Corro para vacunarme. Iván Padilla Bravo

agosto 2, 2021

Diálogo en cuarentena

Vista previa de imagen

Hemos hablado de la alimentación equilibrada, predominantemente natural y abundante en vegetales, en armonía con la naturaleza, como forma revolucionaria, no capitalista, de vacunarnos para una vida sana y sin peligros de desestabilización en nuestro sistema inmunológico.

Hoy me quiero referir al movimiento corporal a través del ejercicio físico que privilegia la presencia de oxígeno, que es aeróbico, (caminar enérgica y sistemáticamente, trotar, nadar, tc.) como forma natural de prevención, de vacunación, para impedir ser invadidos por microorganismos patógenos como el Covid-19.

La «humanización» de la naturaleza en vez de la naturalización de la humanidad es, quizás, la expresión más perversa en el proceso supremacista ejercido por quienes se erigieron en amos del mundo acumulando capital en sus pocas manos, a cambio de explotar a las grandes mayorías productoras, en todo el planeta.

Naturalizar a la humanidad no implicaría ningún esfuerzo prepotente por parte de quienes se consideran la superior e «inteligente» entre todas las especies. La armonía, el equilibrio, de todo el universo, de la naturaleza tal como se expresa en nuestro planeta, es algo esencial de y en la vida.

Pero resulta que, en pleno siglo XXI, la ciencia, la tecnología, la religión y el poder que todas ellas representan como sistemas de creencias que convergen en la razón de ser del capitalismo, coinciden en códigos similares de conducta ante desequilibrios manipulados desde el poder para «pandemias» como la actual de Covid.

Como si se tratase de «demonios» que atacan a la humanidad desde fuera, convirtiendo en «culpable» a la naturaleza o a cualquier otro ser vivo «opuesto» o «enemigo» de los humanos, estos -desde todas sus estructuras de poder y supremacía- decretan al fenómeno pandemia, lo magnífican y lo alejan de cualquier explicación que los amos del mundo no aprueben como «científica».

Negados al reestablecimiento del equilibrio mediante la alimentación sana y natural, al ejercicio físico aeróbico, al descanso, la respiración consciente y la identificación (igualmente consciente) con el resto de la naturaleza, desde el poder se inventa la vacuna, al igual que se inventa un insecticida, un pesticida, un antibiótico, un antimicótico o cualquier otro «anti», exterminador de «bichos» que, en última instancia, los produjo el mismo hombre en su prepotencia egótica, el mismo ser humano, erigido en poder.

Es en el contexto de lo que explicamos donde debemos ubicar al reestablecimiento del equilibrio entre todos los seres vivos, no mediante el uso de nuevos agentes de exterminio, como los antibióticos y las vacunas (por mencionar, tan solo, dos ejemplos), sino por la promoción de una vida sana mediante la alimentación natural, la meditación y los ejercicios aeróbicos, como rutinas diarias para el rescate y mantenimiento del equilibrio que nos ha sido expropiado por el capitalismo.

La vacuna la llevamos dentro

La mayoría de nuestras generaciones han sido tocadas por campañas masivas de vacunación, en determinadas circunstancias. Los hospitales maternos verifican, al egreso de los mismos, que los niños allí nacidos hayan recibido su dosis de BCG y que luego continúen su respectiva acumulación de vacunas anticualquiercosa, las cuales se registran rigurosamente en un cartón que debe presentarse, casi con religiosidad, en cualquier lugar, para el acceso a las escuelas, para viajar o para casi lo que sea.

Casi dos años de cautiverio masificado y compulsivo de la humanidad, pudieron haber sido utilizados para educar o reeducar a nuestros pares en materia de alimentación, respiración consciente, ejercitación aeróbica y otras formas naturales de equilibrio con nosotros mismos y con la naturaleza toda. Pero se sabe que hacerlo, aplicarlo, es algo radicalmente Revolucionario y se convertiría en algo subversivo, antisistema y anticapitalista que los amos del mundo no pueden aceptar por cuanto representaría el verdadero final de los días de su dominación y supremacismo.

Ilustración: servicios internet


Ser lliure …

agosto 2, 2021

Només plegats, fent sentir la nostra veu, treballant al costat dels sense veu, el futur serà nostre.

Prou silenci! Em ve al cap aquella pel-lícula que feia el retrat d’una societat -que els poderosos- voldrien instaurar titulada el títol El silencio de los corderos.

No ho permetrem. Plegats guanyarem l’esperança, la dignitat i, com deia Kennedy: La Revolució és de la gent, dels que estan determinats a ser lliures.

Jo hi afegeixo Llibertat és progrés.. Prou silenci. Volem ser la veu de tots

Ser lliure a canvi de què? Actuant sempre segons et dicti la consciència. Guanyaràs l’alegria de viure. No permetis que ningú decideixi el teu futur. Has de ser, però, exigent en les teves decisions i postures. I no ho dubtis, en algun moment ploraràs! Et trobaràs sol, abandonat però, no defalleixis, vol dir que vas pel bon camí, que ningú decideix per tu. El futur només és teu, i ha de ser el que tu decideixis.

Ah! Veure a prop la mort ajuda a caminar, a no aturar-se, em consta.


La rutina. Del libro Albario de Kris González

agosto 1, 2021

Tenaz tarea la de armar a diaio,

de borrar las huellas cotidianas,

de salir ilesos de la rutina.

Indescifrables códigos

de lo que escribo por estos días

de confinamiento

mientras persigo las historias

escapada del ruido,

expectante,

con la garganta agria de sal,

agitada,

apegada al manual,

hay unos que tienen la tarea doble de luchar

sus guerras y resistit el virus,

de ahí la inspiración que hace falta en estos tiempos.

Habría que ensamblar los ritos esenciales

y hacer más historia que poesia

en un solo minuto de silencio

librados a la suerte.


No m’agrada gairebé res…

agosto 1, 2021

Serà que fer-se gran ens torna més exigents? Considero que sempre he tingut mateix tarannà. Mai he escrit allò que no m’agradava, tampoc he copiat coses mediocres. Si considero interessant un article el copio, dient sempre de qui és. Mai m’he adjudicat res que no em pertanyi.

Costa viure amb tanta mediocritat. Amb el temps sobrat que tenim, podríem aprofitar-lo per coses positives que, n’hi ha. No hauríem de perdre’l contemplant bajanades de la TV que ens voldria a tots ramat seu i, alguns, ni tant sols la sabem engegar.

És laboriós començar i acabar una jornada que en deixi satisfet. Caus en massa paranys evitables sovint perquè no goses dir NO.

El temps tampoc ens acompanya a sentir-nos feliços, fa alts i baixos de temperatura, has de modificar vestuari constantment. Fred, calor, aigua, vent. Portes i finestres que somiquen que tampoc estan d’acord amb tantes minucies. Sort de tenir el telèfon per quan et sents desvalguda. Enraonar amb els amics i parents és una mena d’injecció que necessitem amb certa regularitat.


David Escamilla: “Què has fet d’interessant l’últim any? Aquesta és la prova del cotó”. Antoni Bassas

agosto 1, 2021

David Escamilla Imparato (Barcelona, 1969) és allò que en diem un artista polifacètic: poeta, compositor, cantant i també periodista, escriptor i consultor de comunicació. Ara acaba de publicar el disc El tiempo entre dos es secreto, on ha enregistrat alguna de les cançons amb Joan Manuel Serrat, Sole Giménez, Ana Belén i Judit Nedderman. Escamilla és llicenciat en sociologia i ciències polítiques i va estudiar a l’Escola Italiana de Barcelona, on per cert va coincidir a l’aula amb Oriol Junqueras (“ja era igual que ara, el més savi i brillant de la classe”). Els que vam conèixer el seu pare, el mític radiofonista Salvador Escamilla, de seguida trobem en el fill aquella mirada aguda, aquella inflexió de veu del radioteatre i aquella gestualitat actoral de comunicadors que es prenen molt seriosament la seva feina, sense deixar de bufar núvols.

-Comunicador…D’on ho deus haver tret, això?

-Imagina’t, no cal rascar gaire. El meu pare era un home extraordinari i molta gent encara el recorda davant els micròfons de la ràdio i com va connectar la societat del seu temps, però la mare va ser una dona infinita, bondadosa, intel·ligent i sensible. Era napolitana, que vol dir busca’t la vida, vol dir festa, però també vol dir profunditat. Hi vaig viure estius privilegiats a Capri, Sorrento, Positano, Amalfi… El Vesubi marca caràcter, els napolitans diuen que estan con un occhio aperto e uno chiuso. Una vulcanòloga francesa va explicar-me un dia que tots els pobles volcànics estan agermanats per una mateixa filosofia de vida, i és que en qualsevol moment tot se’n va. O sigui que cal gaudir de la vida.

-Se t’ha de felicitar per la victòria d’Itàlia a l’Eurocopa?

-No soc gaire futboler. De fet, no vaig veure la final. Del futbol sempre m’ha inquietat que els aficionats riuen i ploren més que mai per un fet futbolístic, i no sé si ho farien per la seva dona o pel seu fill. Hi ha gent que hi he detectat més posar-hi el cor i més coneixement amb el futbol que amb les pròpies vides, i això em produeix una mica de tristesa.

-Potser perquè en el futbol trobem un espai únic per dipositar-hi una passió irracional.

-Doncs em sap greu, perquè l’ésser humà és molt fràgil i ha d’estar obert a les passions fonamentals, entre les quals jo no hi compto el futbol. Però és com ho veig jo.

-En el disc parles de la necessitat de la tendresa.

-Tot va començar quan ens van confinar. Els primers dies vaig teletreballar, vaig mirar alguna sèrie de Netflix, vaig mirar els núvols, vaig passar uns dies vaguejant… però hi ha un moment que em dic que vull construir alguna cosa i em poso a compondre una cançó, Fragilidad, que és la que canto amb l’Ana Belén. I de cop i volta estiro el fil de la creativitat, que és una cosa molt estranya que no pots controlar, i aquesta cançó es converteix en 10 cançons, una història en 10 cançons.

-I quina és la història?

-Doncs una història que acabo de viure i que tots hem viscut: l’amor abans que sigui amor, el desig d’un amor, els primers moments, les crisis de l’amor, el tornar a il·lusionar-se, el trencament i la memòria. He acabat una relació de deu anys, ens hem separat.

-I ara com estàs?

-Estic en un temps de solitud, de diàleg interior i, alhora, de profunda connexió amb la vida, d’enamorament amb la vida, des que em llevo fins que me’n vaig a dormir. I més disposat que mai a viure el present, l’aquí i l’ara. Perquè algú que no sigui capaç de generar futur és algú que està atrapat en el temps. Moltes parelles estan juntes per conformisme. Jo soc més exigent.

-I concretament què vol dir ser exigent amb la parella?

-Una parella ha d’actualitzar-se, no viure dels records del passat. No siguem un record del que vam ser. Si en una parella un no s’interessa per l’altre i no evolucionen junts, es produeix una fractura.

-Com va anar la gravació amb en Joan Manuel Serrat?

-En Serrat és l’home més exigent que he conegut a la meva vida, i el conec bastant. Però precisament perquè és exigent, la proximitat que hi tinc per la profunda amistat que va tenir amb el meu pare no val de res. Si al Joan Manel Serrat un projecte no li fa el pes i creu que el seu nom no hi fa res, allà, passi-ho bé i moltes gràcies. Li vaig enviar les 10 cançons gravades per mi quan ja les havia fet amb el Josep Mas, Kitflus (una altre gran músic d’aquest país), i li vaig dir que m’agradaria que de les 10 cançons triés la que més li agradés. I al cap d’unes setmanes em diu: “La quatre, Disfraz ”. Ostres, em vaig tornar boig. I amb l’Ana Belén igual, em diu: “Si et sembla bé, m’agradaria acompanyar-te en la número 1”. Sentir-los cantar una cançó teva et fa pensar que ja ho has fet tot a la vida! Bé, aquesta és la reacció del primer moment perquè, en realitat, el que et passa és que si tu veus que a un dels grans l’engresques perquè veu que allò té sentit, t’animes i la setmana següent ets capaç de trucar al Bruce Springsteen.

-Aquí hi ha un missatge.

-Sí, treballa, treballa, treballa i permet-te somiar. Sí, hi ha el món d’omplir la nevera i pagar les factures, però que la supervivència no et talli la vivència. Admeto que això és més difícil que mai, perquè estem vivint uns temps de supervivència, en què sembla que els somnis no tenen raó de ser. Però mirem de no perdre mai la il·lusió, de llevar-nos al matí amb una pastanaga al davant que faci que el dia tingui un cert sentit, que ens permeti fugir de l’estricta supervivència, perquè si ens convertim en éssers purament pragmàtics haurem perdut el millor que podem donar de nosaltres mateixos. I no parlo de teories: aplicant-me això que et dic va ser com vaig arribar a la Sole Giménez, que m’ha acompanyat tota la vida amb les cançons de Presuntos Implicados, que va triar una altra cançó (cada vegada en quedaven menys). I així també va ser com vaig poder gravar amb la viola de la Uixi Amargós, la filla del gran Joan Albert.

-Has entrat en un cercle virtuós.

-Hi ha dies que fas el que pots i que sobrevius, no passa res. La qüestió és provar de ser una mica millor cada dia i que, al final, puguis contestar aquesta pregunta: “Què has fet d’interessant l’últim any?” Aquesta és la prova del cotó. Si algú et diu que l’últim any res, però que fa cinc anys o fa deu anys sí que va fer una cosa interessant, malament.

-En què consisteix ser una mica millor?

-En escoltar de veritat. Escoltar no significa deixar de parlar perquè l’altre està parlant i quan acaba de parlar parles tu, això no és escoltar. Escoltar vol dir interessar-te per l’altre. I si tu no t’escoltes a tu mateix profundament, no pots escoltar els altres. Si tu no ets raonablement feliç, no pots generar felicitat, tot és un joc de miralls. Fixa’t que no parlo d’èxit. Què és l’èxit? Fer allò que vols fer. I això és un èxit interior. Per mi l’èxit és un èxit interior. Si després aquest èxit interior es multiplica en un èxit exterior, meravellós.

-Com ho fas per tenir aquesta empenta?

-Potser per l’avi italià, el Nono Giovanni. Li deien Il Comendatore. Va dirigir un hotel important a Nàpols, l’Hotel Universo, i el tio fitxava el Renato Carossone, i el tenia cantant amb un piano vertical. Encara no era el triomfador dels Estats Units amb Tu vuo’ fa l’Americano, cosa que confirma l’ull clínic del meu avi. I també va conèixer la Sofia Loren. De fet, ara estic escrivint una novel·la a l’entorn de Sofia Loren perquè tinc una foto del meu avi ballant amb ella. El meu avi muntava festes, era un gran relacions públiques.

-Les cançons t’han sortit en castellà perquè estaves buscant un mercat més gran?

-He fet tres discos i fixa’t quina cosa, he cantat en català, italià i castellà. Faig cançó d’autor clàssica, en definitiva. Però ja estic treballant en el pròxim disc, que serà en català i amb música electrònica d’última generació, música urbana, això sí, lluny de les lletres del reggaeton. Em costa d’entendre com pot coexistir un moviment com el Me Too amb les lletres masclistes del reggaeton. Les generacions més joves de Catalunya, d’Espanya i d’Europa ballen a ritme de “me pongo perico y tu culo y tus tetas ”? Les noies volen ser aquest prototip de noia? A mí, això, em fa un curtcircuit al cervell. La violència masclista de gent jove se’m fa insuportable. Ara, ja et dic que si el món va ràpid, jo vaig ràpid, em moc còmodament en aquest temps on el digital ha vençut l’analògic. Una persona contemporània és algú que es mou còmodament en els nous ritmes dels temps; per tant jo em moc còmodament fent un disc de cançó clàssica amb grans músics, però també ara estic descobrint la música urbana i prometo presentar un dia d’aquests, no sé quan, un disc de màxima actualitat, en català, de música urbana.

David Escamilla: Som uns frescos


Europa se creyó el cuento de Joe Biden. Ramón Lobo. El Periódico

agosto 1, 2021

¿Levantó la UE las restricciones de viaje a los estadounidenses sin garantizarse la reciprocidad? Resulta escandaloso que el empresariado norteamericano pueda volar a Europa y hacer sus negocios sin problemas, mientras que el europeo no recibe el mismo trato en EEUU. ¿Qué se esconde detrás de esta discriminación?

La Administración Biden esgrime los contagios en la UE como excusa, pese a que EEUU vuelve a estar al frente de la clasificación mundial, por delante de la India, cuna de la variante Delta. Dieciocho de los 27 países de la UE tienen mejores tasas de vacunación que EEUU. Un 56,3% de los españoles ha recibido la pauta completa. Nos movemos con rapidez en dirección de la inmunidad de grupo, sea del 70% o del 85-90%, como sospechan los científicos.

EEUU está atascado por debajo del 50%. Biden se dejó engolosinar por su propia propaganda y vendió el éxito antes de tiempo. Prometió que para la fiesta nacional del 4 de julio estaría vacunado el 70% de los mayores de 30 años con al menos una dosis. Lo llamó “Día de la independencia del virus”. Minusvaloró el fuerte rechazo a las vacunas entre sus ciudadanos, un negacionismo que se extiende a las mascarillas y a cualquier tipo de restricción.

Más muertos que en las dos guerras mundiales

Es habitual que entre el 20% y 25% de la población de EEUU se oponga a cualquier medida del Gobierno federal. Se mezclan razones políticas, históricas y religiosas. La cifra se reduce a un 10%-15% en ciudades liberales como Nueva York. A Biden le han fallado las cuentas. El número real de personas que rechazan las vacunas contra el covid se acerca al 40%. El presidente está desesperado: acaba de proponer premiar a los vacunados con 100 dólares. La cifra de fallecidos ha superado los 612.000. Son más que la suma de muertos de las dos guerras mundiales, Vietnam, Afganistán e Irak juntos.

La UE arrancó tarde y mal, con problemas de suministro y de contratos porque se había creído el cuento del libre mercado mientras EEUU y el Reino Unido primaron sus intereses, pero ahora el ritmo de vacunación es extraordinario, con cifra bajas de rechazo.

Pese a los datos, los europeos siguen sin poder viajar a EEUU, debido a la orden firmada por Trump en marzo de 2020, mientras que los estadounidenses pueden viajar a España sin otra limitación que rellenar un formulario en la web de Ministerio de Exteriores que genera un código QR. No hay exigencia de prueba de vacunación. A EEUU solo pueden viajar desde la UE los estadounidenses, los residentes permanentes (Green Card) y aquellos con visado de residente. Todos deben aportar una prueba de antígenos realizada tres días antes.

Proteccionismo de Biden

Parece que los europeos nos hemos creído el cuento de que Biden es diferente de Trump. Lo es en muchas cosas, pero no en lo relacionado con la inmigración. Cambia el discurso, no el contexto. El presidente demócrata se ha lanzado a la campaña Buy American, que puede ser uno de los motivos del cierre: favorecer su mercado interior. Se llama proteccionismo. Los datos del segundo trimestre, con un crecimiento del PIB del 6,5, son prepandémicos, pero temen que la variante Delta ralentice la economía.

Europa ha levantado las limitaciones a los turistas estadounidenses porque necesita su dinero. Países como España son turismo-dependientes. Se permite la entrada del británico o de quien sea con dinero para gastar en un sector dañado por la pandemia. EEUU acaba de recomendar que se excluya nuestro país de los viajes. Además de covid, aduce inestabilidad política. Con amigos así, quién necesita enemigos.

EEUU no depende del turismo, su economía tiene otros motores. La excepción sería la ciudad de Nueva York, cuya suerte no es una prioridad nacional. No hay restricción de entrada desde México, de donde procede la mano de obra barata que lubrica el Buy American. Silicon Valley, sede de las grandes empresa tecnológicas, no necesita la presencia física del trabajador cualificado porque puede tele-trabajar desde cualquier parte del mundo.

Una puerta a peligrosas variantes

Biden no se puede permitir levantar las restricciones y que le culpen de haber abierto la puerta a la variante Delta, y menos ceder ahora para tener que cerrar después. Su situación no es de fortaleza política. El espectro de Trump sigue presente.

El problema mundial no es que EEUU fracase en el objetivo del 70% de vacunados, sino que el resto de la población mundial siga en el 14,2% actual. Mundo rico, mundo pobre. Estas cifras son el abono perfecto para el nacimiento de nuevas y peligrosas variantes. Nadie estará a salvo mientras que no lo estemos todos (o una gran mayoría).


Cuba: hartos de tanta manipulación y mentira. Bartolomé Sancho Morey

julio 31, 2021

 Articulo interesante que suscribo en su totalidad. Gracias amigo.

Recientemente el pintor y escritor José Aranda, en su Tribuna de Opinión, con el titulo “Cuba es una dictadura”, lleno de contradicciones, falsedades o medias verdades las peores más cobardes y repugnantes mentiras en contra de la Revolucion cubana y sus máximos lideres, a los cuales acusa de asesinos, afirmaba: “Estoy, más que harto de comprobar cómo nuestro Gobierno de Pedro Sánchez desde a ministros y ministros [lleno de podredumbre] no llaman dictadura al sistema político imperante en Cuba”.

 Si bien es cierto que Cuba no es una democracia perfecta, pero sin lugar a dudas mucho más representativa, justa y democrática, que por ejemplo la estadounidense y lo más importante que el pueblo soberano a diferencia de los regímenes monárquicos [España] o Imperialistas  EE.UU  tiene las herramientas para mejorarlos y llevar a cabo los cambios necesarios. Como  quedo demostrado en el histórico Referéndum, del 24 de Febrero del 2019, en que el 86.85% de los cubanos-as,  ejercieron su derecho al voto o sea el 73.3 del total de ciudadanos mayores de 16,  despues de varios meses de largos, acalorados y polémicos debates en miles de asambleas,  [Partido,  sindicato, medios de difusión, fabricas, Universidades, Hospitales, Comités de Defensa, etc. etc.] en que participaron  millones de cubanos-as, fue aprobada con 6 millones 816 mil 169 cubanos la Nueva Constitución, sin lugar a dudas una de las más progresistas, justas y humanas existentes en el Mundo. La cual [por aquello de que un hombre bien informado vale por dos] invito al Sr. José Aranda y otros muchos “analfabetos políticos”, a leer y reflexionar, para de esta y única forma, con conocimiento de causa, respetando la soberanía y autodeterminación de los pueblos en este caso Cuba. “al margen de ideologías” si de verdad es democrático, reconozca al llamar injustamente dictadura a Cuba, su error y que por aquello de que rectificar es de sabios y en este caso de caballeros y justicia, tenga el valor y ética-política, y decencia de reconocer que Pedro Sánchez y todos sus  ministros   insisto “al margen de ideologías” respetuosos con la autodeterminación y voluntad soberana y democrática  de la gran mayoría del pueblo cubano, no deben ni pueden insisto llamar antidemocrático [sino todo lo contrario]  a un gobierno legitimo y constitucional elegido [junto con su sistema político] soberanamente, por uno de los pueblos más cultos y valientes [que difícilmente se le puede dar gato por liebre]  con mas cultura política del planeta.

El Sr. Aranda,  Por si no bastara, finaliza sus reflexiones con la esperanza y deseo de que ¡Increíble pero cierto! el nazi-fascista-genocida Donald Trump, el cual  “según sus fuentes fidedignas” esta ávido  de querer crear un fantástico negocio con el turismo en Cuba y de paso dejar atrás y con un palmo de narices a los empresarios oportunistas y corruptos mallorquines como Escarrer y otros que se conchabaron con la dictadura.

Para de esta forma,  a través de su fantástico negocio  [sueño “pesadilla” americano] Trumpista, de nuevo convertir a la Isla. En el paraíso, del vicio, juego, droga, prostitución y burdel de EE.UU.  Dirigido desde Miami, por la mafia-gansteril-terrorista-americana-cubana.

El Sr. Aranda, finaliza sus reflexiones: Esperando, que pronto a través de Donald Trump y sus 40….honestos “gánsteres” hoteleros estadounidenses, llegue la libertad, la justicia y la democracia al pueblo cubano.

Para terminar invito al Sr. Aranda y afines, “débiles de memoria histórica”.  Que escuchen la   famosísima e histórica canción “Llego el Comandante y mando a parar” de Carlos Puebla. Para recordarles a estos Sres.“ que desde el 1 de Enero de 1959, en que llego Fidel y mando a Parar la ¡Barbarie! Cuba-Socialista disfruta de plena libertad, justicia y  democracia. Y que al igual que los contrarrevolucionarios cubanos residentes en Miami,  cuyo presente y futuro “de ciencia ficción” insisto “haciendo y deshaciendo las maletas” para invadir “destruir” a Cuba. Será la de seguir y seguir viviendo de ilusiones “Gansteriles” y morir de desengaños.    

 Bartolomé Sancho Morey


El covid los dejó solos: la otra pandemia. Pelota de Trapo

julio 30, 2021

Por Silvana Melo

(APe).- Más de 14 mil niños y adolescentes sufren su propia pandemia: se quedaron solos, cuando su madre, su padre o sus abuelos murieron de covid. El bebé de Caá Catí es apenas uno de ellos, nacido en la agonía de julio, en Corrientes. Cuando su mamá moría atravesada por el coronavirus, su papá se quedaba acurrucando a los cuatro más que viven en casa. El bebé de Caá Catí es frágil y solo de toda soledad, en un tiempo en el que tendrá que repartirse el volumen escaso de cuidado y a él le tocará un apenitas aunque necesita tanto. Un millón y medio de infancias quedaron talados de madre o padre en todo el mundo. Con el desamparo colgando del cuello, como un sambenito de los tiempos.

Son 13.003 chicos de menos de 18 años los que en la Argentina sufrieron la muerte de su padre, su madre o de los dos. El dato apareció en The Lancet, la revista británica que legitima informes sobre la salud del mundo. Pero esos números abarcan hasta el 30 de abril. Después llegó la segunda ola y los 500, 600, 700 muertos por día que habrán dejado una orfandad incontada por los organismos internacionales. Justo cuando esta tierra alejada del ombligo global sufría los peores sismos de la pandemia.

Desde el 1 de marzo de 2020 y hasta el 30 de abril de 2021, 2658 niños y adolescentes se quedaron sin mamá. 10.341 perdieron a su papá. Cuatro de ellos a los dos. Son más de 1.100 los que no tienen más a sus abuelos. 14.117 en total.

En el mundo, cada doce segundos un niño queda huérfano.

Esas soledades, provenientes de la pérdida de los responsables de su cuidado, enfrentan a los chicos y las chicas con tiempos sombríos. Cuando estarán más tristes, más pobres, peor alimentados, con el desamparo entrando por las puertas que no cerró el covid cuando invadió los hogares indefensos. Sin armas contra el monstruo que se lleva a los mayores y deja a los niños solos.

El bebé nacido en el Hospital de Campaña de Corrientes tiene cuatro hermanos más y un padre sin empleo. Su madre murió en tiempos en que los gobernantes sueñan con abrirlo todo, masivo y sin barbijo, como si nada pasara. Como si nada hubiera pasado.

Pero él se quedó sin madre. Y su papá no puede con todos. Por eso piden ayuda en Corrientes para el bebé de Caá Catí. Que es el nombre de todos los demás, de los 14 mil y pico a los que el covid les arrebató a su padre, su madre o sus abuelos. Se los arrancó, les subió la fiebre, no los dejó respirar y se los llevó lejos, tan lejos que no alcanzan las manos para acariciar. Ni para dar de comer. Ni para poner en la panza cuando duele.

El virus llegó y sin golpear los contagió a todos en la casa de Caá Catí. Pero se llevó a su madre. Que lo había parido hacía tan poquito. Uno de los 14 mil y pico que ya serán muchos más después del oleaje pavoroso de estos meses. Que se llevó a diez mil en quince días pero The Lancet no los contó.

Desde el 30 de abril (63.865 fallecidos) hasta hoy (105.113) murieron 41.248 más. Muchos de ellos padres, madres, abuelos. La proyección de los niños que los perdieron aumenta desesperadamente a 23.000.

Una pandemia encubierta que se suma a las otras, al hambre, a la mala nutrición, a la pésima atención sanitaria, a la violencia física, emocional y sexual, a las balas de la policía, a la indiferencia del estado.

Una pandemia invisible que se suma a las que apuntan todos los días a la cabeza y al corazón de las infancias de esta tierra de fin del mundo.


Downshifting. Alfons Duran Corner

julio 30, 2021

Nuestra cita

La simplicidad es la sofisticación definitiva. Leonardo Da Vinci.

Por favor amigos, no dejéis de leer. Suscribo en su totalidad.

Vamos a dejarlo como un cambio, un giro, una tendencia (shift) a la baja (down). Esto se lo puede plantear cualquiera, a nivel individual o colectivo. También una organización o una empresa. No es ir a menos; es dejar de ir necesariamente a más. Es romper el tabú del crecimiento que lleva a la hipertrofia, ese cuerpo enfermo, desequilibrado, en el que domina el desconcierto y la ansiedad. La sociedad en general está sodomizada por el PIB, indicador por excelencia de los que creen que el factor económico es el único que merece una lectura atenta.

Ahora que vivimos tiempos de pandemias, a las que debemos acostumbrarnos si queremos sobrevivir, merece la pena reflexionar sobre nuestra vida, en especial sobre la calidad de la misma. A título personal he de declarar que nunca he tenido tan claro el concepto de “el aquí y el ahora”, de la instantánea del presente, de la pérdida de tiempo que supone un exceso de preocupación por el futuro o un recrearse en un pasado idealizado que ya se fue.

Y es que la crisis sanitaria nos ha pillado en plena crisis económica y social de largo recorrido (la explosión del 2007), que ciclos cortos de expansión y caída han tratado de oscurecer, con la ayuda interesada de los medios de comunicación. La política económica dominante, con protagonismo de la política monetaria, no se ha traducido en una mejora general. Ha enriquecido a unos pocos (gracias a la sobrevaloración de los activos), ha favorecido a los rentistas y ha aumentado la carga de la deuda a personas, familias, empresas y naciones.

Los que tuvimos la suerte de vivir de cerca los años del capitalismo civilizado, surgido tras la II Guerra Mundial, podemos recordar los movimientos críticos de finales de los sesenta (los hippies californianos, los enragés parisinos, los contestatarios de Frankfurt y Hamburgo), y sabemos que aquellos estudiantes eran hijos de una burguesía rampante y que su actitud contraria a la sociedad de consumo acabaría disipándose, como así ocurrió. El Sistema fue capaz de metabolizarlo todo.

Luego, con la caída simbólica del muro de Berlín se liquidó en Occidente la utopía de una sociedad sin clases, y de forma casi inmediata se construyó un bloque monolítico, en el que todos podían participar, y en el que la economía estaba cada vez más financializada, los proyectos colectivos quedaban archivados y el individualismo era el valor en alza. El eslogan era “búscate la vida”, una versión más prosaica del “sueño americano” (un concepto, por cierto,  que la evidencia empírica ha demostrado en el tiempo su escaso rigor estadístico). Los proyectos personales se ajustaban al patrón consumista de un piso nuevo, un coche nuevo y un viaje low cost a un supuesto paraíso exótico. Y cuando el salario no llegaba, siempre se podía contar con un crédito fácil. La gente se quejaba pero guardaba silencio. Los sindicatos oficiales eran dotados de partidas presupuestarias y sus órganos rectores estaban encantados. El pensamiento crítico había liquidado sus stocks.

Al final, al ciudadano le queda bien poca cosa. La mayoría laboral forma parte del precariado (esa combinación de proletario urbano en condiciones precarias), con pasivos familiares hacia arriba y hacia abajo, con un fuerte grado de inseguridad no solo en el trabajo sino también en sus relaciones personales, y con una sujeción forzada al poder dominante. Algunos lo han calificado como una vuelta a la Edad Media. No es un panorama halagador.

Pero tampoco es el fin del mundo, al menos que yo sepa. Y en estas circunstancias hay que ponerse a pensar, actitud que sorprende gratamente cuando la llevas a cabo. Recuerdo que en los setenta en California (cuando los ecos del “Fuck, fuck, the world is over” se habían volatilizado), surgió un movimiento de retorno a la vida más simple, más sencilla, a modo de reencuentro con la naturaleza. De ese movimiento quiero ahora destacar una herramienta metodológica que me ha acompañado desde entonces y que trata de responder a una pregunta esencial: “¿Qué hay de bueno en ello?”. Cuando te ha ocurrido algo dramático, algo a veces inesperado, un duro contratiempo, una ruptura, un golpe insólito, tómate el tiempo de duelo que creas, pero no lo alargues. Y una vez hecho esto, pregúntate: “¿Qué hay de bueno en ello?”. Si dejas la lírica por un momento, pronto te darás cuenta de que siempre hay algo positivo tras el drama. Y esto último es precisamente lo que te permite volver a empezar.

Y en este denso caldo de problemas económicos, sociales, medioambientales, políticos y convivenciales, hay una constatación evidente y es que se puede vivir con menos. En la mente de mucha gente existía el falso correlato de que cuanto más creciéramos económicamente, más felices seríamos. Esto nos llevaba a gastar más que lo que ingresábamos, a que buena parte de nuestro consumo fuera superfluo, a que nos creyéramos ricos cuando únicamente lo éramos en deudas. Pensábamos que el dinero era la solución definitiva y no es así. Seguramente algunos lo intuían, pero preferían no prestar más atención. Ahora las circunstancias lo aconsejan. La crisis es una gran oportunidad para replantearse la vida. Replantearse la vida no es reinventarse (una cursilería fabricada en alguna escuela de negocios del Régimen), sino cambiar tu relación con el medio. Darse cuenta, como decía John Lennon, de que “la vida es lo que ocurre mientras tú estás ocupado haciendo otros planes”.

Porque si nos preguntáramos por qué trabajamos, la respuesta más obvia sería que trabajamos para poder atender nuestras necesidades. Pero, ¿cuáles son nuestras necesidades, nuestras auténticas necesidades? Quizás unas pocas: una alimentación sana y equilibrada, agua potable de calidad, aire puro, luz, espacio, un habitáculo salubre y agradable. Todo esto complementado por unos vínculos sociales que generen estima y autoestima, que nos ayuden a sentirnos acompañados en un entorno de amistad y confianza.

Deberíamos avergonzarnos si no reconociéramos que estas necesidades no quedaban satisfechas cuando crecíamos al 3, al 4 o al 5% del PIB año tras año, en entornos hostiles – tanto laborales como familiares – sometidos a la ley de la competitividad, presionados por el valor de la apariencia, obligados a una conducta superconsumista. Se nos dirá que al final esto genera dinero y hace las cosas más fáciles. Podemos aceptarlo, pero, ¿dónde está el límite? ¿Cuánto perdemos al intercambiar nuestro tiempo por más dinero? ¿Este plus nos hará más felices?

Vayamos un poco más lejos respecto a la entronización del crecimiento del PIB como generador de empleo. Llevamos ya muchos años ocultando que gran parte del empleo creado es de bajo valor añadido, mal remunerado y temporal. Es lo que los sociólogos anglosajones describen como bullshit jobs(trabajos de mierda), en los que los Estados toman protagonismo junto a la iniciativa privada. Fue Keynes quien recordó hace cien años a los políticos mediocres que las inversiones de los Estados se tenían que ajustar a un principio de racionalidad. Ponía el ejemplo de lo fácil que es crear ocupación en obra pública; solo es cuestión de que miles de personas se dediquen a cavar pozos y, a continuación, otros miles se dediquen a taparlos.

Como siempre, voces críticas sobre el tema ha habido muy pocas. Entre ellas hay que destacar la del profesor Richard Esterlin, de la universidad de Pennsylvania, que en 1974 estudió la relación existente entre los ingresos y la felicidad. La teoría económica tradicional había defendido la tesis de una relación positiva (a más ingresos, más felicidad), y la investigación, con gran soporte cuantitativo, puso de manifiesto un error básico: la llamada “paradoja de Esterlin”. Y es que a partir de cierto nivel de ingresos, la relación se rompe. En el estudio se cuestionaba el principio de acumulación, principio que justamente es una de las bases del sistema capitalista dominante. Esterlin iba más lejos: una vez cubiertas las necesidades esenciales, la calidad de vida del sujeto no solo no mejora sino que muchas veces empeora.

Sus investigaciones acabaron encontrando un espacio en el mundo académico y hacia finales del pasado siglo dos reputados economistas (Amartya Sen y Mahbub Ul Haq) obtuvieron el apoyo de las Naciones Unidas para desarrollar un nuevo índice a contrastar con el PIB: el Índice de Desarrollo Humano (IDH). Las variables principales elegidas eran: estándar de vida (medido en paridad del poder de compra); esperanza de vida; nivel educativo y grado de desigualdad (coeficiente de Gini). Resultó evidente desde el principio que el valor cualitativo del IDH era muy superior al del PIB, máxime si tenemos en cuenta que este último, introducido en Estados Unidos después de la II Guerra Mundial, no tenía otro propósito que medir la capacidad productiva del país.

Los últimos datos registrados del IDH corresponden al año 2020 (en plena pandemia) y los países que lideran el ranking son: Noruega, Irlanda, Suiza, Hong-Kong (China), Islandia, Alemania, Suecia, Australia, Países Bajos y Dinamarca.

Si hacemos lo propio con el PIB per cápita (en este caso correspondiente al 2021), tenemos el siguiente orden: Luxemburgo, Irlanda, Suiza, Noruega, Estados Unidos, Dinamarca, Singapur, Islandia, Países Bajos y Suecia.

Podemos apreciar que ni Luxemburgo, ni Estados Unidos, ni Singapur, a pesar de su destacada posición en el PIB, aparecen en la cabecera del IDH, índice más vinculado a la calidad de vida.

Esta nueva forma de comprender la realidad económica tenía relevantes antecedentes históricos que conformaban la “teoría del decrecimiento”, una teoría omnicomprensiva que huía de la lectura cuantitativa defendida por los economistas neoliberales. El decrecimiento es una corriente de pensamiento económico, político y social favorable a la disminución regular y controlada (hay que poner énfasis en estos dos conceptos) de la producción económica. Su propósito es establecer una nueva relación de equilibrio entre el ser humano y la naturaleza. Supone un cambio radical respecto al modelo actual. Sus defensores argumentan que vivimos permanentemente en desequilibrio, ya que el ritmo productivo impide que la naturaleza tenga tiempo de regenerarse. También señalan que el modelo económico vigente no produce “bienestar”.

Todo ello parece muy razonable, aunque hasta ahora el impacto real de su diagnóstico sobre la vida cotidiana de la gente ha sido inapreciable. Y eso que las señales de alerta han sido constantes. Por ejemplo en 1971 (hace ya medio siglo) el matemático y economista Nicholas Georgescu-Roegen publicó “La Ley de la Entropía y el Proceso Económico”, donde demostraba que el modelo económico neoclásico no había tenido en cuenta el principio de la degradación de la energía y la materia. Tanto la una como la otra solo podían cambiar en un sentido: de utilizable a no utilizable, de disponible a no disponible, de ordenado a desordenado. La entropía era pues incompatible con el modelo económico de crecimiento cuantitativo indefinido, que se basa en un consumo de energía que sabemos que es finita. Un año después, el Club de Roma (un think tank creado por el propio Sistema) publicó un ensayo con el título “Los límites del crecimiento”, en el que ahondaba en la misma dirección.

No se les ha hecho ningún caso, ni desde el mundo liberal-conservador ni desde las dictablandas (con especial protagonismo de la República Popular China). En este sentido hay que resaltar que los países emergentes han copiado las formas del capitalismo más ortodoxo. Y la ecuación es muy simple: o decrecemos voluntariamente o acabaremos decreciendo por agotamiento de las fuentes que permiten el actual crecimiento.

Será por todo ello que la pandemia nos brinda una segunda oportunidad, ya que el mundo no ha sabido aprovechar el impacto de la gran depresión, esa crisis económico-financiera del 2007, a la que ya nos hemos referido.

Y esto, ¿cómo se hace? No existe un camino asegurado, pero sí unas líneas de actuación a plantearse. Por ejemplo:

  • Reconceptualizar. ¿Cuánto necesitamos realmente para vivir de una forma digna?
  • Reestructurar. Ajustar el aparato productivo a las necesidades reales. Hay un exceso de oferta.
  • Relocalizar. El punto clave es la proximidad. ¿Qué sentido tiene que la fruta y verdura que consumimos venga del otro lado del mundo?
  • Reutilizar. Reparar, mejorar, alargar la vida de los utensilios.
  • Reciclar. Recuperar lo usado.
  • Reducir. Simplificar. Abandonar lo superfluo.

Quizás la palabra clave es simplificar, vivir de forma más sencilla reduciendo pretensiones, eliminar la complejidad importada, minimizar las obligaciones. Seguir trabajando, pero hacerlo de forma diferente. Hay que romper previamente la presión del entorno para ir ganando paulatinamente cuotas de libertad.

Y ante cualquier circunstancia, por negativa que sea, preguntarse: ¿Qué hay de bueno en ello?

Volvemos en septiembre.


Cuba y la cuestión de los derechos humanos: De la representación mediática a la realidad actual

julio 30, 2021

Un análisis comparativo de cuatro países según los informes de Amnistía Internacional:

Cuba, Estados Unidos, Francia y España

Salim Lamrani

Université de La Réunion

Introducción

            Desde 1959 y el advenimiento de la Revolución Cubana, y en particular desde 1991 y la caída de la Unión Soviética, Cuba resulta invariablemente asociada a la cuestión de los derechos humanos. En efecto, tras el desmoronamiento del bloque del Este, Estados Unidos ha ajustado su retórica diplomática para justificar el mantenimiento de las sanciones económicas contra la isla del Caribe. El Presidente Eisenhower esgrimió primero el argumento de las nacionalizaciones y expropiaciones cuando impuso las primeras medidas de retorsión económica en 1960. Luego, cuando su sucesor John F. Kennedy decretó sanciones totales en 1962, justificó esa medida por la alianza entre La Habana y Moscú. Las posteriores administraciones mantuvieron esa política hostil y adaptaron su comunicación a las circunstancias de la época. Así, el Presidente Gerald Ford evocó el apoyo que brindó Fidel Castro a los movimientos revolucionarios e independentistas del Tercer Mundo para explicar el estatu quo hacia la isla. El Presidente Ronald Reagan incluso colocó a Cuba en la lista de los países patrocinadores del terrorismo en 1982 para consolidar el estado de sitio impuesto a la población cubana. Pero desde 1992 y la adopción de la Ley Torricelli, Estados Unidos evoca exclusivamente la cuestión de los derechos humanos y de la democracia para mantener las medidas coercitivas contra Cuba.

            Existe un consenso ampliamente difundido en el seno de la opinión pública, particularmente en Occidente, para asociar Cuba con las violaciones de los derechos humanos. Desde luego no se trata de negar los eventuales atentados a los derechos fundamentales que puedan ocurrir en el seno de la sociedad cubana. Las organizaciones internacionales y la prensa los mencionan regularmente en informes y artículos. En cambio conviene cuestionarse sobre el hecho de saber si hay una correlación entre el número y la gravedad de las faltas que señalan las instituciones internacionales y su exposición mediática, así como el espacio que ocupa la isla sobre este tema en el imaginario colectivo. En otras palabras, ¿acaso hay más violaciones de los derechos humanos en Cuba que en el resto del mundo?

            Para responder a esta interrogante, este trabajo propone realizar un estudio comparativo, basado en el último informe anual de Amnistía Internacional, entre cuatro países: Cuba, Estados Unidos, Francia y España. Tras una constatación sobre la opinión general respecto a los derechos humanos en Cuba, esta mirada cruzada permitirá descubrir si existe una especificidad cubana tangible en materia de derechos humanos o si otras consideraciones que primarían sobre la realidad factual motivan la representación de esta problemática.

Artículo completo: https://journals.openedition.org/etudescaribeennes/21485


A %d blogueros les gusta esto: