Sant Jordi somriu sota la mascareta

abril 21, 2021
Antoni Bassas

Parlo amb alguns editors de llibres i em diuen que tenen indicis que aquest mes d’abril es vendran més llibres que l’abril del 2019, que ja tenen les primeres dades i que hi ha ganes de llibres. Ho diuen amb un somriure d’alegria en vigílies de Sant Jordi, que és el dia gran del negoci editorial, i tot fa pensar que, sense ser normal encara, aquest Sant Jordi amb la mascareta ja serà el del predesconfinament, el de la gent que torna a omplir (ordenadament) el carrer. Per què augmenten les vendes i ha augmentat la lectura? La pandèmia ha fet redescobrir el plaer de submergir-se en un llibre. Les sèries s’han consumit molt també, sí, però quan et passes el dia teletreballant acabes tip de tanta pantalla i el llibre ofereix un refugi incompatible fins i tot amb l’omnipresent telèfon mòbil.

Antoni Bassas és periodista


Derechos humanos: de la tenencia al ejercicio

abril 20, 2021

Por Alfredo Grande

(APe).- En 1998, se cumplieron 50 años de la declaración de los derechos humanos. Para una publicación de ese tiempo, escribí un artículo con este mismo título. Eran los momentos de la idealización del juez Baltasar Garzón. Había realizado una investigación contra los Grupos Armados de Liberación (GAL) que operaron principalmente durante los primeros años del gobierno de Felipe González. Años más tarde el juez persiguió activamente a la cúpula de Herir Batasuna, el brazo político de ETA. Las bodas de oro de la Declaración no significan que esos 50 años fueron de cumplimiento absoluto de los derechos enunciados. Al igual que un matrimonio al cual hijos y nietos le obligan a celebrar, conmemorar, festejar o lamentar sin que se note los 50 años de sacramento, los festejos son aptos para todo tipo de encubrimiento y la consagración de lo que denomino “alucinatorio político social”.

El énfasis en la Declaración deja en evidencia y en flagrancia que la pretensión es, en el mejor de los casos, una aseveración o exposición que se hace públicamente. Para decirlo sin pretender ofender, pero quizá sin lograrlo, diría que sólo es para la tribuna. Podría decir para la gilada, pero no lo digo. Uno declara su amor, pero no necesariamente lo garantiza. Dime cuanto declaras, y te diré que careces. El énfasis en la positividad, es un indicador de carencia y no de abundancia. En el Himno Nacional Argentino, se canta tres veces: “¡libertad, libertad, libertad!”. Sin embargo, y es el centro de la cuestión, la libertad exige la lucha contra todas las formas de la esclavitud. La diferencia fundante entre las derechas y las izquierdas es cómo se llega a una positividad. Para las derechas es una enfática e inflamada afirmación. Para las derechas, es la negativización de todo lo que se opone a esa positividad. Un ejemplo que espero ayude: hay una opción por los pobres, pero no hay una opción contra los ricos.

Con Alberto Morlachetti quisimos organizar el FRENACRI (Frente Nacional contra la Riqueza). No pudo ser. Ni siquiera el impuesto a la riqueza, que apenas llegó a ser un aporte solitario (sic) por única vez. Desde ahí pienso que no hay lucha por los derechos humanos sin luchar contra los violadores seriales de esos derechos. O sea: los estados. Desde la pornografía del Terrorismo de Estado hasta el erotismo berreta de los Estados Terroristas. Erotismo berreta cuya identidad auto percibida es “democracia representativa”. Violación que es además política. Porque al igual que los amores de estudiante, hoy un juramento y mañana una traición. Salvando las distancias, que son pocas: ¿Por qué nunca la Patria le demanda nada a tanto funcionario perjuro? La mercantilización de la vida incluye la de los derechos humanos porque cotizan en la bolsa de las mayores estafas de la humanidad.

¿Para muestra no basta un botón? “Capitalismo serio más derechos humanos”. En la bolsa electoral, lavaron la cara al capitalismo con el detergente de los derechos humanos. Obvio que es una paradoja irresoluble. Un violador serial de los derechos humanos es el capitalismo, cuando más humano y serio su rostro, peor. Pero en año electoral, los derechos humanos y no aumentar las tarifas, garpa.

La estafa principal, lo que sería el botón de los botones, es la deliberada confusión entre tenencia y ejercicio. Los derechos humanos no se tienen: se ejercen. Y para que sean ejercidos es necesaria una materialidad político – social y económica. Sin esa materialidad, los derechos humanos son apenas una declaración. Y las declaraciones saturadas de palabras se las llevan los vientos de los ajustes, las inflaciones, las canastas inalcanzables, las hambrunas, las sinfonías de los exterminios.

Nadie nace con derechos humanos y cientos de millones mueren sin haberlos conocidos. Los derechos humanos no son una entelequia jurídica ni una alquimia gubernamental. Los derechos humanos se ejercen o no hay derechos humanos. Y también son una negatividad. Es inútil afirmarlos con menos o mayor énfasis. Hay que relativizar todo aquello que impide su ejercicio. Sin relativizar los centros imperiales del poder planetario, el único derecho que podremos ejercer es el de descansar en paz. Y ni siquiera estoy seguro que eso se posible. Y tampoco que sea deseable.


Mujer. Anònims

abril 19, 2021

Anònims, llibres

abril 19, 2021

Sant Jordi truca a la porta

abril 19, 2021

Seguim expectants

abril 19, 2021

Hem necessitat esforçar-nos per viure amb la pandèmia. Obligada mesura sobre tot per a nosaltres, els més grans. Limitacions de tot ordre, mascareta sempre que sortim al carrer ni que sigui per anar a passejar on no trobaràs ningú. Forma part de la nostra vida i consti que, per a m i, no ha sigut fàcil. Em produeix sensació d’ofec i em costa acomodar-m´hi. De moment no hi ha cap respir, segueix creixent i massa ciutadans, de manera especial els més joves, sovint trenquen aquesta nova rutina.

Venen dies de mogudes especials, Sant Jordi, Fira de llibres actes arreu i hem de ser prudents. Si us ve un mal pensament, algun dubte, no oblideu que hem resistit més d’un any i ara, malgrat les ganes boges de participar en diferents encontres, no podem permetre d’arriscar-nos més de l’imprescindible.

Reivindico un cop més el gran paper que ha suposat el telèfon. Ens ha permès escoltar les veus de parents i amics. Tinc anotades les trucades diàries, intento no perdre contacte amb els que estimo. Com ens ho faríem si no el tinguéssim?

Hem necessitat esforçar-nos per aprendre a viure amb la pandèmia. Obligada mesura sobre tot per a nosaltres, els més grans. Limitacions de tot ordre, mascareta sempre que sortim al carrer ni que sigui per anar a passejar on no trobaràs ningú. Forma ja part de la nostra vida i consti que, per a m i, no ha sigut fàcil. Em produeix sensació d’ofec i em costa acomodar-m´hi. De moment no hi ha cap respir, segueix creixent i massa ciutadans, de manera especial els més joves sovint trenquen la nostra rutina.


Titulars que fan pensar

abril 18, 2021

He trobat escrits de temps passats. Recullo els titulars.

Ja no escalfa el foc d’ahir ni el d’avui. Haurem de fe foc nou…

No tinc res, només em queda la veu…

El poble és la meva veu, la vostra veu…

Ens ho poden prendre tot. Ens quedarà la paraula.

Paraula clau: observar-mirar

Sempre a través de la veu, mai de la força

Els pobles comencen a ser indestructibles…

No hem de cedir ni un pam de la nostra dignitat

Avui el silenci és un delicte, el temps de por s’ha acabat

El temps no és més que un gran bosc de paraules…

Que se senti la veu de tots, que tot està per fer i tot és possible.

Cada dia una llavor, sembrar, sembrar. A qui importa la collita?

Si vols la pau prepara la Paraula.

Cal convertir-nos en la veu. Ser la veu que arribi alta.

Delicte de silenci? El pitjor de tots.


Las vacunas abiertas de América Latina

abril 17, 2021

Por Carlos Del Frade

(APe).- Hace medio siglo que Eduardo Galeano publicó “Las venas abiertas de América Latina”. Concentración y extranjerización de riquezas en pocas manos, pauperización de la vida de las grandes mayorías en estos saqueados arrabales del cosmos. La felicidad como propiedad privada de pocos. Seis de cada diez pibas y pibes empobrecidos en el país en que serían las únicas privilegiadas, los únicos privilegiados.

Los imperios, a lo largo de los siglos, impusieron condiciones para sus socios locales que trasladan el costo a las muchedumbres.

Así como los venenos ayudan o matan, las vacunas presentes o ausentes marcan una terrible frontera en que las naciones dependientes exhiben su vulnerabilidad ante el poder de las multinacionales.

Cinco décadas después, la disparidad en la distribución de las vacunas marca la vigencia de aquellas venas abiertas, la permanencia de viejas y nuevas dependencias.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó, a mediados de enero de 2021, que el 95 por ciento de las vacunas contra el coronavirus está concentrado en diez países, por lo que el director para le región Europa de la organización, Hans Kluge, hizo un llamado a ser más solidarios: “Todos los países capaces de contribuir, dar y apoyar el acceso y el despliegue justos de las vacunas háganlo”.

De acuerdo a la plataforma de análisis de datos Our World in Data, que se basa en cifras de la Universidad Oxford, esos diez países son: Estados Unidos, China, Reino Unido, Israel, Emiratos Árabes Unidos, Italia, Rusia, Alemania, España y Canadá.

Dos meses después, Amnistía Internacional lanzaba una campaña global para pedir el acceso universal a las vacunas contra la COVID-19.

Los países ricos han comprado más de la mitad del suministro de vacunas del mundo, pero representan sólo el 16% de la población mundial

Las empresas farmacéuticas se niegan a compartir conocimientos y tecnología

Debido a la actuación de las empresas farmacéuticas y los países ricos, es probable que miles de millones de personas que corren el riesgo de contraer la COVID-19 no reciban este año ni una sola dosis de las vacunas de las que puede depender su vida, ha afirmado Amnistía Internacional, coincidiendo con el lanzamiento de una nueva campaña global para reclamar el acceso universal a las vacunas.

La campaña — Un pinchazo justo: Acceso universal a las vacunas contra la COVID-19— pide a las empresas farmacéuticas que compartan sus conocimientos y tecnología para elevar al máximo el número de dosis de vacunas disponibles en todo el planeta. Asimismo, pide a los Estados que dejen de practicar el “nacionalismo de las vacunas” y trabajen conjuntamente para garantizar el acceso inmediato de las personas más expuestas a contagiarse de COVID-19 en todos los países a unas vacunas de las que puede depender su vida.

Se ha gastado el dinero de miles de millones de contribuyentes en ayudas a empresas como AstraZeneca, Moderna y Pfizer BioNTech para que desarrollen y produzcan vacunas, pero estas empresas —y otras— se niegan a compartir sus investigaciones, conocimientos y tecnologías. Esto significa que otras empresas farmacéuticas no pueden hacer uso de estos avances científicos para aumentar su propia producción de vacunas, lo cual incrementaría a su vez el suministro y las haría accesibles a países con menos presupuesto.

“Es hora de que las empresas farmacéuticas y los Estados cumplan con sus responsabilidades y obligaciones en materia de derechos humanos. Amnistía Internacional hace campaña para que empresas como AstraZeneca, Pfizer, BioNTech y Moderna compartan sus conocimientos y tecnología, y que así la población del mundo entero reciba un pinchazo justo de esta vacuna. Además, los Estados deben dar un paso adelante, ejerciendo presión sobre las empresas para que cumplan con la parte que les corresponde y trabajen colectivamente para garantizar que las personas más expuestas en todo el planeta reciben la vacuna lo antes posible”, dice el organismo internacional de derechos humanos.

Por otro lado, las venas abiertas de las vacunas exhiben la obscenidad del poder de las multinacionales de los medicamentos.

Una investigación periodística reveló que la farmacéutica Pfizer intentó “intimidar” a los Gobiernos latinoamericanos durante las negociaciones de la vacuna contra el coronavirus (Covid-19), en las que pidió, por ejemplo, que los países pusieran sus activos soberanos, como edificios de embajadas, bases militares y reservas del Banco Central, como garantía contra el posible costo de futuras e hipotéticas demandas legales.

De acuerdo con el informe liderarado por el Bureau of Investigative Journalism (TBIJ) y el medio peruano Ojo Público, el laboratorio que produjo una de las vacunas contra la pandemia exigía cláusulas “abusivas” para distribuir su antídoto. De hecho: ni Argentina ni Brasil llegaron a un acuerdo con la farmacéutica, mientras que en Perú Pfizer solicitó durante el proceso de negociación incluir cláusulas que reducían la responsabilidad de la empresa ante posibles efectos adversos. Además, funcionarios de un país latinoamericano no identificado denunciaron que estas cláusulas demoraron más de tres meses las negociaciones.

Las negociaciones fallidas no sólo fueron con el gobierno argentino. Es que Pfizer también pidió al ministerio de Salud de Brasil que le otorgue indemnidad y solicitó que pusiera activos soberanos como garantía, además de crear un fondo de garantía con dinero depositado en una cuenta bancaria en el extranjero. En enero, el ministerio rechazó estas condiciones, calificando las condiciones de “abusivas”.

A medio siglo del fenomenal libro de Eduardo Galeano, los negocios sobre las vacunas contra el Covid vuelven a mostrar la vigencia y la necesaria resistencia de los pueblos del tercer mundo.


Campaña global

abril 16, 2021
Vista previa de imagen

Absències. Al meu estimat Oriol

abril 16, 2021

Llargues nits d’absències,

d’esperances perdudes, d’amor truncat.

Quants petons robats,

des que te’n vas anar a l’infinit on sempre és dia

la foscor ha estat el meu nord, l’enyor m’ha colpit, no soc res sense tu.

Llargues nits de soledat m’empenyen,

busco en va la teva ma, no la trobo

ningú m’acarona, ningú passa els dits frissant-me el cabell.

Llargues nits de sanglots al descobrir el mai més

aterrador que em rosega,

perquè tu no hi ets.

Com recuperar la calma, la serenitat que sempre m’ha acompanyat

fins que tu te’n vas anar sense avís, per sempre?

Recordar per no oblidar, per no plorar, perquè la vida segueix

és bella si la saps mirar.

Si ho he tingut tot de què em planyo?

I els que mai han assaborit l’amor i la comunió amb l’estimat

com s’han de sentir?

Vull bolcar en els altres allò que em neguiteja

estimar els que ningú estima

abraçar i petonejar els oprimits i abandonats

Mal d’amor? Pot dur a la tomba quan t’arriba la mutilació

quan la teva meitat es desprèn de sobte.

Ja no som jo i tu. Ara, simplement ,

soc jo i la meva soledat.

Una ínfima part del què era,

Simplement, jo


A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: