Elecciones en México. Jorge Majfud

junio 30, 2018
Desde los tiempos de Porfirio Díaz, las políticas en favor de los supuestos tecnócratas y de los que sabían “cómo funcionaba el mundo moderno”, como las privatizaciones, fueron hechas en nombre del progreso y el desarrollo del país. México se enriqueció hasta principios del siglo XX, pero no los mexicanos. Durante las décadas precedentes, y debido a la arrogante desconsideración de cómo entendían las comunidades indígenas el uso de la tierra, entre otras razones, el 80 % de sus campesinos, en un país de mayoría de campesinos, terminó sin tierra y el exitoso proceso modernizador terminó en la inevitable y violenta Revolución Mexicana.
Durante las últimas décadas, México hizo algunos progresos (y retrocesos; la corrupción y la violencia del narcotráfico son problemas tan graves que a pocos le preocupa la obscena desigualdad), como cualquier otro país en un mundo que acumula conocimiento científico, tecnológico y social, no gracias a sus “hombres de negocios” sino a sus trabajadores, a sus inventores asalariados, ya sean en los talleres o en las universidades, y gracias a sus luchadores sociales, normalmente demonizados por el poder y por su principal brazo, la gran prensa.

A principios de 2012 fui invitado en la Universidad Autónoma de Coahuila, y ante las preguntas de los estudiantes les dije que no importaba cuánto se lamentaran de sus políticos, México iba a elegir a Peña Nieto, porque tenían más miedo a lo nuevo que a lo peor del pasado.

Ahora México tiene la oportunidad de dar un pequeño paso hacia una opción diferente, encarnada en la persona de Manuel López Obrador y en el movimiento Morena. En política sólo se puede elegir el mal menor, y en México, al día de hoy, ese es Morena. Lo que significa que, aunque el futuro de México a largo plazo parece mucho mejor que el presente (no por ningún cambio de política doméstica sino internacional, que, a la inversa, no se ve nada bien), no podemos ser optimistas en lo que se refiere al corto plazo.

¿Por qué? López Obrador puede ser la mejor opción, pero él no cambiará una vieja cultura de corrupción que es, lamentablemente, una seña de distinción de la política mexicana, alimentada, como en la mayoría de los países del mundo, por las terribles desigualdades sociales. Los muy de abajo se corrompen por necesidad y los muy de arriba por ambición.

Esta cultura y tradición (impunidad, violencia, corrupción, machismo, abusos sin reacción) se nutre de las grandes desigualdades sociales. Ahí radica el centro del problema mayor y todo lo demás son colores y sabores regionales. No es imposible cambiarlo, pero no es algo que se cambia tan rápido ni tan fácil como un gobierno.

Con sus virtudes y defectos, Estados Unidos no debe ser un modelo para México, como lo ha sido en gran medida y durante mucho tiempo. Las grandes y crecientes desigualdades en Estados Unidos (y en otros países ricos en menor medida) son la fuente del estrés y las depresiones de sus habitantes (hay diversos estudios disponibles sobre este tema). Más allá de un cierto mínimo, no importa cuán alto sea el ingreso medio de un país o el ingreso absoluto de un individuo. Lo que importa es su posición relativa en una sociedad y sus percepciones de éxito, fracaso y justicia. La mayor ansiedad por el éxito material es muy buena para sus economías, sobre todo para aquellos grupos que se benefician del sistema económico que redistribuye la riqueza de los más a los menos, pero muy malo para sus individuos, que en casos ni siquiera cuentan como individuos. La epidemia de alcoholismo, abuso de estupefacientes que cuestan la vida de decenas de miles de personas por año, y el incremento de las olas de suicidio que no se reportan en las primeras planas de los medios, o, incluso, el aumento del racismo y del odio tribal, son alguna de las consecuencias de estas desigualdades sociales montadas sobre una atroz cultura materialista y consumista.

No es este tipo de éxito al que el mundo debe seguir aspirando.

Aunque desde hace diez años más mexicanos vuelven a su país de los que vienen a Estados Unidos a buscar la sobrevivencia, México todavía depende demasiado de Estados Unidos, no sólo en su economía sino en su cultura y en su dignidad. O Estados Unidos cambia (algo improbable, si consideramos que todavía se está viviendo el trauma de la Guerra de Secesión) o México empieza a mirar para otro lado. En primer lugar, debería mirar hacia esa región siempre olvidada por México, América Latina. Los mexicanos no deberían olvidar que ellos son los Estados Unidos para América Central, con toda la hipocresía que conlleva esta relación. Luego debería mirar, en términos comerciales, más hacia Europa y Asia, y luego relacionarse con su vecino desde otra posición más igualitaria. De Estados Unidos no sólo procede la razón de los grandes carteles de droga de México, porque aquí está gran parte de su mercado consumidor y de provisión de armas (ambos ilegales), sino también sus políticas como la Guerra contra las drogas y, más recientemente, su humillación étnica y cultural hacia su vecino más importante, como estrategia de gigante decadente.

De otra forma no habrá verdaderos cambios en México.

En resumen, en este momento la mejor opción es votar por Morena. Luego, cuando su candidato y su partido se pasen al tradicional bando de los “realistas”, de los “pragmáticos”, de los “responsables”, la opción será exigirle cambios radiales para lograr cambios en la medida de lo posible. O, mejor aún: dejar de delegar tanto poder de gestión social a los políticos y fortalecer las diversas organizaciones que conforman el verdadero tejido social.

México, ese país tan diverso y maravilloso, tiene un futuro extraordinario. Siempre y cuando abandone su viejo complejo de inferioridad y se independice de una vez por todas de sus fantasmas históricos, que son muchos desde Moctezuma y Malinche, y ahora proceden tanto del norte como de su propio interior.


Josep Maria Boixareu. Carta abans de la matinada

marzo 25, 2018

 

Amics, amigues
Estic indignat, molt indignat. No sé si controlo bé el què dic, pel qual us demano disculpes i comprensió per l’atabalada escriptura d’avui i d’alguna expressió fora de la correcció que mereixeu.
Em poso a escriure amb mal al braç dret de tant picar la cassola pel balcó de casa. La gent que encara venia de la manifestació mirava cap amunt i m’aplaudia. Se n’han anant afegint i, quan el concert havia engegat, jo he plegat. El pitjor no és el mal al braç, que passarà ràpidament.
L’altre és la bronquitis que porto i que em reté a Barcelona. No podia, però, de deixar de participar en la manifestació d’avui, encara
que ho hagi de pagar amb més dies de reclusió. No empro aquest terme amb segones; me n’adono ara.
Extremera, Soto del Real o Alcalà Meco, on han anat a parar les nostres i els nostres  compatriotes que es juguen la llibertat per Catalunya, per
nosaltres; allò sí que és reclusió i… essent innocents. És l’Estat presó, represó!
He estat tres quarts d’hora al carrer, un braç recolzat amb la meva esposa i l’altre amb el bastó. Com que hi hem anat d’hora hem pogut estar al rovell de l’ou: Roger deLlúria/Provença, allí on la policia deturava els manifestants. Eren els Mossos d’Esquadra que protegien la seu de de “delegación del gobierno” amb els seus polis de torn. Ningú no es podia acostar per cap banda a menys d’una mançana a la rodona.
Tenen por els maleïts representants d’un govern estatal feixista que puteja (us he avisat) la justícia i persegueix  arreu tot el que fa flaire d’independentisme, llibertat d’expressió, dret humans o democràcia.
La meva condició de jubilat i malalt, ahir em va permetre de seguir la sessió de la maltempsada investidura de Jordi Turull. Des de fa temps que en aquestes ocasions només escolto els que m’agraden, sí. Per què haig de posar-me malalt amb els improperis, bajanades, quan no ironies de mal gust impròpies d’un Parlament democràtic?
Llibertat d’expressió, de lectura i d’escoltar el que a cadascú li plagui.
Així és que vaig escoltar Jordi Turull en el seu discurs d’investidura, de rèplica i poc més. Alguna cosa d’Eduard Pujol, del substitut de Marta Rovira, de Xavier Domènech i de Carles Riera. Com les gasten la pija de l’Arrimadas, el tonto de l’Albiol i el desgraciat de l’Iceta; ja me’ls conec i, per tant, me’ls vaig estalviar.
El discurs d’investidura de Jordi Turull va ser d’una precisió impecable, pròpia d’un gran estadista. El seu de rèplica, d’una talla política d’alt nivell i això que els seus advocats li havien controlat el que deia pensant en la compareixença d’avui davant del Suprem. L’home que semblava abatut en el primer discurs, va demostrar una capacitat dialèctica extraordinària en el de rèplica. Com se’l devia escoltar el jutge Llarena…!
La investidura no es va aprovar per un estret marge. Els quatre diputats de la CUP es van abstenir i no hi va haver la majoria absoluta necessària en la primera votació. No sé si la gent de la CUP devia quedar gaire satisfeta, alineant-se de fet amb dels 155.
Crec que aquesta gent s’ho hauria de fer mirar. Tenen polítics excel·lents que llencen per la borda i, sobretot, fan mal a l’independentisme català, a la República de la que tant s’omplen la boca. Aquesta gent, en comptes de fer tantes assemblees, haurien de fer cursos de democràcia representativa. Demà, hi haurà sessió? En aquests moments no se sap.
El que sí sabem és que el titella de la Moncloa, el sàtrapa Llarena, avui n’ha enviat cinc més a la presó i als de demà els desitjo millor sort. Això no és cap mena de justícia. És el Tribunal de la Inquisició: el que no pensa com nosaltres a la foguera, les presons d’ara a Madrid. Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva, Carme Forcadell i Dolors Bassa, empresonats per un  jutge sense escrúpols, teledirigit des de la Moncloa, Gènova i des d’algun altre racó des d’on conspiren gentussa com José M. Aznar o Felipe González i  algun franquista decrèpit. Els nostres compatriotes esmentats i empresonats són d’un nivell personal, moral i polític que dona cent voltes als voltors de la Moncloa, Gènova, Ferraz i no sé on para l’Albert Rivera, aquell noi de Granollers que va decidir trairel seu país.
Per a mi, el més indecent de tots. El seu objectiu: fer desaparèixer la llengua i la cultura catalanes, amb el qual aixafaria Catalunya. Però, Catalunya és quelcom molt més gran del que aquest botifler es pensa. Al temps.
Tota la indignació que porto al damunt, amb mal de cap inclòs, no m’impedeix de somiar tot escrivint. Jo sóc dels que crec que al final es fa justícia tard o d’hora. De primer, hem de seguir ferms en les nostre posicions. No espantar-nos. Qualsevol dia n’agafaran algun de nosaltres, delsde la base.
Jo declaro que el 20 de setembre estavamatí i tarda, a la concentració davant la conselleria d’Economia, que l’1 d’Octubre estava al peu de les urnes d’apoderat de l’ANC. És més, el 9-N de 2014 vaig estar de voluntàri en una mesa. No cal reiterar que sóc independentista de fa molt temps
(potser no de tota la vida, però tinc testimonis que es remunten a començaments dels  seixanta).
 I, tot el que escric queda publicat: algunes coses me les guardo pel dia que calgui. Aquí em tenen els del 155, un de base que pot escarmentar molts altres. Aquí!
No empresonaran tot un poble, ni tan sols els inalterables més de dos milions de catalans que formem la massa crítica de l’independentisme i que persisteix i es va eixamplant. No podran amb nosaltres! Nomésdesapareixerem per la mort.
Ai! Sipoguessin tornar-nos a cremar a la foguera!
L’odi, l’afany de venjança és d’ells. El nostre afany és de justícia i persistirem en la nostra lluita enraonada i pacífica fins la victòria. La raó, com deia
avui l’eurodiputat Terricabras, no ens la donarà la UE, però sí els seus tribunals, que són realment independents. Tenim la dignitat, mai ens l’han
pres, però ens falta la justícia per a 7,5 milions de catalans que es deleixen per tenir una societat lliure i justa.
S’apropen temps encara més difícils. Lluitarem cadascú des del seu lloc i ho aconseguirem. Els malvats seran castigats i allí elscruixiran les dents.
Només cerquem justícia. Si no la volen pactar enraonant, la lluita serà llarga, però la victòria nostra.
Espanya té un problema, nosaltres, una il·lusió

45.000 personas reclaman en Bruselas la implicación de la UE en el conflicto catalán. Agencias

diciembre 7, 2017

Convocada por ANC y Ómnium bajo el lema ‘Wake up Europe’, la marcha ha recorrido las calles del barrio europeo con la presencia de Puigdemont y Marta Rovira, entre otros líderes.

En Catalunya TV3 no transmite el encuentro. Si llamas por teléfono, No responden. ¡¡¡Increíble!!!

Miles de personas han participado este jueves en una manifestación en Bruselas para instar a la Unión Europea a tomar posición en la crisis política y demandar “democracia para Cataluña”.

Convocada por ANC y Òmnium bajo el lema “Wake up Europe. Democracy for Catalonia” (Despierta Europa. Democracia para Cataluña), la marcha ha recorrido este mediodía las calles del barrio europeo. Los organizadores esperaban reunir a unas 20.000 personas, según las cifras facilitadas a las autoridades locales. Sin embargo, esta previsión se ha quedado corta ya que la Policía belga ha contabilizado 45.000 asistentes.

La manifestación ha partido con cierto retraso (estaba prevista para las 11:30 horas, pero no ha comenzado hasta las 11:55) del parque del Cincuentenario, en pleno barrio europeo, y ha concluído en torno a las 14:00 horas. Los manifestantes han pasado cerca de las principales instituciones de la Unión Europea (Comisión Europea, Consejo y Parlamento Europeo), aunque no han llegado a concentrarse ante ellas porque el acceso a la plaza de Schuman en la que se encuentran no se les ha permitido, pese a haberlo solicitado.

En un ambiente festivo y reivindicativo, los manifestantes han empezado a llegar hasta con dos horas de antelación al punto de encuentro, ataviados con senyeras, esteladas, alguna bandera europea y bufandas y lazos amarillos, color que han convertido en símbolo de solidaridad con los encarcelados por el process.

BRUSELAS MANIFA KATALUNIA EFE

El parque del Cincuentenario de Bruselas, abarrotado. Foto: EFE

Problemas de movilidad en las entradas de Bruselas

La Policía de Bruselas ha desplegado un importante dispositivo de seguridad y avisado de que se esperan importantes problemas de movilidad en la ciudad. De hecho, varios autobuses no han logrado llegar aún al punto de partida debido al atasco en las entradas a Bruselas.

Ambas entidades han fletado seis vuelos chárter y más de 200 autobuses para que miles de catalanes puederan acudir a la cita.

Además de la sociedad civil, estaban convocados a la manifestación eurodiputados de “todos los partidos y de distintos países”, así como las fuerzas proindependentistas del arco parlamentario catalán.

ESTELADDA MANIFA BRUSELAS KATALUNIA EFE

Una estelada de 40 metros de largo espera en el suelo para ser cargada a lo largo del recorrido. Foto: EFE

El president y candidato de Junts per Catalunya a la elecciones del 21D, Carles Puigdemont, ha acudido al cierre de la protesta, por razones de seguridad, y  la ‘numero 2’ y candidata de ERC, Marta Rovira, ha participado en la manifestación.

Puigdemont ha dicho, al cierre de la manifestación que “Cataluña es la mejor cara de Europa”.

Puigdemont ha apelado directamente al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para que “Europa se dé cuenta de que aún puede jugar un papel” en la crisis catalana.

El president catalán le ha dicho que “los que se manifiestan debajo de su despacho (…) no son criminales, son demócratas”, y ha preguntado al dirigente europeo si ha visto alguna vez en Bruselas “una manifestación como esta de apoyo a unos criminales”, en alusión a los dirigentes independentistas.

“Queremos una Europa de ciudadanos libres, una que escuche a sus ciudadanos, además de escuchar a los Estados”, ha dicho Puigdemont, que ha vuelto a reprochar a la Unión Europea “dar respaldo” al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Antes de él ha intervenido en el cierre del acto la número dos de ERC, Marta Rovira, y ha dicho que “necesitamos ganar las elecciones. Sabemos que podemos ganar, las vamos a ganar, vamos a obtener un mandato democrático que nos permita continuar construyendo la república y sobre todo nos permita recuperar la democracia”.

Entre los políticos que se han sumado a la convocatoria de ANC y Òmnium Cultural se ha visto también al diputado republicano Gabriel Rufían, y al expresidente de la Generalitat, Artur Mas, entre otros.

Reunión con Juncker

El vicepresidente de la ANC ha indicado que su organización también ha solicitado una reunión con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Según fuentes comunitarias, ayer no habían recibido ninguna petición de este tipo y que, en cualquier caso, la agenda del jefe del Ejecutivo está “muy cargada” estos días.

En la rueda de prensa para presentar la manifestación,  los vicepresidentes de ANC y Òmnium, Agustí Alcoberro y Marce Mauri han subrayado que la marcha pretende servir para presionar a las instituciones de la UE para que tomen partido y “salvaguarden y defiendan la democracia en Cataluña”.

“Queremos expresar el sentimiento proeuropeo de la sociedad, somos y seremos europeos, queremos participar en un proyecto común de la Unión Europea”, ha añadido Alcoberro.


Per què fa por la Independència?

octubre 19, 2017

Dol quan persones amigues que estimes, tenen por del què està passant, i, asseguren que hi ha massa violència….Jo els demano: no per part dels que sortim al carrer oi?

Ho fem amb gran humilitat, educació, sense aldarulls… Malgrat tot, molts no hi estan d’acord. Entenc que no sigui del seu grat però, si us plau, NO  ens atribuïu males maneres d’actuar, com fa l’Estat espanyol.

Aquest sí que  ens ha menystingut, “ninguneado” com diuen ells.

La nostra força és, justament, la nostra fermesa, la nostra manera d’actuar sense soroll malsà, només amb alguns càntics i clams d’esperança, sense maltractar ningú.

Necessitem que, ben aviat, arribi la solució. No m’agradaria perdre alguns amics que, en aquestes situacions, es fan escàpols, per no parlar del tema. Em fa mal el cor i, potser, és la mateixa situació que es troben ells….

En aquestes ocasions penso: quina sort tenen els ocells, poden volar al seu atzar, sense donar explicacions i tornen, quan el temps és favorable!

 


Editorial de La Jornada. Cataluña: gasolina al fuego

octubre 18, 2017

El encarcelamiento por cargos de sedición contra Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, presidentes de las organizaciones independentistas Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, respectivamente, no es sólo una aberración jurídica sino también una imprudencia política mayúscula en el contexto de la tensión entre Madrid y Barcelona por los pasos hacia la independencia emprendidos por la Generalitat, (el gobierno autónomo de Cataluña), y el Parlament (legislativo local). Como era de esperarse, las imputaciones penales contra esos líderes secesionistas y contra funcionarios como el jefe de los Mossos d’Esquadra (policía regional), Josep Lluís Trapero –quien se encuentra en libertad condicional– han generado rápida y masiva reacción social en Cataluña. Ayer, unas 200 mil personas salieron a las calles de Barcelona para exigir la liberación de quienes pueden considerarse, desde cualquier punto de vista, prisioneros políticos del gobierno español.

En efecto, las imputaciones por sedición formuladas por la fiscalía y aceptadas por una juez de la Audiencia Nacional de España, pretenden responsabilizar a Sánchez y Cuixart por la retención, entre el 20 y el 21 de septiembre pasados, de funcionarios enviados por Madrid a Barcelona con el propósito de detener personas y catear oficinas en las que se sospechaba que se estaba organizando el referendo independentista del primero de octubre siguiente. Asimismo, se les acusa por los daños que tuvieron algunas patrullas policiales y de obstruir la acción de las autoridades. Sin embargo, en esas fechas los hoy encarcelados se limitaron a convocar manifestaciones pacíficas en protesta por lo que era ya una política represiva y persecutoria del gobierno de Mariano Rajoy contra el independentismo catalán.

La torpeza y el autoritarismo del régimen madrileño han desembocado plenamente en el empeño de resolver un conflicto social y político de larga historia por la vía judicial y po- licial y han cerrado las vías consustanciales a la democracia, que son el diálogo, la negociación y las elecciones. Con ello, Rajoy no sólo ha exacerbado y fortalecido los ánimos de los sectores secesionistas de Cataluña, ya claramente mayoritarios desde antes que el referendo del primero de octubre lo confirmara, sino que ha llevado al Estado español a criminalizar y perseguir las disidencias políticas, con lo que lo coloca en una situación impresentable en el contexto de la Unión Europea.

Para colmo, el régimen madrileño se apresta a aplicar el artículo 155 de la Constitución, que establece la toma temporal del control de la comunidad autónoma de Cataluña y, previsiblemente, la sustitución de sus autoridades legítimas y su remplazo por funcionarios impuestos desde La Moncloa; ello conduciría, inevitablemente, a un recrudecimiento de la crisis y a un alejamiento de posibles soluciones negociadas y pacíficas.

En suma, si el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, llevó el proceso independentista por una ruta aventurada e inconveniente, la imprudencia y la ceguera autoritaria de Rajoy pueden causar ahora un desastre institucional de graves proporciones para toda España. Porque una cosa es segura: los métodos policiales, judiciales y represivos no van a disuadir de su postura a los millones de catalanes que anhelan la independencia de su país.


Barcelona. Cinco minutos de silencio para recordar a Jordi Sánchez y Jordi Cuixart

octubre 17, 2017

Impresionante encuentro de miles de personas de todas edades en la Diagonal de Barcelona para recordar a nuestros compañeros, presos políticos: Jordi Sánchez y Jordi Cuixart acusados por el Gobierno de Madrid de Sedición. Velas, cantos y clamores y, también, abucheos a la policía que controlaba desde el aire…

Impregnados de luz, la que queremos transmitir a nuestros compañeros presos, hemos compartido unas horas con gente llegada de lugares distintos de la provincia. Hemos cantado, clamado, con velas en mano: No estáis solos, Las calles serán siempre nuestras,  Libertad Jordi’s, presos políticos del Estado español,  Help Catalonia, Save Europe o República ahora, pero también gritos de “Libertad”, “Todos somos Jordi” o “Fuera la justicia española”.

Por más personas que encarcelen, siempre habrá relevo  era otra de las frases más recitada. Somos conscientes de que hemos retrocedido a tiempos pasados, cuando hablar catalán podía ser motivo de prisión, de perder un lugar de trabajo, de ser tratado como escoria en aquel mundo de régimen franquista-fascista. Los jóvenes no lo han vivido, sí, quienes tenemos cierta edad y sufrimos sus consecuencias. El Gobierno de España no ha inventado nada nuevo, ha plagiado maneras, frases, actitudes de los fascistas de antaño en sus ataques a la democracia.

La ciudadanía, consciente de lo que no quiere para sí y menos aún para el futuro de sus hijos se siente indignada por el trato recibido nuestros compañeros. Somos un pueblo que puede vivir sin España, y, por qué no, sin la Europa actual, que no es la que votamos.

Parlamentos escuetos para recordar el motivo de la movilización: “tenemos dos grandes personajes amigos-líderes de esta Catalunya en lucha por su dignidad: Jordi Sánchez y Jordi Cuixart en prisión por cumplir su cometido: movilizar a nuestro pueblo en pos de su reconocimiento en tanto que República catalana y su Independencia, exigiendo pudiéramos votar”.

Lectura de un Manifiesto a cargo de la actriz Silvia Bel. La movida seguirá, así comentaron tanto la ANC como Òmnium Cultural. Otro clamor continuado era “No pedimos clemencia, Exigimos Justícia.”

 

 


Salomónica decisión la que dió ayer el President Puigdemont

octubre 11, 2017

Nadie puede tildarnos de exclusivistas. Esperanza fundada, con tan salomónica proclama.

Puertas abiertas al Diálogo que Nunca se cerró, saltó anoche en todos los Medios Informativos del mundo.

Unanimidad en constatar que el President Carles Puigdemont tendió de nuevo la mano al Diálogo.

¿Qué dicen los de España?

El ABC dice que la prensa Internacional se sorprende con la ambigüedad del discurso. Que The Guardian subraya el frenazo a la independencia. La CNN titula “España dividida en espera…”

El Wasington Post recoge en su portada información sobre la sesión plenaria y, su titular, en la misma línea que el de la CNN: “El presidente catalán detiene la declaración de independencia y llama a seguir dialogando con España”.

Tenemos ante nosotros unos días excepcionales. Deberíamos poder vivirlos sin el acompañamiento de tanta fuerza del orden. Sabemos caminar solos, ¡gracias!

La Perseverancia es nuestra mejor ley de vida. No dejemos de caminar…

 

¡Gracias! Perseverancia es nuestro mejor lema


A %d blogueros les gusta esto: