Omisión. Pecado capital de nuestro tiempo, merece pena eterna

diciembre 26, 2015

Recuerdo mi preocupación cuando, en el catecismo o en la escuela, nos explicaban la clasificación de los pecados: de pensamiento, palabra, obra y omisión.
Podíamos, cuando niños, comprender respecto a los de palabra, de acción, de pensamiento pero, cuando hablaban de omisión eran para mi, incompresibles.
HOY, en mi madurez, sí los distingo y, me atrevo a afirmar que el pecado de omisión, es el peor de los pecados, de gran arraigo en nuestra sociedad sobre todo, en las altas esferas político-económicas-financieras.

montserrat agost 2015

OMISIÓN, según el Diccionario de la lengua se traduce por: falta de la execución de alguna cosa. Floxedad, o descuido de alguna cosa que está al cuidado de alguno de hacerla, guardarla, o cuidar de ella.

En este S XXI, las personas son mayoritáriamente ateas, no creen en otra cosa que en sí mismas, son, su propio Dios.
Creen también en el poder del dinero, de los honores, de la gloria.
Obvian a quienes no son de su “clase-condición-estatus”.
No les importa o mejor, no quieren saber nada de la gran mayoria de seres humanos, pobres-míseros-sin trabajo.
Ni si, sus condiciones de vida son suficientes y, les permiten vivir junto a los suyos con dignidad.

Mi respuesta es contundente hoy, conocedora de la vida, pero no, la encontré cuando niña.

Pecado de omisión es, no querer ver, no querer escuchar, no querer saber qué ocurre:
con la gran tragédia de Refugiados que malviven y mueren.
con el patrocinio y apoyo a las guerras y armas. En consecuencia, son responsables de la muerte de seres indefensos, NO culpables.

Pecado de Omisión, el más habitual de quienes sordos, mudos, ciegos, viven su vida, e ignoran la tragedia humana que causa a diario muertes inocentes.
También es pecado capital de omisión: el hambre, las armas, la corrupción.


A %d blogueros les gusta esto: