Las madres presas. Teatre de Ponent

marzo 20, 2017

Una historia real que recupera la memoria de dos familias represaliadas por la dictadura. Homenaje a dos madres que aunaron esfuerzo y miserias para mantener la dignidad y la esperanza.

Increíble relato, escrito e interpretado por Pilar Martínez, a partir de los recuerdos y vivencias de una madre represaliada que pasó muchos años en prisión. Se trata de un duro alegado contra la represión franquista.

Es una joya, una lección de nuestra Historia que NADIE, debería perderse. Yo recomendaría a profesores de escuelas e Institutos de bachillerato, que llevaran a los jóvenes a ver y escuchar el clamor de Pilar Martínez que, a lo largo de 50 minutos deja a la audiencia sin respiración, so pena de perder alguna palabra de su relato.

¡Qué gran artista! Que bien sabe modelar su voz, sus gestos, para permitirnos entrar en la prisión donde se encontraba su madre que había dejado siete hijos en casa, igual que su compañera de celda que tenía otros tantos.  Sonríe, llora, reclama. Ternura, pasión, amor…

Su marido también estaba en prisión.  Su pecado: ayudar a los “maquis”.

El relato está protagonizado por la hija pequeña de una de las madres, que tenía dos años cuando quedó, junto con el resto de hermanos, solos en casa, de la que fueron deshauciados por la policía del momento. El hambre, el frío, el miedo, son sobrellavados con auténtica maestría gracias a las hermanas mayores que se convierten en sus guías, sus protectoras. Pilar Martínez se pone en el cuerpo de cada una de ellas.

Si tienen ocasión de ver la obra, no se la pierdan. Es un canto al amor, a la amistad, a la dignidad de la que son responsables aquellas niñas que, se hacen mayores antes de tiempo, para cuidar de sus hermanos en ausencia de más de siete años de sus progenitores.

 


A %d blogueros les gusta esto: