Amistad. Divino tesoro

marzo 19, 2017

Me reafirmo en el valor de la amistad. Como se dice vulgarmente, la familia te viene marcada, los amigos los escoges.  La última semana ha sido hermosa, movida.

Mis 80 años han movilizado a los amigos que me quieren. Llamadas, visitas, flores… Gracias. Me siento honrada, con alguna sorpresa…

Hoy larga tertulia al entorno del arte, la música, el futuro. Curiosamente los reunidos pertenecíamos a tres generaciones distintas. Todos aprendimos de todos. Es una maravilla tener la oportunidad de conocer cómo se las apañan artistas de treinta años, o los de cincuenta.

Hubo unanimidad en el poco interés de nuestros pueblos y ciudades, y que su futuro pasa tras las fronteras. Me dolió este comentario. ¿Por qué muchos de nuestros artistas tienen que salir del país para poder mostrar su arte, sus conocimientos y, el nuestro les desconoce y obvia?

Suerte que la amistad, divino tesoro, no conoce fronteras, somos ciudadanos del mundo a pesar de que, algunos, no quieran reconocernos.

Nuestras huellas,  dejaran surcos de amor, de esperanza, en este extraño mundo que nos ha tocado vivir.

 


Los huérfanos de la globalización neoliberal. Emir Sader

enero 28, 2017
Era el camino inevitable, que superaba todo lo que la historia había vivido hasta entonces. El libre comercio, la apertura de los mercados nacionales, el fin de los Estados nacionales, la libre circulación de los capitales, la desterritorialización de las inversiones: en la globalización neoliberal desembocaba inexorablemente el movimiento histórico de universalización de las relaciones capitalistas, iniciado hace varios siglos. Fuente: Cubadebate
emir-saderVivíamos ese momento privilegiado de mercantilización del mundo, frente al cual desaparecían las alternativas, todas restringidas, nacionales, anti-mercantiles, desaparecerían las regulaciones que obstaculizaban a la libre expansión del capital. Países de América Latina habían actuado a contramano de esa tendencia global irreversible, hasta que en Argentina y en Brasil se retomaba el camino de la globalización neoliberal y el futuro volvía a abrirse para esos países.
La elección de Hillary Clinton venía a coronar ese futuro, con un neoliberalismo renovado, teniendo a Macri y a Temer como protagonistas. Todo estaba listo para que la historia de América Latina retomara el camino equivocadamente abandonado por la vía del populismo. En este momento Hillary Clinton estaría desfilando por las pasarelas políticas de la región usando su look neoliberal sacado del closet y celebrada por los gobiernos de Macri y de Temer. Chile había declarado que el TPP (Acuerdo Transpacífico) era el acuerdo del siglo. México había jugado todo su destino en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
De repente, el voto de salida de Gran Bretaña de la Unión Europea anunciaba que algo estaba fuera del orden mundial previsto.
Enseguida, Donald Trump gana y anula la participación de EE.UU.en el TPP, así como desiste del Tratado de Libre Comercio con Europa y cuestiona el Tratado con México y Canadá.
La brújula de los neoliberales se atasca. El futuro ya no es lo que sería. Justo quienes les habían vendido ese futuro, lo niegan y vuelven al proteccionismo, que decían que estaba superado definitivamente. Salen de los acuerdos de libre comercio que anunciaban que era el destino obligado. Retornan a la defensa de los empleos dentro del país, cuando explotaban mano de obra barata de afuera como el camino de mejorar la concurrencia.
Total, el futuro ya no es lo que fue. Volvió a estar abierto. Lo que se decía que era superado vuelve con fuerza. Lo que se prometía como el destino inexorable, dejó de ser.
Los que han atado su destino a la globalización neoliberal, se quedaron huérfanos. El canciller José Serra prometía llevar a Brasil al TPP, que ahora no existe más. Argentina y Brasil trataron de debilitar los espacios de integración regional, en función del retorno a la subordinación a los EE.UU. Ahora, al igual que a México, se les cierran las puertas. (A Argentina ya le costó el amargo cierre de la exportación de limones. A México le cuesta todo: inversiones, empleos, remesas desde EE.UU.)
No hay destino obligatorio para la humanidad. El futuro está abierto, será decidido por las vías que los pueblos decidan, democráticamente. ¿Por qué no Argentina, Brasil y México, con gobiernos soberanos, deciden próximamente reencauzar sus políticas externas y ampliar y reforzar los procesos de integración latinoamericana, estrechamente articulados a los Brics? ¿Por qué no?

No hay Libertad sin Seguridad. J. Fernández Díaz

diciembre 1, 2015

Palabras en boca del Ministro del Interior Jorge Fernández Díaz en Catalunya Radio, esta mañana, en una charla con Mònica Terribas.

frontera

¿Libertad?
Es una palabra que no necesita acompañamiento. Va a por libre, nadie ni nada la pueden reprimir.
Algunos la distorsionan, la utilizan sin sentido, sin escrúpulos.
Se olvidan de algo grande: “Todos los hombres del Planeta somos seres humanos libres, com los mismos Derechos y Deberes””.
La esclavitud hace años se abolió aunque, hay quienes siguen queriéndola imponer, a partir de la fuerza.
¿Fronteras?
Maldito invento a favor, como siempre, de unos pocos privilegiados. Luego, otros ilusionários, hablaron de una Europa para todos los países que la conforman, libre, sin peajes, sin pasaporte, sin fronteras ni barreras.
Da tristeza ver en lo que, en unos pocos años se ha convertido. Con leyes discriminatorias, so pena de perder…. la LIBERTAD.
Se diria que, los políticos, están jugando a ver quién dibuja y divulga la frase más estrafalaria.
La de Fernández Díaz me parece impropia de un Ministro del Interior.
Le castigaria, de entrada, a buscar en el Diccionario sinónimos de Libertad, además de la lectura de su significado.


Federico Mayor Zaragoza. Otra vergüenza insoportable: miles de inmigrantes a la deriva en el sureste asiático

mayo 21, 2015

Federico Mayor

Miles de inmigrantes a la deriva. Y la insolidaridad de los Estados de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sureste Asiático) en el mar de Andamán se asemeja a la de la Unión Europea en el Mediterráneo. Aquí, en lugar de una decisiva ayuda al desarrollo –tan menguada en los últimos años porque “hay que pagar la deuda”- los mandatarios europeos envían buques de la Armada para cerrarles el paso. Allí se han cerrado las fronteras marítimas y las naciones implicadas se culpan entre ellas… mientras los ocupantes de las barcazas, la mayoría musulmanes “rohingya”, que huyen de la pobreza extrema se hallan en grave riesgo de morir de hambre.

Es una vergüenza, otra más, mientras los grupos plutocráticos (G7, G8…) con que los neoliberales sustituyeron a las Naciones Unidas, perdida la ética y la brújula, se convierten en delincuentes. Y los insolidarios países apelan -¡ahora!- a la ONU.

¿Se darán cuenta, antes de que sea demasiado tarde, de que hay que recrear unas “Naciones Unidas de emergencia”? Debería alzarse un gran clamor, presencial y digital, en todos los pueblos de la Tierra.

“Silencio cómplice”.


A %d blogueros les gusta esto: