Aviones del Régimen turco masacran 24 civiles en aldea siria. Ojos para la Paz

diciembre 24, 2016

Llevamos tiempo comentando que hay que andarse con cuidado con los vaivenes del régimen turco, que trata de jugar con distintas barajas. Pero que Turquía no deja de ser una gran base militar de la OTAN. avion-turca
Disparar contra cazas rusos, impedir el vuelo sobre su espacio aéreo, el asesinato del embajador ruso por un individuo que había trabajado al menos en tres ocasiones en en la seguridad de Erdogan, las incursiones y entrada de su ejército en Siria forman parte de las istrucciones de Washington.
Hoy ha ido más lejos, bombardeando una población civil. ¡Ya basta! Rusia debe estar advertida.


Campaña por un 2016 sin Bloqueo a Cuba

noviembre 28, 2016

Somos muchos los firmantes de esta Carta, ciudadanos esperanzados en que Obama, antes de acabar su mandato, pondrá fin al Bloqueo que su país ejerce sobre Cuba.
Eso esperamos y deseamos. ¡NO nos puede decepcionar! Ante este mundo tan convulso, seria un gesto que pasaria a la Historia de la Humanidad.

Veo ya el enunciado en toda la prensa mundial: Barack Obama, antes de abandonar la Casa Blanca acaba con el BLOQUEO.
bloqueo-cuba

Señor Barack Obama, Presidente dos EEUU
1600 Pennsylvania Avenue NW Washington, DC 20500

Los abajo firmantes hombres y mujeres de diferentes organizaciones políticas, sociales, sindicales, religiosas, deportivas del Estado español así como personalidades de nuestra emigración, queremos mostrar nuestra satisfacción por la reanudación de las relaciones diplomáticas entre su país y la República de Cuba.
También nos alegramos de su reciente visita a Cuba que ha sido un paso más en profundizare las mutuas relaciones entre países vecinos.
La última resolución de este año, la 69/5 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, titulada “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba” concluyo con 191 países a favor de la resolución, y dos en contra: Estados Unidos e Israel, sin ninguna abstención.
Esta es una expresión contundente de que todos los gobiernos y pueblos del mundo le solicitan a usted y a su gobierno que levante el inhumano embargo a este país y al mismo tiempo se inicie el dialogo para la devolución de la base militar de Guantánamo, al pueblo de Cuba.
Señor Presidente le solicitamos, en su condición de Premio Nobel de la Paz, que en este año 2016 usted sea el encargado de levantar el inhumando bloqueo a la hermana República de Cuba, logrando que todo el continente de América sea un territorio libre de guerras, de paz y de fraternidad entre pueblos hermanos, como lo soñaron Bolívar, Washington y el propio José Martí.
Su última visita a Cuba y su dialogo con el presidente cubano Raúl Castro animan a pensar que este viejo sueño, del pueblo de Cuba y su gobierno como así también de todo el continente americano y del conjunto de la humanidad podrá ser un deseo hecho realidad. Lo alentamos que de los pasos necesarios y decisivos en este sentido.


El sabor agridulce del 21 de noviembre Pedro Martinez Pirez

noviembre 21, 2016

Para muchos periodistas que hemos laborado en algún momento de nuestras vidas en la televisión cubana este lunes es un día que tiene sabor agridulce. Se celebra el Día Mundial de la Televisión, porque hace veinte años se realizó en las Naciones Unidas el Primer Foro Mundial de televisión, pero 6 años antes el gobierno de los Estados Unidos había inaugurado con un presupuesto millonario la mal llamada Televisión Martí con el objetivo de alentar la contrarrevolución en Cuba.pedro martínez pírezLa efemérides tiene por eso sabor agridulce para los cubanos, que desde octubre de 1950 conocieron la televisión, y que están de acuerdo en los propósitos de la creación por la ONU del Día Mundial de la Televisión, para alentar entre los países el intercambio de programas referidos a la paz y la seguridad internacionales, así como de materiales televisivos que contribuyan al desarrollo cultural, económico y social de los pueblos.
Posiblemente sea Cuba el único país de América que sufre una agresión televisiva, absolutamente violatoria de las regulaciones internacionales, desde que el gobierno de Estados Unidos inició las transmisiones ilegales de Televisión Martí el 27 de marzo de 1990. Pero cinco años antes, el 20 de mayo de 1985, había iniciado Washington las también ilegales transmisiones de la llamada Radio Martí, con el objetivo de alentar las salidas ilegales de Cuba y fomentar un ambiente contrarrevolucionario en el archipiélago cubano.
Cerca de 800 millones de dólares han gastado los contribuyentes estadounidenses para financiar la guerra radial y televisiva contra Cuba, sin hablar de la gravísima ofensa al pueblo cubano por utilizar el nombre de José Martí, el más universal de los cubanos, quien vivió muchos años en Estados Unidos y, según narró, le conoció las entrañas al monstruo imperialista.
De ahí la mezcla de sabores que tiene para los periodistas cubanos la celebración de este Día Mundial de la Televisión aprobado por la ONU, cuya Asamblea General en los últimos 25 años ha condenado también por abrumadora mayoría la existencia del genocida bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba.
El 21 de noviembre y todos los días del año Cuba reclama el fin del bloqueo, de la agresión radial y televisiva, de la ilegal permanencia de una base militar extranjera en Guantánamo, de la llamada Ley de Ajuste Cubano y la política de “pies secos, pies mojados” y de las demás acciones agresivas que las administraciones, ya sean demócratas o republicanas, han ejecutado en el último medio siglo contra la Mayor de las Antillas.


Mi Solidarida con Dilma Rousseff. NO, al NeoLiberalismo

agosto 30, 2016

En la Campaña de Dilma Rousseff envié un Video con esta palabras que, recupero. Siempre estaré con Dilma, con Lula, con su filosofía.

Montserrat Avui hi som amb Joaquin Daniel

El Brasil que yo conozco es el de Pedro Casaldaliga, el de su lucha a favor de los desheredados, los pueblos indígenas echados de sus tierras por unas pocas manos poderosas a costa de no importa vidas: los xavante, los carajá, los Tapirapé.
Conozco el Brasil de las Favelas. Estuve en Vila Prudente en Sao Paulo, donde colaboré con Patrick Clark en su labor de culturalización, de aquella gente sencilla, amorosa que ayuda, comparte. Con ellos compartí mesa, sus pocos bienes pero su gran corazón. De la mano de Pérez Esquivel he conocido Hogares de Niños de la calle en Abbay, Centros de rehabilitación de toxicómanos y su reinserción. Fue una gran alegría estar junto a ellos, seres sin zapatos, sin nombre pero, colmados de amor y de esperanza. Me llamaban mama…

Ahora ha llegado el momento de decidir que Brasil desean sus habitantes, si el del neoliberalismo desenfrenado para unos pocos, o el de Dilma Rousseff. Yo, lo tengo claro. Solo Dilma ha iniciado un nuevo camino, siguiendo el que tiempo atrás iniciara Lula, el de ACABAR CON LA MISERIA, LA INDIGNIDAD
Armas?
Solo tenemos dos pero muy potentes, expansivas cual minas:
EDUCACIÓN I PALABRA, herramientas que nos habían robado. Con ellas, y con la buena labor de Dilma, conquistaremos UN Mundo de respeto, de equidad en el que nuestras voces serán atendidas, y, juntos, dibujaremos el FUTURO DE LOS SERES HUMANOS, TODOS.


Volver al primer artículo de la Constitución . Por Leonardo Boff

julio 16, 2016

Mi sueño es que la crisis actual, con el sufrimiento que encierra, no sea en vano. Que ella cree las bases para lo que Paulo Freire llamaría “lo inédito viable”: nunca más coalición entre los pocos ricos de espalda a las grandes mayorías. Que se busque viabilizar lo que prescribe la Constitución en su tercer artículo (IV): «promover el bien de todos, sin prejuicios de origen, raza, sexo, color, edad o cualquier otra forma de discriminación».

leonardo_boff 1

Cuando hay una crisis generalizada como esta que estamos viviendo y sufriendo sin perspectiva de una salida que cree consenso, no tenemos otra alternativa que volver a la fuente del poder político, expresión de la soberanía de un pueblo. Tenemos que rescatar todo el valor del primer artículo de la Constitución, párrafo único: «Todo poder emana del pueblo».

El pueblo es, pues, el sujeto último del poder. En momentos en que una nación se encuentra en un vuelo ciego y ha perdido el rumbo de su destino, este pueblo debe ser convocado para decir qué tipo de país quiere y qué tipo de democracia desea: esta con un presidencialismo de coalición, hecho de negocios y negociados no demasiado claros o una democracia de verdad, en la cual los representantes elegidos representan efectivamente a los electores y no los intereses corporativos y empresariales que les garantizan la elección. Urge avanzar más: necesitamos dar forma política al nivel de conciencia que ha crecido en todos los estratos sociales, mostrando voluntad de participar en los destinos del país.

En el fondo vuelve la pregunta básica: ¿vamos a alinearnos con los que detentan el poder mundial (inclusive el de matar a todo el mundo) o vamos a construir nuestro camino autónomo, soberano y abierto a la nueva fase planetaria de la humanidad?

El primer proyecto prolonga la historia que hemos tenido hasta el día de hoy, desde la Colonia, pasando por el Imperio y por la República, en que siempre hemos sido mantenidos subalternos. Los ibéricos no vinieron para fundar aquí una sociedad sino para montar una gran empresa internacional privada, una verdadera agro-industria, destinada a abastecer el mercado mundial. Esa lógica perdura hasta la actualidad: intenta transformar nuestro eventual futuro en nuestro conocido pasado. A Brasil le toca ser el gran abastecedor de commodities, sin o con escasa tecnología y valor agregado, en un proceso de recolonización.

Lamentablemente este es el intento del actual gobierno interino, especialmente del PSDB que claramente se alinea con un duro neoliberalismo que implica disminución del Estado, ataque a los derechos sociales en favor del mercado y una privatización de los bienes públicos carente de escrúpulos, como el pre-sal entre otros.

El proyecto alternativo hunde sus raíces en la cultura brasilera y en el aprovechamiento de nuestra inmensa riqueza que puede sostenernos independiente, soberana y abierta a todas las demás naciones. Seríamos una gran potencia, no militarista, en los trópicos, con una economía entre las mayores del mundo.

Curiosamente, las jornadas de junio de 2013 y posteriormente, mostraron que el pueblo ha percibido los límites de la formación social para los negocios. Quiere ser sociedad, quiere otras prioridades sociales, quiere otra forma de ser Brasil. En una palabra, quiere ser una sociedad de humanos, cosa distinta de una sociedad de negocios. Tal propósito implica refundar Brasil sobre otras bases.

¿Pero quién ha escuchado el clamor de las calles, especialmente el de los jóvenes? Efectivamente nadie, pues todo ha quedado como antes.

Lo que en verdad nos ha faltado en nuestra historia ha sido una revolución verdadera como la hubo en Francia, en Italia y en otros países. La historia no es nunca una continuidad, algo que crece orgánicamente desde una cosa hacia otra cosa. Está hecha de discontinuidades y rupturas radicales que derriban un orden e instauran un orden nuevo.

En Brasil, como lamentaba siempre Celso Furtado, nunca tuvimos esa ruptura. Lo que predominó durante todo el tiempo hasta hoy es la política de conciliación entre los poderosos. El pueblo siempre quedó fuera como algo incómodo a los acuerdos hechos por encima de él y contra él.

Lo que está pasando ahora con el intento de impeachment a la Presidenta Dilma Roussef, legítimamente elegida, es dar continuidad a esta política de conciliación de las élites, del capital rentista y financiero, de aquel 10%, que según el IBGE de 2013 controla el 42% de la renta nacional. Jessé Souza del IPEA los enumera: son 71.440 super ricos que manejan por detrás el Estado y los rumbos de la economía en la perspectiva de sus intereses, absolutamente egoístas, conservadores y antipopulares. No les importa la perversa desigualdad social, una de las mayores del mundo, que se traduce en la favelización de nuestras ciudades, violencia absurda, generando humillación, prejuicio y degradación social por falta de infraestructura, de sanidad, de escuela y de transporte.

Si Brasil fue fundado como empresa y para continuar como empresa transnacionalizada, es hora de refundarlo como sociedad de ciudadanos creativos y conscientes de sus valores.

Mi sueño es que la crisis actual, con el sufrimiento que encierra, no sea en vano. Que ella cree las bases para lo que Paulo Freire llamaría “lo inédito viable”: nunca más coalición entre los pocos ricos de espalda a las grandes mayorías. Que se busque viabilizar lo que prescribe la Constitución en su tercer artículo (IV): «promover el bien de todos, sin prejuicios de origen, raza, sexo, color, edad o cualquier otra forma de discriminación».


I was born in Ethiopia – እኔ ኢትዮጵያ ውስጥ ነው የተወለደው

febrero 21, 2016

Iñaki Y was born

I was born in 1985. You are more likely to be born in Africa than in Europe, but I was born in Europe. Only God knows.
I was more likely to be born in Ethiopia than in Spain, but I was born in Spain. Only God knows.
That made the difference. Only God knows .
I was born in Barcelona on 29 March of 1985. That same day, another child was born in Ethiopia like me, but in the middle of a great famine in the region. Born between walls. No health care. The mother could have died in childbirth. The child would probably die within a few days.
I was born in Barcelona, ​​in a hospital and in a great family. That made the difference. Only God knows .
I had a childhood, a balanced diet, love family, friends, I went to school even college. And I’m still alive.
While I was playing carefree other children were “playing” to survive desperately looking for food to stay alive.
While I was spitting food, other children had nothing to put in their mouths.
I did nothing to deserve being born where I was born, by having a great childhood, to live … Only God knows .
It’s a great responsibility. Now it’s taking responsibility. Now it match. Now it’s Africa.
All children deserve the same opportunities no matter where they are born, child birth, and the religion they profess.
In my days in Ethiopia, more than one child received my name. To name a new child, give the name to a new life on earth … Give the name it is more than just give the name. Is to a large part of you, if not most of you, as big and important to you. Give the name is give yourself.

However, the joy of giving your name, becomes sad when the new Iñaki, a few months of life dies.


¿La izquierda latinoamericana ha fracasado? Por Emir Sader

enero 22, 2016

Emir-Sader-01

Aun en la crisis actual de algunos de esos países, las fuerzas que están calificadas para superar la crisis de forma progresista son las de la izquierda latinoamericana del siglo XXI. La derecha se propone restauraciones conservadoras y represivas –el gobierno de Mauricio Macri en Argentina es un ejemplo claro– y la ultraizquierda, un sector sin ningún peso político. El futuro de América Latina en el nuevo siglo depende de la disputa entre gobiernos posneoliberales y proyectos de restauración neoliberal.
Al comienzo del periodo neoliberal, las adhesiones al nuevo modelo fueron muy amplias y rápidas. Empezando con la dictadura de Pinochet en Chile, el nuevo modelo fue incorporando a nacionalismos, como el del PRI en México y el peronismo de Menem en Argentina, a partidos socialdemócratas como en Chile, Venezuela y Brasil. Fue un comienzo avasallador, del que parecía que ninguna corriente podría escapar. El Consenso de Washington y el pensamiento único han buscado consolidar teóricamente la conversión de casi todas las fuerzas políticas a ese modelo.
Sin embargo, el auge neoliberal fue corto. Rápidamente las tres economías más grandes del continente –la mexicana en 1994, la brasileña en 1999, la argentina en 2001/2002– han tenido crisis fulminantes, que han roto con la euforia del éxito del modelo. Sus principales próceres han sido derrotados, algunos de ellos fueron a la cárcel –Fujimori, Carlos Andrés Pérez– o han quedado marcados para siempre por la experiencia negativa de sus gobiernos –como Cardoso y Menem, entre otros. Las economías no han vuelto a crecer, la concentración de renta ha aumentado, así como las deudas públicas. El modelo neoliberal –el gran proyecto de reconversión modernizadora de la derecha– ha fracasado en toda la línea. Fueron derrotados sucesivamente en varios países y en otros se han sucedido gobiernos de derecha, sin mayor éxito.
La izquierda ha resistido como pudo en los años 90, aislada, hasta que ha retomado iniciativa con las elecciones de Hugo Chávez en Venezuela, en 1998; de Lula en Brasil, en 2002; de Néstor Kirchner en Argentina, en 2003; de Tabaré Vázquez en Uruguay, en 2004; de Evo Morales en Bolivia, en 2005; de Rafael Correa en Ecuador, en 2006. Se han abierto procesos de lucha contra la pobreza y la miseria en el continente más desigual del mundo, aun con esos gobiernos recibiendo herencias muy duras, como recesiones prolongadas, sociedades más desiguales, estados más debilitados.
Desde entonces, esos países han pasado por momentos de gran crecimiento económico, estabilidad política y disminución de la pobreza y la miseria de sus historias, aun en el contexto internacional de recesión y de aumento de las desigualdades. Fue por lo menos una década en cada una esas naciones con un esquema virtuoso de crecimiento y distribución de renta. En ese proceso han surgido líderes como Hugo Chávez, Lula, Néstor y Cristina Kirchner, Pepe Mujica, Evo Morales y Rafael Correa, entre otros.
Mientras tanto, la derecha ha jugado sus fichas en países como México y Perú, con inmensos fracasos. Aun cuando la economía crecía en esas naciones, los índices sociales no han mejorado. Los gobernantes se han sucedido, uno después del otro, desprestigiados y derrotados políticamente. Respecto a la ultraizquierda, ha permanecido con sus posturas de críticas teóricas, pero en ningún país ha construido alternativas, que siempre están protagonizadas por la derecha. Ningún liderazgo importante ha surgido ni en la derecha ni en la ultra izquierda.

Desprestigiados y derrotados políticamente.

Después de resistir la más grande crisis del capitalismo internacional desde 1929, aun los países posneoliberales sufren las consecuencias de la profunda y prolongada recesión internacional. Sumado a errores de política interna, se producen crisis en algunas de esas naciones, con derrotas electorales en Argentina y Venezuela, desgaste de gobiernos en Brasil y Ecuador
Sin embargo, aun si no lograran recuperarse en esos países, se puede decir que hubo un fracaso de la izquierda latinoamericana. Se puede hablar de fracaso en países como México y Perú, donde el desgaste político y social de los gobiernos hasta ahora no pudo ser aprovechado por la izquierda para eligir gobieros y construir alternativas al neoliberalismo.
En los países en que pasó a gobernar, la izquierda ha puesto en práctica un modelo victorioso de desarrollo ecónomico con distribución de renta, aun en la contramano de las tendencias internacionales. Es la única región del mundo que logró elegir gobiernos antineoliberales y empezar a poner en práctica procesos de ruptura con el neoliberalismo. Las inmensas transformaciones sociales positivas en esas sociedades permanecen y son una marca incuestionable del éxito de esos gobiernos.
Los mandatarios de izquierda han logrado fortalecer procesos de integración regional por toda América Latina y el Caribe, por primer vez en su historia, procesos relativamente autónomos respecto de Estados Unidos. De forma que esos gobiernos aparecen como eje de la izquierda mundial en el siglo XXI, referencia incluso para fuerzas de la nueva izquierda europea, como Syriza y Podemos.
Aun en la crisis actual de algunos de esos países, las fuerzas que están calificadas para superar la crisis de forma progresista son las de la izquierda latinoamericana del siglo XXI. La derecha se propone restauraciones conservadoras y represivas –el gobierno de Mauricio Macri en Argentina es un ejemplo claro– y la ultraizquierda, un sector sin ningún peso político. El futuro de América Latina en el nuevo siglo depende de la disputa entre gobiernos posneoliberales y proyectos de restauración neoliberal.


Guantánamo, año 13. Por Roberto Montoya

enero 14, 2015

La base naval de Guantánamo y su siniestra prisión no son algo del pasado, un mal recuerdo de la era Bush, sino una cruel realidad que sigue viva y que EE UU no podría seguir manteniendo si no fuera por la cantidad de complicidades de gobiernos y organismos internacionales con las que ha contado y sigue contando. Fuente, Viento Sur

roberto-montoya_1

“Voy a hacer todo lo que pueda para cerrar la prisión de la base de Guantánamo (…) No tiene ningún sentido estar gastando millones de dólares por individuo cuando tenemos formas de resolver este problema de forma más acorde con nuestros valores”. Ese es uno de los argumentos principales que esgrime Barack Obama para proponer el cierre de la prisión de Guantánamo. Seis años después de prometer el cierre del penal militar “en un plazo máximo de un año” para acabar con uno de los símbolos más negros de la guerra contra el terror impulsada por su predecesor, el presidente demócrata evita usar como argumento para proponer su cierre la flagrante violación a los derechos humanos que supone la permanencia de ese campo de concentración del siglo XXI.
Las frases citadas corresponden a la entrevista que Barack Obama concedió al programa State of the Union de la CNN a fines de diciembre pasado. En ella hizo hincapié muy especialmente al alto costo económico que supone para su país el mantenimiento de la siniestra prisión por la que desde el 11 de Enero de 2002 hasta hoy han pasado 779 prisioneros de más de 40 nacionalidades y con edades que oscilan entre los 15 y los 80 años.
Según dijo Obama al Congreso en 2013, el Estado gasta al año unos 800 000 dólares por recluso, cuando utiliza sólo 25 000 dólares por cada preso común en una cárcel de EE UU.
De los 242 prisioneros de Guantánamo que heredó la Administración Obama de la era Bush, quedan todavía, seis años después, 127, lo que eleva el costo para este año a 101,6 millones de dólares, unos 85 millones de euros. Considerando inútil -y excesivamente hipócrita- enarbolar la bandera de los derechos humanos ante el Congreso -con las dos cámaras en manos de los republicanos- y ante la propia opinión pública estadounidense, Obama ha decidido recurrir al factor dinero -los republicanos boicotean cualquier aumento en el gasto público- y a la “eficacia” o “ineficacia” de la prisión de Guantánamo como sus argumentos principales.
En cuanto a la “ineficacia” el presidente estadounidense ya lo dijo en 2013 en rueda de prensa: “Es vital para nosotros entender que Guantánamo no es necesario para la seguridad de Estados Unidos”.
Pero fue por primera vez en la entrevista de diciembre pasado a la CNN cuando añadió un elemento clave: “Guantánamo es algo que continúa inspirando a los yihadistas y extremistas de todo el mundo”.
Y sin duda es así, Guantánamo -como Palestina desde hace muchos más años aún- no solo “inspiran” a los yihadistas, sino que suponen una afrenta, una espina clavada para millones de personas en Oriente Medio y en todo el mundo musulmán especialmente.
Obama reconoce por fin que Guantánamo es un verdadero bumerán para EE UU EE UU EE UU, pero los republicanos y parte de los demócratas no lo ven así.
El Partido Republicano rechazó de plano la posibilidad de juzgar en EE UU a los prisioneros de Guantánamo ante tribunales civiles con todas las garantías procesales, y todos los gobernadores republicanos -y varios demócratas- se negaron a recibir a esos hombres en las prisiones de alta seguridad existentes en sus estados mientras duraran sus procesos, o si a posteriori tuvieran que cumplir sus condenas.
Todos ellos plantearon “problemas de seguridad”, el peligro que alguno se escapara, o que Al Qaeda lanzara ataques contra algún Estado en represalia por mantener a sus compañeros presos. El Partido Republicano amenazó con negarle al Gobierno en el Congreso presupuesto para esa operación de traslado de presos a territorio estadounidense.
Obama, que ha incumplido la mayoría de las promesas que hizo en 2009, está obstinado en conseguir al menos el cierre de la prisión de Guantánamo antes de dejar la Casa Blanca y algunos analistas están convencidos de que lo logrará. En el último año, y particularmente en el último semestre ha logrado enviar a sus países de origen a varios presos; ha convencido también a varios países -el último Uruguay- para acoger a varios de los prisioneros. En todos estos casos son prisioneros contra los cuales no existe cargo alguno, algunos están allí desde 2002. Las organizaciones humanitarias han denunciado que en varios casos los prisioneros son devueltos a sus países de origen sin importar que sean países bajo dictaduras, lugares donde pueden ser torturados, encarcelados nuevamente o incluso asesinados. EE UU vuelve a violar así reglas elementales del Derecho Penal internacional, del Derecho Humanitario y las Convenciones de Ginebra.
Durante estos años al menos siete prisioneros se han suicidado, la mayoría ha mantenido huelgas de hambre durísimas y los mandos militares de la base los forzaron violentamente a alimentarse a través de sondas nasofágicas. La última se inició en enero de 2014 y Obama decidió entonces enviar a 130 médicos y enfermeros militares para ayudar a los médicos de esa prisión a forzar la alimentación de los prisioneros a cualquier precio.
“No quiero que esos individuos mueran”, dijo Obama, utilizando esa violenta técnica que el propio relator de la ONU contra la Tortura, Juan Méndez, describió así: “La alimentación forzada es un procedimiento muy violento, que implica atar al detenido, introducirle tubos por la nariz hasta el estómago y forzarlo a aceptar la comida sin vomitar, algo que puede durar varias horas”.
Los máximos responsables militares consideraron que esas huelgas de hambre eran “parte de la guerra asimétrica que libra Al Qaeda contra EE UU”.
Entre sus múltiples promesas relacionadas con los derechos humanos incumplidas, Obama aseguró que acabaría con los ilegales tribunales militares implantados por Bush a través de una Orden Militar tras los atentados del 11-S, pero después de congelar su actividad durante algún tiempo, autorizó a que siguieran funcionando. Fue una decisión presidencial, a los prisioneros de Guantánamo se les sigue negando el acceso a un tribunal federal y a los derechos a una Justicia independiente que las propias sacrosantas Enmiendas promulgadas por los Padres Fundadores reconocen para todos los detenidos.
Obama tiene ahora prisa, en la recta final de su mandato, por dejar al menos su huella con dos medidas de alto valor simbólico, el cierre de la prisión de Guantánamo y el levantamiento del bloqueo a Cuba, precisamente el país donde está enclavada desde 1903 ilegalmente esa prisión, esa base naval.
Bill Clinton también firmó el Protocolo de Kioto en 2001 en la última semana de su mandato -tras ocho años en el poder- y dejó la patata caliente de su ratificación a su sucesor, a George W. Bush, pero EE UU sigue sin ratificarlo más de 13 años después.
Previsiblemente Obama tampoco podría concretar esas dos medidas en los dos años que le quedan de mandato, aunque realmente tuviera una férrea voluntad política de conseguirlo, por lo que son fundamentalmente acciones de imagen para paliar al menos algo su desastrosa gestión y no ponerle las cosas aún más difícil al candidato demócrata a las presidenciales de noviembre de 2016.
Por más celeridad que supuestamente Obama quiera dar al vaciamiento de la prisión de Guantánamo hay unos cuarenta presos a los que los mandos militares de Guantánamo y sus tribunales militares consideran “potencialmente peligrosos”, aunque no han podido presentar cargos concretos contra ellos. Aunque hasta ahora no hay una postura oficial sobre qué hacer con ellos, en el Pentágono ha prevalecido hasta ahora la posición favorable a no innovar, a dejar las cosas como están, al menos hasta que se considere que han dejado de ser “peligrosos”, algo totalmente subjetivo.
Los republicanos sostienen que el mejor lugar es donde están, en el goulag caribeño. El hombre al que Obama había nombrado en julio de 2013 para vaciar Guantánamo antes de que acabe su Administración el 20 de enero de 2017, Clifford Sloan, terminó dimitiendo en diciembre pasado ante la impotencia que sentía para poder concretar su misión.
El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, ya advirtió en noviembre pasado: “En momentos en que los yihadistas islámicos decapitan estadounidenses, la Casa Blanca está tan decidida a trasladar a estos terroristas desde Guantánamo a Estados Unidos que analiza la manera de ignorar al Congreso y reescribir unilateralmente la ley”.
El Partido Republicano advierte así a Obama para que no se atreva a utilizar sus poderes presidenciales saltándose al Congreso para cerrar Guantánamo, pero en estos seis años transcurridos en realidad el presidente demócrata y Nobel de la Paz no ha amenazado en ningún momento con utilizar esos recursos especiales para poder cumplir con la que en su momento fue una de sus promesas estrella.
La base naval de Guantánamo y su siniestra prisión no son algo del pasado, un mal recuerdo de la era Bush, sino una cruel realidad que sigue viva y que EE UU no podría seguir manteniendo si no fuera por la cantidad de complicidades de gobiernos y organismos internacionales con las que ha contado y sigue contando.


Cuba, la Unión Europea y los derechos humanos Salim Lamrani

marzo 12, 2014

Cuba acaba de aceptar la propuesta de diálogo por parte de la Unión Europea. Pero para normalizar las relaciones, Bruselas tendrá que levantar la Posición Común – obsoleta y contraproducente – vigente desde 1996,.
El 10 de febrero de 2014, la Unión Europea aprobó por unanimidad de sus 28 miembros abrir un diálogo con el gobierno cubano para superar el diferendo que los separa desde hace casi veinte años. El 6 de marzo de 2014, Cuba aceptó la propuesta de diálogo.
En 1996, bajo la égida del antiguo Primer Ministro español, José María Aznar, la Unión Europea decidió alinearse con la política exterior de Washington hacia La Habana y renunciar a su postura soberana e independiente. El acuerdo era sencillo. Por un lado Estados Unidos, que acababa de adoptar la ley Helms-Burton que reforzaba el estado de sitio económico impuesto a Cuba desde 1960 y sancionaba las multinacionales extranjeras que invertirían en la isla, aceptó preservar los intereses europeos. Pero a cambio, Bruselas debía alinearse con su política exterior e imponer sanciones a Cuba.
Desde esa fecha, la Unión Europea impone una “Posición Común” que se ha convertido en el pilar de la política exterior de Bruselas hacia La Habana. Limita los intercambios políticos, diplomáticos y culturales y constituye el principal obstáculo a la normalización de las relaciones entre las dos partes. La razón es la misma que usa Washington para justificar su hostilidad hacia Cuba: la situación de los derechos humanos.
Cinco aspectos fundamentales definen la política europea hacia La Habana: su carácter unilateral, su alcance discriminatorio, su lógica contradictoria, su fundamento ilegítimo y su ineficacia demostrada.
Las sanciones políticas y diplomáticas que impone la Unión Europea son unilaterales y arbitrarias. Cuba jamás ha atentado contra los intereses fundamentales de Bruselas y nunca se ha mostrado hostil. Al contrario, el Gobierno de La Habana siempre ha deseado establecer relaciones normales con las naciones europeas, basadas en el respeto mutuo, la reciprocidad y la no injerencia en los asuntos internos.
La Posición Común también es discriminatoria y contradictoria. El único país del continente americano que sufre semejante sanción es la isla de Cuba. Bruselas no estigmatiza a ninguna otra nación, desde Canadá hasta Argentina, por la cuestión de los derechos humanos. Ahora bien, según el último informe de Amnistía Internacional de 2013, Cuba está lejos de ser el peor alumno en cuanto a la problemática de los derechos humanos. Al revés, un estudio minucioso del tema revela que, según la organización, la situación de los derechos humanos en Cuba es una de las menos desfavorables del continente americano. Incluso resulta difícil hallar una nación americana, desde Canadá hasta Argentina, con un balance mejor que el de la isla del Caribe.salim_lamrani2
Las sanciones europeas también son ilegítimas. En efecto, si Bruselas tiene la ambición erigirse en juez moralizador, debe ser irreprochable en cuanto a los derechos humanos. Ahora bien, el informe 2013 de Amnistía Internacional es abrumador para la Unión Europea y afecta singularmente su credibilidad y autoridad en dar lecciones a La Habana. La mayoría de las naciones de la Europa de los 27 presenta una situación de los derechos humanos mucho más desastrosa que la de Cuba.
A guisa de ejemplo, en cuanto a España, Amnistía Internacional denuncia actos de “tortura y malos tratos” cometidos por las fuerzas del orden, así como la impunidad de la cual gozan los policías responsables de homicidios. La organización denuncia el racismo institucionalizado contra las minorías por parte de las autoridades, así como la violencia contra las mujeres españolas que costó la vida a 46 en 2012. Para Francia, Amnistía denuncia también la impunidad de las fuerzas del orden responsables de asesinatos, así como actos de tortura por parte de la policía. Nunca se han reportado hechos similares en Cuba.
Finalmente, al alinearse con la política exterior de Estados Unidos contra Cuba, la Unión Europea se encuentra aislada en la escena internacional, y particularmente en América Latina que rechaza toda sanción arbitraria contra La Habana. Cuba está plenamente integrada en el ámbito continental y los 33 países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que incluso eligieron presidente a Raúl Castro, expresaron su apoyo político y diplomático a Cuba. En enero de 2014, 31 jefes de Estado de 33 del continente latinoamericano y caribeño viajaron a Cuba para participar en la Cumbre de la CELAC y reafirmaron su rechazo no sólo al estado de sitio anacrónico y cruel que impone Estados Unidos a los cubanos, sino también a la política de la Unión Europea.
La Unión Europea es una potencia económica innegable, aunque se encuentra enfrentada a una grave crisis sistémica. No obstante, mientras no adopte una política racional e independiente –lejos de la sombra tutelar de Estados Unidos– que responda a sus propios intereses, seguirá siendo una enana diplomática sin influencia en la escena internacional.


Rafael Correa critica prevalencia del capital sobre el ser humano

octubre 29, 2013

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, criticó este martes la prevalencia del capital sobre el ser humano, al afirmar que el pleito que mantiene la petrolera estadounidense Chevron con su país “es un claro ejemplo del imperio del capital, de cómo el capital internacional no puede ser juzgado, porque no quiere asumir su responsabilidad”.

Durante su visita oficial a Moscú, el Mandatario ecuatoriano concedió una entrevista exclusiva a la cadena Russia Today (RT), en la que abordó también otros temas como el espionaje de Estados Unidos, el proceso de integración en América Latina y la cooperación bilateral entre Quito y Moscú.

En primer lugar, Correa cuestionó que los centros de arbitraje en el mundo trabajen y actúen en función del capital, y no del bienestar humano y global.

Recordó que Chevron perdió un juicio en Cortes ecuatorianas, pero como se niega a sumir su responsabilidad, “ahora lleva a Ecuador a esos tribunales de La Haya, diciendo que el Estado ecuatoriano es el que tiene que pagar la sentencia” por la fuerte contaminación ambiental que dejó a su paso la petrolera.

Explicó que, para este caso, Chevron y La Haya quieren aplicar tratados firmados con EE.UU. en 1997, los cuales son para afrontar problemas entre Estado y empresa. “El juicio de la petrolera con los damnificados de la Amazonía es un proceso entre privados, ni siquiera es materia del tratado. Pese a eso el tribunal se declara competente”, sostiene Correa.

“El tribunal ordena a Ecuador suspender la sentencia, sin siquiera importarles que tenemos un Estado de derecho. De esta forma siguen las jugarretas para tratar de dejar impunes a las transnacionales que, con su dinero, tribunales y cabildeos ante el Congreso estadounidense, se creen por encima de la ley y con derecho a aplastar a países pequeños”, detalló.

Precisamente, condenó que esta intromisión de Washington va de la mano con su programa de espionaje masivo contra más de 30 países y líderes mundiales. Correa cuestionó el hecho de que Estados Unidos se crea, a sí mismo, “el árbitro del bien y del mal”.

“Nosotros somos partícipes de un mundo multipolar, democrático, donde se actúe en base a reglas de juego y no del Gobierno de un país que se crea superior al resto del mundo, y al mismo tiempo caiga en tremendas contradicciones como el espionaje masivo que se ha evidenciado últimamente”, enfatizó.

Injusto orden mundial

El Presidente acotó que el orden mundial no cambiará en un futuro cercano. “Somos idealistas con los pies bien puestos sobre la tierra. El orden mundial no solo es injusto, es inmoral. Ese orden lo cambiarán los ciudadanos del primer mundo, una vez que ellos se den cuenta que también son víctimas del imperio del capital”, precisó.

Igualmente, Correa añadió que “desde Ecuador no aspiramos cambiar el orden mundial, sino proteger a nuestros pueblos de la injusticia. Para eso se requiere la integración latinoamericana, para unidos ser más fuertes y tener más presencia internacional”, señaló.

También destacó que en América Latina se siente una contraofensiva de estructuras conservadoras, motivo por el cual la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la integración puede proteger a los pueblos de casos como el de Chevron, a través de estructuras más justas”.

Por último, Correa adelantó que tiene previsto reunirse este martes con su homólogo Vladimir Putin, con quien dese rubricar una declaración conjunta en el Kremlin, que agilice la firma de acuerdos sobre cooperación en ciencia y tecnología, investigación científica y transferencia tecnológica.


A %d blogueros les gusta esto: