DECLARACIÓN DE BARCELONA: “REFUGIADOS: EL DESAFÍO DE NUESTRA HUMANIDAD”

marzo 2, 2016

En la XV Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz, en Barcelona el 15/11/15) se aprobó este Manifiesto de Conclusiones que pide “humanidad y solidaridad” por las víctimas de Siria, Iraq o Yemen igual que por las de París. NO se publicó en prensa.

Nobeles Paz en Barcelona 2015

Nosotros, los Premios Nobel de la Paz y las Organizaciones de la Paz, reunidos en Barcelona del 12 al 15 de noviembre de 2015, en presencia de jóvenes de todo el mundo, hemos considerado cuestiones que afectan a la paz mundial – con especial énfasis en la crisis de refugiados y la migración.
Estamos profundamente consternados y escandalizados por el asesinato bárbaro de más de 150 personas inocentes en París en la tarde del 13 de noviembre. Expresamos nuestro más profundo pésame y solidaridad con las familias de las víctimas y con el pueblo de Francia.
Este indignante ataque subraya la necesidad urgente de abordar las causas fundamentales de la actual crisis de los refugiados y la inseguridad en el mundo. Esta situación no debe ser objeto de abuso para demonizar a los refugiados y la comunidad musulmana.
Como personas y organizaciones galardonadas con el Premio Nobel de la Paz nos unimos a millones de individuos, organizaciones, comunidades y ciudades que con su trabajo diario contribuyen a un mundo mejor y más pacífico.
Colectivamente elevamos nuestras voces para solidarizarnos con los millones de refugiados que se han visto obligados a abandonar sus hogares. Afirmamos que la manera de honrar y proteger su inherente dignidad y sus derechos humanos es una medida de nuestra propia humanidad.
Nos preocupa particularmente la situación de mujeres y niños cuyas vidas han sido devastadas por el conflicto, la represión y la privación. Debemos y podemos eliminar las condiciones que obligan a las personas a abandonar sus hogares.
La crisis de los refugiados y la migración no son hechos aislados. Son síntomas de problemas más amplios a los que se enfrenta la humanidad y que incluyen:
 continuos conflictos en muchos países;
 consecuencia del militarismo, del nacionalismo extremo y del uso de la fuerza y guerras de proximidad por potencias mundiales en la búsqueda de intereses estratégicos, financieros e ideológicos;
 creencias religiosas distorsionadas que conducen a terribles actos de violencia;
 fracaso de gobernanza caracterizada por la corrupción rampante y la ausencia de democracia, derechos humanos básicos y Estado de derecho;
 las profundas desigualdades en oportunidades y en el bienestar económico y social entre y dentro de los llamados países desarrollados y en desarrollo;
 incapacidad para integrar, tolerar y apreciar el valor de la diversidad religiosa, cultural y étnica;
 el creciente impacto del cambio climático que amenaza cada vez más la seguridad alimentaria y afecta las vidas de cientos de millones de personas en las sociedades más vulnerables; y
 la explotación criminal de los refugiados por parte de los traficantes.
Consideramos que muchos de estos problemas podrían ser solucionados si la comunidad internacional cumple con su compromiso de lograr los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptados ya como una hoja de ruta completa, práctica y realizable para la consecución de un futuro seguro y pacífico.
Así mismo, hacemos un llamamiento a la comunidad internacional para, en particular:
 abordar las causas de la crisis de los refugiados y la migración al tiempo que se aseguran el asilo;
 redoblar los esfuerzos para traer la paz a Siria, Afganistán, Irak, Yemen, Ucrania, Palestina/Israel, Somalia, Sudán del Sur, la República Centroafricana y otras sociedades en conflicto en un proceso que incluya a los pueblos implicados – especialmente mujeres – y a las naciones concernidas;
 denunciar y rechazar el uso de doctrinas religiosas e ideologías distorsionadas para justificar la violencia mediante el uso pervertido de la compasión y otros valores universales;
 asegurar el acceso adecuado de los niños refugiados a la educación y la salud;
 propiciar la gobernabilidad basada en el respeto de los derechos humanos y el imperio de la ley;
 prevenir los conflictos étnicos y la represión mediante el reconocimiento del valor de la diversidad y la protección de los derechos de las minorías;
 lograr la implementación de acuerdos internacionales para combatir el cambio climático incluyendo a todos los integrantes de la sociedad: el gobierno, los negocios, las finanzas y los militares – con especial énfasis en la próxima Conferencia de París-;
 identificar y enjuiciar a los responsables del tráfico de personas;
 dotar de más apoyo a los países que bordean las zonas de conflicto y que acogen refugiados y alentar a las organizaciones humanitarias a ayudar a los refugiados.
La verdadera seguridad nunca se logrará por la fuerza militar o por la posesión y la amenaza de armas nucleares. Requiere la adhesión al derecho internacional humanitario y la cooperación global en las auténticas necesidades de la humanidad. Requerimos a las Naciones del mundo a:
 destinar cada año por lo menos el 10% de gasto militar anual de más de 1,8 billones de dólares para implementar los programas correspondientes a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible;
 implementar completamente el Tratado de Comercio de Armas y eliminar el tráfico de armas;
 poner fin inmediato a cualquier nueva carrera armamentista especialmente toda la que se refiere a la modernización de los arsenales nucleares y a la producción de armas completamente autónomas; y
 cumplir con la obligación legal de iniciar ahora las negociaciones para la eliminación de las armas nucleares.
La verdadera seguridad personal, nacional y mundial se basa en la aplicación práctica de la compasión.
Nosotros, las personas y las organizaciones galardonadas con el Premio Nobel de la Paz seguiremos ocupándonos de los temas cruciales que figuran en el siguiente anexo:
1. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible:
Las naciones del mundo han acordado colectivamente un conjunto de objetivos para el 2030. La puesta en práctica de estos compromisos conllevará un modelo de seguridad cooperativa. Vale la pena enumerar los objetivos específicos y los correspondientes compromisos políticos y exigir a los líderes que se aprueben los programas que permitan alcanzarlos. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptados por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 25 de septiembre de 2015, contienen 17 Objetivos y 169 metas asociadas.
2. Desarme Nuclear.
Nueve naciones: Reino Unido, Francia, Rusia, China, Estados Unidos, India, Israel, Pakistán y Corea del Norte poseen actualmente armas nucleares y amenazan con utilizarlas. Existen unos 16.000 de estos terribles dispositivos, de los cuales Rusia y Estados Unidos poseen más de un 95%. Existe una obligación legal, contenida en el Tratado de no proliferación Nuclear y claramente establecida en una decisión unánime de la Corte Internacional de Justicia, de negociar su eliminación universal.
El agravamiento de las tensiones en las partes volátiles del mundo, incluyendo Ucrania, Oriente Medio y Asia meridional, ha incrementado la preocupación de que los conflictos regionales podrían escaparse del control y llegar al uso de armas nucleares. Por otra parte, sabemos que las consecuencias médicas y medioambientales de una guerra nuclear regional sin precedentes en escala y alcance harían imposible una respuesta humanitaria eficaz. Incluso con la utilización de menos del 1% de las 16.000 armas nucleares utilizadas en conflicto, el enfriamiento de la atmósfera terrestre y la consiguiente hambruna habría 2 billones de muertes por hambre en el mundo y también aumentarían los conflictos sobre los recursos limitados y se intensificaría la crisis de los refugiados más allá de todas las dimensiones manejables. Por lo tanto, la prohibición y la eliminación de armas nucleares es, ante todo, una obligación humanitaria.
El Derecho Internacional Humanitario prohíbe el uso de cualquier arma en la medida en que no discrimine entre civiles y
combatientes y conlleve a un sufrimiento innecesario. Es más, es ilegal amenazar con armas de destrucción masiva a las zonas pobladas. Las armas nucleares violan estas prohibiciones. Su terrible capacidad de destrucción representa una amenaza inmoral de su uso y una violación del Derecho Internacional Humanitario. Las políticas basadas en esta amenaza constituyen una manera inaceptable de buscar seguridad.
El Tratado de no Proliferación Nuclear requiere la prohibición y la eliminación verificable de las armas nucleares. Los Estados armados nuclearmente no han cumplido con estas obligaciones de desarme nuclear. Deben ser llamados por la comunidad internacional para que rindan cuenta y obligados a actuar responsablemente. En los últimos dos años varios movimientos están trabajando para prohibir y eliminar las armas nucleares. Tres conferencias internacionales de Estados en Oslo, Nayarit y Viena proporcionan gran parte de la prueba pericial que ahora se ha resumido y presentado a la Conferencia de examen del TNP de 2015, y a la 70 sesión de la Asamblea General de la ONU como la base humanitaria para el desarme nuclear.
Al “compromiso humanitario”, lanzado al finalizar la Conferencia de Viena sobre las Consecuencias Humanitarias de las Armas Nucleares en diciembre del 2014, ya se han adherido 121 Estados. El compromiso identifica un vacío legal que ha permitido a los Estados armados nuclearmente evadir el cumplimiento de sus obligaciones de desarme y llama a acciones para “estigmatizar, prohibir y
eliminar las armas nucleares”. Nos inspiramos en el plan de cinco puntos del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, que solicita un Convenio o marco de instrumentos legales para la eliminación de armas nucleares y en la poderosa nueva visión del Papa Francisco y la Santa Sede que han calificado como inmoral la posesión y la amenaza del uso de las armas nucleares. Su análisis es que la teoría de la disuasión que sirve para justificar la posesión y la amenaza del uso de las armas nucleares se basa en la intención, la preparación y el deseo de aniquilar a millones de personas inocentes y que tal postura no puede considerarse como moral y por lo tanto, la amenaza del uso, así como la posesión de armas nucleares, es inmoral.
Como galardonados por el Premio Nobel de la Paz, solicitamos a todos los Estados hacer evidente las graves consecuencias del uso de las armas nucleares para centrar los procesos políticos y diplomáticos para prohibir y eliminar su uso y, aprovechando el impulso de esta iniciativa humanitaria, es preciso y apremiante asegurarse de no se puede demorar más el camino hacia un mundo libre de armas nucleares.
Pendientes de la eliminación legal, verificable y ejecutable de estas armas y en consonancia con los compromisos ya asumidos en el Tratado de no Proliferación Nuclear de reducir el papel de las armas nucleares en las políticas de seguridad, instamos a comprometerse al no primer uso y a una resolución del Consejo de Seguridad que prohíba su uso dirigido a zonas pobladas. Además, hasta la entrada
completa del Tratado de Prohibición en vigor, urgimos a una resolución del Consejo de Seguridad para que ningún Estado pueda participar en la explosión para la prueba de armas nucleares.
También encomiamos el arduo trabajo de los diplomáticos y el éxito obtenido por el Consejo de Seguridad, Resolución 2231 sobre Irán, que evita la proliferación de armas nucleares en Oriente Medio, y que contribuye a terminar el programa de armas químicas en Siria y a demostrar que, cuando existen políticas de apoyo y buena voluntad, se pueden alcanzar soluciones urgentes de seguridad. Instamos al compromiso para el inicio de las negociaciones sobre la prohibición y la eliminación de armas nucleares. Este compromiso debe comenzar ahora y puede llevarse a cabo simultáneamente en diferentes foros. Felicitamos la creación del Open Ended Working Group de la Asamblea General de las Naciones Unidas con el mandato de “conducir sustancialmente a medidas y disposiciones legales eficaces para alcanzar y mantener un mundo sin armas nucleares” y esperamos que ello revitalice los esfuerzos de la abolición nuclear.
Condenamos los miles de millones de dólares utilizan los Estados armados nuclearmente para modernizar sus arsenales, así como las acciones que estimulan la carrera armamentista.
3. Cambio climático:
El reciente 5º Informe de Evaluación (AR5) del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) ha enviado
tres mensajes generales al mundo: 1) la influencia humana en el sistema climático es clara y aumenta sin cesar; 2) debemos actuar rápida y decisivamente para evitar progresivamente los resultados destructivos y 3) tenemos los medios para limitar el cambio climático y construir un futuro mejor. El Informe trata explícitamente las consecuencias del cambio climático sobre la seguridad humana, incluyendo la migración, el desplazamiento y los conflictos violentos. En este sentido, las principales conclusiones del IPCC son las siguientes:
El cambio climático durante el siglo XXI contribuirá a aumentar el desplazamiento de personas. Los riesgos de desplazamiento aumentan cuando las poblaciones que carecen de los recursos para la migración planificada experimentan mayor exposición a sucesos climáticos extremos, en las zonas rurales y urbanas, particularmente en los países en desarrollo con bajos ingresos. Ampliar las oportunidades de movilidad puede reducir la vulnerabilidad de estas poblaciones. Los cambios en los patrones de migración pueden ser respuestas a situaciones climáticas extremas y a la variabilidad climática a largo plazo. Sin embargo, la migración también puede ser una estrategia de adaptación eficaz.
El cambio climático puede aumentar indirectamente los riesgos de conflictos violentos en forma de guerra civil y de violencia entre los grupos amplificando controladores bien documentados de estos conflictos como la pobreza y las crisis económicas. Múltiples
evidencia ponen de manifiesto la relación entre el cambio climático y estas formas de conflicto.
Los impactos del cambio climático en la situación crítica de las infraestructuras y la integridad territorial de muchos Estados influiría en las políticas de seguridad nacional. Algunos impactos transfronterizos del cambio climático, tales como cambios en el hielo marino, en los recursos hídricos compartidos y en las poblaciones de peces pelágicos, tienen el potencial para aumentar la rivalidad entre los Estados, donde sólidas instituciones nacionales e intergubernamentales pueden mejorar la cooperación pudiendo manejar muchas de estas rivalidades.
La construcción de un mundo de bajas emisiones de carbono para estabilizar el clima creará nuevas oportunidades para compartir entre las personas, las empresas y los países.
El cambio climático afectará cada vez más a todos los ciudadanos y sectores económicos alrededor del mundo y, sobre todo, a los pobres y menos favorecidos. Es, por consiguiente, imperativo que la 21 Conferencia de las Partes en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebrará en París, Francia, del 30 de noviembre al 11 de diciembre 2015, establezca un acuerdo para apoyar la acción rápida y decidida por parte de todos los Estados miembros en la adaptación, dirección y mitigación del cambio climático.
La Cumbre contó con la participación de los siguientes nueve galardonados con el Nobel de la Paz: Presidente Dr. Oscar Arias Sanchez, Presidente Frederik Willem De Klerk, Dra. Shirin Ebadi, Sr. Tawakkol Karman, Sra. Mairead Corrigan Maguire, Lord David Trimble, Presidente Lech Walesa, Sra. Betty Williams, Profesora. Jody Williams.
Y de las siguientes diez organizaciones laureadas con el Premio Nobel de la Paz:
The American Friends Service Committee, European Commission, International Campaign to Ban Landmines, International Labour Organization, Intergovernmental Panel on Climate Change, International Peace Bureau, International Physicians for the Prevention of Nuclear War, Pugwash Conferences on Science and World Affairs, United Nations, United Nations High Commissioner for Refugees.
Sin embargo, no todos necesariamente apoyan todos los aspectos del consenso general que surgió de las deliberaciones de la Cumbre.


Paris. Ya son 151 países los que han entregado sus planes nacionales climáticos

noviembre 17, 2015

polución

A 50 días de la conferencia sobre el cambio climático en París, 151 países han presentado sus planes nacionales para acción climática y la mitad de ellos fueron entregados en las dos últimas semanas.

En declaraciones a la prensa en Nueva York, el Secretario General Adjunto de la ONU encargado del tema, Janos Pasztor, afirmó que el Secretariado sobre Cambio Climático estudia esos planes para evaluar su contribución real a limitar la elevación de la temperatura planetaria en menos de 2 grados Celsius.

«Si seguimos sin hacer nada la temperatura global podría subir más de 4 grados. El Secretario General sigue trabajando intensamente porque se logre un acuerdo significativo en París y sigue en contacto con líderes mundiales para abordar las principales preocupaciones», dijo Pasztor.

Recordó que el financiamiento climático ocupó un lugar principal de la agenda de la reunión de los organismos de Bretton Woods celebrada la semana pasada en Lima, Perú. En esta, Ban Ki-moon urgió a los países industrializados a cumplir sus compromisos y demostrar cómo van a pagar los mil millones de dólares anuales para este financiamiento para 2020.

Según informó en Lima la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OECD), hasta finales de 2014 esos Estados estaban ofreciendo 62.000 millones de dólares anuales para el financiamiento climático, es decir, dos tercios de la cifra acordada.

«El acuerdo que se obtenga debe ser duradero y flexible, y debe enviar una clara señal de que la transformación de la economía global a una de baja emisión de carbono es inevitable y beneficiosa».


Arcadi Oliveres recibe la Medalla por el activismo social de la Cumbre Nobel 2015

noviembre 15, 2015

El premiado, en su vida de activista por la justicia social, ha participado en varias campañas, desde la Objeción Fiscal al gasto militar y la constitución de la Asamblea de Objetores Fiscales al movimiento contra la ley reguladora de la objeción de conciencia y en apoyo de la insumisión. Publico.es

arcadi

Premios Nobel de la Paz piden a ETA un alto el fuego “verificable”
Varios Nobel de Paz piden reducir el gasto militar para zanjar conflictos
Los premios Nobel de la paz claman contra el cambio climático

La XV Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz ha otorgado al economista y activista Arcadi Oliveres la medalla al Activismo Social, un reconocimiento que otorgan los premiados desde 2012. El reconocimiento ha recaído anteriormente en la sudafricana Michaela Mycroft (2012), el polaco Jerzy Owsiak (2013) y el eritreo Tareke Brhane (2014).

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, reconocía los méritos de Oliveres desde su cuenta de Twitter: ” Arcadi nos ha enseñado que no hay un camino hacia la paz porque la paz es el único camino”

Oliveres, en su vida de activista por la justicia social, ha participado en numerosas acciones, tales como la primera gran campaña en favor del 0,7% (1981-82); la primera campaña en favor de la Objeción Fiscal al gasto militar y la constitución de la Asamblea de Objetores Fiscales (1983); la campaña contra la ley reguladora de la objeción de conciencia y en apoyo de la insumisión (1984); o la constitución de la Universidad Internacional de la Paz de Sant Cugat (también en 1984, en la campaña de Justicia y Paz “Cataluña Solidaria” (1985).


El estado del clima y el clima de los Estados. Gerardo Honty

agosto 4, 2015

Mientras el cambio climático avanza de acuerdo a lo previsto en los peores escenarios imaginados por la ciencia climática, la mayoría de los países latinoamericanos esperan sentados a que “los otros” se ocupen de los resultados de la COP 21

Gerardo Honty

El reporte recientemente publicado de la Administración Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA) confirma las previsiones largamente anunciadas respecto del cambio climático. Desde 1997 se han sucedido 17 de los 18 años más cálidos en el planeta y 2014 fue el último en superar todos los récords.
La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera continúa aumentando y ya se situó en 397,2 ppm y la temperatura media en 2014 fue la mayor en los últimos 135 años de los que se mantienen registros. Europa y México tuvieron su año más cálido desde que se mide la temperatura y varias regiones del mundo alcanzaron records históricos.
Los océanos también tuvieron su record y el promedio global de la temperatura superficial del mar alcanzó en 2014 la mayor marca de la historia elevando el nivel medio global del mar en 67mm respecto a la media anual del año 1993, cuando comenzó su monitoreo satelital.
Las capas de hielo del Ártico y Groenlandia así como las masas glaciares continúan reduciéndose y las anomalías climáticas a todo lo largo y ancho del mundo se multiplican: precipitaciones y sequías inusuales, inundaciones y ciclones tropicales entre otros.
En nuestra región, la mayor parte de 2014 se caracterizó por el aumento de la temperatura del Océano Pacífico que influyó en el clima de toda América del Sur. La media anual de temperatura estuvo predominantemente por encima de lo normal en la región con anomalías de entre + 0,5 ° C y + 1,5 ° C.
En Brasil, las temperaturas medias fueron mayores a lo normal la mayor parte del año. Durante los meses de enero y febrero la ciudad de São Paulo experimentó su verano más cálido desde 1943. La ciudad de Río de Janeiro registró su mayor record de temperatura alcanzando 40,6 ° C el 3 de febrero.
En Colombia, las temperaturas fueron superiores a lo normal durante la mayor parte del año, registrándose temperaturas máximas de hasta 5°C por encima de la media. Del mismo modo, en el Ecuador, el promedio la temperatura para 2014 estuvo promedialmente por encima de lo normal, con anomalías entre + 0,5 ° y + 1,5 ° C.
En el Cono Sur la temperatura media estuvo entre + 0,4 ° C y + 0,6 ° C por encima de lo normal. En general, 2014 fue el segundo año más caliente de Argentina y Uruguay desde 1961. El año más caluroso de Argentina había sido 2012 (+ 0,74 ° C) y 2001 para Uruguay (+ 0,6 ° C). Temperaturas superiores a lo normal también ser registraron en Chile, con anomalías de + 0,26 ° C. después de un diciembre de 2013 extremadamente cálido.

La respuesta regional

En este contexto, los países de la región –y del mundo- se preparan para firmar un acuerdo de largo plazo con el fin de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a un nivel que permita -como mínimo- no superar los 2° C de aumento de temperatura respecto a la media de la era pre-industrial.
Para eso la Convención de Cambio Climático de Naciones Unidas ha invitado a los países del mundo a presentar sus Contribuciones Nacionales, es decir, cuál es el esfuerzo de reducción que cada uno está dispuesto a hacer para lograr el objetivo.
Pero la mayoría de los países están un poco holgazanes –o distraídos con otros problemas- y no se han puesto a pensar aún en este asunto: la Convención apenas ha recibido 22 contribuciones a la fecha y los compromisos que ellas expresan son completamente insuficientes para lograr el objetivo.
En América Latina en particular, el único país que ha presentado su Contribución Nacional es México. Chile, Perú y Colombia han anunciado su intención pero aún no la han oficializado ante Naciones Unidas. Del resto de los más de 40 países que componen la región de América Latina y el Caribe aún no se tienen noticias. Algunos todavía no han decidido siquiera si presentarán o no sus contribuciones.
Los datos relevados por las instituciones climatológicas a nivel mundial –como los que fueron presentados al inicio de este artículo- son año a año más dramáticos. Y lo que es peor, confirman las previsiones anunciadas desde hace varios años atrás, por lo cual es de suponer que están en lo cierto cuando auguran eventos bastante más adversos en el futuro.
En este escenario, la inacción política de los países de la región es cada vez más incomprensible. El argumento de que hay “otros” más responsables ya no se sostiene. No por falso, sino porque conduce a una estrategia errada. Intentar forzar a los grandes contaminadores a asumir compromisos mayores, hasta ahora solo nos ha dejado ante callejones sin salida.
Ya ha sido más que demostrado que las inversiones en mitigación son mucho más rentables que los futuros gastos en reparación de daños. Sobre esta base los países latinoamericanos podrían cambiar la estrategia y apostar a que ambiciosas Contribuciones Nacionales sacudan un poco la modorra de las negociaciones y habiliten un acuerdo más ambicioso.
Mientras esto no ocurra, cada país será cómplice del fracaso de París. Y aunque como siempre sucede, los unos culpen a los otros, resultará evidente que cada uno puso lo suyo para levantar este callejón sin salida.
La “deuda ecológica” existe. ¿Qué duda cabe? Pero a veces que los litigios por deudas incobrables resultan más costosos que la propia deuda. En este caso, insistir en la “responsabilidad histórica” de los otros puede resultar en una deuda mucho mayor con las generaciones futuras latinoamericanas.
El plazo para presentar las Contribuciones Nacionales vence el 30 de setiembre. Esperemos que nuestros gobiernos dejen alguna herencia en lugar de nuevas y amplificadas deudas ecológicas.


Calor…

julio 7, 2015

montse-2-mayo-2013

Hoy martes 7 de julio, San Fermin, día grande en Euskadi, Catalunya sufre una ola de calor sofocante. No estamos preparados.
desde la Generalitat se ha decretado de máximo Riesgo, por lo que respecta a incendios, y de control especial, resprcto a las personas mayores y delicadas de salud.
Nos recuerda el 4 de julio de 1994, hace 21 años, cuando “els Cingles de Berti” sufrieron un gravisimo fuego que puso en vilo a los habitantes de la montaña de Puiggraciós.
Con mi hija Coral estábamos en Quito, acompañando a Guayasamin, en su fiesta de aniversario. Las notícias nos preocuparon, ya que, nunca, conoces toda la verdad, cuando los acontecimientos te pillan lejos.

La de hoy ha sido una jornada dura, difícil de soportar. De nada sirve tener puertas cerradas para protegerse del calor y, abrirlas entrada la noche, cuando la temperatura remite.
Son más de las 23 horas y, dentro de casa, el termometro marca 30º, increible.
Nunca, antes, tuvimos una temperatura tan elevada. Para que alguno digan que no vivimos un espectacular Cambio Climático… Es obvio, real…
Ni una pizca de aire en el jardín, lo que hace presagiar que la noche será dura…
Un ventilador ayuda a aligerar el ambiente pero, cuando te alejas de su radio de acción, cuesta respirar.
Esperemos que, como ha anunciado el Servicio Metereológico de Catalunya, mañana se inicie un descenso de temperaturas, que seguirá los próximos días.
Siempre digo que prefiero el calor al frío pero, No, estas exageraciones.


Seré emigrante climático. Gustavo Duch

marzo 19, 2015

gustavo duch

Hasta hace bien poco mi sensación era diferente. Sentía entonces que la sociedad, si bien mostraba cierto interés por la cuestión del cambio climático, era más bien un interés, digamos, ‘científico’. Es o no cierto lo del cambió climático, por qué o cuáles son las razones, eran las preguntas más frecuentes que durante estos años han recibido respuestas clarificadoras: sí, hay cambio climático, evidentemente, y el origen no es más que un terrible comportamiento de quienes nos llamamos seres humanos. En cambio, en los últimos meses y con estas preguntas ya resueltas, las nuevas que surgen creo que nacen de la preocupación. ¿Cuándo sentiremos con gravedad los efectos? ¿A qué lugares afectará más? ¿Podremos, o cómo podremos, adaptarnos a la nueva situación? ¿Será más difícil la producción de alimentos?

Al respecto, preparando y leyendo los artículos que incluimos en el número 20 de la revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas a propósito de esta temática, hay dos cuestiones que quiero compartirles. La primera, una afirmación. La segunda, una intuición.
Se puede afirmar que las respuestas a las preguntas arriba planteadas, a estas alturas de los debates, nos arrastran a una significativa coincidencia entre la ciencia y las conciencias. Así se puede deducir, observando que por el lado de la ciencia, los puntos de vista del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC), la principal autoridad científica internacional en relación a todos los aspectos vinculados al cambio climático, son muy similares a los que desde hace años vienen esgrimiendo los movimientos sociales que, como La Vía Campesina, defienden – a conciencia – la soberanía alimentaria.

Efectivamente, el IPCC señala algunos aspectos que ya venían siendo recogidos por los movimientos campesinos como, y en primer lugar, que el rigor de la afectación de los nuevos regímenes climáticos no dependerá exclusivamente de una cuestión de gradientes térmicos sino, básicamente, de las condiciones de vida de cada población y, concretamente, en el caso de las poblaciones rurales, del acceso a los recursos productivos. De lo que se deduce que para disminuir vulnerabilidades lo que hay que acometer son procesos de reforma agraria u otras medidas similares que garanticen el justo acceso a los bienes comunes. O, en segundo lugar, manteniendo la mirada en quienes se encargan de producir alimentos, el IPCC señala que el conocimiento campesino, con mucha experiencia y sabiduría en su ancestral mochila, es una de las mejores prescripciones para hacer de los campos de cultivo espacios de gran resiliencia. Los informes del IPCC indican también que para abordar los problemas del cambio climático, “se requiere de instituciones locales (formales e informales) cercanas y de la propia población, flexibles y fuertes a la vez para facilitar las mejores estrategias por parte de la propia población”. Gobernanzas que bien podríamos reproducir como más y más soberanía popular. Por cuarto y último, el propio IPCC denuncia lo que tantas veces hemos repetido, que si estamos dónde estamos es porque nos hemos dejado guiar por un modelo productivo tremendamente industrializado y que lo mejor que se puede hacer es abandonarlo cuanto antes.

gustavo duch imatge

¿En qué lugares el saber campesino está más ninguneado? ¿En que lugares el acceso a la tierra ya no es solo un impedimento comercial o político para desbancar al latifundio y sus terratenientes sino que además es un impedimento físico porque todo es cemento, rotondas y polígonos? ¿Dónde las semillas están todas registradas, patentadas y acaparadas? ¿Dónde el modelo intensivista ha derrotado por goleada a la agricultura ecológica, a pequeña escala y biodiversa? ¿Y las gobernanzas? Pues miren, por aquí el estado español, donde yo vivo, las política agrarias las tenemos delegadas en Bruselas, lejos, bien lejos. E incluso, con la antidemocracia del PP en estos años estamos viviendo procesos que van en sentido contrario a las recomendaciones del IPCC, pues sus leyes están dirigidas a favorecer más concentración del poder en altos niveles de la administración y la desaparición de aquellas entidades más cercanas a la población.

La intuición: que voy preparando la maleta.


A %d blogueros les gusta esto: