Obama pide en último informe al Congreso levantar bloqueo a Cuba. Cubadebate

enero 13, 2016

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, hizo un nuevo llamado al Congreso, el último en un mensaje a la Unión, para que levante el bloqueo contra Cuba, al señalar el fracaso de la política de aislamiento contra la isla. Foto, The New York Times

Obama-NYT

“Cincuenta años de aislar a Cuba fracasaron, colocándonos en retroceso en América Latina”, dijo el mandatario al pronunciar su último discurso sobre el estado de la nación ante una sesión conjunta del Congreso.
Obama defendió su decisión de restablecer en julio relaciones bilaterales con Cuba, después de medio siglo de ruptura y enfrentamiento entre Washington y La Habana.

El mandatario dijo que el fracaso de la política promovida bajo la premisa de esos días fue lo que lo llevó a “abrir la puerta y el comercio” con la isla.

Asimismo recordó que la política de aislamiento a la isla que llevaron a cabo sus antecesores entorpeció las relaciones de Washington con América Latina.

“¿Quieren consolidar su liderazgo y credibilidad en el hemisferio? Reconozcan que la Guerra Fría se acabó, levanten el embargo”, exhortó ante la nula reacción de los legisladores republicanos.

Obama también abogó por el cierre del centro de detención de Guantánamo. “Es caro, es innecesario y sólo sirve como un folleto de reclutamiento para nuestros enemigos”, dijo el mandatario.

De acuerdo con Obama, el liderazgo que el país precisa “depende del poder de nuestro ejemplo. Es por eso que continuaré trabajando por el cierre de la prisión de Guantánamo”.

Obama retomó su vieja promesa de campaña de cerrar el centro de detenciones y que hasta ahora no ha podido cumplir, a pesar de sus repetidos llamados al Congreso a sumarse al esfuerzo.

Lean el discurso completo de Barack Obama https://www.whitehouse.gov/the-press-office/2016/01/12/comentarios-del-presidente-barack-obama-discurso-sobre-el-estado-de-la . Interesante


La Base de Guantánamo, grave afrenta a la Paz. Pedro martínez Pírez

noviembre 16, 2015

Luego de la reciente y muy contundente victoria cubana contra el bloqueo de Estados Unidos, que tuvo como escenario la Asamblea General de las Naciones Unidas, doscientos pacificistas de todo el mundo vendrán a Cuba esta semana para exigir a Washington que se retire de la centenaria base naval de Guantánamo.

pedro martínez pírez

El bloqueo económico, comercial y financiero y la ilegal base que Estados Unidos mantiene en el territorio de la oriental provincia de Guantánamo, son dos obstáculos fundamentales, aunque no los únicos, para que pueda hablarse de normalización de las relaciones entre los gobiernos de Washington y La Habana.
De ahí la importancia del IV Seminario Internacional de Paz y Abolición de Bases Militares Extranjeras que sesionará los días 20 y 21 de noviembre en la provincia cubana de Guantánamo.
Estos Seminarios se celebran cada dos años en Cuba y son organizados por el Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos y el Consejo Mundial de la Paz. Y según informó en La Habana Silvio Platero, Presidente del Movimiento pacifista cubano, han confirmado su participación en el evento representantes de cuarenta países.
También hemos podido conocer que varios embajadores acreditados en Cuba asistirán a la cita de Guantánamo, entre ellos Edgar Ponce, representante de Ecuador, país que este 2015 ostenta la presidencia pro tempore de la CELAC, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, y cuyo gobierno decidió cerrar hace algunos años la base militar que Estados Unidos operaba en la ciudad ecuatoriana de Manta.
La permanencia en la oriental provincia cubana de Guantánamo de una base militar de Estados Unidos, contra la voluntad del pueblo y el gobierno de Cuba, constituye también un flagrante irrespeto por Washington hacia la Declaración de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, aprobada el pasado año en La Habana por todas las naciones integrantes de la CELAC.
La base de Guantánamo, donde además existe una cárcel en la cual se violan en forma flagrante los más elementales derechos humanos de los presos, que además carecen de asistencia jurídica, es la instalación militar más antigua de Estados Unidos en el mundo, y cuya prolongada permanencia constituye una violación inaceptable de la soberanía cubana y del derecho internacional.


El tiempo está a favor de los pequeños. Pedro Martínez Pírez

agosto 31, 2015

martinez pírez

Quienes pronosticaron que con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos disminuirían las presiones sobre Washington, habrán podido comprobar que, si bien ha mejorado la imagen internacional de la potencia del Norte, crecen los pedidos de que sea levantado el bloqueo y se devuelva a los cubanos el territorio de la Base Naval en Guantánamo.
Poco a poco van saliendo a la luz pública aspectos menos conocidos del diferendo histórico entre Cuba y los Estados Unidos, el cual se remonta a una etapa muy anterior al triunfo de la Revolución Cubana.
Estados Unidos cometió el error de abrir una cárcel en el territorio cubano de Guantánamo, y las noticias sobre las gravísimas violaciones de los derechos humanos, incluidas las torturas, allí cometidas, favoreció el conocimiento mundial sobre la existencia de una base militar estadounidense que desde hace más de un siglo se mantiene contra la voluntad del pueblo y del gobierno en la región oriental de Cuba.
La diplomacia cubana, que en todo este proceso ha contado con el apoyo de la Santa Sede, Canadá y prácticamente todos los países del mundo, ha señalado dos momentos en las relaciones con Estados Unidos: el restablecimiento de los vínculos diplomáticos, que se oficializó el pasado 20 de julio, y la normalización, que es un proceso a más largo plazo y tiene en la agenda, entre otros asuntos, el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero y la devolución del territorio de Guantánamo.
Muchos estadounidenses se enteraron ahora que no pueden viajar libremente a Cuba, como sí pueden hacerlo a cualquier otro país del mundo, y el tema se incorpora desde el punto de vista interno a los reclamos al gobierno.
Y si el pasado 14 de agosto en La Habana el secretario de Estado John Kerry aseguró que ya Cuba no es enemiga ni adversaria, sino vecina de los Estados Unidos, el próximo 14 de septiembre el presidente Barack Obama estará obligado a no renovar, como lo han hecho cada año todos los presidentes desde la administración de John Kennedy, la llamada Ley de Comercio con el Enemigo, que data nada menos que de 1917.
Y mientras transcurre el proceso hacia la normalización de relaciones con Estados Unidos, Cuba sigue recibiendo una verdadera avalancha de turistas, que van estableciendo nuevos récords, y en los próximos días también recibirá al Presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, el canciller de Chile, Heraldo Muñoz Valenzuela y el Presidente del Congreso de España, Jesús Rosada, todos interesados en el fortalecimiento de las relaciones económicas con Cuba, y obviamente favorables al levantamiento del bloqueo, cuyo alcance extraterritorial también afecta a sus países.
Y mientras escribo este breve recuento destinado a muchos amigos y oyentes en el mundo me viene a la mente un precioso tema del cantautor cubano Silvio Rodríguez con el título exacto para esta coyuntura: El tiempo está a favor de los pequeños.


A %d blogueros les gusta esto: