¿Licencia para matar? No, señor Trump. Hasta aquí podíamos llegar. Federico Mayor Zaragoza

noviembre 30, 2018
Pensé que cuando el insólito Presidente Trump dijo que no iba a poner en práctica los Objetivos de Desarrollo Sostenible y los Acuerdos de París sobre el Cambio Climático se produciría una gran reacción de los líderes del mundo y, en particular, de los europeos. No fue el caso. Todos sumisos aceptaron aumentar todavía las escandalosas inversiones en armas y gastos militares, cuando mueren de hambre y extrema pobreza miles de seres humanos al día y, lo que es peor todavía, eliminaron del orden del día de los encuentros de los países que integran los grupos plutocráticos, para no agraviar al magnate norteamericano, los puntos que se referían al cumplimiento de estas apremiantes medidas en favor de la habitabilidad de la Tierra y de la igual dignidad humana.
Era intolerable que se estuvieran inculcando elementales responsabilidades intergeneracionales, que se estuvieran contraviniendo y aplazando sine die decisiones inaplazables pensando en nuestro legado a los que llegan a un paso de nosotros… y los que deberían hallarse en la vanguardia de la oposición a la indescriptible discrecionalidad y marginación del multilateralismo democrático por parte del Partido Republicano de los EE.UU., han sabido únicamente mirar hacia otro lado.
Pero ahora, al recibir los soldados situados en las fronteras licencia para matar, creo que ha llegado el momento de una gran reacción popular. Ahora somos “nosotros, los pueblos”, los que debemos elevar la voz y, en un gran clamor popular, decirle al Presidente Trump que, si no cambia radicalmente de actitud dejaremos de adquirir productos norteamericanos. El único lenguaje que entendería.
Hasta aquí podíamos llegar. En caso contrario cómplices. Delito de silencio.

Urgente movilización en favor de un nuevo concepto de seguridad. Federico Mayor Zaragoza

noviembre 13, 2018

El 29 de agosto de 2016, con motivo de los múltiples incendios en Galicia, la isla de La Palma, California,…, terremotos de Italia y Birmania y muchas otras catástrofes naturales escribí el blog “Urgente: un nuevo concepto de seguridad”.
Hoy, con motivo de las terribles inundaciones sufridas  recientemente en la isla de Mallorca y en la provincia de Málaga, así como en la Región del  Véneto y en Sicilia y en Jordania… y de nuevo los mortíferos incendios de California en los día 9 a 12 de noviembre…,cobra de nuevo actualidad. Una vez más, se ponen de manifiesto deficiencias y falta de medios que pudieron, si no evitar, hacer que las consecuencias fueran de menor impacto y causaran no sólo menos daños materiales sino, sobre todo, menos pérdidas humanas
No es posible que, cuando se habla de seguridad, se siga pensando que la fuerza militar es la única expresión y referencia de “seguridad”. Es un gravísimo error, costosísimo error que, por lo general, cuesta y causa mucho dolor en pérdidas humanas y materiales. Pensar así, es tener una visión sesgada y seguir deteniéndose exclusivamente en los aspectos bélicos y dejando totalmente relegados otros muchos aspectos de la seguridad “humana”, que es, en cualquier caso, lo que realmente debe importar.
La diferencia entre los medios dedicados a potenciales enfrentamientos y los disponibles para hacer frente a recurrentes catástrofes naturales (incendios, inundaciones, terremotos, tsunamis,…) evidencia que el concepto de “seguridad” que siguen promoviendo los grandes productores de armamento es anacrónico pero, sobre todo, está poniendo en grave riesgo a la humanidad en su conjunto.
No me canso de recordar que no es posible que continuemos observando los arsenales colmados de cohetes, bombas, aviones y barcos de guerra, submarinos… sin levantar la voz y decir hay miles de seres humanos que mueren de hambre cada día, que viven en condiciones de extrema pobreza sin acceso a los servicios de salud adecuados… sin reaccionar ante esa cruda realidad y el deterioro progresivo de las condiciones de habitabilidad de la Tierra. Debemos actuar sin dilación porque se está llegando a puntos de no retorno en cuestiones esenciales del legado intergeneracional.
Es necesaria la urgente adopción de un nuevo concepto de “seguridad”, bajo la vigilancia atenta y la  implicación directa de las Naciones Unidas.
La seguridad alimentaria, acceso a agua potable, servicios de salud, rápida, coordinada y eficaz acción frente a las situaciones de emergencia… es -ésta y no otra- la seguridad que “Nosotros, los pueblos…” anhelamos y merecemos. Esa, y no otra, es la seguridad en el siglo XXI.
Alcemos la voz…  Ahora, por primera vez en la historia, “Nosotros, los pueblos”, ya hombre y mujer, podemos expresarnos libremente. Ahora ya podemos concertar hora y día  para que desde millones de móviles rechacemos las decisiones intolerables de líderes que anuncian que no van a seguir los Acuerdos sobre Cambio Climático y sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, poniendo en riesgo la calidad de vida de los habitantes de la Tierra.
Ha llegado el momento. Si no, delito de silencio.

Contra el Bloqueo a Cuba. Federico Mayor Zaragoza

octubre 10, 2018

Siempre juzgando a Cuba… A la Cuba que termina en Guantánamo. A la Cuba de la carencia de libertades públicas, pero donde las Damas de Blanco pueden hacer declaraciones y manifestaciones, y las cámaras filmar las huelgas de hambre y la resistencia. A la Cuba de los cansados de tanta espera y de los que todavía aguardan.

Estados Unidos, el país del embargo sostenido, de la presión constante sobre la isla y, sobre todo, el país de los presos de Guantánamo durante la Administración Bush, no debería analizar de forma tan displicente, exigente y también indiferente, el impacto que tienen las medidas de bloqueo adoptadas desde hace ya varias décadas (¡más de cinco!)…  El inmenso coloso vecino coaccionando a esa pequeña isla sin lograr, a pesar de todo, que se someta al poderoso…

En efecto, no han conseguido que Cuba  se hinque ante el poder omnímodo que la ha sometido a inacabables tensiones. Esa Cuba de los niños escolarizados y del desarrollo sanitario que le permite exportar maestros y médicos sigue en pie. Es indispensable atraer la atención de todos los países de las Naciones Unidas para que, de una vez por todas, se de un paso adelante en la consideración de  la situación en  Cuba, de tal modo que pueda evolucionar, como deben hacerlo, urgentemente, países “democráticos” del mismo hemisferio que tienen altas tasas de desescolarización y emigrantes a mansalva porque sus riquezas se hallan explotadas por unas cuantas empresas multinacionales.  No hay que olvidar que en los Estados Unidos existe la pena de muerte en la mayoría de los estados, especialmente aquellos con gobernadores republicanos, y que en el año 2003, sin el consentimiento del Consejo de Seguridad, invadieron, basados en la simulación y la mentira, a Iraq… ¡Qué terrible despropósito!

Por ello, fue otro gran acierto del Presidente Obama iniciar la normalización de las relaciones con Cuba y poner fin a una larga y densa época de agravios.  En política exterior permitió el apaciguamiento de la tensión con los países islámicos, alejando la amenaza global de una confrontación con Irán.

Insisto en que soy muy consciente de lo que debe cambiarse en Cuba. Y no sólo en Cuba… Pero, me resisto a mirar siempre en la dirección que marcan los grandes poderes mediáticos de la Tierra. Me gusta hacer precisamente lo contrario…

 


Amanecer… Federico Mayor Zaragoza

septiembre 27, 2018

De un dia a otro

puede cambiar

el color de la vida

 

De un día a otro

puede torcerse todo,

oscurecer,

 

 

cegarse tantas salidas

anunciadas,

tantos rumbos

que, de pronto, resultan

sin destino…

 

De un día a otro

puede acabarse

o reiniciarse

el trayecto…

Hay que vivir

intensamente

esperando

que amanezca.


De Otra manera.

septiembre 25, 2018

Poema del libro de Federico Mayor Zaragoza-Maria Novo: Donde no habite el miedo.

 

De otra manera,

con la mirada joven

que nos inquieta.

 

De otra manera,

como vemos cada día

el mar, la tierra.

 

 

De otra manera

el surco,

y el rumbo

de otra manera.

 

Antes de que anochezca

del todo…

antes de que sea

ya tarde, ¡de otra manera!


Federico Mayor Zaragoza. La voz inaplazable

septiembre 20, 2018

Manos y voces unidas para la evolución pendiente y apremiante.
La voz, inaplazable.
Si no, delito de silencio cómplice.
Transcribo un poema del 10 de mayo de 1995 publicado en “Terral”:
“La voz herida
hoy
que se creía
invulnerable.
Al amparo
del pasado
refugiada,
oculta,
la voz estuvo
silenciosa,
silenciada.
La voz
a veces
no fue voz
por miedo.
La voz que pudo ser
remedio
y no fue nada.
Cuando al fin
se decidió,
fue voz baldía,
voz alcanzada
en pleno albor
de la palabra,
al iniciar el vuelo.
Si hubiera sido
inesperada,
intrépida,
hubiera influido
en el cambio
de sentido,
hubiera iluminado
inéditos
senderos,
inexplotadas y apacibles
sendas de futuro.
Por haber sido contenida,
llegó sin embargo,
solamente,
desoída,
a las oscuras y azarosas
orillas
del presente”.
París, 10.5.1995
Ha llegado el momento de la palabra.  Manos y voces unidas para la evolución pendiente y apremiante.
Ha llegado el momento de la voz firme e intrépida.  En otro caso, seguirá siendo desoída…

Día 15 de septiembre, Día Internacional de la Democracia. Federico Mayor Zaragoza

septiembre 18, 2018

Con motivo del Día Internacional de la Democracia, el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha hecho público el siguiente mensaje:
“La democracia se ve sometida a más presión ahora que en ningún otro momento desde hace décadas. Por ello, este Día debería hacernos buscar formas de vigorizar la democracia y respuestas a los desafíos sistemáticos que enfrenta.
Ello supone corregir la desigualdad, tanto económica como política. Supone hacer más inclusivas nuestras democracias, mediante la integración de los jóvenes y los marginados en el sistema político. Y supone hacer que las democracias sean más innovadoras y receptivas a los nuevos desafíos.
Esforzarnos por un futuro que no deje a nadie atrás nos exige considerar interrogantes esenciales y urgentes. Por ejemplo, ¿cómo repercutirán la migración o el cambio climático en la democracia en la próxima generación? ¿Cuál es la mejor forma de aprovechar el potencial de las nuevas tecnologías evitando al mismo tiempo sus peligros? ¿Cómo hemos de construir una mejor gobernanza para que la democracia ofrezca mejores condiciones de vida y colme las aspiraciones de las personas?
En este Día Internacional de la Democracia, comprometámonos a aunar nuestras fuerzas por el futuro de la democracia”.
Estas son las palabras que deberían reproducir ampliamente los medios de comunicación y las redes sociales porque, por primera vez en la historia, la humanidad hace frente a desafíos globales que requieren acciones inaplazables.  “Mañana puede ser tarde”, debido a que se trata de procesos potencialmente irreversibles.
La respuesta es democracia genuina, basada en la convicción de la igual dignidad de todos los seres humanos.  Democracia ética, social, política, económica, cultural e internacional, tal como figura en el texto borrador de la Declaración de Democracia que se redactó hace unos años con Karel Vasak, Juan Antonio Carrillo Salcedo…y ha sido suscrito, después, entre otras personalidades bien acreditadas, por Mario Soares, Adolfo Pérez Esquivel, Javier Pérez de Cuéllar, Boutros Boutros Ghali,… habiendo incorporado matices y sugerencias de  notorios expertos en este tema.
Ha llegado el momento de la democracia participativa, de la educación para todos a lo largo de toda la vida, para que actuemos en virtud de nuestras reflexiones y nunca más al dictado de nadie.  Para que seamos “libres y responsables”, como lúcidamente establece la constitución de la UNESCO para los “educados”.
Ha llegado el momento de la democracia, de “Nosotros, los pueblos”, como se inicia la Carta de las Naciones Unidas.  Son “los pueblos” los que deben tener en sus manos las riendas de la gobernanza y no los grupos plutocráticos (G7, G8, G20) que han conducido a la deriva conceptual y práctica que actualmente sufre la humanidad.
Hay que reconocer, sin embargo, que en 1945 “los pueblos” no tenían voz.  Más del 90% de la población mundial nacía, vivía y moría en unos cuantos kilómetros cuadrados… .  Eran personas obedientes, silenciosas, temerosas.  Hoy sigue siendo alto este porcentaje, pero son muchos los que ya pueden, gracias en buena medida a la tecnología digital, saber lo que acontece más allá de su entorno inmediato, y pueden expresarse libremente.   Pero, sobre todo, ahora “los pueblos” son ya hombre y mujer.
Sí: “los pueblos” están siendo acosados por el “gran dominio” (militar, financiero, mediático, energético) para ser espectadores impasibles y obcecados en lugar de actores diligentes y comprometidos.  Miles de personas mueren al día, la mayoría niñas y niños de 1 a 5 años de edad, al tiempo que se invierten en armas y gastos militares más de 4,000 millones de dólares… al tiempo que se deteriora la habitabilidad de la Tierra, incumpliéndose, sin posibilidades de retorno, nuestras responsabilidades intergeneracionales… al tiempo que resurgen brotes supremacistas y xenófobos, peligrosísimos precursores de las confrontaciones más sangrientas… al tiempo que la insolidaridad se acentúa y la brecha social se agudiza…
Por todo ello, es tan importante que resuene bien alto y en todas las conciencias la necesidad apremiante de una democracia participativa que permita poner en práctica lo que establece con gran clarividencia el Preámbulo de la Constitución de la UNESCO:”La humanidad será guiada por los “principios democráticos”…
Que el día 15 de septiembre, “Día de la Democracia”, se extienda a todos los días y se inicie el cambio de rumbo que los jóvenes y las generaciones futuras merecen.  He repetido el gran impacto que tuvo en mi vida la frase terrible de Albert Camús: “Les desprecio porque podían y no se atrevieron”.
¡Debemos atrevernos!

A %d blogueros les gusta esto: