Federico Mayor Zaragoza. Yo también pido la palabra por la educación

abril 29, 2017
La SAME 2017 tiene un lema que debemos procurar retener a lo largo del año para nuestro comportamiento cotidiano: “Pido la palabra por la educación”.
Es cierto que únicamente seres educados, es decir “libres y responsables”, como magistralmente los define el artículo 1º de la Constitución de la UNESCO, serán capaces -en estos momentos históricos en que si no rectificamos las tendencias actuales podrían alcanzarse punto de no retorno- de adoptar las medidas adecuadas y oportunas para que nuestro legado a las generaciones venideras no sea el de una Tierra deteriorada, de una habitabilidad reducida.
Educación para actuar a tiempo, para ser y no para tener. Educación para ejercer plenamente las facultades distintivas de la especie humana (pensar, imaginar anticiparse, ¡crear!) que son nuestra esperanza. Cada ser humano único capaz de inventar el mañana y demostrar que muchos imposibles hoy pueden convertirse en realidad.
¿Educación por quién? Por los progenitores, por los maestros, por los medios de comunicación… teniendo siempre muy claro que, en todos estos casos, “más vale un ejemplo que cien sermones”, porque lo que no puede pretenderse es que lo que se explica en las aulas como pautas a seguir no se corresponda con la conducta de quienes, próximos o distantes, aparecen como referentes.
Educación para todos a lo largo de toda la vida: Educación para la mediación y el diálogo. Educación para la conciliación, porque gracias a la tecnología digital ya podemos expresarnos, ya sabemos lo que acontece en todos los rincones de la tierra y, sobre todo, la mujer, marginada desde el origen de los tiempos, tiene progresivamente el papel que le corresponde en la toma de decisiones. No me canso de repetirlo: la transición de la razón de la fuerza a la fuerza de la razón, de la imposición a la palabra, sólo tendrá lugar cuando la mujer –“que sólo excepcionalmente utiliza la fuerza cuando el hombre sólo excepcionalmente no la utiliza”, en palabras del Presidente Nelson Mandela- ocupe el lugar que le corresponde en el diseño de la sociedad futura.
Pido la palabra por la Educación: que todos tengan acceso, en cualquier momento de su vida, porque si hay algún tren que nunca nadie debe perder es el del pleno desarrollo de las inverosímiles capacidades intelectuales humanas.
Todos los seres humanos iguales en dignidad.
Será una educación inclusiva, durante toda la vida, equitativa, de calidad, la que nos permitirá aprender a vivir juntos, a conocer y hacer para que, como lo recuerda el artículo 1º de la Declaración Universal, vivamos “fraternalmente”.
¡Pido la palabra por la Educación! 

Exitoso encuentro internacional Ciudades Educadoras, en Granollers

marzo 25, 2017

El año 1994 nació  la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras formada por más de 360 ciudades de 35 países. La Asamblea 2017 se ha celebrado  en Granollers, capital del Vallès Oriental. Fotos. Toni Torrillas

Las reuniones se llevaron a cabo en el Teatro Auditorio de Granollers, con interesantes Diálogos seguidos por más  de 60 asambleístas llegados de 16 países del Paneta y de muchas otras personas y asociaciones que quisimos compartir sus conocimientos, en  las actividades abiertas a toda la población.

Granollers organizó un Programa de iniciativas y visitas para mostrar, a los visitantes  nuestra ciudad, Escuelas, Monumentos, Centros de atención, Recorrido de la Memoria Histórica ésta pequeña ciudad  vallesana que es  Granollers.

Se llevaron a cabo Diálogos con representantes del mundo local, con expertos del mundo académico, y un singular Concierto del Coro Infantil Amics de la Unió que hizo las delicias de propios y extraños.

He comentado con anterioridad la jornada del jueves. Memorable por los dos Diálogos entre Emilia Sáiz del CGLU y Josep Mayoral alcalde de Granollers. La Conferencia de Federico Mayor Zaragoza “Ciudad y Educación” moderado todo por Jordi Collet.

El viernes la sesión de tarde se inició con un Dialogo sobre “El Derecho a Ciudad” entre la Sra. Sylvie Ducatteau, en representación de la conurbación de Plaine Commune que ostenta la Vicepresidencia de la Comisión de Inclusión Social, Democracia Participativa y Derechos Humanos de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU), y el Sr. Xavier Bonal, Profesor de Sociología de la Educación de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Siguió luego la Asamblea General de la Asociación a puerta cerrada.

Aprovechamos aquel tiempo para conversar con los amigos que, igual que yo, esperábamos el Dialogo sobre Espacio Público que mantuvieron, conducido por Pietat Sanjuan, el alcalde de Granollers Josep Mayoral y la alcaldesa de Badalona Dolors Sabaté.

Interesante, inteligente forma de pensar respecto a  sus  respectivas ciudades. Granollers con 60 mil habitantes, dirigida por Josep Mayoral , del PSC, hace casi cuatro legislaturas y Badalona con 204 mil, hasta hace dos años en manos del PP,  dirigida des de hace dos años por Dolors Sabaté  de Podemos.

Mayoral afirmaba que la fuerza de la ciudad llega a través de las personas, que son ellas las protagonistas del espacio público. Luego somos nosotros,  quienes incorporamos la visión global en todos los proyectos de la ciudad.

Dolors Sabaté en cambio dijo que Badalona ha crecido muy desordenadamente, que de 50 mil habitantes pasó a 204 mil. Nuestro eslogan, desde que estamos en la alcaldía es: “Queremos una ciudad vivible”. “Firmamos la Carta en tanto que Ciudad Educativa con gran energía y esperanza, lo que sucede es que pivota en el área de Educación pero no en la urbanística.”

El anterior gobierno era de derechas, y “nosotros intentamos recuperar y superar el tema desde la transversalidad. Hemos hecho solo dos plazas con la participación ciudadana. Estamos trabajando para que, muy  pronto, la participación sea global”

Han sido dos hermosas Jornadas compartidas con personas  del orbe.  El encuentro ha servido para  insuflar más, si cabe, la pasión por la educación y el compromiso. Los participantes han dado su visión respecto a la labor llevada a cabo, compartiendo, esperanzados,  ideas para un  futuro con nuevos logros.

 


¿ Sómos Migrantes o Emigrantes?

enero 29, 2017

 

La vida es para vivirla, NO para sufrirla. ¿Qué nos está sucediendo?

Escuchando a Rafael Correa, tras el merecido Honoris Causa de la Universidad de Barcelona, por su labor frente a la Educación, me reafirmo en que, EDUCACIÓN,  debería ser el arma más importante  a esgrimir por todos los Gobiernos del orbe. Un pueblo preparado es capaz de afrontar no importa las inclemencias.

correa_rafael 20 ebrero 2011La inversión en Educación de Ecuador, explicó el presidente Correa fue multiplicada por cuatro. Qué decir de la Ciudad de la Ciencia, de los Centros de Investigación, las Industrias de vanguardia, la atención a los chico/as de la calle enseñándoles un oficio. Un sueño de excelencia y esperanza frente al futuro.

Ecuador ha pasado de ser emigrante, a recibir a quienes huyen de sus países en busca de mejor futuro, entre los cuales España.

¿Por qué este desatino? El Neoliberalismo ha hecho estragos. Solo importa la economía de unos pocos que ignoran al resto, que somos mayoritarios.

Quienes tenemos determinada edad, hemos sobrevivido a una guerra civil y otra mundial, que sabemos de las dificultades  habidas para poder comer, vestir, ir a la escuela, nos cuesta aceptar determinados planteamientos, los que hoy se suscitan en muchos hogares.

El consumo la necesidad de comprar, de cambiar el coche, de tener un apartamento para ir a esquiar o, y, para ir a la playa han obligado a hacer malabarismos a algunos, o mercadear no importa el precio a otros, olvidándose de que tienen familia.

¿Eso es vivir? Tengo clara idea de lo que supone para mí vivir la vida: disfrutar de lo que me rodea, familia, amigos,  sin ambicionar lo que tiene otra persona y que yo no tengo ni, pretendo.

Hoy, las familias a penas se conocen, porque cambian, sin rubor. No se detienen a pensar lo que supone para los hijos. Se hablan por whatsap, tal vez por teléfono de vez en cuando. No se comunican, todos apresados sin tiempo para respirar ni saber de la salud unos de otros. Trabajan para pagar hipotecas, para poder mantener su estatus, su aspecto joven…Triste vivir.

No saber envejecer es, si existe el pecado, un gran pecado que clama venganza al cielo.

Recupero a los ecuatorianos que vinieron en busca de trabajo, la mayoría de los cuales lo ejercieron con gran dignidad ayudando desde acá a sus familias, a soportar la fuerte crisis que sufrieron por causas diversas, como ha dicho el Presidente Correa, por la gran evasión fiscal de los grandes terratenientes de su país, que no colaboraban en lo que debían, ayudar a los menos favorecidos a través de sus impuestos.

Me gustó cuando Rafael Correa  dijo ”los seres humanos son nuestro capital”. Bella frase, imagen extra que seguro es una realidad.

Tristemente para una enorme mayoría, la única brújula que les domina es el mercado,  el capital, su estatus social.

¿Tanto tienes tanto vales? ¡NO! es tu manera de ser y comportarte ante la vida la que te da valor.


XV Encuentro de jóvenes y Memoria “La educación es la práctica de la libertad” Adolfo Pérez Esquivel:

noviembre 25, 2016

educacion

El presidente de la Comisión Provincial por la Memoria y Nobel de la paz, Adolfo Pérez Esquivel, conversó ayer con los jóvenes que participan del XV Encuentro de cierre del programa Jóvenes y Memoria en Chapadmalal. “Este espacio es un espacio de libertad, de esperanza. Un espacio para construir con el otro el cambio social y político”, señaló Pérez Esquivel. En estos primeros días, el encuentro ya reunió a unos 3 mil jóvenes que, desde sus escuelas, barrios y ciudades, activan las memorias locales y denuncian las violaciones a los derechos humanos hoy.

“La memoria nos ilumina el presente, porque es en el presente donde podemos construir el futuro”, expresó el presidente de la CPM, Adolfo Pérez Esquivel, ante un auditorio del hotel 8 lleno de jóvenes, coordinadores y docentes de toda la provincia de Buenos Aires. Durante un conversatorio, Pérez Esquivel habló de las deudas pendientes de la democracia: las desigualdades e injusticias que producen modelos económicos opresivos, las violencias del Estado y el reconocimiento de los pueblos originarios, entre otros. También destacó el sentido de la educación como práctica de la libertad. Esa posición política define, desde hace 15 años, el programa de la Comisión Provincial por la Memoria.

“Ustedes, en Jóvenes y Memoria, investigan y conocen lo que nos pasó y también lo que nos pasa, eso genera conciencia crítica, valores e identidad”, dijo Pérez Esquivel. Esa identidad que, en cada Chapadmalal, se construye desde la diversidad, desde la interrelación con el otro. Una identidad que se construye, a su vez, bajo un piso común: la defensa de la democracia y la lucha por los derechos humanos.

Los miles de jóvenes que pasan año a año por el programa de la CPM asumen ese compromiso con su historia y su futuro; recorren sus barrios, escuelas y ciudades, activan las memorias locales y denuncian las violaciones a los derechos humanos del presente. A ellos, Adolfo Pérez Esquivel los invitó a construir juntos otra sociedad posible: “Una revolución que se hace por la indignación frente a las injusticias”.

En esta XV edición de Jóvenes y Memoria, el presidente de la CPM recorrió los auditorios, se acercó a las investigaciones que presentaron las escuelas y organizaciones sociales, culturales y políticas de distintos puntos de la provincia: San Fernando, Ituzaingó, La Matanza, Adolfo González Chaves. Intervenciones urbanas, documentales, obras de teatro y presentaciones musicales que buscan romper los silencios que todavía cargan sus localidades, que denuncian la violencia policial, la discriminación como legitimación de la desigualdad, que reclaman el derecho a la comunicación y la defensa de la educación pública.

Como cada año, estas investigaciones permiten trazar un mapa amplio de temas y actores que marcan la agenda política del momento. En estos primeros días, unos 3 mil pibes y pibas ya pasaron por Chapadmalal y, hasta el 6 de diciembre, seguirán llegando. 13 mil jóvenes comprometidos, 13 mil jóvenes que participan e intervienen: “Los jóvenes somos los protagonistas de Chapadmalal”, dicen las chicas de le Escuela Técnica N1 de Mercedes. En la misma línea, la directora general de la CPM, Sandra Raggio, agrega: “Nos seguimos encontrando en este espacio que ya es un derecho conquistado por los jóvenes”.

El programa de la CPM propone a los jóvenes ser actores en los procesos de construcción de la memoria colectiva y la defensa de los derechos humanos. “El encuentro Jóvenes y Memoria es poder compartir, conocerse, mirarse y llenarse de fuerzas unos a otros. Este encuentro es un nuevo amanecer y nos demuestra que nunca estamos solos, siempre tenemos la obligación con nuestro pueblo y siempre en los pueblos hay capacidad de resistencia para construir una sociedad mejor”, cerró Adolfo Pérez Esquivel.


John Kennedy . 53 años tras su asesinato en Dallas.

noviembre 22, 2016

jfk_limousineQuienes tenemos determinada edad, recordamos la fecha de hoy con horror: ver en directo por TV, como asesinaban al presidente John F. Kennedy, el 22 de noviembre de 1963 en Dallas, Texas USA..
Kennedy, trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos fue mortalmente herido mientras circulaba con el coche presidencial en la Plaza Dealey.
Las investigaciones oficiales dictaminaron que el asesino fue Lee Harvey Oswald, un empleado del almacén Texas School Book Depository en la Plaza Dealey. Le disparó tres balas y dijeron que fue la tercera la que acabó con su vida.
Nunca ha quedado claro si actuó solo o en compañía. Era complicado ya que, el vehículo en el que viajaba junto a su esposa Jackeline se movía y no era una diana fija.
El impacto sobre la población fue tremendo, John Kennedy había sido mitificado por muchos americanos y, también, por personas de distintas latitudes.
Recuerdo que mi abuela lloró desconsoladamente.
Hoy, no pararíamos de llorar visionando las tragedias humanas que azotan a la Humanidad pero, nadie llora ni protesta.
Kennedy tomó posesión de su cargo el 21 de enero de 1961. Una de sus primeras acciones fue recomendar la puesta en libertad del líder negro Martin Luther King, que cumplía una condena a trabajos forzados en Georgia.
Su actuación a favor de la integración racial fue muy notoria, pero tildada de vacilante por sus adversarios que rechazaron también su proyecto de ley de derechos civiles que encontró, en el Congreso, una muy fuerte oposición. Su huella impactó de manera especial entre los negros, que le comparaban con el presidente Abraham Lincoln.
Aunque solo gobernó mil treinta y siete días, sus medidas renovadoras se sucedieron: ayuda federal al sistema educativo, impulso a la cultura y a las artes, relanzamiento de la economía, crecimiento del consumo, de las inversiones privadas. También logró recuperar el retraso aerospacial del país respecto a la Unión Soviética. Considero que fue un gran Presidente.


La cultura de la paz y los derechos de los pueblos Adolfo Pérez Esquivel

mayo 12, 2016

La memoria no es pasado, la memoria ilumina el presente. Los pueblos sin memoria, los pueblos que olvidan, son pueblos que desaparecen. Por eso se trata de responder con una resistencia organizada para enfrentar mediante una lucha no violenta al sistema dominante. Nosotros, los pueblos del mundo, somos los que tenemos la capacidad de este cambio.

adolfo PE

Muchos han sido en la historia de la humanidad los atentados a la vida humana y de allí surgieron también herramientas normativas, pactos de convivencia, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, creada después de la Segunda Guerra Mundial. La bomba lanzada sobre Hiroshima, que dejó profundas huellas en el pueblo japonés, el Holocausto y otras tantas matanzas, son expresiones de lo peor de la condición humana. Con la caída del Muro de Berlín y el fin de la llamada guerra fría, una potencia vino a monopolizar la hegemonía del poder: Estados Unidos de Norteamérica. Otras guerras presentes e inacabables se extienden en Medio Oriente, Libia, Siria, Irak y Afganistán. Guerras provocadas por esta potencia en defensa y tutela de grandes intereses del complejo industrial-militar. Miles y miles de personas mueren asesinadas, y otras miles, tratando de salvar sus vidas, fallecen y se pierden en el mar. El mar no deja huellas, pero estas huellas quedan en la conciencia de la gente.

Entonces, cuando hablamos de democracia y de paz, tenemos que interpelar esos conceptos. ¿De qué democracia y de qué paz estamos hablando? La democracia se construye. ¿Al mundo le importan las lágrimas de los oprimidos? Albert Camus afirmaba que la vida humana comienza del otro lado de la desesperación. Por eso debemos tener la utopía como horizonte y si no existe, debemos tener la capacidad de inventarla. De ahí el concepto de resistencia. Otro mundo es posible. Aunque no se pueda cambiar todo, lo peor que podemos hacer es ser indiferentes. El otro tiene los mismos valores y los mismos derechos que cada uno de nosotros, y si perdemos de vista al ser humano nos perdemos a nosotros mismos.

Hay un proverbio que reza: “Si no sabes a dónde vas, regresa para saber de dónde vienes”. Nosotros venimos del continente de la tierra profunda. Y nos duele lo que pasa en el continente, y nos duele lo que pasa en México. Y nos duele Ayotzinapa que, en la crudeza de los hechos, puso nuevamente sobre el tapete la dimensión y el alcance de la desaparición en este país.

Este continente sufrió en muchos países la militarización impuesta por Estados Unidos por conducto de dictaduras instaladas por la violencia, mediante un plan perfectamente estructurado, que dejó miles de muertos, torturados, exiliados, secuestrados e instauró la desaparición. De ahí surge la figura de la desaparición forzada de personas como crimen de lesa humanidad.

Lo que ocurre hoy en México son delitos de lesa humanidad. La CIDH está investigando estos delitos y debe continuar haciéndolo. Hay que superar la impunidad jurídica, porque mientras exista la impunidad, continuarán cometiéndose estos crímenes aberrantes.

La época de las dictaduras está presente hoy en la vida de nuestros pueblos y nuevas estrategias de dominación se expanden y consolidan.

Hoy se pretende afianzar en estas sociedades la cultura de la violencia. Hay que desarmar la razón armada a través de la cultura de la paz, respetando la diversidad que es la riqueza de los pueblos, privilegiando al ser humano sin distinción, sin preguntar su ideología. Hay que hacer caminar la palabra, cuidar la palabra. La palabra es vida.

Los pueblos tienen que ser protagonistas de su propia historia. No pueden ser pasivos. La pasividad no es la paz.

Tenemos muchas expresiones de resistencia: la de los pueblos originarios; la de las mujeres, las Madres de Plaza de Mayo son un ejemplo de resistencia; la lucha por los derechos humanos; en México la resistencia en Chiapas y otras expresiones de lucha.

Los pueblos indígenas sostienen su cosmovisión del mundo y hablan del “buen vivir” cuando las necesidades del ser humano están satisfechas.

El mundo ha cambiado, hay que pensar en un nuevo contrato social para la humanidad, necesidad frente a la cual es muy importante el rol que juegan los gobiernos, las sociedades, las organizaciones, las instituciones, la universidad.

La educación es muy importante para los pueblos y la conciencia de las nuevas generaciones.

La memoria no es pasado, la memoria ilumina el presente. Los pueblos sin memoria, los pueblos que olvidan, son pueblos que desaparecen. Por eso se trata de responder con una resistencia organizada para enfrentar mediante una lucha no violenta al sistema dominante. Nosotros, los pueblos del mundo, somos los que tenemos la capacidad de este cambio.


La cultura de la paz y los derechos de los pueblos. Por Adolfo Pérez Esquivel

mayo 1, 2016

La memoria no es pasado, la memoria ilumina el presente. Los pueblos sin memoria, los pueblos que olvidan, son pueblos que desaparecen. Por eso se trata de responder con una resistencia organizada para enfrentar mediante una lucha no violenta al sistema dominante. Nosotros, los pueblos del mundo, somos los que tenemos la capacidad de este cambio. La Jornada

Adolfo viñetas

Muchos han sido en la historia de la humanidad los atentados a la vida humana y de allí surgieron también herramientas normativas, pactos de convivencia, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, creada después de la Segunda Guerra Mundial. La bomba lanzada sobre Hiroshima, que dejó profundas huellas en el pueblo japonés, el Holocausto y otras tantas matanzas, son expresiones de lo peor de la condición humana. Con la caída del Muro de Berlín y el fin de la llamada guerra fría, una potencia vino a monopolizar la hegemonía del poder: Estados Unidos de Norteamérica. Otras guerras presentes e inacabables se extienden en Medio Oriente, Libia, Siria, Irak y Afganistán. Guerras provocadas por esta potencia en defensa y tutela de grandes intereses del complejo industrial-militar. Miles y miles de personas mueren asesinadas, y otras miles, tratando de salvar sus vidas, fallecen y se pierden en el mar. El mar no deja huellas, pero estas huellas quedan en la conciencia de la gente.

Entonces, cuando hablamos de democracia y de paz, tenemos que interpelar esos conceptos. ¿De qué democracia y de qué paz estamos hablando? La democracia se construye. ¿Al mundo le importan las lágrimas de los oprimidos? Albert Camus afirmaba que la vida humana comienza del otro lado de la desesperación. Por eso debemos tener la utopía como horizonte y si no existe, debemos tener la capacidad de inventarla. De ahí el concepto de resistencia. Otro mundo es posible. Aunque no se pueda cambiar todo, lo peor que podemos hacer es ser indiferentes. El otro tiene los mismos valores y los mismos derechos que cada uno de nosotros, y si perdemos de vista al ser humano nos perdemos a nosotros mismos.

Hay un proverbio que reza: “Si no sabes a dónde vas, regresa para saber de dónde vienes”. Nosotros venimos del continente de la tierra profunda. Y nos duele lo que pasa en el continente, y nos duele lo que pasa en México. Y nos duele Ayotzinapa que, en la crudeza de los hechos, puso nuevamente sobre el tapete la dimensión y el alcance de la desaparición en este país.

Este continente sufrió en muchos países la militarización impuesta por Estados Unidos por conducto de dictaduras instaladas por la violencia, mediante un plan perfectamente estructurado, que dejó miles de muertos, torturados, exiliados, secuestrados e instauró la desaparición. De ahí surge la figura de la desaparición forzada de personas como crimen de lesa humanidad.

Lo que ocurre hoy en México son delitos de lesa humanidad. La CIDH está investigando estos delitos y debe continuar haciéndolo. Hay que superar la impunidad jurídica, porque mientras exista la impunidad, continuarán cometiéndose estos crímenes aberrantes.

La época de las dictaduras está presente hoy en la vida de nuestros pueblos y nuevas estrategias de dominación se expanden y consolidan.

Hoy se pretende afianzar en estas sociedades la cultura de la violencia. Hay que desarmar la razón armada a través de la cultura de la paz, respetando la diversidad que es la riqueza de los pueblos, privilegiando al ser humano sin distinción, sin preguntar su ideología. Hay que hacer caminar la palabra, cuidar la palabra. La palabra es vida.

Los pueblos tienen que ser protagonistas de su propia historia. No pueden ser pasivos. La pasividad no es la paz.

Tenemos muchas expresiones de resistencia: la de los pueblos originarios; la de las mujeres, las Madres de Plaza de Mayo son un ejemplo de resistencia; la lucha por los derechos humanos; en México la resistencia en Chiapas y otras expresiones de lucha.

Los pueblos indígenas sostienen su cosmovisión del mundo y hablan del “buen vivir” cuando las necesidades del ser humano están satisfechas.

El mundo ha cambiado, hay que pensar en un nuevo contrato social para la humanidad, necesidad frente a la cual es muy importante el rol que juegan los gobiernos, las sociedades, las organizaciones, las instituciones, la universidad.

La educación es muy importante para los pueblos y la conciencia de las nuevas generaciones.

La memoria no es pasado, la memoria ilumina el presente. Los pueblos sin memoria, los pueblos que olvidan, son pueblos que desaparecen. Por eso se trata de responder con una resistencia organizada para enfrentar mediante una lucha no violenta al sistema dominante. Nosotros, los pueblos del mundo, somos los que tenemos la capacidad de este cambio.


A %d blogueros les gusta esto: