Ver-Oir-Oler-Saborear-Tocar. Sentidos corporales

octubre 7, 2018

 

Sentidos corporales que nos aprendieron cuando éramos niños, vitales en nuestra cotidianidad: Vista-Oído-Olfato-Gusto-Tacto, indispensables para el buen vivir, el buen hacer. Me gustaría hacer una Encuesta, saber si nuestros niños y no tan niños sabrían definirlos hoy  con tantas tecnologías que alejan de la realidad.

Sentidos necesarios para, crecer en todo lo que abarca la palabra, disfrutar de la vida, de lo que vemos, escuchamos, olemos, saboreamos, tocamos.

Ver. Demasiados miran solo lo que les interesa, incapaces de profundizar en lo más hondo de cualquiera. Saber mirar ayuda a descubrir el alma. También, a los demás.

Escuchar. Enorme dilema en nuestra sociedad, todo el mundo habla, pocos son capaces de prestar atención, escuchar lo importante, solo lo banal.

Olfato. Sentido muy desconocido, para muchos: sinónimo de saber descubrir grandes negocios, como defraudar, como obviar a aquellos que no les gustan. También lo relacionan con el perfume de grandes y caras marcas. Todos emanamos olor especial. Incluso nuestros perros y gatos descubren, por nuestro olor, cuando estamos llegando a casa.

Gustar equivale a descubrir el sabor de las cosas que están a nuestro alcance, algunos más apetecibles que otros: dulce, amargo, ácido, salado, agrio. La realidad es que hoy todo está modificado por la química, que impregna la mayoría de productos: realzan su sabor o lo modifican para que no se marchiten.

Tocar. Palabra que se confunde con erotismo. Para mi es el más importante de los 5 sentidos.  Afecta a nuestra piel, sensaciones de frío, calor. Sentir la lluvia, el viento rozar nuestra epidermis. Sensaciones diferentes si se trata de la cabeza, la nariz, la boca, los oídos, las manos, los pies. Es el único sentido con el que contacta un ciego o un sordo.

Es importante que los bebes aprendan, desde la cuna, a tocar para descubrir distintas texturas: madera, goma, telas de seda, de algodón. Quienes tenemos hijos-nietos-biznietos sabemos de nuestra preocupación para que nuestros bebes aprendan a distinguir aquellas cosas que les ofrecemos. Todos te besan en la boca cuando son pequeños.

Casi todos han tenido sus amuletos, desde una almohada a una muñeca, un osito o, un paraguas. Uno de mis hijos durmió mucho tiempo con un paraguas cerca de su cama. Logré que no lo pusiera dentro pero, costó lo suyo…

Duele comprobar que se ha perdido la costumbre de usar enseres básicos de porcelana, de barro, de cristal, de madera.  Muchos optan por los plásticos, elementos  de usar y tirar. NO recomendable. Acaban con la flora marina, los peces. Estamos destrozando el Planeta, mares y océanos.

 


A %d blogueros les gusta esto: