Amor, de Salvador Novo

enero 17, 2020

Cuando todo se derruba, solo queda el amor….

 

Amar es este tímido silencio

cerca de ti, sin que lo sepas,

y recordar tu voz cuando te marchas

y sentir el calor de tu saludo.

 

 

Amar es aguardarte

como si fueras parte del ocaso,

ni antes ni después, para que estemos solos

entre los juegos y los cuentos

sobre la tierra seca.

 

Amar es percibir, cuando te ausentas,

tu perfume en el aire que respiro,

y contemplar la estrella en que te alejas

cuando cierro la puerta de la noche.

 


Miquel Martí i Pol: Després

enero 16, 2020

Sempre he admirat a Miquel Martí i Pol al que vaig tenir la sor de conèixer, de la ma d’altre gran amic també absent, Santi Santamaria. ¡Gràcies!

No serà falaguer, l’estiu, i la tardor
-saps prou com l’estimàvem-
serà potser en excés melangiosa.

Quan s’escurcin els dies te’m faràs més
present,
perquè el silenci fa més densos
els records, i més íntim el temps
que ens és donat per viure’ls.

A ulls clucs et veuré: tot serà tu
per la cambra, pels llibres, en la fosca.

Després passaran anys i esdevindràs
translúcida
i a través teu estimaré el futur
potser sense pensar-te ni sentir-te.

Arribaràs a ser una part tan íntima
de mi mateix, que al capdavall la mort
se t’endurà de nou quan se m’endugui.


Trump y la apoteosis de la barbarie. Atilio Boron

enero 16, 2020
La historia NO absolverá a Trump. Buen retrato el de Atilio Boron. Gracias amigo
iroshima.jpeg

Acabo de leer una muy interesante nota de Peter Koenig sobre el renacimiento y exasperación de la barbarie en los últimos tiempos. [1] Y digo exasperación porque aquella tuvo una presencia constante en la historia, pero bajo el capitalismo adquirió nuevas y más brutales formas. Estados Unidos es sin dudas la patria de la barbarie. Su condición de mayor terrorista del planeta la alcanzó en agosto de 1945 cuando arrojó sobre dos ciudades indefensas del Japón sendas bombas atómicas que convirtieron en cenizas -o condenaron a una horrorosa muerte lenta- a varios centenares de miles de sus habitantes. Nadie nunca, ni antes ni después, llegó a perpetrar atrocidad semejante. Sin llegar a tan luctuosos límites en tiempos recientes la barbarie fue repotenciada por el gobierno de Donald Trump, un hampón de cuarta cuyos códigos morales no son mejores que los de Al Capone o Frank Nitti. Es más, me atrevería a decir que éstos poseían un mafioso sentido del honor y del respeto a la palabra empeñada que el magnate neoyorquino carece por completo.

Koenig documenta con precisión que a pedido de Trump el Primer Ministro de Irak, Adil Abdul-Mahadi, invitó al General Qassem Suleimani a que se reuniera con él en Bagdad para sugerirle, dadas sus conocidas dotes como diplomático, que procurase abrir un canal de diálogo entre Irán y Estados Unidos y entre la república islámica y Arabia Saudita. Esa fue la trampa, abyecta y cobarde, en la que cayó el general iraní. Esto fue denunciado ni bien se consumara el asesinato de Suleimani y un grupo de altos funcionarios militares iraquíes por Adil Abdul-Mahadi diciendo textualmente que “Trump me pidió que mediara con Irán y luego asesina a quien había invitado para la tarea”.

En sucesivas conferencias de prensa el Secretario de Estado Mike Pompeo, otro mentiroso serial, desmintió lo declarado por el Primer Ministro Iraquí. Lo mismo hizo la Casa Blanca, pero la credibilidad de estos hampones es nula. Pero toda la maquinaria propagandística de Estados Unidos se puso al servicio de las mentiras oficiales y Suleimani, que gozaba de inmunidad diplomática, fue presentado como un feroz terrorista que había sido “eliminado” porque tenía planeado atentar contra varias embajadas de Estados Unidos, cosa que días después desmintió el propio Secretario de Defensa de Trump. Pese a tantas mentiras se ha ido sedimentando en los sectores de la opinión pública atentos a este tipo de noticias (una minoría, desgraciadamente) la convicción de que lo ocurrido en Bagdad fue un vil asesinato que trató de justificarse estigmatizando a la víctima como terrorista.

No contento con esta criminal violación de la legalidad internacional y de las propias leyes de Estados Unidos, Trump ordenó que se le negara a Mohammad Javad Zarif, Ministro de Asuntos Extranjero de Irán, la visa de entrada para informar de lo ocurrido ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en Nueva York. O sea, cero debate, cero información: basta con la versión del imperio, reproducida impúdicamente por la prensa hegemónica. Esto constituye una violación de la Carta de las Naciones Unidas, firmada por Estados Unidos en 1947, que garantiza a los representantes de países extranjeros el irrestricto acceso a la sede de las Naciones Unidas. Para su imborrable deshonra el portugués António Guterres, Secretario General de Naciones la ONU, el guardó cómplice silencio ante el asesinato de Suleimani y también frente al ilegal veto a la llegada del ministro iraní. El hombre se preocupa por su chequera y nada más. Cobra su sueldo y no ve, no escucha, no habla. Esta es la clase de funcionarios internacionales que Estados Unidos necesita para administrar su imperio sin preguntas incómodas.

Lo anterior confirma lo que muchos venimos diciendo acerca de la ineptitud de las Naciones Unidas para garantizar la paz y la legalidad internacionales. Muchas voces se han elevado, sobre todo en países periféricos, exigiendo una reforma de esa organización. Pero Koenig da un paso más y se pregunta si no ha llegado la hora en que una votación de la Asamblea General expulse a Estados Unidos (y a Israel) de las Naciones Unidas por sus reiteradas violaciones de la Carta de la Organización y sus resoluciones fundamentales (entre ellas las que exigen a la Casa Blanca poner fin al bloqueo a Cuba o que el régimen israelí se retire de los territorios ocupados). La premeditada, sistemática y desafiante transgresión de la legalidad internacional es lo que define a los “estados canallas”. Esa clase de regímenes se colocan por sí mismos por fuera de dicha legalidad y su expulsión sería tan sólo el reconocimiento de una realidad.  Tendríamos, prosigue diciendo nuestro autor, “una ONU renovada, liberada de la abultada burocracia que la paraliza y mucho más eficiente para salvaguardar la paz en el mundo.” Además hay montones de países que han sido invadidos, amenazados, sancionados por Estados Unidos y “muchos de ellos también tienen drones y dominan la tecnología de disparos de precisión.” Se trata de un planteo audaz, extravagante, pero que merece ser pensado. Muchos intereses económicos se opondrían a esta movida, reconoce Koenig, pero en el mundo actual EEUU ya no es el único que puede ofrecer interesantes oportunidades de negocios. China, India, Rusia, numerosos países asiáticos y algunos otros en África y Latinoamérica podrían redefinir un nuevo entramado de la economía mundial sin la presencia prepotente de los norteamericanos.

“Aislemos a los bárbaros de Washington y dejémoslos que se pudran en su inmundo pantano”, dice Koenig. Proyecto que hoy suena como una ingenua utopía. Pero, ¿quién podría asegurar que ante la indisimulable decadencia del poderío de EEUU aquella propuesta está eternamente condenada a ser irrealizable? Sobre todo si se recuerdan estas proféticas palabras de Oscar Wilde cuando sentenció que “Estados Unidos es el único país que pasó de la barbarie a la decadencia salteándose la civilización”.   Y su decadencia podría dar nacimiento a otra Naciones Unidas. ¿Por qué no? ¿O es que alguien todavía cree que las instituciones creadas por hombres y mujeres tienen el don de la eternidad?


Trump nos empuja al abismo. Angel Guerra Cabrera

enero 16, 2020
iran_eeuu.jpg

Las agresiones de Estados Unidos contra Irán tienen larga historia, se remonta a los años cincuenta del siglo 20. El asesinato el 2 de enero pasado del general Qassem Soleimani, comandante de la fuerza Quds de Irán, solo inicia un nuevo capítulo, tal vez el más sombrío y amenazador del conflicto entre los dos países. Encima de ordenar la supresión de una de las más altas autoridades de un Estado de visita en otro Estado, ambos miembros de la ONU, decisión notablemente inmoral e ilegal, todo apunta a que el presidente Donald Trump y su secretario de Estado Pompeo, conocían las coordenadas de la misión diplomática que condujo a Soleimani en un vuelo comercial de Damasco a Bagdad, a solicitud precisamente del inquilino de la Casa Blanca. Una emboscada artera.

Retrocedamos unas décadas. En 1953 un golpe de Estado organizado por la CIA derroca al primer ministro de Irán Mohamed Mossadeqq. El golpe era la respuesta a la nacionalización del petróleo, lograda en 1951 por Mossadeqq con inmenso apoyo popular, e instauró la sangrienta dictadura del Sha (monarca en persa) Mohamed Reza Pahlevi, caracterizada por su servilismo ante Washington y por ser su gendarme en la zona del Gofo Pérsico durante muchos años. El programa nuclear iraní comienza por iniciativa del Sha, que argumenta su necesidad para producir energía eléctrica y destinar los grandes yacimientos de petróleo persas a impulsar la industria petroquímica. Un memorando de 1975 firmado por el criminal de guerra y secretario de Estado de Estados Unidos Henry Kissinger consigna que la venta de equipos para la industria nuclear de Irán producirá seis mil millones de dólares en ganancias para las corporaciones estadounidenses. En 1976 el presidente de ese país, Gerald Ford, dicta una orden que no solo apoyó los planes iraníes sino condujo a la firma de un acuerdo multimillonario que le hubiera permitido al Irán proestadounidense acceder a grandes cantidades de plutonio y uranio enriquecido, elementos con los que es posible fabricar un arma atómica. Pingüe negocio que se disputaban Westinghouse y General Electric.

Pero en 1979, el programa se detiene por el triunfo de la revolución antimperialista encabezada por el ayatola Jomeiní en el país persa. Este intentaría más tarde reanudarlo, pero las corporaciones occidentales se retiraron con distintos pretextos. Luego la gravosa guerra con Irak (1980-1988) y las presiones de Estados Unidos y otros de sus aliados occidentales dilataron la finalización del reactor nuclear de Bushehr con asistencia rusa, que solo comenzó a aportar electricidad a la red nacional en 2011. Irán, firmante del Tratado de No Proliferación Nuclear (NPT por su sigla en inglés), ha cumplido con rigor sus compromisos internacionales en materia nuclear, certificado así reiteradamente por la Organización Internacional de Energía Atómica, que lo ha sometido a inspecciones de una profundad sin precedentes y nunca ha encontrado pruebas de que se prepare para fabricar armas nucleares. Además, ha sido objeto de constantes y costosas sanciones de Estados Unidos y sus aliados, que han afectado mucho su desarrollo económico y el bienestar de su población. Sin embargo, y aquí se ve muy claro el cinismo y la doble moral del orden internacional impuesto por Washington, Israel, que no es firmante del NPT y que no subsistiría sin la copiosa ayuda económica estadounidense, posee al margen de la ley no menos de 200 bombas nucleares suministradas por su aliado yanqui.

No obstante, el presidente Obama promovió un acuerdo para solucionar el conflicto por el programa nuclear iraní, conseguido con gran esfuerzo. Básicamente consistía en el cese del enriquecimiento de uranio por parte de Teherán sin renunciar a su programa nuclear a cambio de un levantamiento gradual de las sanciones. Considerado creativo y realista por muchos analistas, el pacto, conocido como 5 + 1 e Irán reunió durante años el trabajo de las diplomacias del país persa, Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia, Alemania y la Unión Europea y fue firmado en 2015. Pero Trump desde su campaña electoral lo catalogó como el “peor” firmado por Estados Unidos en su historia. Era de esperar. Aparte de la banalidad e ignorancia del entonces candidato, su campaña fue aceitada con abundante dinero sionista justo a cambio de romper el 5 + 1 y gran parte de su electorado en el sur de Estados Unidos está formado por cristianos sionistas, un subproducto del neopentecostalismo. Trump es únicamente comparable con Hitler en el arte de romper acuerdos internacionales. Ha sacado a Estados Unidos, entre otros, del NPT, del tratado sobre cambio climático, del de regulación de armas estratégicas, del de armas nucleares de alcance medio, todos de trascendental importancia para la supervivencia de la humanidad.

Irán no se rendirá. Al asfixiarlo económicamente y amenazarlo militarmente, el magnate exacerba al extremo una causa de conflicto bélico que podría arrasar el Medio Oriente, pero también arrastrar a la humanidad al abismo nuclear, si se complica


Els Debats del Casino Granollers 2019/2020

enero 16, 2020

PROGRAMACIÓ 2019/2020

26 de setembre de 2019 – 19:30h

ALEXANDRE DEULOFEU I LA MATEMÀTICA DE LA HISTÒRIA 

Una visió diferent, basada en l’estudi dels cicles històrics, del què ha passat, el què passa i el què passarà al món, a partir del llegat

d’un dels pensadors catalans més oblidats i desconeguts: Alexandre Deulofeu.

Ponent: Juli Gutiérrez Deulofeu.

 

17 d’octubre de 2019 – 19:30h

QUI MANA AL MÓN? 

Una visió sobre qui mana al món i sobre qui ostenta el poder veritablement.

Ponent: Alfons Durán-Pich.

 

28 de novembre de 2019 – 19:30h

INFRAESTRUCTURES: COM I PERQUÈ ÉS FAN I LA INCIDÈNCIA QUE HI TÉ LA POLITICA

Una mirada entorn de la forma de fer infraestructures, i què ens ensenya això de com es fa la política pública i com

previsiblement es continuarà fent.

Ponent: Germà Bel

 

30 de gener de 2020 – 19:30h

LA RESOLUCIÓ DE CONFLICTES: ALTERNATIVES EMERGENTS  

De la crisi dels sistemes judicials i institucionals en la resolució de conflictes als nous aprenentatges personals i organitzacionals en la

societat-xarxa. Claus de futur i eines emergents.

Ponent: Josep Redorta.

 

27 de febrer de 2020 – 19:30h

EL FUTUR QUE ENS ESPERA. LA INTEL·LIGÈNCIA ARTIFICIAL. 

Com pot ser el món d’aquí uns anys a partir dels avenços en intel·ligència artificial.

Ponent: Emilia Gómez.

 

16 de març de 2020 – 19:30h

DE LA CUINA DE LES ÀVIES A LA CUINA DEL FUTUR  

En Josep Pla deia que som el què hem menjat. Però, sempre és igual el què mengem? Volem reflexionar sobre el què hem menjat,

el què mengem i el què, suposadament menjarem, per intentar saber qui som i qui serem.

Ponent: Fermí Puig.

 

26 de març de 2020 – 19:30h

L’ENERGIA I EL CANVI CLIMÀTIC  

Passat, present i futur de l’energia al món. El canvi climàtic

Ponent: Antonio Turiel.

 

30 d’abril de 2020 – 19:30h

EL NOU INDIVIDU CONNECTAT. COM ENS HA CANVIAT LA VIDA INTERNET. 

Un anàlisi de la transformació que està patint el món en general a partir de les noves tecnologies i el seu avanç imparable.

Ponent: Dolors Reig.

 

28 de maig de 2020 – 19:30h

VIATGES ALTERNATIUS  

La visió sobre una manera de viatjar alternativa, independent, fugint dels viatges en grup i a la recerca de destinacions que no estiguin

de moda, amb un equipatge mental diferent, atès que, a criteri del ponent, el gran luxe en els temps actuals és el temps.

Ponent: Xavier Moret.

 

18 de juny 2020 – 19:30h

EL FUTUR DEL MÓN  

Un anàlisi sobre la previsibilitat de com evolucionarà el món, vist des de la talaia privilegiada que ofereix Le Monde Diplomatique.

Ponent: Ignacio Ramonet.

 


Pesticidas prohibidos en Suiza exportados a Brasil. Sergio Ferrari

enero 16, 2020

Catalogado como nocivo para la salud de los suizos – y por ende prohibido
desde 2005 en el mercado helvético-, el pesticida profenofós inunda, sin
embargo, campos y aguas brasileras, producto de la actividad exportadora de
la trasnacional Syngenta, con sede en Basilea.

En el año 2018, al menos 37 toneladas de ese insecticida del grupo de los
organofosfatos fueron vendidas a Brasil, según documentos de exportación de la
Oficina Federal de Medioambiente a los que tuvo acceso la ONG helvética “Public
Eye”, activa en la denuncia de los comportamientos irresponsables de las
trasnacionales.

Contra la salud y el medioambiente
El plaguicida en cuestión, que fuera desautorizado por la Unión Europea en 2015,
está prohibido a la venta en el territorio suizo dado sus efectos contraindicados para
la salud y el medioambiente. Extremadamente nefasto para los organismos
acuáticos, pájaros, abejas, el profenofós es un potente neurotóxico que puede
también afectar al desarrollo cerebral de los seres humanos, en particular de los
niños, según fuentes científicas

En una comunicación oficial de noviembre pasado, Baskut Tuncak, Relator Especial
de las Naciones Unidas sobre sustancias tóxicas y derechos humanos, solicitó a las
autoridades suizas prohibir la exportación de dicho pesticida.
En diversas regiones del mundo es un químico muy cuestionado. El Manual de
Plaguicidas de Centroamérica – editado por la Universidad de Costa Rica y el IRET-
le atribuye efectos tóxicos agudos, crónicos y a largo plazo agresivos para el ser
humano

Brasil se ha convertido en uno de los mercados preferidos por la trasnacional suiza.
Las regiones más golpeadas por dicho pesticida son los Estados de San Pablo y
Minas Gerais. Según un estudio da los datos 2018-2019 del Programa
Gubernamental de protección del agua en ese país, los valores de profenofós
detectados en el agua serían considerados impropios par el consumo en Suiza.
Ganancias astronómicas con pesticidas tóxicos

En un Informe publicado en abril del año pasado, Public Eye denunciaba la amplitud
de un comercio “tan secreto como lucrativo: el de los pesticidas extremadamente
peligrosos”.

El mismo incorpora como referencia los datos de la Philips McDougall, una sociedad
de análisis de mercado, que constituye una fuente de referencia, entre otros, para la
Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos de Norteamérica.
Y los cruza con la lista de 310 sustancias más peligrosas que amenazan la salud y el
medioambiente, establecida por la Red de Acción en Plaguicidas (PAN, por las
siglas del nombre inglés Pesticide Action Network).

Public Eye llega a la conclusión que ese mercado específico representó cerca de 22
mil millones de dólares en el 2017, como resultado de 1,8 millones de toneladas de
sustancias activas que alimentaron las ventas. Dos tercios de ese total son vendidos
a países en desarrollo o emergentes, según la ONG suiza.

Aunque Syngenta hace gala de sus esfuerzos de innovación y durabilidad, enfatiza
Public Eye, la comercialización de productos extremadamente peligrosos hace a la
esencia de sus transacciones y beneficios. 15 de los 32 pesticidas que figuran en la
lista negra del PAN, constituyen productos “vedettes” de Syngenta. Lo que le
representa negocios por 3,9 mil millones de dólares, según cálculos de dicha ONG.
Quien subraya que “la multinacional aprovecha de las debilidades de la
reglamentación en países como Brasil, Argentina o India” para continuar a vender
sus tóxicos más rentables, muchos de los cuales ya han sido prohibidos tanto en el
mercado helvético como en el de la Unión Europea.

Criterios claros, lista de tóxicos en espera
La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)
y la Organización Mundial de la Salud (OMS) llegaron a la conclusión que los
pesticidas “reconocidos por presentar niveles altos de riesgos agudos o crónicos
para la salud o el medio ambiente – designados como pesticidas extremadamente
peligrosos o Highly Hazardous Pesticides-, deben ser retirados del mercado y
reemplazados por alternativas más seguras”.

Si bien ya en el 2006 se establecieron criterios claros para identificar dichos
químicos nocivos, hasta el momento no se logró establecer una lista clara y
excluyente de dichos agroquímicos. Las trabas de las grandes multinacionales
químicas y las debilidades de muchos Estados (o sus representantes) explican la
falta de una voluntad política efectiva para aplicar los criterios.
Esa realidad llevó a la Red de Acción en Plaguicidas a evaluar cerca de 1000
sustancias presentes en el mercado. En base a las referencias de las agencias de la
ONU e introduciendo otros índices complementarios- como la toxicidad para las
abejas o las perturbaciones endocrinas- , esa plataforma elaboró una lista de 310
pesticidas peligrosos.


Garzón, amigo íntimo de la fiscal general Delgado, es abogado del financiador de Podemos Evo Morales. OK Diario

enero 14, 2020

Dolores Delgado será la nueva fiscal general del Estado.

La Fiscalía General de Bolivia ya ha trasladado a España la petición de que declaren Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero, Íñigo Errejón, José Luis Rodríguez Zapatero y una persona más, Baltasar Garzón, por los pagos de Evo Morales y la posible financiación a Podemos.

El ex juez Garzón es, además, uno de los abogados de Evo Morales, tal y como admitió el propio ex presidente boliviano.


A %d blogueros les gusta esto: