Després. Miquel Martí Pol

octubre 17, 2018
Vaig tenir la sort de compartir força temps amb Martí Pol i altres molt estimats amics entre els quals Santi Santamaria.
Sempre al Montseny. Gràcies per la vostra amistat, generositat, companyia. Sempre en el record!

No serà falaguer, l’estiu, i la tardor
-saps prou com l’estimàvem-
serà potser en excés melangiosa.
Quan s’escurcin els dies te’m faràs més
present,
perquè el silenci fa més densos
els records, i més íntim el temps
que ens és donat per viure’ls.
A ulls clucs et veuré: tot serà tu
per la cambra, pels llibres, en la fosca.
Després passaran anys i esdevindràs
translúcida
i a través teu estimaré el futur
potser sense pensar-te ni sentir-te.
Arribaràs a ser una part tan íntima
de mi mateix, que al capdavall la mort
se t’endurà de nou quan se m’endugui.

POESIA. Miquel Marti i Pol (1929-2003): “ARA MATEIX” (en catalán y en español)

septiembre 13, 2018

La poesía pone en evidencia situaciones inadmisibles. Supera barreras. Rompe silencios. Intimida al enemigo. Grandísimo nuestro poeta catalán Miquel Martí Pol.

Tuve la suerte de conocerle, de compartir tiempos con él, con otro gran amigo, Santi Santamaria.

 

Ara mateix enfilo aquesta agulla

amb el fil d’un propòsit que no dic

i em poso a apedaçar. Cap dels prodigis

que anunciaven taumaturgs insignes

no s’ha complert, i els anys passen de pressa.

De res a poc, i sempre amb vent de cara,

quin llarg camí d’angoixa i de silencis.

I som on som; més val saber-ho i dir-ho

i assentar els peus en terra i proclamar-nos

hereus d’un temps de dubtes i renúncies

en què els sorolls ofeguen les paraules

i amb molts miralls mig estrafem la vida.

De res no ens val l’enyor o la complanta,

ni el toc de displicent malenconia

que ens posem per jersei o per corbata

quan sortim al carrer. Tenim a penes

el que tenim i prou: l’espai d’història

concreta que ens pertoca, i un minúscul

territori per viure-la. Posem-nos

dempeus altra vegada i que se senti

la veu de tots solemnement i clara.

Cridem qui som i que tothom ho escolti.

I en acabat, que cadascú es vesteixi

com bonament li plagui, i via fora!,

que tot està per fer i tot és possible



Ahora mismo enhebro esta aguja

con el hilo de un propósito que callo

y me pongo a remendar. Ninguno de los prodigios

que anunciaban taumaturgos insignes

se ha cumplido, y los años pasan rápido.

De nada a poco, y siempre con viento de cara,

qué largo camino de angustia y de silencios.

Y estamos donde estamos, más vale saberlo y decirlo

y asentar los pies en tierra y proclamarnos

herederos de un tiempo de dudas y renuncias

en que los ruidos ahogan las palabras

y con muchos espejos medio cambiar la vida.

De nada nos vale la añoranza o la elegía,

ni el toque de displicente melancolía

que nos pongamos jersey o corbata

cuando salimos a la calle.

Tenemos apenas lo que tenemos y basta:

el espacio de historia concreta que nos corresponde,

y un minúsculo territorio para vivirla.

Pongámonos de pie otra vez y que se sienta

la voz de todos solemnemente y clara.

Gritemos quiénes somos y que todo el mundo lo escuche

Y luego, que cada uno se vista como buenamente le plazca, y adelante!,

que todo está por hacer y todo es posible.

 

 


Jugar a cocinitas. Lo dijo en la presentación de mi libro “Nens a la cuina.”

julio 28, 2018

La cocina, con la debida vigilancia paterna o materna, es un buen sitio para que los pequeños practiquen algunas manualidades; siempre será mejor eso que los dibujos animados que a menudo les endilgamos para que no den la lata.

Son pensamientos de Santi Santamaria, el gran cocinero catalán, el primero que saltó a la palestra del mundo con su cocina tradicional-innovadora. Con todas las estrellas posibles, nunca dejó de ser el amigo de los amigos sin petulancia, que estaba a tu lado siempre que le necesitabas. ¡Cuánto te hemos echado de menos! Hoy 28 de julio cumpliría 61 años.

Tristemente las estrellas son fugaces, pocos se acuerdan de ellas una vez han pasado, cuando por ley de vida o por algún motivo especial han desaparecido. Me duele que, demasiados hayan escuchado a los marañeros de turno para descalificarle, muchos de ellos fieles aduladores cuando de comer se trataba. De todos conocidos.

Santi fue para nosotros como un hijo más, se comportaba como tal siempre. Siempre en el recuerdo, con lugar preferente en el corazón, junto a los míos.

 


A %d blogueros les gusta esto: