Una ética para la Madre Tierra. Leonardo Boff

marzo 14, 2017
 Hoy es un hecho científicamente reconocido que los cambios climáticos, cuya expresión mayor es el calentamiento global, son de naturaleza antropogénica, con un grado de seguridad del 95%. Es decir, tienen su génesis en un tipo de comportamiento humano violento con la naturaleza.

 

Este comportamiento no está en sintonía con los ciclos y ritmos de la naturaleza. El ser humano no se adapta a la naturaleza sino que la obliga a adaptarse a él y a sus intereses. El mayor interés, dominante desde hace siglos, se concentra en la acumulación de riqueza y de beneficios para la vida humana a partir de la explotación sistemática de los bienes y servicios naturales, y de muchos pueblos, especialmente, de los indígenas.

Los países que hegemonizan este proceso no han dado la debida importancia a los límites del sistema-Tierra. Continúan sometiendo a la naturaleza y la Tierra a una verdadera guerra, a pesar de que saben que serán vencidos.

La forma como la Madre Tierra demuestra la presión sobre sus límites intraspasables es mediante los eventos extremos (prolongadas sequías por un lado y crecidas devastadoras por otro; nevadas sin precedentes por una parte y oleadas de calor insoportables por otra).

Ante tales eventos, la Tierra ha pasado a ser el claro objeto de la preocupación humana. Las numerosas COPs (Conferencia de las Partes), organizadas por la ONU nunca llegaban a una convergencia. Solamente en la COP21 de París, realizada del 30 de noviembre al 13 de diciembre de 2015 se llegó por primera vez a un consenso mínimo, asumido por todos: evitar que el calentamiento supere los 2 grados Celsius. Lamentablemente esta decisión no es vinculante. Quien quiera puede seguirla, pero no existe obligatoriedad, como lo mostró el Congreso norteamericano que vetó las medidas ecológicas del presidente Obama. Ahora el presidente Donald Trump las niega rotundamente como algo sin sentido y engañoso.

Va quedando cada vez más claro que la cuestión es antes ética que científica. Es decir, la calidad de nuestras relaciones con la naturaleza y con nuestra Casa Común no eran ni son adecuadas, más bien son destructivas.

Citando al Papa Francisco en su inspiradora encíclica Laudato Si: sobre el cuidado de la Casa Común (2015): «Nunca hemos maltratado y lastimado nuestra casa común como en los últimos dos siglos… estas situaciones provocan el gemido de la hermana Tierra, que se une al gemido de los abandonados del mundo, con un clamor que nos reclama otro rumbo» (n. 53).

Necesitamos, urgentemente, una ética regeneradora de la Tierra, que le devuelva la vitalidad vulnerada a fin de que pueda continuar regalándonos todo lo que siempre nos ha regalado. Será una ética del cuidado, de respeto a sus ritmos y de responsabilidad colectiva.

Pero no basta una ética de la Tierra. Es necesario acompañarla de una espiritualidad. Ésta hunde sus raíces en la razón cordial y sensible. De ahí nos viene la pasión por el cuidado y un compromiso serio de amor, de responsabilidad y de compasión con la Casa Común, como por otra parte viene expresado al final de la encíclica del obispo de Roma, Francisco.

El conocido y siempre apreciado Antoine de Saint-Exupéry, en un texto póstumo escrito en 1943, Carta al General “X” afirma con gran énfasis: «No hay sino un problema, sólo uno: redescubrir que hay una vida del espíritu que es todavía más alta que la vida de la inteligencia, la única que puede satisfacer al ser humano» (Macondo Libri 2015, p. 31).

En otro texto, escrito en 1936 cuando era corresponsal de Paris Soir durante la guerra de España, que lleva como título Es preciso dar un sentido a la vida, retoma la vida del espíritu. En él afirma: «el ser humano no se realiza sino junto con otros seres humanos en el amor y en la amistad. Sin embargo los seres humanos no se unen sólo aproximándose unos a otros, sino fundiéndose en la misma divinidad. En un mundo hecho desierto, tenemos sed de encontrar compañeros con los cuales con-dividir el pan» (Macondo Libri p.20). Al final de la Carta al General “X” concluye: «¡Cómo tenemos necesidad de un Dios!» (op. cit. p. 36).

Efectivamente, sólo la vida del espíritu da plenitud al ser humano. Es un bello sinónimo de espiritualidad, frecuentemente identificada o confundida con religiosidad. La vida del espíritu es más, es un dato originario y antropológico como la inteligencia y la voluntad, algo que pertenece a nuestra profundidad esencial.

Sabemos cuidar la vida del cuerpo, hoy una verdadera cultura con tantas academias de gimnasia. Los psicoanalistas de varias tendencias nos ayudan a cuidar de la vida de la psique, para llevar una vida con relativo equilibrio, sin neurosis ni depresiones.

Pero en nuestra cultura olvidamos prácticamente cultivar la vida del espíritu que es nuestra dimensión radical, donde se albergan las grandes preguntas, anidan los sueños más osados y se elaboran las utopías más generosas. La vida del espíritu se alimenta de bienes no tangibles como el amor, la amistad, la convivencia amigable con los otros, la compasión, el cuidado y la apertura al infinito. Sin la vida del espíritu divagamos por ahí sin un sentido que nos oriente y que haga la vida apetecible y agradecida.

Una ética de la Tierra no se sustenta ella sola por mucho tiempo sin ese supplément d’ame que es la vida del espíritu. Ella hace que nos sintamos parte de la Madre Tierra a quien debemos amar y cuidar.


Desarme para el Desarrollo humano y Sostenible. Fundación Cultura de Paz

agosto 28, 2016

fundacion_cultura_paz

Es moralmente inaceptable que cada día mueran de hambre más de 20.000 personas al tiempo que se invierten en gastos militares y armamento 3.000 millones de dólares. Bastaría con una reducción razonable de estas ingentes y desproporcionadas cifras para que pudieran incrementarse rápida y sustancialmente las ayudas al desarrollo endógeno, sostenible y humano, en todo el mundo; se atendiera el crucial legado intergeneracional del medio ambiente, asegurando que no tenga lugar el deterioro irreversible de la habitabilidad de la Tierra; la cooperación internacional permitiría la puesta en práctica de las grandes prioridades de las Naciones Unidas (alimentación, agua, salud, ecología, educación, paz…); y, sobre todo, se haría posible el “nuevo comienzo” que preconiza la Carta de la Tierra.

Todos los seres humanos iguales en dignidad. Cada ser humano único capaz de crear, de diseñar su propio futuro en un proceso de educación permanente, de tal modo que todos sean “libres y responsables”, como define magistralmente la UNESCO a los “educados”, actuando siempre en virtud de las propias reflexiones y nunca más al dictado de nadie. Con el fanatismo y dogmatismo, tolerancia cero.

Es tiempo de acción, porque pueden alcanzarse puntos de no retorno. Ya disponemos de múltiples diagnósticos. Ahora corresponde aplicar sin demora tratamientos adecuados y a tiempo. Es apremiante la refundación del Sistema de Naciones Unidas después de los ineficientes e infaustos grupos plutocráticos (G-7, G-8, G-20) que el neoliberalismo estableció en la década de los ochenta. ¿Cómo pudo pretenderse –y aceptarse- que 6, 7, 8… 20 países guíen los destinos de 193? Y, sobre todo, deben re-ponerse los “principios democráticos”, que con tanta precisión y clarividencia establece la Constitución de la UNESCO, en donde el Partido Republicano de los Estados Unidos, en sus ambiciones hegemónicas, situó las leyes mercantiles.

Ahora ya es posible, en la era digital, que “Nosotros, los pueblos…”, silentes y obedientes desde tiempo inmemorial puedan levantar la voz y participar activamente. Ahora, con la mujer progresivamente incorporada al proceso de toma de decisiones, ya es posible el imposible sueño de emancipación de la humanidad hasta hace bien pocos años.

Es preciso advertir que si no hay evolución habrá revolución y que la diferencia entre estas dos palabras es la “r” de responsabilidad. Dejemos de seguir a los irresponsables y, con urgencia, facilitemos la transición de una economía basada en la especulación, la deslocalización productiva y la guerra a una economía de desarrollo sostenible y humano. De una cultura de guerra a una cultura de paz, liderada por un multilateralismo democrático y eficiente.

La mejor solución –aunque tengamos que sobreponernos a la inmensa inercia de quienes se aferran al perverso adagio de “si quieres la paz, prepara la guerra”- es el desarme (incluido, desde luego, el nuclear), aplicando una parte razonable de los colosales medios dedicados a la seguridad para el desarrollo de todos los pueblos, de tal modo que se haga realidad la igual dignidad y calidad de vida en todos ellos.

Desarme para el desarrollo: así de sencillo. Para ello son necesarias unas Naciones Unidas refundadas con urgencia. Las soluciones existen. Falta el coraje y liderazgo para aplicarlas.

La acción inmediata es una exigencia de nuestras responsabilidades intergeneracionales.

Sigamos la iniciativa del International Peace Bureau sobre “desarme para el desarrollo” y elevemos presencialmente y en el ciberespacio innumerables voces de justicia y de paz.

¡Seamos “Nosotros, los pueblos…” los que, por fin, tomemos en nuestras manos las riendas del destino común”.

•Adhiéranse a “Desarme para el desarrollo”


IOGA. Alimento del cuerpo y del espiritu

febrero 25, 2016

Nunca imaginé que una sesión de Ioga pudiera representar tanto beneficio para el cuerpo y para el espíritu. Es adictivo, lo necesito.
Instruye en la alineación del cuerpo, que algunos hemos olvidado. Involucra en movimientos fluidos, permite el uso de otros elementos no convencionales: una pared, una pelota, bandas, el trabajo en grupo o, en pareja.
Los ejercicios de yoga son excelentes para nuestra mente-salud. Trabajamos el suelo pélvico, fortaleciéndolo y que, lo aplicaremos en nuestra vida diaria cuando necesitemos hacer algún esfuerzo. Evita muchos problemas de espalda.
Trabajamos Posturas para relajar el cuerpo, disfrutar del equilibrio, potenciar la flexibilidad, descubrir la importancia de la respiración. Me gusta una frase que repite Leo, nacemos con una inspiración, morimos con una expiración. En Ioga, se respira siempre por la nariz.
No es extraño que hay quien afirma que el IOGA tiene un enfoque amoroso y expansivo, porque ve la bondad, en todos los seres.

montserrat agost 2015

Relajamiento inicial, para encontrarse a sí mismo. Luego actividad que va creciendo de tono, estiramientos, movimientos de todo el cuerpo, procurando posturas correctas, muchas de las cuales tenemos en el olvido.
El Ioga activo produce gran bienestar, favorece a todos los músculos.
A pesar de trabajar con los ojos cerrados, sientes y ves a partir de tu fuero interior.
El ritmo se lo marca uno mismo, a partir de las indicaciones de nuestra gran maestra, Leo, que sabe cómo llegar a interesar a sus pupilos. A menudo trabajamos a dos, interesante ya que sientes tu energía pero también la de tu compañero/a.
Adoración al Sol o a la Luna, posturas habituales como el Gato, el Guerrero, el Cochero, la Mariposa, el Cocodrilo, el Árbol, el Triángulo, producen una paz que perdura en tu mente el resto de la jornada.
Para finalizar llega la relajación con música especial, tal vez un mantra que te transporta al infinito, del que cuesta bajar.


Coherencia.

octubre 18, 2015

Coherencia no es una simple virtud, es una palabra una manera de ser-pensar-obrar, que deberíamos tener impresa en nuentra mente, y situarla en lugar preferente de nuestra manera de decidir nuestro quehacer, nuestra vida cotidiana, nuestro trabajo.

gandhi coherencia

NO se puede decir algo que sabes no vas a cumplir. No puedes actuar en contra de tus ideas, tus convicciones. No puedes planificar algo que sabes no podrás llevar a feliz término, porqué está en contra de tus certezas, las que siempre te han movido.
No puedes pregonar paz y concordia, si tu vida es un caos. No puedes comprometerte ayudar si no eres capaz de hacerlo con quienes tienes cerca, tu familia.
Ah!!! I si entramos en el campo político, el que en estos momentos se encuentra en alto grado de ebullición, ¿cómo prometer lo que sabes de antemano que no podrás llevar a feliz término si eres el primero en no creer, aquello que prometes? Algunos nunca cumplieron sus Programas, ni siquiera los habían leido.
Duele ver tanto “Tránsfuga” incoherente, intentando caminar por una ruta que no es la suya.
Soy cristiana, y hoy, en la Misa dominical, hemos leído unas Lecturas se diría que hechas exprofeso para nuestros tiempos. Dos apóstoles le piden a Jesús, poder estar uno a su derecha y el otro a su izquierda cuando lleguen al Paraíso. Querían ser los más notables, los primeros. Así es nuestra sociedad, así fue siempre, unos pocos tiranizando, mientras que los muchos, son meros súbditos, acatando lo que se les impone desde más arriba, tal vez por órdenes aún más superiores.
¿Cómo si no, estaríamos discutiendo tanto, respecto a los resultados de las últimas elecciones, cuando un grupo sacó 62 escaños y no puede decidir porqué, otro minoritario con 10, quiere imponer su ley?
Es bueno que se discuta, se escuchen propuestas -los compromisos son indiscutibles-, se establezca un tira y afloja pero, teniendo en cuenta en este caaso, los números.
De lo contrario, Coherencia 0
¡Apliquémosnos el cuento!Todo andaria sobre ruedas con Equilibrio y Armonia.


L’Ametlla del Vallès, tras el torbellino de viento

diciembre 11, 2014

Montserrat image de cara

La mayoría de la población de l’Ametlla sigue sin electricidad, con bosqueS y jardines que parecen una selva, consecuencia de una guerra o un terremoto.
Árboles legendarios caidos rompiendo casas, instalaciones, destrozando canalizaciones de agua-luz-gas, provocando ruina, y sea preciso renovar casi TODO: cocinas, hornos-depósitos-conducciones.
Muchas calles siguen cerradas, para permitir que los los árboles caidos sean retirados con gruas. Causa estupor, pero, es preciso corroborar que la Naturaleza nos puede. Estamos indefensos, a pesar de las grandes tecnologías y descubrimiento.
Me pregunto a menudo: ¿POR QUÈ NO LA RESPETAMOS? Somos insensatos.
Es preciso exigir que, cada cual, cuide de su entorno inmediato, evitar árboles demasiado grandes como los pinos, que, sin a penas raices, en tiempos húmedos, como los que hemos tenido este verano, cuando siguen viento fuertes, como los que nos han afectado los últimos días, los árboles son arrancados de sus raices con facilidad y se desmoronan, sin que lo podamos evitar.
Ahora ha sido el viento, en otro momento fue el fuego…
Se puede hablar de l’Ametlla, como zona catastrófica. Es imprescindible que los representante municipales estudien como evitar, a posteriori, que estos daños no se produzcan de nuevo. Nuestro pueblo tiene muchos pinos, y, son los más temibles cuando crecen.
Todos hemos tenido percances, pero muchos más, los que tienen grandes jardines o bosques, cercanos a sus viviendas.


Debaten en la ONU sobre el clima y el futuro del planeta

septiembre 25, 2014

La Cumbre sobre Cambio Climático 2014 tuvo entre sus objetivos, sentar las bases para lograr el año próximo un convenio climático global. Varios mandatarios latinoamericanos se pronunciaron por acciones concretas
cambio climatico
Más de un centenar de Jefes de Estado o de Gobierno participaron este martes en la Cumbre sobre Cambio Climático 2014 convocada por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, para promover acciones que permitan frenar el calentamiento global y su amenaza para la humanidad.
En la sede de la ONU, Ban llamó a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para frenar el calentamiento global y salvaguardar la salud medioambiental.
La cumbre climática reunió además a científicos y representantes de la sociedad civil y del sector privado con el objetivo de sentar las bases para lograr el año próximo un convenio climático global, reportó Prensa Latina.
“Uno de los temas clave de nuestra época es el cambio climático, y no hay tiempo que perder. Si no actuamos ahora, pagaremos un precio muy alto, no tenemos un plan B, porque no existe un planeta B”, señaló Ban el pasado domingo durante una multitudinaria marcha en Nueva York para exigir un compromiso contra el fenómeno.
Durante la cita, varios mandatarios latinoamericanos abogaron por una economía ecológica, por revertir la lógica en la lucha contra el cambio climático, por una nueva economía ambiental, por la cooperación mundial y por acciones y medidas comunes.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ratificó el compromiso de su país de avanzar en una planificación integral para el desarrollo de una economía ecológica a fin de combatir el cambio climático.
“Resulta más oportuno que nunca recordar lo que nos señala la sabiduría indoamericana de nuestra Sur América: solo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado y el último pez atrapado, te darás cuenta que no puedes comer dinero”, refirió.
Por su parte, el presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió tomar acciones inmediatas para frenar el cambio climático, así como cuestionó la falta de cumplimiento de los países desarrollados al abordar el enfoque sobre esta situación.
A su vez, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, señaló que para avanzar en la batalla contra el cambio climático es necesario “revertir la lógica de que combatir el cambio climático es nocivo para la economía”.
“El costo de enfrentar el cambio climático es elevado, pero los beneficios valen la pena”, recalcó, mientras precisó que Brasil va adelante en la preservación de la naturaleza y el medio ambiente en la lucha contra el cambio climático.
Su homólogo colombiano, Juan Manuel San­tos, ratificó el respaldo de su país a la puesta en marcha de una nueva economía ambiental con el propósito de frenar los efectos del cambio climático en el mundo.
Durante su intervención, el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, pidió la cooperación a los países más desarrollados en la mitigación del cambio climático.
“Si no cooperamos sobre una base de solidaridad, no tendremos éxito. Ciertamente nuestras acciones deben ser nacionales, pero las soluciones deben ser necesariamente comunes. Los países en desarrollo no podemos seguir subsidiando las emisiones de los países más contaminantes”, dijo Solís.
La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, llamó a los líderes mundiales a tomar responsabilidades y acciones comunes para ir en contra de los efectos del cambio climático y el calentamiento global.


A %d blogueros les gusta esto: