Catalunya pionera en medicina.

enero 24, 2021

El futuro será de las mujeres, no me cabe la menor duda.

Vista previa de imagen

Ha mort l’amic Pau Puig Pagés

enero 23, 2021

M’acaben de donar una mala notícia, ha mort l’amic Pau Puig Pagés, el Pauet, per a molts.

Quantes històries viscudes amb persones que hem i que ens han acompanyat.

Trobades amb gent especial, sortides, tertúlies al voltant de la taula…

La vida és injusta, te enveja dels que son feliços i estimen… Fins a sempre Pauet!

Sé que ens retrobarem. Compte quan us trobeu amb el Paco Parellada, el Francisco Bellavista, el Pare Jordi Maimó i l’Oriol Muntanya. No sé si us deixaran negociar allà on sigueu però, plegats, sou invencibles.

Des d’aquestes ratlles el meu condol a la família, de manera especial al seu fill Santi i a la Maria la seva companya. Sempre et recordarem!


Los afectos. Alfons Duran Corner

enero 23, 2021

Nuestra cita:

Some men are born mediocre, some men achieve mediocrity, and some men have mediocrity trust upon them. Joseph Heller.

El Centro de Investigaciones Sociológicas, cuyo chef de cocina es el sempiterno señor Tezanos, ha avanzado su último sondeo sobre las elecciones catalanas, unas elecciones cuya celebración depende, como casi todo, de un conjunto de jueces y fiscales que se han aficionado a intervenir en la vida política, económica y social, cansados, probablemente con razón, de su aburrida vida en los burocráticos juzgados.

Suponiendo que se celebren algún día (cosa que tampoco está clara) el señor Tezanos (miembro veterano del Psoe) nos ha dicho que la candidatura ganadora, por poco pero ganadora, será la que encabeza su colega del Psoe señor Illa. Hasta aquí todo muy normal, sin que pretendamos entrar en el corazón del sondeo (que tampoco  nos cuentan), pero donde se cuela un alto porcentaje de votantes indecisos, lo que llama la atención a estas alturas del relato.

A mí lo que más me ha interesado es como los medios convencionales (incluyendo “la Nostra” y asociadas) han calificado este resultado favorable para el Psoe como “el efecto Illa”. Interpreto que se refieren al valor que el electorado españolista del área metropolitana otorga al señor Illa por su gestión al frente del ministerio de Sanidad español, gestión que por los números de todos conocidos no es precisamente como para estar orgulloso.

Aun suponiendo que fuera lo contrario y que el Estado español destacara por su bien hacer en el firmamento pandémico, el señor Illa podría estar contento (y nosotros con él), lo cual no significaría que tuviera las menores capacidades como para ser President de la Generalitat de Catalunya. Se me puede objetar con razón que tampoco las tenía el señor Montilla, a lo que solo puedo añadir que así empezó todo (incluido el crecimiento de la Deuda en las cuentas públicas catalanas).

El señor Salvador Illa es una persona muy correcta, que agradece las preguntas  –la mayoría insulsas–  de los periodistas que acuden a sus continuas ruedas de prensa, a los que además agradece su interés y tutea cariñosamente. Pero es que esto tampoco tiene nada que ver con los deberes de un President de la Generalitat.

El señor Illa (don Salvador, que dirían en la capital de un desahuciado reino), tiene una mirada triste, como carente de afectos, aunque pensamos que los tiene todos para que el patrón de su partido dinástico  (Pedro Sánchez Pérez-Castejón) lo haya colocado a él en el carril de salida, en lugar del siempre elocuente y reconocido bailarín señor Iceta.

El señor Illa ha conseguido en poco tiempo tener “notoriedad de marca”, que es algo que está bien para vender donuts, pero que está muy lejos de las exigencias que impone un puesto como el que pretende. Claro que los fieles votantes del Psoe, adictos a Antena3, Telecinco, la 1 y cada vez más TV3, tienen suficiente con esto. Muchos de ellos votaron la marca Ciudadanos y ahora, que los ha abandonado el chico Rivera, vuelven al redil. Porque esto de la política, según se mire, se parece cada vez más a una telenovela.

Metafóricamente el señor Illa es asintomático. Hace apenas unas semanas no tenía ni idea de que iba a ser ungido y ahora es capaz de generar “efectos”. Pero tiene que ir con cuidado, no sea que algunos de sus pasmados posibles votantes lean por un casual un informe de “Reporteros Sin Fronteras” (RSF) que dice entre otras cosas: “Una opacidad que no ha permitido investigar los contratos de compra de material sanitario… O la decisión de impedir el acceso de cámaras o micrófonos a hospitales, depósitos de cadáveres, cementerios… Todavía hoy no tenemos cifras oficiales fidedignas sobre el número de muertos causados por la pandemia en España, con una abismal e incomprensible horquilla de datos entre los que proporciona el gobierno central, los autonómicos, los registros civiles y el Instituto Carlos III…  Parece como si España hubiera sufrido una catástrofe natural, un “gigantesco accidente de tráfico”, que no nos conmueve más de la cuenta”.

El señor Illa (don Salvador) es ministro de un ministerio vacío de contenido, ya que la mayoría de las competencias (como es lógico) están traspasadas a las comunidades. Por eso no tiene ningún sentido que se haya rodeado de un “comité de expertos” (amigos y conocidos) en un tema que solo puede tratarse sobre el terreno.

Cuando el señor Illa deje el disfraz de ministro (casi sin cartera) y se ponga el de candidato, sabe que podrá contar con el apoyo entusiasta de los nostálgicos del “puente aéreo” (ya muy carrozas) y que las patronales oficiales, con el señor Sánchez Llibre a la cabeza, batallarán a su favor. La Vanguardia, el Periódico y el resto de digitales de la derecha más rancia publicarán sondeos cada vez más explosivos. Yo le recomiendo que no se fie; si no gana, se olvidarán de él. Como ya ocurrió cuando como alcalde de la Roca promovió un urbanismo expansivo, con un campo de golf (Villalba) y una urbanización de lujo entre Cardedeu y la Roca (que la crisis dejó en suspenso), o el plan de “les Hortes”, que pretendía ampliar la capacidad de edificación de una zona, capacidad que no prosperó al ser denegada por la Justicia.

Yo al señor Illa siempre lo he visto como un hombre comedido, de ducha diaria, bien peinado y acicalado. Creo que haría un buen papel al frente de un tanatorio privado, donde atendería solícito a las familias de los fallecidos. Lo del “efecto” mejor que lo dejemos para otro día.

Será que soy un escéptico y un desafecto. Primero fui un desafecto al Régimen y sigo siéndolo. Al señor Illa (don Salvador) lo votarán los “afectos” y algún “dudoso”. De los “desafectos” no lo votará ninguno.


Una nova visió de la vida

enero 22, 2021

Amb el Covid-19 hem d’aprendre noves fórmules de vida, modificar comportaments. Prevenir situacions, contactes amb qui no coneixem. També s’afeblirà l’economia. Els que hem sigut mesurats amb les despeses no ens costarà tant com a aquells que no tenien mai un No, per a res. Els sous no creixeran i la feina escassejarà. Serà una nova manera de viure, la d’aprendre a compartir per tal que a ningú li manqui el què és vital per a seguir dempeus, mantenir la família i gaudir de la vida prop dels que estimem.

Ah! I  les mascaretes formen ja part del nostre : jo. Moure’s sí, però amb mesura per tal de conservar la vida, tenir clar que la feina, de forma majoritària serà des de casa. Els que tinguin de sortir per treballar fora, hauran de fer-ho amb unes condicions determinades si volen evitar ensurts.

Anar a passejar? Sí, però preparats i al tornar a casa, procurem-nos una bona dutxa i roba neta. Anar a comprar? Sí, on sempre. Arreu fereixen guants per escollir productes, de manera especial els queviures. Evitem els horaris de gran afluència, tot i que, limiten les entrades a mesura dels que son dins. Siguem generosos, interessem-nos per aquells que estan sols, o viuen aïllats, potser a llars residencials. Fem servir el telèfon, la joia més preuada d’aquesta pandèmia.


Las cloacas del ser humano. Alfons Duran Corner

enero 22, 2021

Nuestra cita

A healthy mind does not speak ill of others.  Anonymous.

Arthur Penn, a mediados de los sesenta, presentó una película maldita de su amplia obra personal, que tituló “The Chase” y que en España tradujeron por “la jauría humana”. En ella, Penn describe como la crueldad y la violencia se manifiestan en una sociedad hipócrita, que oculta bajo un orden formal un deseo maligno de hacer daño, de extremar la crueldad.

Pienso en ello cuando escucho el repetido eslogan de que “España es un Estado de Derecho”, que los portavoces de un gobierno escorado a la derecha utilizan como única respuesta ante cualquier acontecimiento que cuestione tal afirmación. Si se basan en que todos los ciudadanos han de someterse por igual a una ley compartida, cualquier ordenamiento jurídico sirve. En el caso del Estado español se supone que la ley compartida es esa cosa que llaman “constitución”, nacida cuando todavía se oían los vítores a Franco en la plaza de Oriente y que fue  supervisada por un estamento militar de ideología extremadamente reaccionaria, una constitución por cierto que la mayoría de los españoles vivos no han votado.

Si los poderes fácticos tuvieran un mínimo de decencia, tendrían que someter a referéndum este prolijo documento y ver qué opina la ciudadanía, nación por nación (Castilla, Euzkadi, Galicia y Catalunya) y aceptar luego el resultado.

Pero como la decencia no es su rasgo más destacado, continuarán con su proceso de asedio, utilizando todas las armas de que disponen. Multando, sancionando, encarcelando, sojuzgando, golpeando, bloqueando. Todo lo que sea necesario para acabar con las raíces del independentismo catalán, el único que ha levantado la voz exigiendo sus derechos. Es la jauría humana.

No hay día en que un fiscal o un juez, o ambos a la vez, no “disparen contra el pianista”. El motivo es irrelevante. Todos somos culpables. Es aquello que un juez de la época de Franco le dijo a un abogado que se había atrevido a presentar una querella contra un sujeto que había dado una paliza a su mujer: “Ya encontraré el motivo”.

Luego están los comunicadores, disfrazados de periodistas objetivos, como ese tipo agresivo que desde una plataforma cavernícola como “la Sexta” entrevistó al vicepresidente del gobierno Pablo Iglesias y casi lo asaltó por haber dicho algo tan obvio como que el president Puigdemont es tan exilado como los que atravesaron la frontera en el 39 huyendo de la barbarie. Porque el exilio, señora Colau, en una sociedad como la española, no tiene fecha de caducidad.

El tercer frente es el de los políticos, que expresan su odio y animan con su discurso a la delación. Aquí caben casi todos, desde los Carrizosa, Cañas y Arrimadas del pelotón de cabeza, hasta la recién llegada Albiach, y los que militan en el “bando amigo”, como Tardà y Rufián.

En este contexto surge lo peor de las cloacas del ser humano, donde el insulto sirve para abrir la veda, donde el más sádico es el más vitoreado.

Como podría decir Boris Vian: Mientras me quede energía, “escupiré sobre vuestra tumba”.


Vacunas.

enero 22, 2021

Por Silvana Melo

(APe).- Han sido –y siguen siendo- una de las infanterías para enfrentar la pandemia. Directamente en contacto  con la gente más castigada, cocinando en los barrios, acercando los platos a las  extensas filas de familias  con  hambre que se alargaron por cuadras en salitas y comedores. Las organizaciones sociales no son dirigentes mediáticos  que disputan poder por las  redes y en los paneles de la teve berreta. Son mujeres y hombres, chicos y chicas que disponen su vida  desde hace  años para intentar transformar su aldea, el pequeñísimo  mundo  donde la inequidad abre  agencias y el capitalismo despliega su  iconografía feroz. Militantes de barrios que hervían de covid y ellos  estaban allí. Militantes de asentamientos en la más  brutal indefensión. Y ellos estaban ahí. Con  la decisión  de ponerse en riesgo para evitar que los más frágiles, los niños y los viejos, fueran las víctimas principales en esa primera línea de fuego. Sin que muchas veces alcanzaran las medidas sanitarias, con un estado indolente que no estaba  en los  barrios para proveer  de barbijos, alcohol en gel, máscaras, etc. La caridad sistémica de un par de empresas privadas se encargó de esa provisión. Aliviando conciencias. Saneando culpas.

Sólo los trabajadores de la salud se expusieron más que las organizaciones sociales. Miles de mujeres y hombres que armaron bolsones de  alimentos para repartir en  tiempos de  un brote viral que no se acaba con el covid: el hambre criminal. Que estuvieron con las niñas y los  niños solos, en desamparo, viviendo en hacinamiento entre varias familias, inciertos, hambrientos, perdiendo calcio en los  huesos, nutrientes en la sangre, futuro de a gotitas en medio de tanta tragedia.

Las  organizaciones sociales estuvieron y están allí. Expuestos como  pocos a la pandemia. A una enfermedad desconocida que trabaja como pac man en los pulmones de los frágiles. Que  pone al mañana en tensión y a la vida en jaque.

En la página web argentina.gob.ar se publican los grupos prioritarios para vacunar. Personal de salud. Personas mayores de 60 años. Adultos de entre 18 y 59 años que presentan factores de riesgo. Personal docente y no docente. Personal de las Fuerzas Armadas, de Seguridad y de servicios penitenciarios.

Las organizaciones sociales no están.

Será que tantas veces también son punta de resistencia ante un sistema brutal. Fastidio para los que deciden. Linterna política para visibilizar a los confinados.

Por eso tal vez no hay vacunas.


Amb fe i confiança el futur serà nostre

enero 22, 2021

Dic nostre perquè ha de ser de tots els que vivim en aquest món, que li diem nostre, però està únicament al servei i benefici d’uns pocs. No parlo d’aquella altra virtut teologal que ens feien creure quan anàvem a catecisme: la caritat. Si tots som iguals, com solen dir els que maneguen al seu gust l’economia del món -tots sabem qui son-, per què continuen morint de gana tants ciutadans al planeta?

   Fa esfereir llegir notícies d’arreu. Si investigueu una mica, descobrireu la quantitat de gent que no té menjar, què donar als seus fills i, a més a més, viuen al carrer, al ras, sense un sostre que els protegeixi. Consti que ho saben els que maneguen el món, justament els que parlen de fer caritat quan el què han de fer és compartir allò que tenen -que ens pertany a tots- amb els que ho necessiten.

   Soc repetitiva, però és que conec carrers i places, racons on no gosaríeu anar de diferents pobles i països. Sé com malviuen petits i grans, homes dones i, com se’n fan l’orni els que maneguen les finances. Mai no han treballat ni ajudat ningú, només a benefici propi, mudats i perfumats però amb les mans i el cor de color negre , bruts de l’ànima. Ah!, i diuen que ja fan caritat. Caritat és una paraula que hauria de desaparèixer del vocabulari. Ho aconseguirem? Serà quan tothom tingui clar -potser ara amb la Covid-19 es farà el miracle- que som un tot, un món d’essers humans iguals amb les mateixes necessitats i que, per sobreviure, ens necessitem els uns als altres. Com? La’única fórmula possible és compartir-ho tot: feina, riquesa, amor, salut, concòrdia… En una paraula, la vida

   Si aconseguim posar en ordre aquestes circumstàncies, el món esdevindrà un espai de felicitat per a tothom; iguals amb les diferències, però units en la joia de sobreviure en aquesta terra. Si seguim com ara mai arribarem a bon port. Tinguempresent que la terra ens pertany a tots per igual, ningú no en té la poseessió. Si no escoltem la veu de la raó, continuarem en un món injust on la majoria, malauradament, no hi tenim espai.

I avui, a la Cuina de Resistència, carxofes farcides de tonyina amb maionesa, pebrot escalivat i ou dur.

INGREDIENTS. Una carxofa per comensal, un trosset de llimona, sal, pebre, una llauna de tonyina -Massó és la que m’agrada-, pebrot escalivat, un ou dur, salsa maionesa i un polsim d’alfàbrega o julivert.

Bullirem les carxofes ben triades de les fulles sobreres, uns 10/15 minuts segons siguin de grosses, amb aigua, sal, pebre i un trosset de llimona. Les meves, avui, eren grans i tendres. Cal escórrer i deixar-les refredar. Traurem la polpa de les carxofes, tallarem les cues i ho barrejarem amb la tonyina i una mica de maionesa. Ben xafat amb una forquilla, reomplirem les carxofes que, un cop farcides, cobrirem de maionesa. Ratllarem al damunt l’ou dur, i adornarem la plata amb tires de pebrot escalivat -jo sempre en guardo de fet-, i ho empolsinarem amb alfàbrega o julivert.


Seguirem malgrat la Covid-19.

enero 21, 2021

Ens ha costat superar aquest primer any de pandèmia, la seva inesperada aparició va sobtar tothom, rics i pobres, dones i homes, no cal dir que a joves i nens.

Les nostres vides han pres un nou caire, hem endegat una manera de viure diferent, exclosos de parents i amics, de manera especial els més grans, entre els que em compto.  Dol la soledat de dies i nits, només amatents a les trucades de telèfon que, deu faci no es trenquin també. Sabeu? Sovint enraono sola dient el què penso. Si algú em sentís creuria que estic allò que abans en dèiem tocada del bolet, però us asseguro que mai havia vist ni imaginat aquest viure que ens ha arribat a partir del virus que  s’ha endut amics i coneguts sense poder los acomiadar.

Què fer? Penso que la paraula justa és somniar… Imaginar què faríem si la vida seguís el curs normal i les nostres rutines poguessin ser dutes a terme com sempre: compartir temps i taula amb parents i amics, enraonar i per què no discutir mirant-nos els ulls, abraçar-nos i debatre sobre la vida, el be i el mal. Costa imaginar quan serà possible. No soc pessimista però ho veig llarg.

Tenim hores per pensar i repassar les nostres vides, les nostres trifulgues des que tenim ús de raó. Tanqueu els ulls i intenteu reviure temps passats d’enyorança, potser de quan anàveu a escola, amics i amigues d’aquells temps que, al menys per a mi, van ser especials. Soc filla d’un petit poblet del Bages però, als 7 anys els meus pares em van portar a Granollers a casa d’uns tiets que no tenien fills. Gairebé no els coneixia. Era l’any 1944 quan res era fàcil: gairebé un dia per arribar des del meu poble: a peu-bus-tren-altre tren, altre bus amb les esperes conseqüents. Nova casa, nova família, nova escola aleshores de monges, nous amics. I, molta por. A Granollers era la nena de poble, al meu poble la nena de ciutat, vestia i enraonava diferent.

Vaig fer molts amics aviat i la vida em va ser favorable. Amb un grup d’amigues vam organitzar un equip de Bàsquet els anys 50 i pico. Jugàvem partits de campionat. En un desplaçament a Lleida vam patir un accident amb l’autocar que viatjàvem. Dues ferides greus, jo una d’elles. Tres mesos de dolència. Moltes visites, també la del entrenador que es va convertir amb el meu amant espòs i van arribar nou fills.. Em va costar acceptar la mort d’ell i de dos fills però, vet aquí que la vida és així, envejosa quan veu que algú és feliç. Preparo un llibre amb la meva Història de vida que ningú entendrà.

He intentat ser coherent, dic les coses com son i, això no agrada a tothom. No me`n penedeixo. M’agrada escriure cada dia el què veig,  què sento, el què voldria fos realitat. Ara la Covid-19 ens manté allunyats de la vida, dels amics i parents que voldríem a prop per abraçar-los i debatre, com solem fer sobre la vida, el què ens agradaria fos: un espai digne per a tothom.


Brasil. Lula condena la inclusión de Cuba en lista de países patrocinadores del terrorismo

enero 21, 2021

Resumen Latinoamericano, 20 de enero de 2021.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva finalizó este martes 19 su viaje a Cuba en una reunión con el actual presidente Miguel Díaz-Canel y con el expresidente y primer secretario del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro.

Durante la visita, Lula agradeció al pueblo cubano su solidaridad y entregó un documento condenando la inclusión de la isla en la lista de países patrocinadores del terrorismo. En la carta, el expresidente brasileño señala la medida como una «estratagema despreciable y oportunista» en uno de los últimos actos de Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos.

Lea el documento completo:

“Estimado presidente Miguel Díaz-Canel,

Con profunda indignación recibí la noticia de la inclusión de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo.

Donald Trump deja la historia por la puerta trasera y demuestra una vez más al vil hombre que, en una maniobra despreciable y oportunista, es acusado de la principal seña de su administración: la mentira.

Expreso mi solidaridad con Cuba, la Revolución y el pueblo cubano. Y reitero mi repudio a esta sordidez, que tiene como único objetivo el intento de asfixiar nuestra Isla, reforzando el bloqueo y las agresiones que se le impusieron hace más de seis décadas.

Pero Cuba está ahí, completa, digna, ejemplo para el mundo de lo que es la mayor de todas las virtudes, la solidaridad humana.

Quienes dejan la historia en huellas terroristas son ellos, Trump y sus secuaces.

Le escribo, camarada presidente Dias Canel, con la esperanza de que esta y otras políticas persecutorias sean revisadas y que Cuba encuentre buenos vientos para superar, como viene haciendo desde hace sesenta años, tormentas como el Covid-19, una tragedia que castiga al pueblo. por todo el mundo.

Un mes en territorio cubano solo aumentó mi profunda admiración por el celo con el que Cuba ha enfrentado esta terrible plaga de Covid, protegiendo a sus ciudadanos y ayudando a salvar miles de vidas enviando médicos por todo el mundo.

Cuanto más conoce a Cuba, más el mundo se toma de la mano de ella, condenando la cobarde y tirano persecución del Imperio.

Recibe en mi nombre y en nombre de millones de brasileños el abrazo fraterno, con la esperanza de mejores días. De mi viejo amigo

Luiz Inácio Lula da Silva

Foto: Ricardo Stuckert


Desori i privilegis.

enero 21, 2021
La suspensió de l’ajornament electoral per part del TSJC és una provocació contra tota guspira de sobirania catalana. Hi ha un post-155 amb el govern anorreat, un Parlament segrestat i una Autonomia desballestada. La Generalitat depèn de l’arbitrarietat estatal, així com de les grans empreses. Les necessitats essencials i la sobirania popular són al subsol de la vida econòmica social i política. Més autogovern, sobirania i llibertats vol dir Amnistia, República i Autodeterminació.
La Judicatura va sense aturador contra el dret d’autodeterminació i la república (gairebé 3.000 persones imputades, les empresonades i exiliades), retalla les llibertats democràtiques, fomenta la misogínia, alhora fa ulls clucs als privilegis dels potentats, de l’estat i de la casa reial.Les eleccions del 14-F s’havien ajornat fins el 30 de maig. Era una mesura presentada com sensata per evitar danys majors en la propagació del coronavirus, tanmateix engendrava desassossec al perllongar un govern de cohabitació JuntsxCat-ERC que fa cinc mesos va titllar-se d’inoperant pel propi president. El debat sobre el contingut del govern, les aliances convenients i les polítiques necessàries és obligat. Segons deduïen les enquestes pel 14-F el gruix del vot se’l repartien entre ERC i JuntsxCat; davallada del vot-eix constitucionalista pro règim monàrquic; increment del vot-eix d’esquerres; lleu avenç del vot-eix sobiranista-independentista-republicà-autodeterminista. Tot seguit s’ha expressat la idea que reproduir la coalició governamental entre JuntsxCat i ERC seria un fracàs, o que JuntsxCat seguís al govern, tanmateix les previsions aboquen de nou a un atzucac.L’Aurora hem proposat un bloc d’investidura entre ERC, Comuns i CUP, ara bé, hi hauran  els vots suficients per un tomb de la Generalitat cap a polítiques socials d’esquerres? ERC seguirà hostatge de la neoconvergència i dels privilegis de les nissagues catalanes? JuntsxCat preferirà seguir l’exemple de la Diputació de Barcelona i possibilitaria la presidència al PSC? La CUP (i Ma Dolors Sabater) s’implicarà a determinar el govern i polítiques però optarà in extremis per una presidència afí a Puigdemont (Laura Borràs o Joan Canadell)? L’espai polític sobiranista subjacent entre les classes treballadores i la ciutadania a Catalunya és una realitat social i política en metabolització d’experiències que pot oferir noves recomposicions polítiques i canvis. Un bloc o entesa sobiranista republicana arran de terra, inclosa una referència electoral, engrescaria si es proposés abastar l’independentisme d’esquerres, el sobiranisme rupturista, el republicanisme autodeterminista, el municipalisme del canvi, el feminisme i el sindicalisme.

L’Aurora -organitació marxista- Per l’emancipació social, nacional i de la dona de la Confluència Unitària de les lluites i les esquerres

A %d blogueros les gusta esto: