La tragedia de Haiti, apocalíptica

enero 14, 2010

No hacemos caso a la madre Naturaleza que, convulsa, se defiende de nuestros ataques. Duele que sean los más débiles quienes sufran sus contracciones. ¿Qué hacer, cómo ayudar?
Ahora, ante el seismo, todos estamos chocados por la tragédia que ha segado tantas vidas. Las fuerzas de la Naturaleza, incontrolables, nos quieren avisar del peligro que nos azota, quién tenga oídos escuche, quién tenga ojos visione el dolor. Todos somos responsables, controlemos nuestra manera de ser, de actuar, de contaminar.
Que nadie piense que, “total, por lo que yo hago… no repercute en el medio ambiente”. Recién, escuché a Evo Morales comentar, en unos encuentros, que, lo más urgente que tiene todo ser humano es preocuparse de la Pacha Mama. Que debemos defenderla, no abusar de nada de lo que nos ofrece. De lo contrario, no hará falta que hablemos de Derechos Humanos porqué en el mundo, no quedaran hombres/mujeres a defender, dado que la vida sobre el Planeta habrá terminado.
Hace años que unos pocos, a los que se tildaba de exagerados, de ilusos, empezaron a hablar de la necesidad de cuidar del Planeta, no abusar de lo que nos brinda de forma generosa, a no depredar, simplemente servirse de lo imprescindible. Medio mundo se rió de aquellos “hippys” que buscaban notoriedad. Hoy, cualquier niño sabe que no se puede abusar del agua, no se pueden contaminar ríos ni mares, que hay que proteger la flora y la fauna. Pero, ¿qué ocurre? Pues que algunos desalmados siguen cortando árboles, desecando corrientes de agua para servirse de sus cauces para construir, para habitar, otros pescan de forma desordenada y están acabando con muchas especies. ¿Resultado?
Las corrientes vuelven a sus cauces, donde fue desierto éste aparecerá de nuevo, lo que fue río de nuevo se llenará para poder seguir su curso cual estaba establecido. Antes pero, tormentas de hielo y nieve, pedrisco -así lo han augurado algunos chamanes para este 2010- acabaran con cosechas, sin cosechas muchas personas no tendrán lo indispensable para comer -ni vivir-.
Las entrañas de la tierra sienten dolores de parto y arremeten contra lo que encuentran a su paso. Y, ¿qué encuentran? Zonas humildes de mala cimentación, espacios que la mano del hombre enturbió con su voracidad sin que quienes tienen poder para decidir no lo hicieron, en un intento de aumentar sus arcas.
Los empeños que deben utilizar ahora los gobiernos, llegados a su debido tiempo para prevenir y no llegar a la cura de urgencia, cuando ya todo huele a dolor y muerte, podrían haber mitigado tal vez evitado tanto dolor, tanta crueldad. Me imagino andando por Haití, escuchando el gemir de hombres-mujeres-niños bajo los escombros, imagen apocalíptica que tristemente se va repitiendo.
¿Seremos capaces de aprender la lección y evitar, en el futuro, saquear y rapiñar lo que no nos pertenece a pesar de ser un bien común? O decidmos poner las cartas boca arriba o el mundo está tocando la sinfonía -apoteosis-final. Siento rábia y dolor por tanta muerte y sufrimiento.


Después de la Marcha

enero 14, 2010

Un nuevo horizonte se abre ante mis ojos tras la MM, que me ha permitido, gracias a amigos entrañables conocedores de los distintos países, a conocer culturas, usos y costumbres para mi desconocidos. También a descubrir razones de gobierno, de comportamiento, de pensar para mi inauditos, que se me revelaron tras largas charlas con personas conocedores de los distintos comportamientos y temas. Mi preocupación ahora, es ordenar estas ideas para trabajar en el camino adecuado. No quisiera defraudar a nadie ni engañarme a mi misma. A estas alturas de mi vida, quiero ser consecuente con mis ideales, los que en un tiempo ya lejano esbocé como míos, defender la libertad y la justicia por encima de todo.
He contactado con Federico Mayor Zaragoza, Presidente de la Fundación Cultura de Paz, que representé en la MM y con mis alcaldes, tengo la suerte de tener dos, el de l’Ametlla, el pueblo donde vivo, y el de Granollers el de la ciudad donde crecí, en todos sentidos y a la que me siento ligada por diferentes lazos. Espero mucho de ellos, saben de mi testarudez cuando defiendo algo que siento justo. No dudo que atenderan mi ruego de colaborar, por lo que respecta a Educación, con distintos países por los que pasamos y dimos esperanzas de futuro para niños y jóvenes. Como decía Gandhi no hay caminos para la Paz, la Paz es el camino pero yo añadiría, la educación y la palabra son los atajos.


6 de enero, Madrid-Barcelona, regreso al hogar

enero 8, 2010

Llegamos a Madrid a las 8’15 hora española -cuatro horas menos en Argentina-. El avión que debe llevarme a Barcelona, IB 2600, tiene previsto el embarque a las 8’45, debo llegar a la puerta H 33, con tren primero, por piernas después. Lo consigo. Mi compañera de viaje viene de Guatemala donde viven sus padres, me presta su celular para avisar a mis hijos la hora de llegada. El mío “se perdió” no para todos, en Korea. Charlamos sobre nuestra bella aventura, le parece increible. También a mi. Nos sirven desayuno, una encantadora aafata me trae yogur y fruta, tal vez la suya. Sabe que no puedo comer pan ni bollería. Se lo agradeco desde estas líneas. Como siempre, lo mejor la gente, las personas. En el aeropuerto me espera Agustí, mi hijo segundo. Soy afortunada, me quieren, me esperan. Por suerte, mis maletas son las primeras en salir. A las 11h. de la mañana entraba en mi casa. Vienen a verme hijos y nietos, almorzaré con algunos de ellos, todos vienen a recoger lo que los reyes Magos les dejaron -aparte de su abuela que regresó con SM los Reyes, aunque sea republicana-. A mi me dejan, no me quieren llevar.
Del barullo del EB paso al de los nietos/as embelesados/as con sus juguetes. No entienden lo que su abuela ha hecho, quieren que vaya a contárselo a sus amigos, a sus escuelas. Lo haré, no se si será creible para ellos lo que yo pueda contarles. No te pases, se que me dirán.
Me siento extraña en la casa, tanto tiempo compartiendo espacios y ahora todo para mi. Me acomodaré con el tiempo esperando una nueva oportunidad, tal vez la 2ª Marcha Mundial por la No violencia, porqué las guerras habrán concluido ????


Martes 5 de enero, Mendoza-Barcelona

enero 8, 2010

Luego de desayunar y arreglar cuentas en el hotel, un taxi nos lleva al aeropuerto -Victoria me acompaña hasta que paso el control de policía- donde tomaré el avión que me conducirá a casa tras 104 días de ausencia. Encuentro a Sandro que igual que, con unos amigos de Madrid, compartiremos los vuelos.
El primero es con LAN, para mi la mejor compañía con la que hemos viajado. El vuelo es LA 931, con un aparato A 320, asiento 4C, junto a una pareja de argentinos. Salimos a las 11’10 minutos de Mendoza, vuelo tranquilo, sin sobresaltos. El tiempo pasa rápido, linda conversación con mis vecinos, comentamos la situación de su país, sienten disconformidad con el populismo de su Presidenta que gasta el dinero público de cara a la prensa, pensando solo en el qué diran, sin previsión que favorezca a la mayoría. Son trabajadores que carecen de seguridad laboral.
Llegamos a Santiago a las 12 horas, hacemos el tránsito hacia la puerta 10, encuentro a Sandro, me explica que vuela con Iberia porqué es más económico que hacerlo con Alitalia. Le explico que yo estuve a punto de hacerlo al revés, también por mejor precio. Intento escribir, no hay Internet. Pido para cambiar mi asiento, estoy en las últimas filas, consigo me trasladen al 16D. Mucha gente aguarda, imagino que el avión será grande.
Vuelo IB 6830, avión A340/600. Hace frío hasta que despegamos, con una hora de retraso sobre el tiempo previsto, Ninguna explicación por parte de Iberia. Reclamo mi dieta sin gluten, dicen no haber recibido la solicitud. La hice cuando compré el billete vía Internet. Me proponen haga una reclamación que no acepto, nunca sirvieron de nada cuando las hice.
Mi vecino de asiento es un morenito sueco -grandote- que viaja con su família. Pasaron las Fiestas de Navidad y Año Nuevo en Chile-Santiago. Estuvieron en Punta de Vacas a la llegada de la MM, ahora vuelan a Madrid. Conoce la MM pero me pide detalles respecto a la experiencia. Alrededor de las 4, hora Argentina -las 8 en España- nos sirven almuerzo, escabeche de pollo con ensalada, carne con verduras y patatas, tortas, queso, café, más que regular. Iberia ha mejorado. El vuelo resulta algo movido, no podemos sacarnos los cinturones ni pasear demasiado, nos recomiendan permanecer en nuestros asientos. Películas que no miro, un poco de música, me quito los zapatos, intento en vano dormir. Repaso mis cuadernos, evoco el inicio de la MM allá, en Nueva Zelanda, en las Islas Chatham, un tiempo hermoso que me parece lejano, tantas cosas hemos llevado a cabo en tres meses.
Paseo por el avión, tomo zumos y agua, miro la cara de felicidad que pone la mayoría de personas cuando duerme.
Me siento privilegiada por los compañeros que encontré, con quienes espero mantener lazos de amistad a por vida, Luís sensacional personaje, sin él no habría sido posible caminar. Micky, Miguel, Juvenal, Toni, Rafa, Gerard, Pierre, Charles, Isabelle, Montse -imprescindible para hacer posible la MM-, Ariadna, Juanita, Magali, Oralia, Pepa, Alvaro -el paciente-, Bhairaví, Sinthya. Qué decir de los que se sumaron en el camino, Tommy y Juanita, Salomon y Susan, LanzMayra, Víctor Manuel, el otro Víctor de Arequipa, Mauricio, Kabir en Marruecos y tantos otros que han dejado clara huella, al menos en mi corazón. A todos gracias por compartir conmigo tantas vivencias, por tanto cariño compartido. La alegría de mis amigos/as italianos/as Fede, Cecilia, Marco, Francesca, Sandro, Fulvio. La seriedad de Pietro. He aprendido mucho de Kabir, de Esther, de Guillermo. Os quiero, espero encontraros.


4 de enero de 2010, Puente del Inca-Mendoza

enero 7, 2010

Me levanto pronto, pongo un mail a mi hija Maria, hoy cumple años. Es mi hija número 8, madre de cuatro hijos. Un beso desde acá.
Desayuno con Maira y Lanz, viene a buscarme Alvaro para gravar una entrevista. Quiere que opine respecto a la MM. Digo lo que pienso.
Conversamos luego con Jonh, Juvenal, Tony, Bhairavi. Coincidimos en decir que no fué acertado acabar la Marcha en Punta de Vacas. Mejor hubiese sido un Parque Público en alguna ciudad importante, tal vez Buenos Aires.
Nos despedimos con nostalgia, quizás nuestras vidas no se van a encontrar nunca más, aunque sigan caminos paralelos. ¿Recuerdan como describíamos las líneas paralelas cuando íbamos a la escuela? Son aquellas que, por mucho que se prolonguen nunca llegaran a encontrarse. Nosotros, dado que seguiremos caminos paralelos, debemos buscar puntos de encuentro. El EB y otros que no lo conforman pero nos acompañan, han llenado mi vida y tocado mi corazón. No puedo imaginar vivir en su ausencia.
A las 12 h. salimos con Victoria en un bus que nos conducirá a Mendoza, hermosa ciudad de un millon de habitantes, diríase que rica, aseada, con hermosos parques de árboles legendarios. Plazas enormes, acequias en plena calle, escasa pluviometría, razón por la cual existen las acequias. Las lluvias son escasas en esta zona. Cogemos un bus turístico creo que se llamaba El Tigre de Oro que nos pasea durante una hora mostrándonos lo más notable de esta bella ciudad. Vamos luego a cenar un delicioso lomo de chorizo, espléndida carne con un puré de calabaza. Aparecen de pronto -imaginen la cantidad de restaurantes que ofrece la ciudad pero vienen donde nosotras Maira, Lanz, Salomon, Susan, Horacio y Paz. Una copa de buen vino mendocino pone fin a la noche. Larga charla con Victoria, buena amiga, mujer que deja huella.


Curiosidad y angústia, 3 de enero de 2010

enero 7, 2010

Un hombre joven me aborda por la calle en Puente del Inca, me abraza, me mira a los ojos y me dice, eres importante para mi. Te escuché el día 27 y lo que dijiste me llegó al alma. Noté una extraña fuerza en mi interior, se que ocurriran cosas, tus palabras han sido muy importantes. No me atreví a preguntar más. Sí estuve intentando recordar qué pasó el susodicho día… Creo que estuvimos en Villa Grimaldi donde hablé. Pasaran muchas cosas, predice alguien que nadie me presentó, del cual desconozco su nombre. Por favor si me lees, contactame, me quedé estupidamente perpleja, no reaccioné.
Luego, por la noche, cenamos en la misma mesa pero tampoco osé pedirle nada. El me miraba sonriente. le acompañaba su esposa y un hijo
Malas notícias me llegan de Buenos Aires, Adolfo Pérez Esquivel debe pasar unos controles médicos, no aciertan con un diagnóstico y, el desconocimiento es amargo porqué la imaginación vuela y se teme siempre lo peor. He intentado llamarle tras recibir su mail, nadie me contestó. Estaran haciéndole pruebas. Ojalá sea una vana y simple historia. Me gustaría estar cerca suyo, acompañar a Amanda, mi querida y entrañable amiga.


Aconcagua, subimos a 3000 metros

enero 7, 2010

Rafael ha decidido que iremos a ver de cerca el Aconcagua la hermosa montaña que se hiergue orgullosa ante nuestros ojos. Llena de nieve, sigue mostrando sus tortuosas e insinuantes líneas, de manera especial triángulos, el terror de los alpinistas. Victoria se preparó para llegar a la cima y plantar la bandera de la MM y la suya, la de homenaje a las mujeres, niños y ancianos, para los que exige igualdad por lo que respecta a D.H. Así viene haciendo hace diez años en diferentes cimas, las que se pueden abordar en esta época del año. Su primer encuentro con el Aconcagua fué hace diez años. Fué su primera cima. Este año ha querido repetir coincidiendo con la llegada de la MM pero, tras once días de esfuerzos en la subida, cuando se encontraba a 5.400 metros debió desistir, fuerte viento y temperaturas menos 25 º rompieron el cierre de su tienda de camping. Regresó. Sabe bién donde puede llegar, no es prudente exponer su vida ni la de su guía.
Un joven alpinista murió estos mismos días en el empeño, otros debieron bajar por congelación de manos y brazos. Aunque me dicen que soy temeraria, jamás podría ejercitar este deporte, la Naturaleza me impone demasiado respeto. Nadie puede competir contra su fuerza.
El EB subimos en un bus hasta donde está permitido. Luego, lentamente caminando, llegamos a unos miradores donde el Aconcagua llega de forma perpendicular. Subimos hasta la Laguna, hermosas flores, escarpadas montañas, pececitos y algas. Un arco iris a partir de verdes y ocres llenó nuestras pupilas, jugando con un cielo azul. ¿Quieren tal vez que nosotros decidamos qué es lo más bello que tenemos ante nosotros?. Llegamos a los 3000 metros cansados, algunos resoplando y deseando volver. Ya abajo, reposo sobre la hierba con vistas a la laguna. Unos asnos de carga pasaron divertidos ante nuestra presencia, querían largarse de su dueño, seguramente necesitaban comer y su amo no les daba…


A %d blogueros les gusta esto: