Encuentro con Carola en Granollers

octubre 14, 2015

Hermoso tiempo compartido con mi amiga Carola. Amistad que viene de lejos, de la mano de otro gran amigo, el Nobel de Paz Adolfo Pérez Esquivel, hace muchos años. Todos trabajamos misma modalidad, Cultura de Paz y Derechos Humanos. Largas conversaciones, evocando recuerdos, dibujando nuevas posibilidades. El tiempo avanza, también los medios, aunque la frmula sigue siendo la misma, única, infalible: Educación-Palabra-Amor de, todos para todos.

termica 1

Anoche participamos, en la Porxada de Granollers, en el acto de Solidaridad con la Consellera Irene Rigau que por la mañana, y, la ex VicePresidenta del Parlament Joana Ortega por la tarde, acudieron a declarar como imputadas, por un delito de desobediencia, al organizar la consulta sobre la independencia del 9-N pese a la prohibición del Tribunal Constitucional.

Carola no conocía Granollers, ni la labor que, desde esta población se lleva a cabo.
Hemos charlado, el poco tiempo de que disponíamos, con muchas personas que caminamos en el mismo sentido, de manera especial, en esta ocasión, viajando-soñando a través de la Cultura.

Visitamos Roca Umbert-Fàbrica de les Arts, y se fue entusiasmada tras visitar aquel inmenso espacio. Aunque personalmente creía conocerlo, siempre descubro nuevas facetas. Aparte de la Térmica, que siempre me ha emocionado ver y recordar su utilidad cuando todo era diferente, y era la fuerza que movía aquella industria singular de la ciudad, me ha llamado la atención la gran cantidad de artistas residentes que tienen, en Roca Umbert, sus sedes de producción.
Las obligaciones de Carola no permiten más tiempo del debido y, se fue de nuevo, tras dos escasos días, a su hermoso país que admiro y quiero como propio: Ecuador. Gracias por compartir ilusiones y sueños que, poco a poco empezamos a vislumbrar.


Guantánamo: Presidente de EEUU envió una carta al Premio Nobel Pérez Esquivel

septiembre 23, 2015

23 de septiembre de 2015
En el marco de la gira histórica del Papa Francisco, el Premio Nobel de la Paz argentino, Adolfo Pérez Esquivel, dió a conocer una carta que recibió del Presidente Barack Obama, en respuesta a un mensaje que le enviaron doce Premios Nobel de la Paz a fines de 2014, en la cual le requirieron el cierre de la base militar situada en Guantánamo, y de los centros clandestinos de detención y tortura que tiene EEUU alrededor del mundo, entre otras cosas.

adolfo_perez_esquivel

“Hace poco hemos recibido tu cordial respuesta como colega Nobel, mencionando tu voluntad de ‘llevar este capítulo de la historia de Estados Unidos a su final’, lo que motiva mis siguientes palabras”, menciona Pérez Esquivel en su carta de respuesta a Obama.

“Reconozco tu coraje para asumir lo que la gran mayoría de tus antecesores no hicieron: que Estados Unidos viola los derechos humanos y que es necesaria la voluntad del presidente junto al pueblo, y actores internacionales, para que esto no se repita Nunca Más”, destacó el dirigente argentino luego de recordarle que, como muchos, sufrió prisión y torturas en el marco de las dictaduras latinoamericanas y la Operación Cóndor soportadas por EEUU, y que fue su lucha colectiva contra estas violaciones de derechos humanos, lo que lo llevaron a recibir el Nobel de la Paz.

“Decir que cerrar la cárcel de Guantánamo es un ‘imperativo nacional’, y que lo que allí sucede ‘debilita la seguridad nacional estadounidense’, es una señal que busca un cambio de paradigma, algo que sin dudas es muy valorable”, agregó Pérez Esquivel, ofreciéndole su apoyo para presionar al Congreso de Estados Unidos para que termine con este y otros asuntos pendientes en materia de soberanía y derechos humanos en la región.

“Todas las Américas esperan que esta nueva etapa de reestablecimiento de vínculos entre Cuba y EEUU, favorecido por el mensaje de diálogo y entendimiento del Papa Francisco, haga recapacitar al Congreso Nacional de Estados Unidos de cerrar este establecimiento, así como también el ‘Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica’ (Ex Escuela de las Américas) y las distintas bases militares que Estados Unidos tiene en nuestra región”, finalizó Pérez Esquivel deseándole fuerza y esperanza a él y al pueblo norteamericano “porque sabemos que otro mundo es posible”.


Óscar Romero, el “ancla” que evitó la guerra civil salvadoreña, reconocido como beato

mayo 23, 2015

El arzobispo fue asesinado en 1980 y conocido por intentar mantener la paz y evitar el la guerra civil salvadoreña (1980-1992).
Cientos de devotos del mártir salvadoreño Óscar Arnulfo Romero inician una procesión, en el marco de las actividades previas a la beatificación, programado para mañana a las 10h local de este sábado, del asesinado monseñor en San Salvador (El Salvador). Se espera la presencia de cerca de 300.000 personas en el acto de la beatificación. Informa EFE

Oscar Romero

El Gobierno evita abrir más frentes con la Iglesia
SAN SALVADOR.- Miles de devotos de monseñor Romero llenan, desde primeras horas de la madrugada, la plaza del Salvador del Mundo de la capital salvadoreña, donde será beatificado a las 10:00 horas (16:00 GMT) ante unas 285.000 personas, según estimaciones de la Iglesia católica.
San Salvador se convirtió anoche en una la ciudad despierta, que comenzó con una vigilia a la que asistieron miles de personas para homenajear al que, desde siempre, es para ellos el amigo de los pobres, en la víspera de su beatificación.
Monseñor Romero es para los salvadoreños mucho más que un mártir; es el héroe, el defensor de las causas justas, el hombre bueno, es San Romero de América, como lo “bautizaron” desde que fue asesinado en San Salvador el 24 de marzo de 1980 por un escuadrón de la muerte.
Para los fieles de Romero, su beatificación no es más que el primer paso hacia la canonización, que reivindican desde hace 35 años.
Defensores de derechos humanos y devotos del mártir y monseñor Óscar Arnulfo Romero dicen que el arzobispo, asesinado el 24 de marzo de 1980, era el “ancla” que impedía a El Salvador zarpar a un viaje de sangre y dolor que, a la postre, costaría la vida de unas 75.000 personas en 12 años de guerra civil.
El biógrafo y exsecretario personal de Óscar Arnulfo Romero (197-1980), monseñor Jesús Delgado, aseguró a Efe que el arzobispo intentaba que no se hubiera una guerra civil en El Salvador.
“Romero estaba deteniéndolos, diciendo que no se había gastado el último cartucho de la razón, que la palabra todavía tenía una fuerza para liberar este país de tanta opresión, rencor y odio (…) porque no solo era una situación económica, social y política, era una situación moral y humana”, dijo el sacerdote.
La guerra civil salvadoreña que enfrentó entre 1980 y 1992 a la guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y al Ejército salvadoreño, financiado por Estados Unidos, causó unos 75.000 muertos y 8.000 desaparecidos.
Este fue el primer conflicto civil en el que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) intervino directamente para lograr un armisticio. El conflicto concluyó con la firma de los Acuerdos de Paz en Chapultepec, México en 1992.
“A Romero lo matan el 24 de marzo de 1980 a las 6:20 de tarde; a las 7 de la noche por varios lugares de San Salvador se oían balaceras, no más lo mataron en primer lugar, la lucha callejera y luego formalmente (la guerra) entre los dos bandos, la guerrilla y la contrainsurgencia”, relató Delgado.
Romero “fue el hombre que mantuvo la paz los más posible, fue el hombre que trato de solucionar todo con el dialogo”, sostuvo el biógrafo. Este argumento fue respaldado por el vicario general de la Iglesia católica salvadoreña durante la época de Romero, Ricardo Urioste.
“La guerra no empezó sino hasta después de su muerte, todo su periodo (como arzobispo) no hubo una guerra proclamada”, dijo a Efe.
No obstante, Urioste apuntó que, a pesar de los esfuerzos del arzobispo asesinado, “siempre se hubiera dado” el conflicto, porque “quién sabe si hubiesen sido capaces sus palabras de detener uno y otro bando”.
El defensor de derechos humanos y director de la organización Tutela Legal “María Julia Hernández”, Ovidio Mauricio, aseguró a Efe que “los que estaban por una opción de guerra la apresuraron” al asesinar a Romero.
Mauricio dice que Romero fue el primer personaje público en plantear la necesidad de dialogar y “buscar formas de no explotar a la población” por parte de la elite económica en esa época.
El procurador de Derechos Humanos de El Salvador, David Morales, es más enfático al señalar que “eliminar a monseñor Romero era un objetivo” que le permitió al Estado salvadoreño, Fuerzas Armadas y grupos paramilitares “profundizar prácticas genocidas de ataque a la población civil”.
En declaraciones a Efe, Morales argumentó que un hecho “simbólico” que remarca esta tesis es que casi dos meses después del magnicidio se produce la “primera de las grandes matanzas de civiles”, en el río Sumpul, departamento de Chalatenango, donde fueron asesinadas unas 600 personas.
“Como política contrainsurgente los ataques consistieron no en enfrentamiento contra su enemigo armado, sino en acciones de exterminio humano masivo, que sería una política de matanza que se extendió por más de cuatro años”, expuso.
Concluyó que “monseñor Romero era un muro que los represores consideraron que era necesario eliminar”.
En el 2013, el actual arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, dijo que el uso político de Romero “para bien o para mal” afectó el proceso canónico abierto en el Vaticano desde 1994.
En este sentido, Ricardo Urioste dijo que a Romero “se le acusó de político, de marxista, de comunista, de guerrillero”, pero el Vaticano ha desmentido esto con la beatificación.
Jorge Alberto Hernández, chófer de Romero cuando fue obispo de la diócesis de Santiago de María (Usulután), entre 1974 y 1977, dijo a Efe que el único fusil que usó el arzobispo fue el “evangelio”.
Comentó que Romero “no era guerrillero” y que no tuvo influencias “ni de los cubanos y de los rusos”, porque sus homilías nacieron de la vivencia que “día a día tenía con las personas”.
Armando Sorto, un hombre a quien Romero salvó de ser reclutado por el Ejército cuando tenía 17 años, recalcó que “fue un gran sacerdote y obispo que murió por los pobres”.
Relató que en una ocasión Romero le pidió que le cantará una canción del cantautor mexicano Javier Solís llamada “La mal querida”.
“Yo no sé por qué motivo le gustaba esa canción, se la cante con el alma y también con el corazón”, aunque “considero que él se identificaba con la canción porque ya empezaba el odio con la iglesia, y ya lo odiaban a él, ya era mal querido”, contó a Efe.
Un informe de la Comisión de la Verdad de la ONU, que investigó las violaciones a derechos humanos durante la guerra civil salvadoreña, determinó que el exmayor del Ejército y fundador del partido de derecha Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Roberto D’Aubuisson dio la orden de asesinar a monseñor Óscar Arnulfo Romero.



Granollers, apuesta por la Paz

marzo 11, 2014

Hoy, 11 de marzo de 2014 se ha constitudo, en Granollers la sección Alcaldes per la Pau de Catalunya.Alcaldes per la Pau de Catalunya

Josep Mayoral alcalde de Granollers, vicePresidente de Mayors for Peace, dió la bienvenida a los asistentes. Estaba acompañado, en la mesa, por Xavier Amor, Presidente de la Federació de Municipis de Catalunya. Miquel Buch, Presidente de la Associació Catalana de Municipis i Comarques. Meritxell Budó, Presidenta del Fons Català de Cooperació al Desenvolupament y alcadesa de La Garriga. Ferran Civil, VicePresidente primero de la Diputació de Barcelona.
Mayoral insistió en “la necesidad de trabajar juntos, fijar un itinerario para luchar contra las armas nucleares en cualquier lugar del mundo desde la mirada local. Hoy, proponemos que los catalanes caminemos juntos, bajo un mismo paraguas, y nos constituyamos en Alcaldes por la Paz de Catalunya, como hicimos el pasado mes de septiembre en Aubagne, con Alcaldes por la Paz del Mediterraneo.
¿Por qué? Porqué, cuando los Gobiernos callen, nosotros hablaremos. Nuestra militancia debe ser fáctica, de cooperación municipalista. Queremos tener voz en el mundo.” El grupo Promotor está formado por los alcaldes de Figueres, Gavá, Granollers, La Garriga, Manlleu, Sant Feliu de Llobregat, Santa Coloma de Gramenet y Vilaseca.
Interesantes palabras de los presentes en la Mesa, unidos en la misma pretensión, acabar con las armas nucleares pero, tambien, con las menos sofisticadas que matan el derecho a la vida. Lucharan también para eradicar otras amenazas como el hambre. A partir de la sensibilización-educación, trabajaran para corregir desigualdades en la distribución de recursos; contra el cierre de fronteras; para favorecer políticas de salud, a partir de nuevos rols, que se pondran en marcha, desde esta red de redes.
Una Mesa redonda moderada por Neus Sotomayor Directora de la Universitat Internacional de la Pau, formada por Jordi Armadans Director de FundiPau, Tica Font Directora de l’ICIP, Jordi Castells Director de Relacions Internacionals de la Diputació de Barcelona, Josep Sagarra Secretari del Fons Català de Cooperació al Desenvolupament, han planteado propuestas, han ofrecido sus experiencias, para este mundo convulso, en el que vivimos.
Las propuestas estan ya en el aire, los participantes prestos a mover fichas, porqué el momento lo merece, o mejor, lo precisa.
Necesitamos cambiar el mundo inóspito e inaccesible para demasiados, luchamos por un futuro en el que reine la equidad.


América Latina en marcha

enero 30, 2014

Siempre, en mi pensamiento, una frase de mi buena amiga Danielle Mitterrand: La Paz, en el mundo, llegará a través de América Latina.
¿Porqué? Comentábamos… Con Danielle en Paris, con la MMPorqué la gente es distinta, acostumbrada a sufrir vejaciones, hambre, analfabetismo, de mano de los caciques dominantes, que les querían incultos, cual animales. Así podian dominarles, obligarles, esclavizarles.
Pero, de pronto, llegaron cabezas pensantes, gente buena, capaz de mostrar al mundo que lo importante es el ser humano, al que dieron alas y, el ser humano empezó a volar. La “maldita Cuba” y los comunistas malos, que, con Fidel, lograron acabar con la dictadura de Batista, iniciaron un camino que, poco a poco, otros siguieron, hasta llegar a configurar un grupo numeroso, sin miedo, capaz de plantar cara a los “dominadores” habituales que empezó con Hugo Chavez y sigue ahora Nicolás Maduro, Evo Morales, Rafael Correa, José Mujica, Inácio Da Lula y Dilma Rousseff, a los que, no dudo, se añadiran otros. Un buen ejemplo es la CELAC, que, recien acabada la reunión, celebrada en La Habana, apuesta por la Paz, por el ser humano, al que colocan en el centro de sus intenciones: acabar con el hambre, apostar por la Educación y la Cultura, la Sanidad, la Vivienda, todo lo que hombres-mujeres necesitamos, para caminar junto a los nuestros, en este mundo que, hasta ahora, en Occidente, ha traspapelado los intereses. Aquí solo cuenta el dinero, la economía, el mercado, la corrupción, elementos que comportan desempleo, hambruna, marginación, dolor, tristeza.


Vicenç Navarro. Lo que los medios españoles no dijeron sobre el asesinato de Kennedy

diciembre 3, 2013

A raíz del asesinato del Presidente Kennedy en noviembre de 1963, los mayores medios de información españoles han publicado extensos reportajes sobre su figura. Pero como también ocurrió a raíz del aniversario del asesinato de Martin Luther King, dichos medios no han citado apenas las circunstancias de su muerte ni el contexto político en el que ocurrió tal tragedia. A lo máximo que se ha llegado es a señalar que la muerte del Presidente Kennedy dio lugar a un gran número de teorías conspirativas, sin profundizar, en cambio, en ninguna de ellas. Solo un par de rotativos hicieron referencia a la película JFK, del director estadounidense Oliver Stone, en la que se cuenta una de ellas. Por lo demás, se considera (coincidiendo con la sabiduría convencional reproducida por el establishment político y mediático estadounidense) que aquel asesinato fue obra de un asesino, Lee Harvey Oswald, al que los medios cercanos a la derecha estadounidense han presentado como un izquierdista solitario con simpatías castristas. La evidencia existente muestra, sin embargo, que Lee Harvey Oswald no fue un “izquierdista” próximo al gobierno cubano, ni tampoco fue el asesino que disparó el fusil cuya munición mató al Presidente, ni tampoco estaba solo cuando ocurrieron todos estos hechos. En realidad, hay datos más que suficientes para concluir que el asesinato fue realizado por una red próxima a las agencias de seguridad del Estado federal de EEUU, aunque se desconoce todavía el grado de proximidad.
Como bien señala Michael Parenti (uno de los analistas más agudos del mundo político estadounidense) en su libro Dirty Truths, resumido en su artículo “The JFK Assassination: Defending the Gangster State”, del cual extraigo los datos que presento en este escrito, el Presidente Kennedy, como también lo fue Martin Luther King, era profundamente odiado por las fuerzas conservadoras de sensibilidad ultraderechista, próximas al complejo militar industrial y sus sistemas de seguridad (que incluían desde la CIA hasta la National Security Agency, entre otras), que el Presidente Eisenhower había alertado a la nación del peligro que podría representar para la democracia estadounidense.
Muchas eran las causas de aquel odio. Una era que tras el fracaso de la invasión militar de Cuba planeada por la CIA, Kennedy rechazó las propuestas de una segunda intervención militar, considerando, en su lugar, iniciar relaciones con el régimen cubano. Otra razón de ser odiado fue que cambió de opinión e inició pasos para retirarse del Vietnam rechazando la propuesta de su Estado Mayor del Ejército de invadir Laos. Sus relaciones con los estamentos militares y las Agencias de Seguridad deterioran en sus últimos años, como consta en Vietnam and the Legacy of the JFK Presidency de Paul Jay (véase también The Kennedy Half Century, de Larry J. Sabato).
Y otra razón de esa gran hostilidad fue la percepción de que Kennedy tenía poca simpatía por los miembros de lo que se llama en EEUU la Corporate Class, es decir, los propietarios y gestores de las grandes corporaciones que controlan la economía de EEUU. JFK favorecía políticas públicas que reducían los privilegios de las grandes corporaciones estadounidenses, percepción que –como señala Parenti– no fue siempre acertada. Pero lo que cuenta no es si Kennedy era o no anti Corporate Class (es más que probable que no lo fuera), sino cómo era percibido por esta Corporate Class, y desde este punto de vista, sí que la evidencia muestra que amplios sectores en la estructura empresarial le tenían odio, considerándole un traidor a su clase, y así lo manifestaron (su padre era uno de los dirigentes de dicha clase empresarial), una situación que se había dado ya con el Presidente Franklin D. Roosevelt. Pero la mayor animosidad procedía de los establishments militares y sobre todo de las Agencias de Seguridad, habiendo despedido a los tres dirigentes de la CIA, echando pestes sobre tal Agencia.
De ahí que la mayoría de trabajos de investigación publicados sobre el asesinato de Kennedy se hayan centrado en la relación existente entre las fuerzas anticastristas, la mafia y los sistemas de seguridad nacional (desde la CIA hasta el FBI), relaciones que existían y que han sido bien documentadas. El centro de la investigación (el 80% de los trabajos de investigación) ha sido descubrir la relación de tal complejo con el entramado que llevó a cabo el asesinato. Y si este complejo o conspiración respondía a un mandato institucional o, lo que es más que probable, que fuera una red autónoma, actuando independientemente, sin conexión o supeditación directa con los aparatos de la seguridad nacional.
De todas estas investigaciones se pueden concluir varios hechos que tampoco han aparecido en los medios de información españoles, que paso a enumerar:
1. Tal como concluyó el comité (House Select Committee on Assassinations), nombrado por el Congreso de EEUU para investigar el asesinato del Presidente Kennedy, en dicho asesinato intervinieron varias personas, y no una sola.
2. Lee Harvey Oswald no fue el que disparó y mató a JFK, aunque actuó como una tapadera para desviar la atención (“just a patsy”, como él mismo declaró).
3. Lee Harvey Oswald trabajó para varias agencias federales de seguridad, siendo “su repentina conversión a simpatizante del castrismo” parte de una estrategia diseñada para canalizar la responsabilidad del asesinato hacia el régimen castrista.
4. Su supuesta conversión al castrismo y al comunismo soviético fue financiada con fondos públicos. Su aprendizaje del lenguaje ruso, por ejemplo, tuvo lugar en una escuela militar.
5. El FBI tenía amplias conexiones con la mafia y con las fuerzas anticastristas. Su documentada relación con la mafia ha iniciado un movimiento para eliminar el nombre de John Edgar Hoover, el director del FBI (y uno de los personajes más desacreditados en la historia de EEUU), del edificio del esta agencia.
6. Durante la investigación realizada por el comité del Congreso citado anteriormente, dieciséis personas conectadas con el caso murieron repentina y violentamente.
7. Jack Ruby, que asesinó a Lee Harvey Oswald, tenía relaciones con el FBI y con los anticastristas, y había trabajado para el Comité de Actividades Antiamericanas presidido por el senador Joseph McCarthy (el infame Comité de “Caza de Brujas”, denunciado por Arthur Miller entre otros).
Todo ello explica que el 85% de la población estadounidense (es difícil alcanzar un porcentaje mayor) no crea en las conclusiones de la Comisión Warren nombrada por el Presidente Johnson para averiguar quién mató a JFK, y que atribuyó a Lee Harvey Oswald el asesinato del Presidente Kennedy, responsabilizándolo a él. La gran mayoría de la ciudadanía estadounidense cree que el asesinato fue, como en el caso de Martin Luther King, resultado de una conspiración, siendo elementos relacionados con las agencias de seguridad los primeros sospechosos de este asesinato.Vicenç navarro
Una última observación. Ha existido un intento de idealizar dichas agencias de seguridad (siendo Hollywood un instrumento importante en este intento), tales como el FBI y la CIA, mostrándolas siempre como los buenos de la película en contra de los comunistas, que eran siempre los malos. Esta campaña, que ha sido exitosa, es cada vez más difícil de sostener. Su participación en hechos delictivos e inmorales está bien probada. Es cierto que este comportamiento no es único. La mayoría, si no todos, los sistemas estatales de seguridad en cualquier país actúan de esta manera. De ahí la enorme importancia de que tengan una supervisión democrática constante, pues gozan de una autonomía e independencia que los hace enormemente peligrosos, pues escapan de todo control democrático. Las escuchas masivas y el espionaje de las agencias de seguridad estadounidenses y de otros países (que ha tenido gran visibilidad mediática) son un ejemplo de ello. Ni que decir tiene que todo Estado necesita de agencias de seguridad. Pero la autonomía que tienen las convierte en una amenaza al Estado democrático, que debe controlarlas sometiéndolas al mandato popular.
Sin implicar ninguna comparación entre el Presidente Obama y el Presidente Kennedy, lo que sí es cierto es que nos encontramos en una situación semejante a la que se enfrentó el último, cuando la Administración Obama ha decidido diluir las tensiones con Irán (en la misma manera que Kennedy intentó diluir las tensiones con la Unión Soviética en sus últimos años), enfrentándose con el establishment estadounidense próximo a Israel. Una vez más, el corresponsal de El País, Antonio Caño (del cual he escrito extensa y críticamente) presenta una versión tergiversada de lo que ocurre en EEUU, indicando que todo el mundo en EEUU está en contra de Obama en su política de dilución de tensiones con Irán, en un artículo significativamente titulado “Obama se queda solo”, El País (25.11.13). Tal corresponsal señala la oposición al Tratado de Irán de grupos próximos a Israel (sin aclararlo), olvidando y/o ignorando que, según todas las encuestas, la mayoría de la población estadounidense está a favor de tal tratado, firmado entre Irán por un lado, y EEUU y la UE por el otro. En realidad, tal tratado responde al deseo popular de cambiar el rol de “policía del mundo” que el establishment estadounidense ha asignado al gobierno federal de EEUU. Hay un hartazgo de las clases populares (cuyos hijos son los que luchan y mueren en las intervenciones militares del gobierno federal de EEUU) hacia tantas guerras iniciadas por EEUU, promovidas por el establishment militar-seguridad nacional, cuya financiación se realiza a costa de un gran empobrecimiento de su Estado del Bienestar, uno de los menos desarrollados en el mundo occidental.


A %d blogueros les gusta esto: