Sin salud, no existe vida

noviembre 28, 2015

Triste realidad ver a un ser querido, incapacitado para conocerte, para mantener comunicación, para entablar una charla, con la cual ponerle al día de lo que sucede en su-nuestra familia.

eulàlia montserrat novembre 2015

El único consuelo es que, en muchas ocasiones, como la que nos atañe, es que no se dan cuenta de su situación, comen, duermen, sonrien pero no sufren. Maldito Alzheimer, que nos sume en el desconsuelo, al ver disminuidas las facultades de una persona muy querida.

Sin salud no existe vida, las familias no están preparadas para atender a determinados enfermos, las 24 horas del día, 365 días año. Afortunadamente hay Residencias donde están bien controlados, con muchas actividades, entretenimientos. Buena comida.
En l’Ametlla del Vallès, no lejos de casa, se encuentra Can Camp Residencial, con amplios espacios interiores pero también exteriores, para quienes pueden moverse. Para aquellos que disfrutan de capacidad para caminar, pasear.
Excelente profesionales, muy capacitados, les acompañan las 24 horas del día. Cuentan con servicios de toda índole, en un entorno agradable, saludable, seguro.
Curiosamente, tras nueve meses de estancia, nos hemos convertido en una gran família. Todos esperan tu llegada, un abrazo, unas palabras, una sonrisa que nos hace cómplices.
Con ellos festejamos fiestas, aniversarios, verbenas.
Reimos y lloramos juntos. Así es la vida, cambiante, para bien y para mal.
Disfrutemos de la salud, su ausencia modifica TODO.


A %d blogueros les gusta esto: