Diálogo en América XXI Para combatir la infección del dólar. Iván Padilla Bravo

enero 11, 2020

Entre las más peligrosas y demoledoras armas que utilizan los amos del mundo para ejercer su dominio sobre los pueblos está la del dólar.  Lo observamos en la actualidad en la guerra multifactorial que está en desarrollo contra Venezuela. Habiendo desarrollado otras expresiones de amenaza, extorsión, desestabilización y sometimiento contra el país, contra su pueblo, su Revolución Bolivariana y su gobierno chavista, presidido constitucional y democráticamente por Nicolás Maduro.El comíenzo de 2020 se ha arreciado la guerra económica contra venezolanas y venezolanos, profundizando la hiperinflación inducida y alejando al pueblo del acceso a los bienes básicos de alimentación y salud, así como a los servicios elementales de transporte. La dolarización de la economía venezolana y del pensamiento, en una ideologización fundamentada en el miedo a un fantasma de papel que ha sido convertido en Dios de la «Iglesia» conocida como sistema capitalista, hace estragos.La respuesta revolucionaria, desde el Gobierno Bolivariano y chavista, ha encontrado en el Petro una manera de enfrentar la dolarización, utilizando un arma mellada, pero moderna, del capital financiero que está en el orden virtual de las criptomonedas. Lo cierto es que Venezuela, teniendo el poder y la convicción estratégica de hacerlo, se ha adentrado en la aplicación y uso del Petro como moneda estable y de paridad fija frente al enemigo dólar, al que enfrenta junto a toda su perversidad. Para combatir al enemigo que infesta el territorio cultural, político e ideológico de la Revolución Bolivariana y Chavista, es importante el diagnóstico y de qué se trata cuando hablamos de la contraofensiva del Petro frente a la ofensiva criminal del dólar contra nuestra economía y también contra nuestro pensamiento.Al igual que en las guerras bacteriológicas que los gringos estadounidenses han desplegado contra países a los que han querido someter en el mundo entero, infestar de dólares las economías locales y de manera simultánea infectar de dólares las culturas y la conciencia de los pueblos, ha sido una opción misilística por la que ha optado el Pentágono dentro de sus estrategias de guerra, cerco y aniquilamiento. El escenario de guerra desplegado en esta esencia de identidad llamada Venezuela, se encuentra especialmente infestada de dólares al tiempo que se ensayan los multifactoriales tipos de guerra que finalmente nunca dejan de lado la siembra de muerte en campos convencionales o semi convencionales.

Lo hemos advertido desde hace rato, cada vez que nos referimos en los términos de dolarización del pensamiento. Pero la dolarización como ataque a la conciencia, sembrando ideología que estremece valores culturales, de identidad, de soberanía, también tiene su lugar de acción infecciosa cuando infesta de papeles verdes con rostros de Washington, toda la esfera de la circulación del capital. Sí cuando en las compras cotidianas te tomas un café, compras un paquetico de harina para hacer arepas (pan típico de Venezuela, confeccionado con maíz) o un quilito de arroz y los cancelas «orgulloso» con uno de esos papelitos verdes sin valor real ni anclaje al oro o cualquier otra materia con valor de cambio cuantificable y demostrable, es porque la infección del dólar te ha alcanzado.Te ha alcanzado a ti, a tu entorno, a tu comunidad, a tu pueblo, a tu país, hasta caer rendido haciendo lo que los amos del mundo siempre han querido contigo, con nosotros: que rompamos en el pensamiento y en los actos con nuestros valores y con los que somos, la soberana moneda de Venezuela.

Estamos infestados de dólar y arrojados al peligro mortal de terminar infectados por el mismo. Afortunadamente el Comandante Hugo Chávez pensó, como gran estratega, en una opción como la del Petro, llevada a su concreción desde 2017 y convertida hoy en misil de contraofensiva patriótica frente a los aparatos imperiales estilo «dolartudey», determinando los precios cotidianos en el mercado. Esta reflexión de hoy la propongo para fortalecer nuestra confianza en la Revolución Bolivariana, en el liderazgo de Nicolás Maduro y en el Petro como un «arma mellada del capitalismo» que acabamos de «quitarle» al enemigopara detener el papel nefasto del papel dólar y su incidencia en todas las relaciones sociales de hoy. Para combatir la infección del dólar hace falta una alta dosis de conciencia, pensamiento crítico, nervios de acero y voluntadde vencer, porque vamos a vencer.

Ilustración: Iván Lira


Diálogo enCambio. El foro de San Rondón. Iván Padilla Bravo

julio 23, 2019

 

Por estos días se celebra en Caracas el vigésimoquinto encuentro del Foro de Sao Paulo. La fecha para congregar a las vanguardias izquierdistas del mundo en la capital venezolana es el 25 de julio, día que el Libertador Simón Bolívar recordaba como «de San Rondón» en homenaje al negro patriota Juan José, héroe de la batalla de Pantano de Vargas, en Paipa, Boyacá.

Sao Paulo ha quedado establecido como nombre propio de un foro de militantes y partidos de las izquierdas del mundo que luchan  por la liberación del yugo del capital y los embates actuales del neoliberalismo.

Ahora contabilizamos 25 veces y 29 años después de la primera convocatoria a este Foro, congregado en medio de una de las peores crisis de los movimientos revolucionarios, caracterizada por la caída del Muro de  Berlín y la, para entonces, previsible e inminente desbandada de la Unión Soviética.

Pantano de Vargas

Que el Foro de Sao Paulo se reúna entre nosotros en esta Era Bicentenaria y justo cuando al comienzo de estas jornadas de trabajo coincide con los 200 años de la Batalla en la que que Bolívar proclama: «¡Granadinos! El día de la América ha llegado, y ningún poder humano puede retardar el curso de la naturaleza». Es extraordinario, alentador, casi premonitorio. Momento de luz para la causa proletaria mundial, reflejada en las luchas independentistas de un continente llamado a ser libre y en el que Bolívar, henchido de entusiasmo, ve claro el porvenir independiente de estos pueblos: «Reunid vuestros esfuerzos a los de vuestros hermanos. Venezuela conmigo marcha a libertaros, como vosotros conmigo en los años pasados libertásteis a Venezuela», dice a la Colombia unida.

Unidad, unidad en el pensamiento y acción de pueblos hermanos que, ayer como hoy, desafían al dominio imperial, dispuestos a vencerlo. La prevalencia de adversidades en aquellos escenarios no era, ni fue razón para el desasosiego ni el abandono. Por el contrario, el General Bolívar recibiría por respuesta una especie de «usted no hay visto nada» en aquella frase eternizada por el «santo» recién canonizado en batalla: «Rondón no ha peleado todavía».

Un cuadro de impredecibles resultados ante las inclemencias del clima de lluvia e invierno riguroso en los Llanos, la mala preparación militar de los reclutados, la falta de ánimo de algunos llaneros para traspasar la cordillera, y la carencia de armas y de vestimenta adecuadas para capear el frío andino fueron trastocados en victoria con aliento y solidaridad femenina como nunca antes y la siempre férrea decisión de un liderazgo como el de Bolívar.

Acotado en el simbolismo de las fechas natales de dos Libertadores mediados por 200 años de histórica resistencia, el Foro de Sao Paulo, que bien pudiera ser el Foro de San Rondón, se celebra este 2019 entre el 24 y el 28 de julio, para decirle al imperio, al hegemónico pensamiento único y a las políticas neoliberales de los amos del mundo, que el final de sus días está cada vez más cerca. En fin, Rondón está vivo y «Sao Paulo no ha peleado todavía».

Ilustración: Iván Lira


Trump vs Putin en Venezuela. Angel Guerra Cabrera

marzo 28, 2019

Rusia “tiene que salir de Venezuela” y para conseguirlo “todas las opciones están sobre la mesa” declaró el presidente Donald Trump desde la Casa Blanca el miércoles 27 de marzo. A su lado, visitante de honor, la esposa del supertítere Juan Guaidó, el más lacayo y descolorido de la legión de lacayos del Grupo de Lima. Otra señal de que Estados Unidos, a consecuencia de su crisis de hegemonía, intenta restablecer la infame doctrina Monroe, como han reiterado varios de sus voceros oficiales.

Pero, ¿qué se puede esperar de Trump? Acaba de proclamar la soberanía de Israel sobre las ocupadas Alturas de Golán, territorio de Siria, hecho que subraya el desprecio por las leyes internacionales del magnate y la pandilla de maleantes a la que ha encargado la política exterior. Igual el ilegal reconocimiento que hizo de Jerusalén como capital del Estado sionista, el descarado golpe continuado y preparativos de intervención militar contra la República Bolivariana de Venezuela a plena luz del día y dirigidos a punta de tweets desde la Casa Blanca. Sin olvidar la degradación al mínimo de las relaciones diplomáticas con Cuba y el recrudecimiento brutal del bloqueo luego de los modestos avances logrados en el segundo mandato de Obama. En ambos casos su gobierno ha pretendido justificarse mediante una catarata de mentiras y calumnias, como que la isla mantiene más de 20 mil soldados en Venezuela o los fantásticos ataques sónicos contra su personal diplomático en La Habana.

Mal que bien, la relativa observancia de la legalidad en el sistema internacional con posterioridad a la fundación de la ONU en 1945 permitió mantener ciertos equilibrios y previsibilidad de los acontecimientos. Había guerras de agresión genocidas como en Vietnam o la larga campaña terrorista contra Cuba después del fracaso de la invasión por Playa Girón. No es nuevo que Estados Unidos pisotee el derecho internacional. Siempre lo ha hecho, pero había ciertos límites, líneas rojas como se dice últimamente, que ninguna de las grandes potencias cruzaba. Ahora Estados Unidos aplica pura la ley de la selva en las relaciones internacionales. Washington comenzó a violar de manera cada vez más impúdica no solo las leyes internacionales, sino sus propias Constitución y leyes desde Ronald Reagan, con su sangrienta intervención en los conflictos centroamericanos y el desencadenamiento de una guerra mercenaria contra la Nicaragua sandinista, origen del mayúsculo escándalo Irán-Contras, Esa conducta se incrementó con las administraciones posteriores, tal vez una relativa pausa durante el período de James Carter. Pero fue retomada por Bush padre, Clinton, Busch hijo y Obama. Justo a partir de este, además de la continuidad de las intervenciones militares directas, con “botas en el terreno”, como en Irak y Afganistán, o más enmascaradas como en Libia y Somalia, aumentaron considerablemente los asesinatos con drones, las operaciones con grupos de operaciones especiales y cobraron auge los cambios de régimen mediante el uso de los llamados golpes blandos o suaves. Un ilustrativo ejemplo de esto fueron las denominadas revoluciones de colores y el golpe de Estado en Ucrania, concebido en realidad para imponer un gobierno vasallo, que expulsara a la flota rusa del Mar Negro del puerto de Sebastopol y, al servicio de la OTAN, erigiera una grave amenaza a ese importante flanco defensivo de Rusia.

Así como se enarboló por George W, Bush el Eje del Mal (integrado por Corea del Norte, Irak e Irán) para justificar la llamada guerra contra el terrorismo, recientemente el consejero de seguridad nacional y neocon John Bolton habló de “una troika de la tiranía” en referencia a Venezuela, Cuba y Nicaragua, aunque por lo menos una fuente de la Casa Blanca afirma que también Bolivia está incluida no obstante no haber sido mencionada en aquel momento. Más tarde, en un discurso electoralista en Miami Trump, con su ignorancia enciclopédica aseveró: “Cuando Venezuela, Cuba y Nicaragua sean libres, este será el primer hemisferio libre (de socialismo) en toda la historia de la humanidad”. Recuérdese que Bernie Sanders y varios diputados demócratas se reivindican como socialistas.

¿Basado en qué principio legal o moral puede Trump decir que Rusia se tiene que ir de Venezuela? Solo pensando en el uso de la fuerza tendría sentido práctico semejante declaración, porque Rusia y Venezuela tienen derecho como estados soberanos miembros de la ONU a mantener acuerdos de suministro de armas y cooperación militar. Por cierto, acuerdos que pronto cumplirán dos décadas. Nadie se los puede prohibir. Mucho menos cuando Washington practica una guerra contra Caracas en prácticamente todas las esferas vitales para la subsistencia de una sociedad y un estado, como son los sabotajes contra su sistema energético y, encima la amenaza con una inminente intervención militar, a la vez que observa una actitud cada vez más hostil hacia Moscú, que considera al país bolivariano su aliado estratégico.


¡Yo voté por Maduro! Iván Padilla Bravo

enero 3, 2019

 

Para el período constitucional 2019 – 2025 yo voté por Nicolás Maduro para el ejercicio de la Presidencia en la República Bolivariana de Venezuela. Es la segunda vez que contribuyo a elegir al candidato presidencial que nos sugirió Hugo Chávez cuando se encontraba al borde de su muerte.

Me siento orgulloso de haberlo hecho consecutivamente y convencido de la importancia de defender integralmente a la Patria, al tiempo que defiendo a nuestra Revolución Bolivariana y Chavista.

En los primeros seis años de mandato, encuentro abundantes críticas en su ejercicio presidencial. Entiendo la complejidad de la realidad venezolana, sometida al mayor de los asedios durante nuestra historia republicana. Maduro, heredero constitucional de Chávez en la forja del mejor de los gobiernos, no puede recibir aún ese calificativo bolivariano para su gestión, pero tampoco podemos desconocer que lo haya intentado pese a tener al Imperio del capital, al imperialismo yanki y los gobiernos de países lacayos y lamesuelas de Europa y América, particularmente los articulados en acción intimidatoria y de abierta guerra  antivenezolana como la que ejecuta Duque desde Colombia, Bolsonaro desde Brasil y -todavía- Tánger  desde Guyana.

Sin embargo, por encima del desglose de desaciertos que pudiera haber tenido o tener el presidente Nicolás Maduro, su gobierno y liderazgo representan hasta el presente y para este nuevo período constitucional, la garantía de avanzar en las grandes estrategias de la Revolución Bolivariana, trazadas por el Comandante Hugo Chávez desde cuando ocupó por primera vez la Presidencia, el año 1999, y juró ante aquella moribunda Constitución de 1961, comenzar el desarrollo de la V República y mejores tiempos para el pueblo venezolano, tal como lo prometieron públicamente en 1992, al asumir la rendición militar luego de la rebelión popular armada que él mismo encabezará.

Recuerdo, en medio de este primer Diálogo en la acera de 2019, a la aguerrida mujer venezolana que durante el Golpe de Estado contra el gobierno presidido por el Comandante Chávez en 2002, declaraba públicamente haber votado por su elección y estar dispuesta a luchar y defender «que termine su mandato».

Hoy, en vísperas de la nueva juramentación de nuestro presidente Nicolás Maduro para el período constitucional 2019 – 2025, expreso, junto a la inmensa mayoría del pueblo venezolano, mi voluntad de luchar para que Maduro asuma y concluya su mandato, para el que le elegimos. Con él estamos en la calle y donde lo demande el desarrollo de este proceso revolucionario.

Le estaremos acompañando con pensamiento crítico ante su desempeño. No creemos en ungidos ni predeterminados, pero sí creemos en las razones del Comandante Hugo Chávez para proponernos elegir a Maduro para la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela y hoy creemos también en los muchos aciertos de su gestión, así como en sus convicciones y valentía para encabezar la defensa integral de la Patria en una coyuntura de asedios, de bloqueo, de guerra económica, de hiperinflación inducida, de guerra mediática mundial, y de acosos militares y paramilitares  e nuestras fronteras.

Yo voté por Maduro y también quiero que Maduro termine su mandato. Para mí es hoy la correcta decisión Bolivariana y Chavista, que hemos asumido los patriotas en la Venezuela soberana y revolucionaria del presente.

Ilustración: Iván Lira

Venezuela el 3 de Enero de 2019


Venezuela: la solución es por abajo

junio 23, 2018

Foto: Comunas del Suroeste de Barquisimeto, Estado Lara. Reunión de presentación de propuestas para Plan Comunal y el Gobierno de calle.

Caja de Respuestas.

21 de junio 2018.

En el marco del proceso de diálogo y reconciliación impulsado por Nicolás Maduro a partir de su reelección como presidente de la República Bolivariana de Venezuela el pasado 20 de mayo, el mandatario de este país se abocó a recuperar el aparato productivo sobre la base de la organización del pueblo en las comunas, en los Consejos Locales de Abastecimiento y Producción y la conformación de Consejos Productivos de Trabajadores en las principales empresas del país.

Imagen2dfuminada

La guerra económica en Venezuela no es un mito.

La sufren todos los días los millones de personas que se trasladan en un sistema de transporte público que no cuenta con los insumos más básicos y del que -por lo tanto- todos los días salen unidades de circulación.

La conocen de cerca los trabajadores que no logran poner a trabajar sus máquinas por la falta de un repuesto y que por tanto no pueden producir lo que requieren el país y su gente.

La padecen quienes requieren de medicamentos crónicos (como los que se requieren para la hipertensión o la diabetes) o quienes requieren medicamentos oncológicos y antirretrovirales y deben hacer gigantescos esfuerzos para conseguirlos o pagar también enormes sumas de dinero para poder adquirirlos.

La viven cada día los hombres y mujeres que deben llevar la comida a su casa y ven como los precios se disparan, multiplican y se hacen inalcanzables.

Ya no hay escasez en Venezuela, los productos están allí a la vista en los anaqueles de cualquier lugar, pero no hay salario que alcance para lograr adquirir estos productos.

Ni que hablar de los precios de la ropa, o de un par de zapatos, o de una entrada al cine o de un plato que se te rompa en la casa.

La situación se ha hecho muy difícil para la inmensa mayoría de las familias trabajadoras. Y sin embargo…

Sin embargo, la gente “le sigue echando pichón” (empujando la carreta, poniéndole ganas).

Hay una fuerza impresionante en el pueblo venezolano, que sigue empeñado en sacar el país adelante y defender la sociedad que ha decidido construir.

Comuna el Maizal
Comuna El Maizal

Para lograrlo, se ha organizado y ha implementado panaderías y abastos comunales, consumo organizado, siembras colectivas, comunas productivas, comités locales de abastecimiento y producción, entre otras.

El Gobierno ha apoyado estas iniciativas y las ha dotado de financiamiento en algunos casos, materias primas en otros o maquinarias si se requieren.

Al mismo tiempo, se han recuperado y colectivizado empresas abandonadas por sus patrones, pero dichas empresas tenían importantes niveles de atraso por falta de inversión producto del rentismo petrolero del que vivían sus dueños.

Incluso se han desarrollado iniciativas de grupos de innovadores con importantes componentes tecnológicos y de inteligencia nacionales, buscando profundizar la soberanía tecnológica.

Iniciativas todas muy importantes, pero de lo que se trata es de lograr elevados niveles de productividad que permitan abastecer al pueblo de sus requerimientos básicos, sin depender de importaciones o de la necesidad de realizar transacciones financieras internacionales.

Porque la guerra económica y el bloqueo financiero internacional son de verdad-verdad.

Teniendo el dinero para comprarlos, el Estado venezolano no puede comprar directamente medicinas, alimentos, repuestos para maquinarias y transporte.

Transacciones y cuentas en Estados Unidos, Canadá, Colombia y Europa son bloqueadas constantemente, obligando a complejas triangulaciones u obligando al Gobierno a comprar a proveedores que se encuentran muy lejos o viéndose obligado a comprar no al mejor oferente, sino al que está dispuesto a vender.

Ya en varias oportunidades hubo importaciones detenidas en la frontera o en puertos porque los gobiernos de los países antes mencionados impiden que se le venda a Venezuela.

Mientras tanto, tienen el cinismo de ofrecer un canal humanitario, con algunas “pequeñas” condiciones, claro…

“Las crisis nos obligan a cambiar a ser mejores y construir un movimiento de los trabajadores profundamente movilizador, constructivo, pero profundamente productivo en la perspectiva del socialismo. Para construir el socialismo en lo económico es vital la clase obrera productiva para demostrar lo que debemos demostrar”, señaló este miércoles el presidente Nicolás Maduro reunido con el Congreso Ideológico de la Clase Obrera organizado por la Central Bolivariana Socialista de Trabajadoras y Trabajadores de la Ciudad, el Campo y la Pesca (CBST-CCP).

Maduro dijo que el objetivo es transformar “el capitalismo ladrón y neoliberal en un modelo productivo humanista, cristiano, socialista, altamente productivo” y respaldó la instalación de un Estado Mayor Conjunto entre los Comités Productivos de Trabajadores (CPT), los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) y las miles de comunas que existen en la país.

Porque se trata de producir, y hacerlo eficientemente, pero además sembrando los gérmenes de esa sociedad que reclama el pueblo venezolano.

“Cuando digo recuperación económica hablo de hacer la Revolución Socialista, construir lo nuevo, no hablo de acomodar el capitalismo, que quede claro”, enfatizó el presidente.

El mandatario venezolano no solamente apoyó esa iniciativa de parte de la clase obrera organizada, sino que instruyó a todo el Gobierno Bolivariano a asumir esta iniciativa.

“Yo apruebo en su totalidad y asumo como línea del gobierno nacional para el nuevo comienzo todas las propuestas trabajadas y elaboradas por el Congreso Ideológico de la Clase Obrera. Todas son líneas obligatorias para todos los ministros”, afirmó.

En ese mismo acto, el presidente Maduro aumentó salarios, pensiones y los bonos que se han implementado para intentar paliar las dificultades de las familias.

El salario mínimo integral (salario más partida de alimentación) fue llevado de 2.555.000 bolívares a 5.196.000 de bolívares, lo cual representa un incremento de 103%.

El presidente también ordenó el ajuste del salario de policías, militares, médicos, maestros y todos los trabajadores y trabajadoras de la Administración Pública en un 200%.

Del mismo modo, se aumentó en un 200% el monto integral de las pensiones mínimas y se anunció el incremento de los bonos que perciben mujeres embarazadas, parturientas y madres en período de lactancia, así como los que reciben las familias que tienen en su seno personas con discapacidad o en situación de riesgo social, entre otras medidas destinadas a contribuir con la resistencia a la agresión económica y social a la que se ve sometido el pueblo venezolano.

Pocos días antes, en reunión con las comunas organizadas, fue creada también una red de fiscales populares que permitirán verificar los precios a los que los comerciantes venden sus productos, para de esa medida controlar la especulación a la que cada día se ve sometida la población de todo el país.

COGESTION COLOR GRANDE
Ilustración: Luis Primo

Aumentar la producción, construir el socialismo, resistir la agresión, sortear el bloqueo, proteger a los sectores más castigados, fiscalizar a los especuladores, combatir la corrupción, todo junto.

Es como cambiar un neumático del automóvil mientras circula a 80 kilómetros por hora. Parece imposible. Y sin embargo… Sin embargo, hay que hacerlo, porque eso es una revolución.

Nunca más vigentes las palabras de Fidel: “Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender los valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas. Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba (podemos decir que también para Venezuela, nota de CdeR) y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo”.

Venezuela y su pueblo están tozudamente en ese empeño. Les va la vida en ello…


Evo Morales: EEUU busca aliados en la región para una intervención militar en Venezuela. Resumen Latinoamericano

junio 18, 2018

El presidente de Bolivia, Evo Morales, denunció este sábado que desde Estados Unidos (EEUU) han intentado convencer a dirigentes suramericanos aliados para llevar a cabo “una intervención militar en Venezuela”.

En una entrevista que concedió a la agencia EFE, el mandatario boliviano, explicó que dirigentes del continente le informaron, “por amistad y por confianza”, que el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, “trata de convencer a algunos países amigos de Estados Unidos” para acabar con el Gobierno revolucionario que preside, Nicolás Maduro.

Evo indicó que “una intervención militar sólo va a crear otro conflicto armado” y añadió que el objetivo de esa operación no sería el presidente del Gobierno, Nicolás Maduro, sino “el petróleo venezolano, y eso lo saben los venezolanos”.

Morales, quien se encuentra este fin de semana en La Haya, Holanda, para celebrar reuniones privadas con el equipo jurídico que llevan las demandas que Bolivia y Chile mantienen ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), puso como ejemplo la intervención militar de 2011 en Libia, donde se usaron “los derechos humanos y la ayuda humanitaria” como “pretextos” para “invadir y bombardear”.

Indicó que, a pesar de la actual crisis política y social en ese país del norte de África, Occidente “no va a intervenir” de nuevo allí porque el petróleo libio es ahora “de las petroleras de Estados Unidos y de algunas europeas”.

El pasado viernes, el jefe de Estado, Nicolás Maduro, denunció que desde el gobierno que preside Juan Manuel Santos, en Colombia se está preparando un conjunto de acciones para generar un conflicto armado entre ambos países.

“Se está preparando en el gobierno colombiano de Juan Manuel Santos un conjunto de incidentes y provocaciones de carácter militar desde territorio colombiano y dentro del territorio venezolano para generar un conflicto armado entre Colombia y Venezuela”, manifestó Maduro, quien lideró un encuentro en el Teatro de la Academia Militar en Fuerte Tiuna en Caracas, con motivo del aniversario de las promociones 1988,1998 y 2008.


Venezuela en el punto de mira del mundo. ¡No a los cantos de sirena!

mayo 19, 2018

 

Mañana, el mundo, estará pendiente de lo que ocurra en Venezuela, atentos a las injerencias que se pueden producir.

20.526.978 venezolanos
están convocados a votar para elegir a su próximo presidente, quien gobernará durante seis años.
18.919.364 venezolanos
podrán elegir a los miembros de los consejos legislativos. Esta cifra es menor a la anterior porque los ciudadanos en Caracas y en el exterior no eligen dichos representantes.

EEUU no quiere permitir que su riqueza se le escape, insiste que su gente adicta o no adicta, siga sus instrucciones. Les quiere sumisos a sus planes que, precisamente no son a favor del pueblo venezolano al que no admiran, sino para ponerlos en contra de los suyos, con todas las mentiras posibles y falsas promesas.

Amigos venezolanos, NO escuchéis los cantos de sirena, sabemos dónde conducen. Pretenden acabar con todo lo bueno que os ha dado la revolución que, en su día, inició Chávez y que, tristemente machacaron hasta el final. Nadie ha podido aclarar cómo y de qué murió.

Así solucionan sus “problemas” quienes se consideran en posesión de la verdad. ¿Qué verdad?

La suya, la de arrebatar las riquezas de los demás, no importa el coste en vidas y desventuras. ¡No lo permitiremos!

Mañana, vuestro VOTO es importante. Maduro debe poder seguir adelante, para recuperar la vida de vuestro país ahora en manos ajenas.

Voto sagrado que debe redundar a favor del pueblo, de todos vosotros, quienes vivís y trabajáis en este bello país Venezuela, la malquerida y muy deseada.

Seguiremos atentos vuestro caminar a lo largo de la jornada electoral.


A %d blogueros les gusta esto: