Hi som amb enyorança

marzo 31, 2021

Quan som en dies senyalats, d’aquells que han deixat petja a les nostres vides, sentim una mena de rebombori dins nostre que ens fa dubtar del sentit de la vida que, malauradament, molts donen al dia a dia i deixen de banda les coses que per a alguns han sigut vitals. Avui, S XXI que no se pas com qualificaria, tot ha fet un gir i no pas en la direcció desitjada, al menys per a molts entre els qui m’afegeixo. Per què ho dic? Perquè per a la gent de la meva generació hi havia coses sagrades com la familia i els amics. Avui, n’hi ha d’altres que manen a molts: diner, poder, glòria, ser més que l’altre. Potser és que la pandèmia vol mostrar l’urgent necessitat de reiniciar un nou camí?

Setmana Santa eren dies esperats per nosaltres, la quitxalla. Festa d’escola, inici de la primavera, roba nova ni que fos recuperada de la que quedava petita als grans i que les mans prodigioses de les modistes en treien bon partit. Em demano: què se n’ha fet de les modistes i els sastres que reconvertien aquells percals en nous elements per enlluernar sobretot als nostres amics i fer-nos sentir joioses de ser admirades? O ser-hi a cerimònies de Setmana Santa, com el Via Crucis que es feia pels carrers de Granollers. Només hi podíen assistir el homes i nosaltres, les nenes, esperàvem a les cantonades per veure passar els amics que ens donaven gormanderies que duien a la butxaca. L’estret carrer Corró era el nostre preferit, ens podíem tocar les mans.

Cada ada any portaven la creu personatges de la ciutat -sempre homes-, alguns dels quals no eren de vida modèlica -tothom ho sabia-, però s’engallien com a portants del Sant Crist – així els nomenaven-, i a casa seva tenien esclavitzada la familia començant per les seves mullers. Homes reconeguts que tenien, en sa majoria, dobles vides. Però l’Esglèsia callava…

Altre record té a veure amb Divendres Sant: no es podia escombrar ni fer soroll ni pols de cap mena per respectar la mort del Crist fins dissabte, quan ja era enterrat. A les esglésies, respectuosament, s’hi feia el que nomenaven Monument. Cobrien l’altar de flors i llums que durava tot el dia. Hi posaven uns reclinatoris i podies demanar tanda per estar-hi una estona per meditar, resar… Avui tot sona com una historieta. Però saben? Eren temps diferents, tots érem més especials, desconfiats. I, si no hi anaves, quedaves marcat. L’Església manava molt.

Pasqua era una altra festa senyalada. Ho anunciaven repics de campanes i cerimònies especials. Anar a comprar la mona, el pastís que tots el padrins regalaven als seus fillols. Vell-bells records de vida, que avui semblen un còmic. Bona Setmana Santa i bona Pasqua a tothom. Ho necessitem!

I avui, a la Cuina de Resistència, Bacallà amb panses, prunes i pinyons.

INGREDIENTS Dos talls de bacallà per persona, tres grans d’all, una ceba, dos tomàquets, vuit ametlles torrades, julivert, una llesca de pa fregit, 12 prunes, un grapat de panses i un de pinyons, oli, sal, pebre, farina.

Enfarinarem el bacallà per ambdós costats i el fregirem amb oli d’oliva i el reservarem en una plata per al forn. Fregirem la llesca de pa i la reservarem. Amb l’oli sobrant sofregirem els alls i la ceba laminats. Quan comencin a agafar color, hi afegirem els tomàqets sense pell ni llavors tallats petits. Ho deixarem confitar i, a mitja cocció, hi tirarem una picada amb un gra d’all, les ametlles torrades, el julivert i la llesca de pa fregit que teníem reservada. Hi abocarem un caçó d’aigua i deixarem reduir. Hi afegirem els pinyons, les panses, les prunes. Tot a punt, ho aboquerem sobre el bacallà i l’entrarem uns minuts al forn.


¿Se puede resucitar en domingo? Ivan Padilla Bravo

marzo 31, 2021

Diálogo en cuarentena

En realidad es la Iglesia católica la que trajo esa creencia a nuestra Abyayala, junto al conquistador genocida. Todo venía en un paquetico llamado Estado, el cual contenía represión y consenso en un cuerpo de leyes  acomodaticias, aplicables según las circunstancias y la resistencia del conquistado.

Resucitar es volver a la vida. Es entender a ésta como un período que comienza con la gestación y nacimiento del individuo y termina con su muerte. Siglos de hegemonía impiden, por diversos mecanismos, siquiera cuestionar a ese dogma que -de paso- a estas alturas no sólo lo es de fe sino también de ciencia.

Mirarnos como objetos predecibles con principio y fin, con vida y muerte, es asunto de la mente puesta al servicio pleno del Poder.

El Poder, como se conoce en las sociedades divididas en clases (todas, por ahora), es el control sobre la producción, sus relaciones y los medios para generar bienes materiales. El capitalismo no es la excepción sino la expresión del nivel paroxístico de esa perversión en la que todo se enfrenta, se pelea, se lucha o se resuelve mediante la fuerza.

Por la violencia (sea física o mental) del dominador sobre el dominado es que el primero crea la figura del Estado para reglamentar ese dominio y administrar una apariencia (egótica) a la que llaman igualdad. El violentado, del mismo modo que el violentador, terminan aceptando al Estado como intermediario aparentemente neutral para mantener un «equilibrio» que no es tal.

Por esa trampa del Poder, a la que estamos aludiendo, aún la más victoriosa y aplastante revolución termina siendo una entelequia, puesto que debe recurrir a la creación de un nuevo Estado que, temporalmente, «satisface» al ego de de la mayoría triunfante.

Me refiero a que el Estado es una «necesidad» de la mente del dominador y no de la conciencia de la humanidad que es totalidad y equilibrio universal.

Sólo aceptarnos como unidad en la diversidad, revela la esencia de una conciencia revolucionaria. Sólo saber que somos vida, sin final ni fracciones, como energía que «no se crea ni se destruye, sino que se transforma», es el estado real de conciencia que no permite ni puede permitir ser «gerenciada» por el Estado tal como lo conocemos y padecemos hasta el presente, en el mundo entero y en cada nación o país.

En realidad la pregunta acerca de si se puede resucitar en domingo es un recurso de semana santa para cuestionar al Estado y para entender que la Revolución es mucho más que una lucha con límites en una mente esclerosada y egótica, incapaz de abrirse paso conciente y expandido hacia la liberación de la élite que por siglos nos domina.

Si algo hubiese que «resucitar» hoy por hoy, porque ya no tiene vida, es la epistemología de la Revolución. Cambiar con radicalidad desde nuestro interior haciéndonos de una cosmovisión para vivir la totalidad de la vida.

Ilustración: Iván Lira


Vianants, protecció i autoprotecció. Antoni Bassas. Ara.cat

marzo 30, 2021

Antoni Bassas

El vídeo d’una vianant atropellada pel conductor d’un patinet a Barcelona és esgarrifós, pel contrast entre la tranquil·litat amb què la dona es disposa a pujar a un taxi i la violència amb què el patinet l’envesteix i la tira per terra.

De tot el que falla en aquesta escena el més evident és que posar un carril de circulació entre la vorera i la parada de taxis és una idea perillosa. Ara bé, dividir-se en bàndols per discutir la seqüència no té gaire sentit, perquè tots som vianants i la majoria som conductors en algun moment.

Com que la peça més dèbil sempre és el que va a peu, és el vianant qui mereix la màxima protecció, això sí, començant per l’autoprotecció: a les imatges es veu la vianant parlant pel mòbil i desant-lo al moment de pujar al taxi i, probablement per això, no mira si ve algú.

Amb nous carrils i més tipus vehicles, alguns tan aparentment innocents com un patinet elèctric, caminar per la ciutat demana més atenció que mai. Sobretot dels vianants i de l’Ajuntament.  


Crisis gubernamental en Brasil. Emir Sader

marzo 30, 2021

En menos de dos semanas, tres ministros renunciaron a sus funciones, en un momento en el que Bolsonaro presenta sus más bajos niveles de apoyo político.

bolsonaro_brasil.jpg

En el mismo día renuncian dos ministros del gobierno de Bolsonaro. De dos ministerios importantes: Relaciones Exteriores y Defensa. Que se suman a la salida del ministro de Salud, la semana anterior.

¿Qué representan estas renuncias y estos cambios? Cada uno tiene su historia, pero hay que preguntarse qué representan en su conjunto.

El ministro de Salud, un general, que ha fracasado estrepitosamente al sustituir personal civil en la salud pública, con el incremento de muertos de 7 mil a 220 mil durante su gestión. El Congreso escogió una médica, altamente calificada, pero que no se entendió con Bolsonaro, porque piensa exactamente lo contrario de él. Bolsonaro escogió otro médico, Marcelo Quiroga, alineado con el gobierno, pero que no era del agrado de sus propias bases parlamentarias, hasta ese momento fieles a Bolsonaro. En ese momento,  el presidente de la Cámara de Diputados, Arhur Lira, coordinador del Centrão, amenazó al gobierno con medidas duras, revelando el descontento.

Ese momento coincidió con la comparecencia al Congreso de Ernesto Araujo,  ministro de Relaciones Exteriores, quien es considerado radicalmente ideológico, que desarrolla un discurso contra la globalización y las entidades multilaterales, que critica reiteradamente a la China. El Congreso pasó a exigir la renuncia de Araujo. Los desgastes acumulados por él lo llevaron a renunciar a su cargo.

Al mismo tiempo, el ministro de Defensa, el general Fernando Azevedo, presentó su renuncia, pero rápidamente quedó claro que él fue “renunciado” por Bolsonaro, por sus reiteradas resistencias a sumar a las FFAA a las declaraciones y proyectos de Bolsonaro. Pero, en lugar de nombrar a un militar activo leal a él, Bolsonaro puso en su lugar al jefe de la Casa Civil, general Braga Neto, que es un militar retirado. Esto refleja la incapacidad de tener un militar activo en el ministerio de la Defensa.

Bolsonaro hizo otros cambios internos en el gobierno, que simplemente son cambios de cargos entre personas que ya están en el gobierno, que en general representan concesiones al Centrão. No hay todavía definido quién ocupará el ministerio de Relaciones Exteriores.

Esos cambios se dan en un momento en el que Bolsonaro presenta sus más bajos niveles de apoyo político. Coincide también con la reaparición, de lleno, de Lula como líder político, favorito para ganar las elecciones para presidente de Brasil. Es un fantasma que asombra a Bolsonaro y a la derecha brasileña.


Per què 9 fills?

marzo 30, 2021

És una pregunta que m’han fet moltes vegades i sempre he donat la mateixa resposta: per donar los i rebre allò que jo no vaig tenir mai, una familia que m’estimés i sentís meva. La vida però és envejosa intenta robar te alló que estimes i et pertany. M’hi falten ja la Maria la noia que està dreta i el Marc el situat al mig dels tres nois. Us estimo!

Vista previa de imagen


Parlamentarismo realmente existente. Emir Sader

marzo 29, 2021

La derecha comienza a especular sobre la posibilidad de ser derrotada incluso en la primera vuelta, si Bolsonaro se mantiene como su candidato, pero no ve otro nombre.

bolsonaro.jpgFoto: https://elagora.digital/

El gobierno de Bolsonaro perdió la gobernanza. Está estancado en su política económica, no tiene política en relación con la pandemia. Se agotó como proyecto político y económico. Ya no gobierna. Se reduce a declaraciones políticas, que tienen cada vez menos efecto.

 Pero no hay vacío político, incluso cuando desaparece un gobierno. La política encuentra otras formas de llevarla a cabo. La economía está estancada o más bien retrocediendo, convirtiendo la recesión en una depresión económica. Se extiende aún más la crisis social, que provoca que la mayoría de la población viva en una situación precaria, dando vueltas a diario para comer, hacinamiento en autobuses y trenes para buscar formas de ingresos para sobrevivir.

El país está fuera de control en la economía, pero también en la pandemia. Más de 300 mil muertos, máximo de un 7% vacunados, agotamiento y caos en el sistema hospitalario. Se ha convertido no solo en una vergüenza mundial, sino también en un riesgo para el mundo, debido a la propagación de nuevas formas del virus.

 El descontento es generalizado con Bolsonaro, en el ámbito popular, de las clases medias, pero también en las grandes empresas y en los medios de comunicación. Esto genera iniciativas políticas que buscan encontrar alguna salida para frenar la ingobernabilidad existente. Como no pueden contar con Bolsonaro, vacían su poder e intentan encontrar esquemas políticos alternativos.

 El Congreso se está convirtiendo en el eje de los movimientos políticos. El control parlamentario que había conquistado Bolsonaro con las elecciones a las presidencias del Parlamento -especialmente de la Cámara- refleja también el descontento generalizado con Bolsonaro.

Los presidentes de Cámara y Senado están ganando protagonismo, articulándose con el sector empresarial, con el Poder Judicial, con los gobernadores, para organizar un mecanismo de coordinación para actuar contra la expansión descontrolada de la pandemia.

En cada crisis política, la derecha suele retomar su proyecto histórico de parlamentarismo, partiendo del supuesto de que es más fácil para ella elegir congresos con mayoría de derecha -lo que históricamente siempre ha sucedido en Brasil- que elegir a un líder político nacional, con ideas de derecha y apoyo popular. El último de ellos fue Cardoso, a quien la derecha tuvo que buscar en el centro político, tras el fracaso de Fernando Collor. Pudo funcionar, porque FHC abandonó sus ideas socialdemócratas para adherirse al neoliberalismo. Fueron años de gloria para la derecha -FHC derrotó a Lula dos veces en la primera vuelta-, de éxito neoliberal, pero ahí terminó.

Ahora, debido al vacío de gobierno, se está gestando un nuevo tipo de parlamentarismo, en la práctica, sin reclamar ese nombre, para no llamar la atención que el poder de Bolsonaro está vaciando. El presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, actúa como una especie de primer ministro de un parlamentarismo de facto. Es él a quien buscan empresarios, gobernadores, el Poder Judicial, para coordinar acciones que se den cuenta de que Bolsonaro ya no tiene la capacidad de poner en práctica. Pacheco comparte con el presidente de la Cámara, Arthur Lira, ambos de Centrao, estas funciones.

El Congreso reivindica su papel de eco de la sociedad, para hacer lo que Bolsonaro no hace. Tolera un reconocimiento formal del rol de presidente a Bolsonaro, incluyéndolo en la coordinación organizada por el presidente del Senado, para no entrar en guerra abierta con él.

Nadie se atreve a nombrar este esquema de gobierno, para no obligar a Bolsonaro a reaccionar. Con la plena reaparición de Lula en la vida política, aunque Bolsonaro claramente pierde la posibilidad de reelección, sigue siendo el nombre más fuerte en el campo de la derecha, como indican las encuestas. Dado que ninguna de las posibilidades de la tercera vía presente potencial para ocupar ese lugar. (En una de las últimas encuestas, quedan 12% de las preferencias, ante las crecientes opciones para Lula y la disminución de las opciones para Bolsonaro). La derecha comienza a especular sobre la posibilidad de ser derrotada incluso en la primera vuelta, si Bolsonaro se mantiene como su candidato, pero no ve otro nombre.

Mientras tanto, aunque de forma irregular, se está afianzando una especie de parlamentarismo, al menos para intentar contener los efectos más graves de la pandemia. Acelerar la compra de vacunas, promover una mayor tasa de vacunación, frenar la propagación de virus, en lo que los gobernadores tienen un papel fundamental, pero que dependen del presidente del Senado para la organización de una coordinación nacional.

Es una respuesta precaria frente a un gobierno que se desmorona. Porque tiene que combinar la supervivencia de un presidente -del que todavía depende la derecha-, de un modelo económico agotado, de una pandemia descontrolada, que intenta reducir los efectos más graves.

Pero no es de extrañar que, ante esta situación y, sobre todo, ante el grave riesgo para la derecha de perder las elecciones del próximo año, resurja el proyecto de una especie de parlamentarismo, con el poder del Congreso. Eso puede ayudar al restringido arsenal de instrumentos para tratar de evitar el aparentemente inevitable regreso de Lula al gobierno.


Què és la vida?

marzo 29, 2021

Deia Calderón de la Barca la vida es sueño. Jo dic: mai sol ser com la voldríem…

A mesura que et fas gran t’adones que la vida és injusta, no te cap mena d’ordre, va al seu albir. Els que tenim la sort de confiar amb el més enllà ens costa d’entendre què pensen i com ho viuen, els que estan convençuts que després de la mort no hi ha res més

Tinc la sort de ser creient. Sé que rera la mort comença altra vida prop dels que ens han precedit i ens esperen. Que ens retrobarem i, l’amor que ens teníem serà perdurable. D’altra manera seria dantesca la solitud i malmesa l’esperança d’amor etern, de vida, amb els que estimem i amb els que ens hem estimat però ja no hi són.

Avui dia trist, algú proper molt delicat, confio en la seva recuperació. Maleïda Covid-19 que ens te apartats de tot allò que estimem: la vida,  la família, els amics. Àdhuc, en moments delicats, confiem!


Homenatge a la bondat i la intel·ligència. Antoni Bassas

marzo 28, 2021

“VAIG NÈIXER el 1936 i la meva mare deia: «Amb aquesta nena va començar la guerra!»”

Es veu que era una bona peça, la Victòria Viqui Molins, que amb vint anys es va fer monja teresiana.

N’acaba de fer vuitanta-cinc, i els seus amics i amigues de la parròquia de Santa Anna de Barcelona li van oferir aquest diumenge un homenatge al sol i a l’aire fresc del Diumenge de Rams, al claustre. Van celebrar com ha mantingut fidelment el seu amor a Jesús buscant-lo en el rostre dels molts fills que la Viqui té a les presons, i que visita cada dia, o dels sensesostre que mengen gràcies a l’esforç del Peio, el Xavier i els voluntaris de l’hospital de campanya.

Encara li ressona la pregunta de Sor Genoveva al llit de mort: “¿Tu sempre t’ocuparàs dels nostres?” La Viqui és el millor exemple del que aquest diumenge comentava a l’ARA el filòsof Josep Mª Esquirol:

la bondat i la intel·ligència van plegades. Per molts anys!


Diumenge de Rams.

marzo 28, 2021

Per els que tenim família nombrosa és dia de grans records. Anar a beneïr la palma o palmó suposava, quan eren petits, molt enrenou.

Les palmes i els palmons, són fulles de palmera que els padrins regalen als fillols el dia de Rams. Els palmons són peces més grans i senzilles, fetes a partir d’una fulla sencera de palmera. Les palmes requereixen més tècnica, tenen les fulles trenades amb filigranes, seguint procediments semblants als de la cistelleria. Abans, les palmes, eren utilitzades per les nenes i els nens solien portar palmons. Ara, no hi ha diferències.

La festa de Rams era la data fixada per vestir-nos de primavera. Tots estrenàvem roba. No cal dir que, en una família com la nostra res era fàcil, nou fills que necessitaven a més a més de les palmes, i palmons -que alguns rebien dels padrins-, roba i sandàlies. Palmes i palmons que guarníem amb llaços i garlandes.

Féiem recomanacions de no dispersar-se, situació que es repetía, sempre eren els dos mateixos. S’escapaven i, s’amagaven. Calia fer control sovintejat per saber qui s’havia esmunyit per retrobar-lo.

Solíem anar a Puiggraciós, el nostre estimat Santuari de l’Ametlla del Vallès. Començaven les vacances de Setmana Santa, dies que aprofitàvem per anar a visitar família que teníem lluny. Les àvies i besàvies ho esperaven amb candeletes, com diuen al meu poble.

Avui hi he anat, sola, amb un ram de llorer. És bo recordar, la vida segueix…


Triste realidad

marzo 27, 2021

Todos somos iguales en las diferencias. ¿Porqué algunos no quieren aceptar este concepto?

Desde siempre, -no olvidemos a Cain y Abel-, las diferencias han provocado barbaridades. Maldita confusión de lenguas, de pensamiento, de capacidades que algunos no quieren aceptar: ricos-pobres, sensatos-insensatos, prudentes-viciosos, guapos-feos, hombres-mujeres…


A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: