Aute, bienvenido al mundo de los vivos

diciembre 24, 2016

Que suerte poder escribir, en algún momento, en positivo, sintiéndome feliz por algo bueno que está sucediendo en este nuestro mundo, inhóspito, a la deriva.Publicado en Diario 16.

aute-0 Luis Eduardo Aute fue ingresado en 8 de agosto de 2016 en el Hospital Gregorio Marañón, de Madrid, tras sufrir un infarto. Horas después de ofrecer un concierto en Huelva y, de regreso en la capital. Fue operado de urgencia e ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital madrileño. Posteriormente entró en coma. Todos temimos por su vida.

Tras unos meses duros de hospitalización, con la incertidumbre de su recuperación, con inefable tozudez, ha salido victorioso de su dolencia. Hemos seguido su estado de salud de forma constante, y ahora, nos congratulamos al saber que ha viajado a La Habana para recuperarse en un país que quiere y, le quieren. Le cuidarán y mimaran para su vuelta a la vida cotidiana. ¡Suerte Aute! Bravo ¡Marichu!

Nacido el 13 de septiembre de 1943 en Manila, Filipinas, es hijo de padre catalán y madre filipina. Llegó a Barcelona con su familia cuando tenía ocho años. Pasados unos meses se trasladaron a Madrid, donde reside desde entonces.

Aunque la mayoría de ciudadanos le conoce como cantante, personalmente le considero un artista plural. Su pasión por las artes, todas, es profunda, nace de lo más íntimo de su ser: pintura, escritura, música, composición, cine, poesía sin olvidar el mensaje que conllevan sus canciones-historietas-vivencias-.

Le admiro por el amor y dedicación a su familia pero también, a las causas nobles: TODAS. El 21 de marzo de 1968 contrajo matrimonio con su novia Marichu.

No sucede a menudo que, un artista, persista más de medio siglo en su empeño y, menos aún, que consiga la “belleza” en todo lo que abarca esta palabra. Seguro que el amor, rigor, dedicación, investigación han sido la clave del éxito.

Aute es un hombre especial con una gran capacidad de trabajo, dotado de una muy fértil imaginación, ilusión, y de una mente clarividente. Riguroso, constante en su tarea diaria, son elementos que le mantienen joven, en forma, en este mundo hostil del arte que no acepta a todos, y, menos, a quienes superan los setenta años.

Disfruta de mente lúcida, su voz, su mensaje, llega a lo más profundo del alma. De cuerpo ágil y juvenil, mirada que enamora, voz susurrante. Seguro que es envidia de muchos de nuestros jóvenes artistas. Me gusta una frase que leí respecto a él: “a sus 73 años, rompe fronteras generacionales”. Pues sí, están en lo cierto.

He dicho que AUTE lucha contra la injusticia. Hace dos años que compartimos, en la Amazonia Ecuatoriana, actos de protesta contra Chevrón-Texaco aquella multinacional que acabó con aquella hermosa tierra, hoy castigada, con 2 millones de Ha. Envenenados, su flora y su fauna, el agua de sus caudalosos ríos. Su gente enferma de cáncer, niños deformes por el ambiente marchito, por el agua insalubre.

En tanto que amiga y admiradora, me gustaría saber decidir, cuál de sus facetas es, para mí la más notoria: su poesía, su pintura, sus Documentales, su música, su voz, su protesta social. Me cuesta decidir, cada uno a su manera pero todos excelentes.

Sorprendentes sus Documentales de vida, sus experiencias, su forma de narrarlas. Me emocionó mucho “El niño que miraba el mar”. Lo vi en Quito, en el viaje que hicimos a la Amazonia. Lo recomiendo a pequeños y mayores para visionar juntos en estas fiestas. Narración poética, imágenes en movimiento, extraordinaria la música de fondo, el mensaje que conlleva. Todo, narrado siempre con su voz tenue pero que penetra en lo más profundo del corazón.

Media hora que nadie se atrevía siquiera a respirar, so pena de perder una palabra…
Luego, acabado el Documental llegó él, AUTE, y la escena quedó impregnada de su persona, aparecieron sus músicos, exquisitos, que estuvieron a la altura del compromiso.
Tres horas de Concierto, letras y música que nos supieron a poco. Cerrábamos los ojos y soñábamos, hacíamos palmas, tatareábamos sus canciones de grandes recuerdos.

Aute empezó a pintar a los ocho años, hizo su primera exposición individual en Madrid a los dieciséis. En 1963 ingresó en la Escuela de Aparejadores que abandonó a los quince días y se trasladó a París, donde descubrió la música de Jacques Brel y Georges Brassens entre otros.

Expone sus obras en diversas ciudades del territorio español y en Francia, Bélgica, Italia, Brasil, Estados Unidos, participa en la Biennale de París en 1965, en la Bienal de Sáo Paulo en 1967, en los Concursos Nacionales de Bellas Artes, en Madrid, en 1974. Le conceden el Primer Premio de Pintura en la XXVII Mostra Michetti, en Francavila al Mare, Italia, en 1974.

A los 15 años ya tocaba la guitarra eléctrica en Los Tigres y Los Sonor, y en 1961, se presenta en el programa de RTVE “Salto a la Fama”. Algunas de sus canciones, como “Rosas en el Mar” y “Aleluya nº1” las cantó, grabó y editó la cantante Massiel con gran éxito en 1967.

En 1972, RCA publica el recopilatorio Álbum (1966-67), y un año después la cantante Rosa León publica su primer disco, en el que se incluyen siete de sus canciones. El año 1975 se lanza Espuma, con el subtítulo “canciones eróticas”, Sarcófago, su siguiente álbum aparece en 1977 y en 1979 graba el disco De par en par. En marzo de 1982 se pone a la venta Fuga y en 1984 Cuerpo a cuerpo. En 1998 publica Aire/Invisible.

Convertido en uno de los cantautores más populares, continuó componiendo y editando discos: Mano a Mano con Silvio Rodríguez grabado en 1993. El 2003 Alas y balas con el tema La vida al pasar, que compuso para Marisol, y el recopilatorio Auterretratos Vol. 1 con revisiones de temas clásicos de siempre. El año 2005 sale Auterretratos Vol. 2, y publica animaLtresD, con dibujos en tres dimensiones.

En 2006 publica un libro-disco, titulado Días de amores, con la letra de canciones de su repertorio que tienen como tema principal el amor un CD que incluye once nuevas versiones de canciones clásicas de su repertorio, más el tema inédito A día de hoy, que daría nombre a su siguiente disco, publicado un año después. En 2007, aparece su primer disco con temas inéditos en cinco años, y a fin de año, aparece animaLhito, continuación de animaLhada, presentando su nueva obra pictórica y literaria. El libro incluye un CD con más de treinta canciones. Poco después se pone a la venta Humo y azar, una caja con dos CD y otros tantos DVD grabados en directo. En 2008, aparece en el tema Juego de niños, del rapero Haze y en 2009, con el también rapero El Chojin en la canción “Ríe cuando puedas, llora cuando lo necesites”. En 2010 se pone a la venta Intemperie, un nuevo disco con 14 temas inéditos. Recopilación bibliografica que he recopilado de Juan Miguel Morales.


El concierto más largo de la historia. Elianne Ros. La Vanguardia Barcelona

julio 18, 2016

El 18 de julio de 1936 Pau Casals ensaya la ‘Novena’ de Beethoven en el Palau para abrir las Olimpiadas Populares. El concierto vuelve 80 años después
Pau Casals Un ensayo de la orquesta bajo la dirección de Pau Casals en el Palau de la Música en 1934 (Pérez de Rozas / Arxiu Fotogràfic de Barcelona)
18 de julio de 1936. Palau de la Música Catalana. Pau Casals dirige su orquesta y el Orfeó Gracienc. Interpretan, sin público, el último movimiento de la Novena de Beethoven mientras en las calles se levantan las barricadas. El inicio de la guerra civil española obliga a suspender el concierto de apertura de las Olimpiadas Populares previsto para el día siguiente.

18 de julio del 2016. Palau de la Música Catalana. El Orfeó Gracienc entona las mismas notas del Himno de la Alegría con el patio de butacas repleto mientras Siria se desangra tras más de cinco años de guerra civil.
Unos 4,8 millones de refugiados sirios esperan que Europa les tienda la mano ajenos al concierto con el que, mañana, arrancan los actos de conmemoración de los 80 años del inicio de la contienda fratricida en la que se perdieron más de 200.000 vidas y 450.000 personas partieron al exilio. Aunque simbólicamente estarán presentes. “Queremos hacer memoria colectivamente. Han pasado 80 años pero las guerras no se han acabado. Millones de personas sufren hoy lo que se sufrió aquí”, recordó el conseller de Afers Exteriors, Raül Romeva, en la presentación de un programa de “dimensión internacional”.

El acto del Palau rinde también tributo a Pau Casals y a unos músicos cuyo coraje en momentos extremadamente difíciles sigue siendo una lección moral. Ese 18 de julio de 1936 tuvo lugar en el Palau el último ensayo para el concierto de apertura de las Olimpiadas Populares de Barcelona, evento deportivo de oposición a los Juegos Olímpicos de Hitler en Berlín, que debía tener lugar el 19 en el Teatre Grec de Montjuïc. Casals estuvo a punto de no llegar. Según cuenta en sus memorias el entonces director de l’Orfeó Gracienc, Joan Balcells, por la mañana recibió una llamada anunciándole que el ensayo quedaba suspendido porque el maestro no podía desplazarse desde Sant Salvador –el barrio marítimo del Vendrell donde tenía casa– debido a la presencia de elementos armados en la carretera. Los trenes tampoco funcionaban. Al rato, le comunicaron que Casals estaba de camino a Barcelona. “Entonces, como pudimos, lo comunicamos a los orfeonistas, pese a que no sabíamos cómo evolucionarían las cosas. No fueron todos, pero sí una buena parte”, escribe Balcells. Según la versión del director, el conseller de Cultura de la Generalitat, Ventura Gassol, fue quien le anunció: “Las fuerzas de Marruecos se han alzado y todo es muy grave (…) por tanto, hemos decidido suprimir el ensayo y la sesión del Teatre Grec”. En las biografías de Casals a cargo de Albert G. Kahn y Josep M. Corredor se cita a un emisario de la Generalitat. Casals recuerda a Kahn que, cinco años antes, había dirigido la Novena sinfonía en Montjuïc para celebrar la proclamación de la República y que iba a hacerlo nuevamente en una ceremonia oficial titulada Celebración por la Paz en el Mundo. La guerra lo truncó todo. “Nunca olvidaré ese día”, dice Casals.

Este es su conmovedor relato: “Cuando el coro iba a subir al escenario un hombre entró corriendo en la sala. Me dio un sobre y, sin respiración, me dijo: es del ministro Gassol. Se espera un alzamiento en la ciudad de un momento a otro (…) En voz alta leí el mensaje a la orquesta y al coro y dije: Queridos amigos, no sé cuándo volveremos a estar juntos de nuevo. Como un adiós de cada uno a los demás, ¿podemos tocar el final? Y contestaron: ¡Sí, toquemos el final! La orquesta tocó y el coro cantó como nunca lo había hecho. Las lágrimas no me dejaban ver las notas. Me despedía de mis amigos, eran como mi familia”.

Para la célebre solista Conxita Badia, sería su última interpretación antes de la guerra. El maestro describe a Corredor sus sentimientos mientras el coro entonaba “todos los hombres se juran hermanos allí donde extiendes tus suaves alas”: “¡Qué contraste! Nosotros cantábamos el himno inmortal a la hermandad mientras en las calles de Barcelona –y otras tantas ciudades– se preparaba una lucha fratricida, que debía sumir en el duelo a centenares de miles de familias españolas”. Y añade: “Esa noche, cuando volvía en coche a Sant Salvador, con la angustia ante la tragedia inminente, hice la promesa de dirigir la Novena en Barcelona y Madrid tan pronto como resurgiera la concordia”. Nunca pudo regresar. “Casals jamás se recuperó, la guerra hizo saltar por los aires su proyecto de quedarse en su país dirigiendo la orquesta que fundó con la ayuda de mecenas privados”, destaca la directora del Museo Pau Casals, Núria Ballester.

Ocho décadas después, los versos de Schiller volverán a sonar en el Palau de la Música –hace diez años, con motivo del 70 aniversario, se entonaron en el Teatre Grec– en recuerdo de ese triste ensayo que, de alguna manera, se ha convertido en el concierto más largo de la historia. Si en el acto de apertura de las Olimpiadas Populares estaba prevista la retransmisión a todo el mundo de un mensaje de paz, traducido a siete idiomas, en el de mañana se incorpora al programa la Cançó del somni, compuesta por Jaume Pahissa en Argentina y dedicada a los expatriados. Se interpretó por primera vez en 1942 en Buenos Aires, durante los primeros juegos florales del exilio. Por primera vez se cantará en Catalunya. El manuscrito cayó en el olvido hasta que la hija de Pahissa lo hizo llegar a un alumno del actual director del Orfeó Gracienc, Poire Vallvé. “Este es también un homenaje a las personas que mantuvieron el movimiento coral pese a la represión. La sede social del Orfeó fue tomada por la Falange y el archivo destruido y vendido, pero en un año volvió a contar con 160 cantaires”, subraya Vallvé. El director lo vive también como un acto que “conecta la historia” con el drama actual de los refugiados.

Antes de partir al exilio, en enero de 1939, Casals acogió a unos cuantos en Sant Salvador. Su último concierto en España tuvo lugar el 19 de octubre de 1938, cuando las fuerzas nacionales se acercaban a Barcelona. Casals dio un concierto en el Liceu para la Sociedad de Ayuda Infantil. Fue el último que dirigió en España. En su biografía sobre el maestro, Robert Baldock explica: “Durante un ensayo hubo un ataque aéreo y los músicos tuvieron que buscar cobijo precipitadamente. Cuando terminó, Casals cogió su violonchelo y empezó una Suite de Bach hasta que los músicos estuvieron listos para seguir”. En este mismo concierto Casals lanzó un premonitorio mensaje al mundo: “No cometáis el crimen de dejar que asesinen a la República. Si permitís que Hitler gane en España, seréis las próximas víctimas de su locura. La guerra se extenderá por toda Europa, por el mundo entero. Venid a ayudar a nuestro pueblo”.


Jazz Granollers Ensemble-Víctor Bocanegra dentro del 25 Festival de Jazz de Granollers

febrero 22, 2015

bocanegra

El viernes asistimos, con mi amiga Anna Mª a un Concierto muy especial dentro del Festival de Jazz de nuestra ciudad que, en esta edición, cumple 25 años de vida, para deleite de los aficionados. Aficionados que el viernes llenaban el Casino de Granollers, atraidos por la programación,
escuchar a los componentes del JazzGranollersEnsemble formado por: Pau Domènech Flauta i clarinet baix, Xavier Figuerola Saxo soprano i clarinet, Bruno Calvo Trompeta, Ivan Gpnzalez trompa-trompeta, Carlota Amargós i Sergi Claret Violins, Quim Badia Viola, Jordi Claret violoncel, Ferran Carceller Marimba-Vibràfon-Percussió, Ramon Torramilans Percussió, Esther Pinyol Arpa, Blai Navarro Acordió, Oriol Roca Contrabaix, Guillem Arnedo Bateria, dirigidos por su director-guitarrista-compositor Joan Sanmarti. En este Concierto actuaron acompañados de Víctor Bocanegra piano-voz que nos deleitó con sus canciones, bellos textos, críticos con la sociedad y el mundo en que vivimos. Nos obsequiaron con un librito que contiene las letras.
Fue una velada que nadie quería terminase. Extras las improvisaciones, de las que, personalmente destacaría los “vientos” mi debilidad-predilección.
Festival digno de encomio que no decae a pesar de los años. Desde estas lineas mi sincera felicitación a los organizadores. Pervive lo que uno trabaja…


Omar Sosa. Programa agosto 2014

julio 25, 2014

Interesante y movido el Programa de Conciertos de Omar Sosa para el mes de agosto. Ojalá le veamos pronto en Barcelona.
omar en Brasil
August 3, 2014
Bagnoregio, Italy
Borgo di Civita
http://www.tusciainjazz.it
Solo Piano

August 4, 2014
Carpi, Italy
Piazzale Re Astolfo
http://www.festivalmundus.it
Solo Piano

August 5, 2014
Noto, Italy
Festival di Noto
Cortile del Collegio dei Gesuiti di Noto
http://www.notomusicafestival.com
Omar Sosa-Paolo Fresu Duo
omar-paolo
August 7, 2014
La Petite Pierre, France (Strasbourg)
Aux Gres du Jazz
augresdujazz.com
Omar Sosa-Paolo Fresu Duo

August 12, 2014
Sant’Antonio di Gallura, Sardinia, Italy
Time in Jazz
Lu Nuracu
http://www.timeinjazz.it
Solo Piano

August 13, 2014
Berchidda, Italy
Time in Jazz
Piazza del Popolo
http://www.timeinjazz.it
Omar Sosa & Urban Tap, featuring
Tamango, dancer
Jean de Boysson, VJ
Gustavo Ovalles, percussion

August 19, 2014
Ramatuelle, France
Festival Jazz a Ramatuelle
Theatre de Verdure
jazzaramatuelle,com
Omar Sosa Quarteto AfroCubano, featuring
Ernesto Simpson, drums
Childo Tomas, electric bass
Leandro Saint-Hill, saxophone, flute
Omar quarte afrocubà
August 31, 2014
Clermont en Genevois, France
Festival de Jazz du Chateau
http://www.jazzclubannecy.com
Omar Sosa Quarteto AfroCubano, featuring
Ernesto Simpson, drums
Childo Tomas, electric bass
Leandro Saint-Hill, saxophone, flute


Diego El Cigala: “Bebo No quería lloraderas, sino que se le recordase bailando”

marzo 23, 2013

El cantante Diego El Cigala ha señalado, en entrevista , que Valdés le pidió personalmente que “no quería lloraderas” cuando falleciera, sino que “quería que se le recordara bailando”. “Este deseo es muy duro de tragar, pero, es lo que le gustaba al maestro”, expresó.

“Se ha ido con un público absoluto que le quiere y que le ama y, sobre todo, se ha ido con la calidad de genio que le caracterizaba”. Así lo recordaba anoche Diego El Cigala.

“De Bebo me quedo con todo porque sobrepasaba fronteras, era humilde, muy de pueblo, muy campechano, bromista, y caballero”, cuenta El Cigala, para quien Bebo Valdes “tenía una caballerosidad increíble” además de poseer “una elegancia” y un “genio nato” como músico.

Eduardo García escribe en La Nueva Ebebo diegospaña: Tenía 94 años y el alzhéimer , de forma implacable, le había apartado del gran amor de su vida, el piano. Bebo Valdés, uno de los más grandes de la música popular del siglo XX, murió ayer en Suecia, donde había sido acogido por algunos de sus nietos, hijos de su hijo, otro grande de la música, Chucho Valdés.

Fue un escenario coyuntural, porque los últimos años de Bebo Valdés se los había pasado al sol de la localidad malagueña de Benalmádena; pero Suecia no era para él un destino desconocido, ni mucho menos, porque Estocolmo le sirvió en los años sesenta de lugar de retiro y para comenzar una nueva etapa de su vida. Para matar el gusanillo -y también para mantenerse- Bebo Valdés tocaba el piano en el salón de un conocido hotel de la capital. Un lujo inmenso para la clientela.

Para el recuerdo más cercano, un título que es todo poesía, su disco «Lágrimas negras» junto a Diego «El Cigala», una colección de boleros interpretados desde el sentimiento de las dos orillas. «Se nos fue el más grande. Duelo para la música», escribía ayer El Cigala en su cuenta de Twitter cuando se confirmó una muerte hace semanas esperada.

«Lágrimas negras» (tres discos de platino en España y un «Grammy») reflotó a Bebo Valdés tras un largo período, si no olvidado, sí apartado de la primera línea. Ése, su último gran éxito de ventas, fue el colofón a setenta años de actividad musical, interpretando, grabando, componiendo y arreglando canciones. Tocó con los más grandes, como Nat King Cole, Celia Cruz, Benny Moré, Guillermo Barreto y Lucho Gatica.

Bebo Valdés era Ramón Emilio Valdés Amaro, un cubano del pueblo de Quivicán, localidad que vio nacer la primera banda del músico. De la música tradicional cubana mamó esencias, y a esa música cubana le dio aires de modernidad, no siempre entendidas al principio, como ocurre con todas las iniciativas revolucionarias. El jazz afrocubano no se entiende sin Bebo Valdés, padre de la batanga, ritmo y patente propios.

Valdés era un músico polivalente, capaz de tocar todos los palos con su piano. En una reciente entrevista recordaba su primer instrumento, una ruina que costó a su madre, Caridad, tres pesos que la mujer había ganado en la lotería cubana. Fue una ganga, pero sólo en apariencia, porque aquel piano estaba tan afectado por la carcoma que se derrumbó literalmente a los cuatro días.

«Mi vida es el piano, así que cuando me vaya, que sea tocando», pedía Bebo Valdés. Casi lo logró. Superó una trombosis y tenía controlada una artrosis creciente, pero nunca se alejó de la música hasta la reciente llegada del alzhéimer, que pudo con un hombretón de 185 centímetros y manos amplias de descargador en los muelles.

Su carrera fue meteórica. Con treinta años ingresó en la orquesta del cabaret más famoso de Cuba, el Tropicana, por entonces liderada por Armando Romeu. Antes ya había pulido muchas teclas y compuesto muchos temas. El Tropicana no daba respiro a los músicos, porque allí el repertorio no conocía límites, y lo mismo tocaba un bolero que un pasaje de zarzuela. Allí cantaba una «vedette» para la historia, Rita Montaner. Dicen que la voz de aquella mulata se acostumbró al piano de Valdés para completar una simbiosis perfecta.

«Se ha ido con un público absoluto que le quiere y que le ama y, sobre todo, se ha ido con la calidad de genio que le caracterizaba». Así lo recordaba anoche Diego «El Cigala». El cantante señalaba que Valdés le dijo personalmente que «no quería lloraderas» cuando falleciera, sino que «quería que se le recordara bailando». «Este deseo es muy duro de tragar, pero es lo que le gustaba al maestro», expresó.

«De Bebo me quedo con todo, porque sobrepasaba fronteras, era humilde, muy de pueblo, muy campechano, bromista y caballero», cuenta El Cigala, para quien Bebo Valdés «tenía una caballerosidad increíble», además de poseer «una elegancia» y un «genio nato» como músico.

Con el cineasta Fernando Trueba tuvo Bebo Valdés otro de sus más fructíferos nexos españoles. Trueba le invitó a participar en su película «Calle 54», y es Trueba quien está detrás del disco «El arte del sabor», que logró un «Grammy» en 2001, y del documental «El milagro de Candeal» con Carlinhos Brown. Con su hijo grabó «Bebo y Chucho Valdés. Juntos para siempre».


A %d blogueros les gusta esto: