El aislamiento de Julian Assange debe terminar. Noam Chomsky

abril 2, 2018
Hacemos un llamado al gobierno de Ecuador para que permita a Julian Assange su derecho a la libertad de expresión
   
 free assange

Si alguna vez fue claro que el caso de Julian Assange nunca ha sido solo un caso legal, sino una lucha por la protección de los derechos humanos básicos es ahora.

Citando unos mensajes de twitter críticos sobre la reciente detención del presidente catalán Carles Puidgemont en Alemania, y tras lo que sería la presión de los gobiernos de Estados Unidos, España y el Reino Unido, el gobierno ecuatoriano ha instalado un bloqueador electrónico para evitar que Julian Assange se comunique en absoluto con el mundo exterior a través de internet y teléfono.

Para garantizar su aislamiento total, el gobierno ecuatoriano también se niega a permitirle recibir visitas.

A pesar de dos contundentes fallos de la ONU, que describen su detención como ilegal y que ordenan su liberación inmediata, Julian Assange ha sido efectivamente encarcelado desde su primer aislamiento en la prisión de Wandsworth, en Londres, en diciembre de 2010.

Julian nunca ha sido acusado de ningún crimen. El caso sueco que había en su contra colapsó y fue retirado, mientras que los Estados Unidos han intensificado sus esfuerzos para procesarlo. Su único “crimen” es el de un verdadero periodista: decirle al mundo las verdades que el público tiene derecho a saber.

Bajo su anterior presidente, el gobierno ecuatoriano se mantuvo valientemente en contra del poder intimidatorio de los Estados Unidos y le otorgó asilo político a Assange como un refugiado político. El derecho internacional y la moralidad de los derechos humanos estaban del lado del Ecuador.

Hoy, bajo presión extrema de Washington y sus colaboradores, otro gobierno en Ecuador justifica la mordaza de Assange al afirmar que “el comportamiento de Assange, a través de sus mensajes en las redes sociales, pone en riesgo las buenas relaciones que este país tiene con el Reino Unido, el resto de la UE y otras naciones”.

Este ataque de censura a la libertad de expresión no está sucediendo en Turquía, Arabia Saudita o China; sucede justo en el corazón de Londres. Si el gobierno ecuatoriano no cesa su acción impropia, también se convertirá en un agente de persecución, en lugar de la valiente nación que ha defendido la libertad y la libertad de expresión. Si la UE y el Reino Unido continúan participando en el escandaloso silenciamiento de un verdadero disidente entre ellos, significará que la libertad de expresión en efecto está muriendo en Europa.

Esto no es solo una cuestión de mostrar apoyo y solidaridad. Hacemos un llamamiento a todos los que se preocupan por los derechos humanos básicos para que pidan al gobierno de Ecuador que continúe defendiendo los derechos de un valiente activista de la libertad de expresión, periodista y denunciante.

Pedimos que se respeten sus derechos humanos básicos tanto como ciudadano ecuatoriano, así como persona internacionalmente protegida, y que no se lo silencie ni lo expulse.

Si Julian Assange no tiene libertad de expresión, no hay libertad de expresión para ninguno de nosotros, independientemente de las opiniones dispares que podamos tener.

Hacemos un llamamiento al presidente del Ecuador, Lenin Moreno, para que ponga fin al aislamiento de Julian Assange ahora.

 

Lista de signatarios:

Noam Chomsky, lingüista y teórico político

Oliver Stone, director de cine

Yanis Varoufakis, economista, ex Ministro de Economía de Grecia

Slavoj Žižek, filósofo, Instituto de Humanidades Birkbeck

Vivienne Westwood, diseñadora de modas y activista

Pamela Anderson, actriz y activista

John Pilger, periodista y cineasta

Brian Eno, músico

Alicia Castro, Embajadora de Argentina ante el Reino Unido 2012-16

Natalia Viana, periodista de investigación y co-directora of Agencia Publica, Brazil

John Kiriakou, ex oficial antiterrorista de la CIA y antiguo investigador principal del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE. UU.

Ray McGovern, ex analista de la CIA, asesor presidencial

Teresa Forcades, Religiosa Benedictina, Monasterio de Montserrat

Jacob Appelbaum, periodista freelance

Angela Richter, directora de teatro, Alemania

Sally Burch, periodista británico-ecuatoriana

Charles Glass, escritor americano-británico, periodista, radidifusor

Naomi Colvin, Courage Foundation

Chris Hedges, periodista

Srećko Horvat, filósofo, Movimiento Democracia en Europa (DiEM25)

Renata Avila, abogada de derechos humanos

Jean Michel Jarre, músico

Lauri Love, ciéntifica informática y activista

Saskia Sassen, socióloga, Columbia University

Vaughan Smith, periodista inglés

Joseph Farrell, embajador de WikiLeaks y miembro del directorio del Centro para Periodismo de Investigación

Ai Weiwei, artista

Montserrat Ponsa, periodista Catalunya. Fundación Cultura de Paz



Lenín Moreno Garcés es el nuevo Presidente del Ecuador

abril 3, 2017

El resultado ya es oficial, la Revolución Ciudadana triunfó sobre el Neoliberalismo.

Según anunció el Consejo Nacional Electoral (CNE) de ese país, con casi el 95% de las boletas contadas, la ventaja  de Alianza PAIS, Moreno-Glas, supera por 2,14% a la de CREO, Lasso-Páez.

En la noche de este domingo, el presidente del CNE, Juan Pablo Pozo, anunció como vencedor a Moreno con una ventaja de 211. 859 votos hasta ese momento.

El partido vencedor, Alianza PAIS, celebró el triunfo. Lenín Moreno escribió en su Twiter:

“Gracias a los millones de ecuatorianos que nos respaldaron hoy ganó la Democracia, hoy ganó el Ecuador. Estoy muy emocionado, una explosión de emociones dentro de mi corazón”.


Ecuador mi segunda Patria. Mi voto: para Lenin Moreno

abril 1, 2017

No entiendo por qué quienes deberían estar junto a Lenin Moreno le dan la espalda. La experiencia debería ser puesta en práctica, los cantos de sirena del banquero neo liberal Lasso se escuchan desde mi tierra catalana. Siempre, Promesas que nunca llegaran. La Economía es su única meta, acabar con los Derechos elementales de los que ahora disfrutan  los ecuatorianos sencillos, los de a pie,  aquellos que nada cuentan para las élites. El Gobierno

Conozco Ecuador desde hace muchos años. Mi amistad con Guayasamin, el Gran Pintor de Iberoamérica viene de lejos. Estaba embarazada de mi última hija, Coral -la novena-, que cumplirá 46 años. Me pintó poco después de nacer mi hija. La tuvo en brazos siempre que venía a Catalunya. Fue el, quién nos hizo conocer su país, sus desventuras, la miseria que también él vivió de pequeño. Luego, pasados los años, le costaba ir a la ciudad,  vivía en la parte alta, y su excusa era: no querer revivir aquella historia triste de su vida, comprobar que la miseria seguía, que parecía insuperable.

Gobernaba siempre la gente pudiente, a la que nada le interesaba el pueblo llano.

Lapsus notorio fue cuando, en las elecciones presidenciales del  10 de agosto de 1988, eligieron a Rodrigo Borja Cevallos, que dió un giro a la política practicada hasta aquel momento.

Le conocí de la mano de Guayasamin, el día que inauguraron una escuela que lleva su nombre. A la mañana siguiente, el presidente  me recibió en el Palacio de Carondelet para una Entrevista. Fue el comienzo de una estrecha amistad. Borja llevó al altiplano la Educación bilingüe, inaudito, jamás se hizo nada igual. El mes de agosto de 1992 acabó su mandato. Fue una lástima que, durante su presidencia, no intentara modificar la cláusula que solo permitía 4 años de gobernanza, lo que sí, hizo su sucesor.

Estoy esperanzada los ecuatorianos en que los 14 millones de ecuatorianos con derecho a voto recapacitaran y, votaran a Lenin, el único que les escuchará y practicará la Justicia Social , cual corresponde en un país como Ecuador, donde ahora, a pesar de la crisis que afecta el mundo, los más pobres pueden vivir con dignidad y tienen su derechos Sociales Reconocidos.


Todos somos ecuatorianos. Ricardo Alarcón de Quesada

marzo 29, 2017

“Todo se puede comprar menos el corazón” proclamó en Guayaquil el candidato Lenin Moreno al cierre de su campaña que culminará el 2 de abril con el balotaje para decidir quién será el próximo Presidente del Ecuador. Ya el ex Vicepresidente había derrotado a todos los demás en las elecciones de febrero en las que logró una votación aplastante y estuvo a unos pocos votos de obtener la mayoría requerida -40%- para evitar una segunda vuelta.

 Foto: Eduardo Santillán

Entonces algunos voceros de la oligarquía amenazaron con “incendiar Quito” si era proclamado vencedor quien superó en un millón de votos al banquero Guillermo Lasso, personaje éste de ingrata memoria, ex Ministro directamente vinculado al desastre que en 1999, entre otras cosas, eliminó el sucre como moneda propia forzando la adopción del dólar como signo monetario local y condujo a la fuga en masa de unos dos millones y medio de ecuatorianos lanzados súbitamente a la pobreza.

El próximo domingo los ecuatorianos deberán decidir si regresan a aquella etapa dolorosa o continúan avanzando por el camino de la Revolución Ciudadana iniciado por el Presidente Rafael Correa hace diez años con un saldo muy importante en cuanto a una más justa redistribución del ingreso nacional, que sacó de la miseria a dos millones de personas y muestra progresos notables en materia de educación y salud pública, una admirable obra en caminos, transporte y comunicaciones y sobre todo, el rescate de la soberanía nacional y un Gobierno limpio y dedicado al beneficio de las mayorías. Nadie hizo tanto en tan poco tiempo por la justicia en uno de los países más desiguales de la Tierra y debió hacerlo en condiciones muy difíciles como consecuencia de la caída de los precios del petróleo, un terremoto descomunal y otras calamidades naturales.

Una feroz y multimillonaria campaña mediática se empeña en confundir al pueblo, promover la amnesia colectiva y arrastrarlo a votar contra sí mismo. Toca a los ecuatorianos decidir.

Pero lo que está en juego va más allá del pequeño y hermoso país. El próximo domingo Ecuador estará, literalmente, en el centro del mundo. Allá se decidirá también el futuro de una América Latina emancipada frente a un Imperio que busca restaurar su maltrecha hegemonía


Ecuador, la batalla final y el espejo argentino. Juan Manuel Karg

marzo 3, 2017
 La confirmación de la segunda vuelta electoral en Ecuador, pautada para el próximo 2 de abril, abre un escenario de creciente polarización entre dos modelos de país: el de Alianza País por un lado, con el legado de Rafael Correa y la posible continuidad de Lenín Moreno en el Palacio de Carondelet; y el del banquero Guillermo Lasso, otrora superministro de Economía de Ecuador de Jamil Mahuad mientras los depósitos de la población estaban congelados, por el otro. Ya no habrá más opciones en el cuarto oscuro.

 

juan-manuel-kargSerán semanas de gran intensidad, y de encendida confrontación discursiva en torno a una elección que tendrá repercusión local y regional. Por eso abundan los paralelismos, especialmente de las recientes elecciones en Argentina, algo que ya había estado presente de manera implícita en el primer tramo de campaña (“década ganada” vs “cambio” fueron parte de la construcción discursiva de ambos candidatos).

“Macri se presentó con la cabeza del bien y está tomando decisiones en contra de las mayorías” dijo recientemente Lenín Moreno ante los medios de comunicación, consultado sobre si temía un escenario similar al argentino durante 2015. La referencia no es casual: si bien Macri ganó -aunque muy ajustado- el ballotage contra Daniel Scioli, sus medidas de gobierno en los quince meses que lleva en la Casa Rosada son ilustrativos de un modelo antagónico al de AP: tarifazos en los servicios públicos y el transporte, devaluación, inflación por encima de las metas del propio gobierno. Y, sobre todo, casos de negociaciones incompatibles con la función pública, producto del origen empresarial del presidente y buena parte de su gabinete, que están siendo investigados por la justicia, tales como Panamá Papers, Odebrecht, Correo Argentino y Mac Air-Avianca.

Alianza País sabe que la batalla que viene es difícil pero no imposible. Aquellos que gustan ver el “vaso medio lleno” dirán que sacó más de diez puntos sobre su principal rival, aventajándolo en más de un millón de votos. Y que ganó además la mayoría en la Asamblea Nacional y la consulta sobre paraísos fiscales y cargos electivos. Los del “vaso medio vacío” dirán que gran parte del “voto opositor” al correísmo irá a Lasso en abril, visto y considerando que, a excepción de Moncayo y Espinel, el programa de los demás contrincantes estaba a la derecha de AP (sobre todo Viteri y Bucaram). Las dos lecturas tienen sus motivaciones reales.

Por ello AP deberá tener varias estrategias simultáneas en las semanas venideras: una política especial a los “desencantados” de la primera vuelta, aquellos que votaron nulo o blanco, alertando que solo hay dos opciones en juego ahora, solo dos modelos de país; una interpelación a un sector del electorado de Viteri que creyó aquello del “cambio positivo” en contraposición al “cambio” ortodoxo de Lasso; un enfoque particular sobre las adhesiones conseguidas por Moncayo y Espinel, cuyos electores podrían tener mayor afinidad ideológica con Lenín y Alianza País; y una búsqueda por captar a una parte del abstencionismo (18%) que no concurrió a las urnas.

Se ha advertido que la derecha continental toma a esta elección como bisagra en el nuevo momento latinoamericano y caribeño. Antes de la primera vuelta, comunicadores, politólogos, economistas y analistas políticos del espacio conservador llegaron a Quito, invitados por ONG´s, fundaciones y universidades anticorreístas. Redoblarán esa apuesta en las semanas que quedan, en una verdadera invasión externa para intentar imponer al banquero Lasso, cueste lo que cueste. Es de suponer que la campaña de Lenín Moreno renueve las alusiones referidas a la creciente pauperización social evidenciada en Argentina y Brasil tras la salida del gobierno de Cristina Fernández y Dilma Rousseff, respectivamente.

Es mucho lo que hay en juego. Ambos sectores lo saben. Ecuador está ante la batalla final. Para América Latina, pase lo que pase, el resultado será decisivo.


Lenín Moreno. Mi voto para él, es mi candidato

febrero 18, 2017

Amigos ecuatorianos, no se dejen engañar por las voces de sirenas,  promesas vanas. Es preciso valorar las realidades de los últimos años en los que Ecuador ha hecho un “salto mortal” a la perfección: Escuelas, Sanidad, Chico/as de la calle, ayudas familiares, Centros de Inteligencia-Universidades. Quienes se exiliaron para buscar trabajo han regresado. Ahora son los de otros países que van a Ecuador en pos de lo que el suyo no les ofrece, también de España, de Catalunya.

guayasaminEn unas declaraciones  Lenin Moreno decía unas palabras  que me parecen oportunas en los momentos que vivimos. Donde medran los poderosos, los que saben engañar a los humildes prometiendo lo que nunca darán, cual hicieron siempre.

 

“Hace 10 años encontramos un país devastado, las instituciones servían a las élites y no a todos los ecuatorianos. Se repartían el poder, la justicia, aduanas, el SRI, las telefónicas, las empresas eléctricas. El hombre del maletín pululaba por todos los Congresos del Ecuador. Nosotros llegamos a poner orden en este país.

Que los corruptos de ayer y los corruptos de ahora de este gobierno, no regresen después bendecidos por el paso del tiempo a presentarse como prohombres de la moral y la justicia como prohombres de la legalidad y a actuar y a pontificar acerca de lo que hay que hacer con respecto a la justicia, la economía y la política del país.” http://www.elcomercio.com
 

Lenin ha dado ya muestras de su buen hacer junto a Rafael Correa. Han cambiado la faz de Ecuador: sus calles, escuelas, niños de la calle, mujeres. No son promesas, son realidades palpables, para quienes conocemos aquel vasto y hermoso país andino, el que yo tuve la suerte de conocer de la mano del gran pintor de Iberoamérica Oswaldo Guayasamin. El que pintó la tragedia, la pobreza, la iniquidad de quienes de nuevo quieren ser dueños de vidas y bienes. NO lo permitan amigos ecuatorianos.llore

Recuerdo como eran las calles y plazas la primera vez que conocí Quito. Como son ahora. Guayasamin me decía que no quería pasear por la ciudad donde tanta miseria le aturdía, miseria que vivió en su propia carne, cuando de niño, ayudaba en una tiendita que tenía su mamá. Siempre me emociona la frase que repetía siempre y que también yo me impongo cuando algo no funciona.

Seguro estaría furioso con la presencia de determinados aspirantes a Presidentes. Les pintaría para colgar junto a sus grotescos personajes, los muchos que la Historia nos ha deparado.

NO les permitan su acceso al poder.


A %d blogueros les gusta esto: