Mis Personajes…

junio 18, 2019

Una vez a la semana publicaré una Entrevista de personas que, por su trayectoria y su labor, merecen ser tenidas en cuenta, de distintas procedencias y merecen mi agradecimiento.

Voy a empezar con alguien que ya no se encuentra con nosotros, pero con quien mantuve estrecha amistad y sentía grandísima admiración.

Hace algunos años publiqué un libro Els meus Personatges, pero, con el paso del tiempo -que no perdona a nadie-, otros importantes han llenado mi vida y me gustará recordarles y compartir, con quienes me leéis.

Dado que son más mis amigos ausentes, que los vivos, intentaré intercalar unos y otros.

Quien no les conozca, sepa que han sido importantes en mi quehacer diario, en este mundo extraño que entre todos hemos construido.

 

 


Carta a Santi Santamaria. Singapur 2011

febrero 15, 2016

amb-santi-santamaria-escola-mestres-montaña

Querido Santi:
No te olvidamos.
Sigues en nuestro caminar, desde la distancia. Cuantas veces te nombramos y, te contamos historias actuales, muchas de las cuales te agradarían, otras, por el contrario, te harían fruncir el ceño.
No te olvides de nosotros, tus amigos, los que te acompañamos en tu caminar, descubriendo atajos a-en la cocina, años ha sumida en la mediocridad.
Tu talento descubrió caminos, puertas cerradas se abrieron para no cerrarse jamás.
Oficio en grado superlativo, creatividad y buenos productos fueron tu lema. Tu mesa creó nuevos horizontes, para, a partir de lo cotidiano, conseguir lo sublime, el Buen comer.
Tu amistad fue algo hermoso que nos acompañó hasta que te fuiste, sin avisar, único descontento que nos proporcionaste.
Te imagino cocinando, en el más allá, para todos los que, igual que tu, nos abandonaron.
Hasta pronto, no nos olvidéis.
Besos para todos, os quiero,
montserrat

nyora 3Encima de mi mesa de trabajo guardo una “nyora”, que acompañó a Santi en el feretro. La veo mientras escribo, le siento cercano, disconforme con mucho de lo que estamos viviendo: Crisis, Refugiados, una Europa insolidaria, unos politicos que no se ponen de acuerdo. La muerte de Muriel Casals con quién seguro había mantenido contactos años ha, cuando militaban en una misma formación. Supongo que hablaria de una cocina renovada, que no se conformaria con la que, en su momento fue Nueva, hoy marchita, con el paso de los años, de las economías, de los nuevos gourmets. Gracias por lo que nos enseñaste, a vivir la vida con plenitud.


22 de diciembre. Efemérides

diciembre 22, 2015

Hoy 22 diciembre, solsticio de invierno 2015 (ha sido a las 05:48h, hora peninsular española). Los solsticios son los momentos del año en los que el Sol alcanza su mayor o menor altura aparente en el cielo, y la duración del día o de la noche son las máximas del año, respectivamente. Este comportamiento es, además, inverso en cada hemisferio, por lo que éste será el solsticio de invierno en el hemisferio norte, y de verano en el hemisferio sur.

solsticio

22 de diciembre de 1858 nació en Lucca-Italia, uno de los mayores exponentes del realismo lírico, el compositor Giacomo Puccini, que imbuirá a cada una de sus obras de un ambiente claramente distintivo: “La Bohème”, “Tosca”, “Madame Butterfly” o su inacabada “Turandot”

22 de diciembre de 1870, coincidiendo con un eclipse total de sol, fallece en Madrid, a los 34 años de edad, a causa de una tuberculosis, Gustavo Adolfo Bécquer, poeta, una de las figuras más importantes del romanticismo de España. Su obra “Rimas y Leyendas” ha supuesto el punto de partida de la poesía moderna española.

22 de diciembre de 1942. Se proyecta por primera vez el NO-DO, las noticias y documentales según el punto de vista del régimen dictatorial franquista, que acompañará a los españoles en el cine durante casi 40 años, obligatorio hasta enero de 1976, voluntario hasta 1981.

El 22 de diciembre de 1972 fueron rescatados, en los Andes, los 16 supervivientes de un avión estrellado, después de permanecer 72 días aislados del mundo. De los 45 ocupantes, 12 murieron a causa del choque. Los que sobrevivieron, tuvieron que soportar el hambre y temperaturas de 30 grados bajo cero durante la noche. Tras intentar subsistir con los escasos alimentos que tenían a la espera de ser salvados, su esperanza se desvaneció al enterarse por radio que se había abandonado su rescate. Decidieron entonces, alimentarse de los restos de sus compañeros fallecidos. Fatigados de todo pero, sobre todo por el incesante goteo de muertes de sus compañeros, dos de ellos deciden cruzar inmensas montañas para pedir ayuda. Así fue como consiguieron ser rescatados.

El 22 de diciembre de 1989 falleció, en París, Samuel Beckett, escritor irlandés, Premio Nobel de Literatura el 1969, autor, entre otras obras de “Esperando a Godott”


A %d blogueros les gusta esto: