser asaltado o víctima de balas perdidas, pudiendo disfrutar de la libertad de hablar y criticar en las redes sociales sin ser inmediatamente ofendido y difamado.

Sueño contemplar nuestras selvas verdes, nuestros inmensos ríos regenerados, nuestros soberbios paisajes y la biodiversidad preservada, renovando el pacto natural con la Madre Tierra que nos da todo, reconociendo sus derechos y por eso tratándola con veneración y cuidado.

Sueño ver al pueblo místico y religioso venerando a Dios como le gusta, sintiéndose acompañado por espíritus buenos, por fuerzas portadoras de la energía cósmica del axé, dando un carácter mágico a la realidad, con la convicción de que, al final, por causa de Dios, Padre-y-Madre de infinita bondad y misericordia, todo va a salir bien.

Sueño que este sueño no sea sólo un sueño sino una realidad dichosa y factible, fruto maduro de tantos siglos de resistencia, de lucha, de lágrimas, de sudor y de sangre.

Sólo entonces, solamente entonces, podremos reír y cantar, cantar y bailar, bailar y celebrar un Brasil nuevo, el mayor país latino del mundo, una de las provincias más ricas y bellas de la Tierra que la evolución o Dios nos entregaron.

Así lo quiere el brasileño y Dios nos ayude.


El desafío actual: contra el Estado pos-democrático rescatar la democracia. Leonardo Boff

julio 23, 2018
rede_golpe.png

No son pocos los analistas sociales y juristas del más alto nivel que denuncian la actual situación política de Brasil como la instauración de un Estado de excepción. El golpe parlamentario, jurídico y mediático de 2016 permitió que los golpistas pasasen por encima de la Constitución, modificasen las leyes laborales a favor de los patronos, engañasen al país con un techo de gastos en salud y educación, impidiendo que se cree un Estado de Bienestar Social.

La justicia ha dejado de ser imparcial, e incluso en los niveles más altos, se muestra parcial contra el PT y la figura carismática de Lula. Lo que el juez federal de primera instancia Sergio Moro hace es la aplicación descarada del lawfare y no esconde el ánimo persecutorio contra el expresidente, condenándolo sin pruebas materiales irrefutables. Por eso es considerado un prisionero político.

Es importante observar que este tipo de política obedece a una amplia estrategia pensada a partir de los intereses del imperio con los aliados internos de nuestro país. Brasil es decisivo en términos de geopolítica y de bienes y servicios naturales abundantes, capaz de garantizar la base física y química que sustenta el sistema de vida y el sistema-Tierra, ya en alto grado de erosión.

El golpe fue dado bajo la égida del más riguroso neoliberalismo y de la voracidad del capital especulativo de cariz capitalista que domina la política en el mundo entero.

Es sabido que el orden capitalista, por su individualismo y la furia de acumulación nunca se ha llevado bien con la democracia. Si la democracia, más que el derecho de votar, implica buscar la igualdad de todos los ciudadanos en referencia a las leyes, los derechos básicos, la justicia social y las garantías fundamentales, debemos decir que es más un señuelo que una realidad. La democracia moderna se construyó como representativa de toda la sociedad. En realidad, en general representó los intereses de los poderosos y subrepresentó los del pueblo trabajador o pobre.

Los datos de varias entidades serias nos indican que cerca de ocho mil multimillonarios controlan gran parte de la economía mundial, dejando a millones y millones de personas en la pobreza y el hambre. Como la lógica capitalista es la competencia y no la solidaridad, entra en una era de barbarie y de gran inhumanidad.

Este tipo de capitalismo necesita de democracias de bajísima intensidad, con un Estado sometido al mercado, con la menor participación popular posible. La estrategia de los países capitalistas apunta a recolonizar América Latina y Brasil, condenados a ser meros exportadores de commodities (alimentos, minerales y otros).

El golpe de 2016 se dio con ese propósito, en sí antipatriótico, antipopular y profundamente injusto, en beneficio de los ricos y herederos de la «Casa Grande». Este golpe liquidó el Estado democrático de derecho. Guardó las apariencias y las instituciones, pero no funcionan como prevé la Constitución, o funcionan sin imparcialidad.

Se inauguró el «pos-Estado democrático», categoría usada por Rubens Casara, juez de derecho del Tribunal de Justicia de Río de Janeiro y profesor universitario, con notable capacidad teórica para pensar el desastre de la democracia brasileña y la ideología subyacente. En la actualidad rige, en efecto, un estado de excepción, a la moda del jurista alemán Carl Schmitt (1888-1985), que justificaba el régimen de Hitler, pues para él el criterio del político reside en la definición del enemigo a ser satanizado y destruido (cf. El concepto de lo político, Voces 1992, 51-53). Por encima de todas las leyes está el «Führer» o el «Duce», que siempre tienen razón.

La consecuencia se lee en el sub-título del libro: «neo-oscurantismo y gestión de los indeseables». Es decir, se mantiene la farsa democrática y se castiga a los más pobres, pues son indeseables para el sistema de acumulación y de consumo.

El desafío actual consiste en rescatar la democracia mínima (no aquella «sin fin» de Boaventura de Souza Santos, o como «valor universal» de Norberto Bobbio, ni la democracia «socio-ecológica» de Zaffaroni y mía) sino simplemente la pura y simple democracia, expresada en el Estado Democrático de Derecho. Debemos repudiar al Estado posdemocrático como una excrecencia de la democracia y otro nombre para el régimen de excepción.


Lula da Silva, absuelto de obstrucción a la justicia. EFE Brasil

julio 13, 2018

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, en una imagen de archivo. NELSON ALMEIDAAFP

En prisión desde el pasado 7 de abril, Inácio Lula da Silva fue absuelto hoy en una de las seis causas que se enfrenta en los Tribunales, con referencia a cargos de obstrucción a la justicia.

La sentencia fue dictada por el juez Ricardo Leite del décimo Tribunal Federal de Brasilia, quien halló a Lula inocente de los cargos formulados sobre la base de una declaración prestada por el ex senador Delcídio do Amaral.

La absolución de Lula en este caso había sido solicitada por la Fiscalía, que en septiembre pasado ya había manifestado que no existían pruebas sobre la responsabilidad del ex Presidente. Lula insiste en su inocencia.

A pesar de su situación jurídica, Lula ha sido proclamado como candidato presidencial del PT para las elecciones del próximo 7 de octubre.


Dilma Rousseff. No se puede judicializar la Justicia.

abril 12, 2018

“Yo soy un peligro pero no abogada.” Así empezó, la Conferencia de Dilma Rousseff en el Colegio de Abogados de Barcelona arropada por muchos jóvenes brasileiros y numeroso público. Encandiló a los asistentes con su pensamiento-esperanza respecto Brasil-Lula.

Brasil vive momentos complejos: un golpe de Estado parlamentario por parte del poder judicial- medios de comunicación-mercado financiero.

Tras superar desigualdades económicas las últimas décadas, nadando contra corriente, los gobiernos asumimos nuestro rol y superamos la integración de más de 40 millones de ciudadanos. Salimos de la zona del hambre que habían soportado muchas generaciones, gracias a nuestras políticas de inclusión, seguridad social, redistribución riqueza, sueldos mínimos. La Educación eje importante dio acceso a un 35% de Diplomados hasta que de repente, un Golpe parlamentario del Poder judicial, de los Medios de Comunicación y del Mercado financiero para recuperar el neoliberalismo acabó con nuestros objetivos.

Nuestras medidas demostraron  que se podía crecer y mantener políticas respetuosas con todos los países del mundo. América Latina era y es una unión de Naciones amigas. Somos el segundo país más grande africano después de Nigeria fuera de África preponderadamente negro, conscientes de la necesidad de abolir la esclavitud. Brasil se afirmaba como país No imperialista, lo conducimos a un crecimiento total que acabó con el Golpe que lo radicalizó a manera de guerra fría. ¿La alegación? El avance del comunismo. Pérdida de todas las Democracias, derechos, proceso rápido de corrupción, estados de excepción. Ataques al poder ejecutivo, acabar con el Presidente sin acusación demostrada para enfocar Brasil en otra dirección: la Economía-la Banca-la Privatización.

Solo con un Golpe de estado nos ganaron. La Corrupción se une al estado de excepción y a la Restricción democrática. Nos han juzgado a través de los Medios de Comunicación, no existe juicio, solo la Prensa.

Ahora con el Proceso y prisión para Lula, actos de autoritarismo en su contra. Se le juzga por corrupción, posesión de una casa de dos pisos que no es de su propiedad. Un caso similar al mío. Se dio como garantía por un préstamo a un Banco: no se hicieron los pagos pertinentes, se subastó para pagar un No pagado, no suyo particular.

El Golpe ha sido un desastre: ha destruido la pérdida de derechos de toda la población. Crece la indignación. El PT tiene el 20% del soporte de Brasil a Lula. Urge un Proceso de Transición donde todos acepten las reglas para no romper la Democracia. No se puede cuestionar el voto popular. Hemos demostrado que Lula es inocente. Lula puede ganar las próximas elecciones y luchar para que Brasil recupere su dignidad. Ahora el Poder Judicial es de violencia descontrolada del Estado.

¿Quién lo regula? Necesitamos elecciones libres para conseguir acuerdos sin manipulaciones, recuperar el estado de Derecho, una Democracia real, mismas oportunidades para todos


A %d blogueros les gusta esto: