Altas temperatura y nuevo récord de CO2. Greenpeace

mayo 4, 2020

Mayo ha comenzado con un episodio de muy altas temperaturas, que no son normales para esta época del año.

Ayer se superaron los 35 ºC en las provincias de Sevilla, Córdoba y Jaén y los 30ºC en numerosas localidades de la península, mientras que hoy se esperan temperaturas similares. Estos registros, propios de los meses de verano, se alcanzan cuando todavía quedan casi dos meses para que termine la primavera.

El aumento de las temperaturas es uno de los impactos más visibles del cambio climático. Continuamente superamos nuevos récords: el pasado mes de enero fue el más cálido en el mundo desde que se tienen registros y durante el mes de febrero se alcanzaron temperaturas récord en zonas como la Antártida, superando la barrera de los 20 ºC por primera vez en el continente helado

Este episodio de altas temperaturas es un recordatorio a gobiernos y empresas de la importancia de responder con urgencia, no solo a la enorme crisis sanitaria que padece el planeta, sino también a la emergencia climática.

Y es que a pesar de la reducción de las emisiones de CO2 —como consecuencia principalmente de las medidas de confinamiento— el mes de abril también ha alcanzando un nuevo máximo histórico de concentración de CO2 en la atmósfera.

Si queremos evitar los peores impactos del cambio climático, limitar el aumento de la temperatura global 1,5 ºC, y frenar la pérdida de biodiversidad, necesitamos medidas que garanticen una transición justa y ecológica. Desde Greenpeace estamos trabajando para asegurar que las medidas económicas que se tomen para salir de la crisis causada por el COVID-19 den respuesta a la crisis climática y ambiental que vivimos.


Propósitos de año nuevo: salvar el Planeta. Greenpeace

enero 3, 2020
 .
Este correo es seguro. Puedes activar la visualización de imágenes de tu correo electrónico.

2019 ha sido el año de la emergencia climática. Miles de jóvenes han protagonizado movilizaciones sin precedentes en rincones de todo el mundo. También el año en que hemos conocido que la pérdida de biodiversidad ha alcanzado niveles apocalípticos: un millón de especies están al borde de la extinción, el peor dato de la historia.

La temperatura del planeta ha seguido alcanzando nuevos récords, las olas de calor son cada vez más frecuentes e intensas y los incendios forestales cada vez más devastadores: las llamas han arrasado bosques desde la Amazonia, Siberia o Indonesia hasta Australia, que lleva meses ardiendo.

Pero no todo han sido malas noticias. Las eléctricas han puesto fecha al cierre de todas sus centrales térmicas de carbón, logramos paralizar en los tribunales la eliminación de Madrid Central y las 11 orcas y 87 belugas atrapadas en la llamada ‘cárcel de ballenas’ rusa fueron liberadas. Y todo ello gracias al apoyo y la presión de millones de personas que hacen posible nuestro trabajo cada día.

¿Y en 2020?

  • Hemos entrado en la última década para evitar los peores impactos del cambio climático. Las manifestaciones, sentadas y huelgas mundiales por el clima que han reunido a millones de personas ahora tienen que traducirse en acción política de los gobiernos 🔥🌡️
  • La protección de la biodiversidad tiene que traducirse también en un Tratado Global de los Océanos para proteger el 30% de los océanos para 2030, objetivo de nuestro tour de polo a polo 🐳
  • En cuanto a los plásticos, es necesario implementar leyes suficientemente ambiciosas que permitan reducir la producción y comercialización de envases y productos desechables 🥤🚫
  • La UE debe aprobar medidas para evitar la importación de materias primas (aceite de palma, soja, carne, madera, papel, etc.) y que las empresas estén obligadas a garantizar la ausencia de deforestación en su cadena de suministro 🦧🌲🪓
  • Necesitamos una legislación que reduzca los vuelos peninsulares en favor de una red ferroviaria accesible ✈️💨

Los océanos estan en peligro

agosto 14, 2019
Este correo es seguro. Puedes activar la visualización de imágenes de tu correo electrónico.

 

Nuestros océanos están ahora más amenazados que nunca en la historia. La contaminación por plásticos, la sobrepesca, la minería en fondos marinos y por supuesto la crisis climática están acechando a unos océanos que cada vez necesitan protección más urgente.

Por esa razón, la semana que viene estaré con Greenpeace en la sede de Naciones Unidas, donde representantes de los gobiernos de todo el mundo tienen una oportunidad histórica: van a negociar un Tratado Global de los Océanos que podría proteger las aguas que se extienden más allá de las fronteras nacionales. ¡Únete a mí para decirles que el mundo entero está pendiente de lo que pase en la ONU!

El año pasado me uní a Greenpeace en su expedición a la Antártida, para investigar el estado de los océanos y acercar toda esa increíble biodiversidad a la gente que quizás nunca tenga la oportunidad de contemplarla. Vi pingüinos sumergirse en el agua, un mundo de majestuosas ballenas y el hielo brillar en infinitas tonalidades de blanco y azul. Junto al equipo científico, me metí en un pequeño submarino para bajar a las profundidades del océano, donde muy pocas personas han estado antes. Me siento un privilegiado por haber podido visitar las gélidas fronteras de nuestro planeta.

Después de todo lo que vi en la Antártida, no podía volver a casa y seguir con mi vida como si nada. Siento que estoy en deuda con todas esas maravillosas criaturas del océano Antártico y del resto de los mares del mundo.

La ciencia lo tiene claro: tenemos que crear santuarios marinos en al menos el 30% de nuestros océanos para 2030. Como si fuesen parques nacionales en el océano, esas áreas quedarían fuera del peligro de la actividad humana y así podrían recuperarse tras años y años de sobreexplotación y hacer frente a los peores impactos del cambio climático y la contaminación plástica. Necesitamos un tratado ambicioso que permita todo esto, y esta vez no podemos fallar.

Por favor, únete al movimiento de más de un millón y medio de personas que están pidiendo la protección de nuestros océanos y de las ballenas, tortugas y pingüinos que ven en peligro su hogar.

Firma la petición para que los líderes políticos de tu país apoyen un Tratado Global de los Océanos antes del próximo 19 de agosto

Javier Bardem,
Actor y embajador de los océanos con Greenpeace.


España: barra libre de bolsas de plástico. Greenpeace

marzo 1, 2018

Plastic bag in the waters of Laganas Bay, the most important nesting area for loggerhead sea turtles in the Mediterranean Sea. Plastic bags can block the digestive system and cause death to loggerhead sea turtles who mistake them for jellyfish. ?Each year approximately 4,3 billion plastic bags are used in Greece.

A sea-horse tries to camouflage inside a big plastic bag.

El Gobierno de españa retrasa la prohibición de distribuir bolsas de plástico gratuitamente, prevista para hoy, 1 de marzo.

El Gobierno alarga la vida de las bolsas de plástico

Mientras países de todo el mundo —como nuestros vecinos Francia, Italia o Marruecos— prohíben las bolsas de plástico de un

solo uso, en España el Gobierno ha pospuesto hasta nueva orden la aprobación del Real Decreto que regula esta cuestión.

O sea, que seguiremos disfrutando de barra libre para usar y tirar bolsas de plástico de un solo uso.

Nuestros océanos y su biodiversidad seguirán sufriendo las consecuencias de esta dejadez política.

En España cada año se usan y tiran una media de 180 bolsas por habitante, 8.476 millones en total, que tardan más de cinco décadas en

degradarse y apenas el 10% de ellas se reciclan. La normativa europea que debería haber entrado en vigor hoy, 1 de marzo,

obliga a los comercios a cobrar las bolsas de plástico, con el objetivo de reducir a 90 bolsas por persona al año antes del 31 de diciembre

de 2019 y a 40 en 2025. Pero evidentemente con estos retrasos, justificados o no, cada vez estamos

más lejos de alcanzar estos objetivos

Tendremos que preguntar al Ministerio de Medio Ambiente si realmente hay algún motivo que desconocemos para no cobrar las bolsas,

cuando ya la mayoría de los supermercados lo hace desde 2011. Hace poco la ministra Tejerina no ha tenido reparo en defender el uso

de un producto tóxico con efectos nocivos para la salud en los fertilizantes, sector del que ella misma proviene.

Un claro ejemplo de la política de puertas giratorias tan extendida en nuestro país.

El uso de plásticos es insostenible: sus efectos son demoledores, extendiéndose desde el Ártico a la Antártida, y causan estragos en

las especies marinas. Este año es clave en la lucha contra la invasión de plásticos. Solo con tu apoyo podremos seguir pidiendo al Gobierno que tome medidas para reducir la producción y consumo de plásticos.


A %d blogueros les gusta esto: