Las guerras agrarias ya han empezado. Gustavo Duch

marzo 22, 2014

Permítanme que, con tres informaciones, les exponga un nuevo y poco conocido argumento para explicar (o ayudar a explicar) la desestabilización de Ucrania y los acontecimientos derivados.
La primera sucedió el pasado 2013, cuando al poco tiempo de que Ucrania derogara la ley que prohibía a los extranjeros comprar tierras, apareció China con un talonario en la mano y, a cambio de un préstamo de 3 mil millones de dólares para el desarrollo agrícola, cerró un acuerdo que le permite explotar, durante 50 años, una superficie similar a todo el tamaño de Galicia, 3 millones de hectáreas de tierra agraria. China, igual que otras potencias que saben que no disponen de capacidad agraria suficiente para alimentar a su población, e igual que fondos financieros que saben que la tierra fértil es un bien finito con el que especular con éxito, llevan ya unos 10 años en una una loca carrera para conseguir, de buenas o malas maneras, el control de la tierra agrícola. ¿Iban a pasar desapercibidas las extensiones de la tierra negra ucraniana, quizás la más fértil de toda Europa? Efectivamente, no.
La segunda se gesta cuando quien fuera el presidente de Ucrania, el ahora destituido Viktor Ianukóvitdos, a finales del año pasado decidió rechazar el Tratado de Libre Comercio que la Unión Europea le proponía. Es mucho el interés que también tienen los estados europeos en asegurarse el acceso a los frutos de la tierra ucraniana lo que lleva a pensar, por qué no, que el apoyo al cambio de gobierno pudiera tener el interés de buscar alguien más favorable a estrechar la mano. De hecho, con el nuevo gobierno ucraniano, Europa ya ha aprobado eliminar las trabas arancelarias en la importación de granos de Ucrania y Crimea. Unas rebajas repentinas que, como si fuera un anticipo, supondrán un ahorro de 500 millones de euros anuales a Ucrania. gustavo duch
La tercera es la suma de recopilar las pequeñas grandes operaciones que también en esa geografía y con los mismos intereses están haciendo las empresas agroalimentarias de los EEUU en los últimos meses. Seguir la pista de dos de ellas es revelador de sus apetitos por esta tierra negra del país ‘entre fronteras’. Cargill, la firma cerealista más importante de los EEUU, entre diciembre de 2013 y enero de 2014 ha comprado participaciones en un puerto al este de la base naval de Crimea que es clave para el comercio agrario y también se ha hecho, en una muy destacada operación, con el 5% de la mayor empresa agraria ucraniana, Ukrlandfarming, que dispone de la nada despreciable cifra de 500.000 hectáreas para el cultivo de maíz, trigo o remolacha para la exportación. Y Monsanto, la empresa de semillas más grande del mundo, también está ganando espacio en Ucrania donde ya controla el 40% del mercado de semillas. En su caso, y como tantas otras veces ha hecho, tiene en marcha un proyecto, el llamado “Grain Basket of the Future”, que disfrazado de ‘acciones para mejorar la calidad de vida de los campesinos y campesinas locales’ busca cosechar más dominio si cabe.
Tres cuestiones que se han sucedido en apenas varios meses y que, como han podido observar, tienen un elemento común: la tierra fértil de Ucrania y su agricultura.
Bien sabíamos que Ucrania, con un privilegiado suelo de enorme fertilidad, fue llamado el granero de Europa y Rusia. Hoy lo que está atrayendo tantos intereses es exactamente eso: la codicia por unas fantásticas tierras agrícolas que además parece ser tienen aún mucha más potencialidad productiva que la que se consigue hasta ahora, que ya es, por cierto, muy destacable pues, en estos momentos, Ucrania se sitúa como el tercer exportador mundial en maíz y el sexto en trigo. Es por ello que el conflicto de estas semanas está provocando que el precio de estos granos en las bolsas y mercados internacionales suba significativamente. Actualmente, el precio de trigo es el más alto desde 2012 y el del maíz el más caro desde el pasado mes de septiembre, como bien saben las empresas ganaderas españolas y catalanas que (como muestra de esta imperiosa necesidad de productos agrarios) dependen en un 80% de Ucrania para satisfacer sus necesidades. En cuanto a las previsiones de crecimiento del sector primario en Ucrania, los expertos apuntan también a una expansión del sector ganadero que, a base de carne de pollo y de cerdo, podría añadir junto al cartel de ‘granero de Europa’ el letrero de ‘carnicería de Europa’. Otro fabuloso negocio que nadie quiere perderse.
Es como una partida de poker y cada potencia juega las cartas que tiene. China dinero contante y sonante, Europa acuerdos comerciales y tratados varios, Rusia parece que amenazas de tanques y misiles y EEUU las estrategias de sus sibilinas multinacionales. Las guerras agrarias del siglo XXI ya han empezado.


Entrevista en Quito para la TV El Ciudadano

diciembre 28, 2013


Entrevista que me hicieron en la TV El Ciudadano de Quito, cuando mi visita a la Amazonía ecuatoriana el pasado mes de noviembre, para visitar el Pozo 4 de Aguarico, donde la empresa Chevron-Texaco contaminó tierra, mar, aire y acabó con la vida de ríos, flora y fauna. Es necesario exigir RESPONSABILIDADES.


Ecuador prevé destruir 15.595 minas antipersonas hasta 2017

octubre 5, 2013

El Ministerio de Defensa de Ecuador informó de que, hasta 2017, prevé destruir 15 595 minas anitpersonas en varias zonas de la frontera amazónica con Perú.

El Ministerio informó de que esa tarea forma parte del programa de “desminado humanitario” que el país ha ejecutado desde el año 2000, para limpiar de dichos artefactos las zonas fronterizas.
Entre enero y febrero de 1995, Ecuador y Perú protagonizaron una “guerra no declarada” en la cordillera de El Cóndor, en la selva amazónica, por una disputa limítrofe que fue zanjada en 1998 con un acuerdo definitivo de paz.mina_antipersona
Tras las escaramuzas, ambos países se comprometieron a limpiar de explosivos la frontera.
El Ministerio precisó que la destrucción de minas se ejecuta en la actualidad sobre un área de 466.872 metros cuadrados en las provincias amazónicas de Morona Santiago, Pastaza y Zamora Chinchipe.
El Comando General de Desminado del Ejército ecuatoriano ya ha limpiado las zonas contaminadas con ese tipo de explosivos en las provincias costeras fronterizas de El Oro y Loja.
Desde el año 2000, la unidad de especialistas del Cuerpo de Ingenieros del Ejército ha destruido unas 6 000 minas contra personas encontradas en las zonas fronterizas con Perú.
Además, en días pasados, el Comando General de Desminado destruyó unas 800 minas que mantenía almacenadas con fines de capacitación e investigación, en cumplimiento del Tratado de Ottawa sobre la prohibición del empleo de esos artefactos de guerra.
Ecuador ha emprendido una estrategia para acelerar el proceso de “desminado humanitario” en el país, con el objetivo de cumplir también con los compromisos internacionales adquiridos.
El Gobierno ecuatoriano suscribió en 1999 la “Convención sobre la prohibición del empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonales y sobre su destrucción” (Tratado de Ottawa).
El Ejecutivo de Ecuador informó en junio pasado que invertirá más de $21 millones en desactivar las minas explosivas que aún se encuentran en la frontera amazónica


A %d blogueros les gusta esto: