Granollers entre les Ciutats Educadores

noviembre 24, 2020

Campaments saharauis

noviembre 24, 2020


Rere el missatge urgent del president del Sàhara occidental Brahim Ghalí, em ve a la memòria el meu viatge a aquell desert l’any 1990.

En viatge organitzat pel Consell Comarcal del Vallès Oriental vam passar una setmana en els campaments de Tinduf, experiència inimaginable i on vam descobrir una gent acollidora com mai he trobat enlloc del món. Comparteixen el poc què tenen i et fan sentir estimat, records de vida que em segueixen vius passats 30 anys. Dormir a l’abric de tendes en ple desert, sense aigua ni menjar, desert, erm, no hi creix res. Han aprés a subsistir d’ajuda humanitària, a mercè de el sol, de la lluna, del vent i de les tempestes. Sol rabiós de dia, fred inimaginable de nit.
M’agradaria tornar-hi, tot i que imagino que res ha canviat: ni la generositat dels que hi viuen ni l’absència de l’imprescindible: un sostre, menjar assegurat, un catre on reposar sota aquell cel que veus a tocar i, unes estrelles com mai més he vist enlloc. Ah! i si cauen quatre gotes surten unes flors inimaginables! Gràcies amics, el meu record segueix viu. M’agradaria retrobar-vos. Gràcies pels bons records que guardo de tots: de l’amiga que em vetllava i em va regalar la seva túnica blanca, dels que dormíem propers a la tenda, del responsable en aquell moment dels campaments a Catalunya, del President que ens va rebre com mostra la imatge.

L’any 1994 amb un grup d’amics vam posar en marxa l’Associació Amics del Poble Saharaui i vam treballar per ajudar-los, acollir nens malalts o, que necessitaven una intervenció quirúrgica que es duia a terme a l’Hospital General de Granollers. Vells-Bells records que, aquests dies d’obligat confinament venen a la memòria. A tots, GRÀCIES!


Nuestras mafias de la migración. Gustavo Duch

noviembre 23, 2020

Esta misma mañana, una periodista radiofónica me decía: “No lo puedo aguantar, tengo una angustia enorme y se me rompe el corazón. No sé qué podemos hacer.” No se refería a la pandemia: acababa de emitir un programa sobre el drama de las personas migrantes. Su “qué podemos hacer” es extremadamente importante, pero aún más “qué podemos dejar de hacer”. Y aunque hable en plural, me refiero a las administraciones públicas.

Justo cuando los puertos de Canarias están repletos y hacinados de personas rescatadas de pateras, justo cuando la morgue llamada Mediterráneo pone el cartel de completo, justo en este mismo momento, leo que la Unión Europea aprueba el protocolo pesquero por el cual se mantiene su acuerdo pesquero con Senegal, que dará acceso a las aguas del país africano durante cinco años más.

Progresivamente, desde 1979 hasta ahora, este tratado es la fórmula legal que permite –y creo que hay que ser asertivo– robar los recursos pesqueros que eran sustento para una parte muy importante de la población local. Miles y miles de familias pesqueras, justamente gracias a esas pateras, tenían en el mar su sustento diario que ahora solo pueden buscar a miles de kilómetros de sus costas.

En concreto, el nuevo acuerdo permite que un total de 28 atuneros cerqueros congeladores, diez cañeros y cinco palangreros de España, Portugal y Francia puedan pescar hasta 10.000 toneladas al año de atún. Junto con dos arrastreros españoles que también podrán realizar capturas de hasta 1.750 toneladas de merluza negra anuales. La contribución o chantaje –para dejarme de eufemismos– que la UE pagará a Senegal ascenderá a 1,7 millones de euros al año. ¿Cuántas personas pueden alimentarse con 12 mil toneladas de atún y merluza? ¿Cuántos medios de vida han sido anulados a cambio de unos fondos que vete tú a saber dónde se quedan?

Y no solo atún y merluza. Resulta que estos barcos “sin querer” también capturan mucha pota y, dado que este cefalópodo no está incluido en el acuerdo como especie objetivo, se ven obligados a descartarlo por la borda. La solución que plantea el sector pesquero español es obvia: “Que incluyan la pota como especie objetivo”. Ya que se paga, ¿verdad?, qué mejor que tener acceso a todo.

Ahora que sabemos tanto de epidemiología, en esta nueva y dramática oleada migratoria, vuelvo a detectar que ignoramos el origen de la enfermedad: la avaricia de un sistema capitalista que, por hacerse con bienes cada vez más preciados, llega a cualquier extremo. Detrás de la pesca, la ruina de miles de familias africanas. Detrás de los fosfatos, un mineral muy escaso, pero de uso corriente como fertilizante para la agricultura industrial, la complicidad con Marruecos frente a su ocupación del Sáhara Occidental.


11 años sin Danielle Mitterrand

noviembre 22, 2020

El domingo 22 de noviembre 2009 falleció en Paris Danielle Mitterrand. Conocedora de su dolencia me pidió de ir a Paris poco antes de su muerte.

Compartimos dos días maravillosos. Me alojaba en un hotelito cercano, compartíamos su mesa familiar y largas charlas. Recordamos como nos conocimos, las luchas llevadas a cabo a favor de quienes nos necesitaban. Hablamos de nuestros amigos comunes, de las esperanzas compartidas muchas de las cuales llegaron a feliz término.

Cuando nos despedimos, me abrazó llorando y me dijo que me consideraba una de sus mejores amigas, que nunca le habia fallado.

Falleció una semana después. La acompañé en su despedida al cementerio. Danielle sirvió de guía en mi caminar en este convulso mundo donde solo tiene valor el dinero, no la convivencia ni la convicción de que todos los seres humanos somos iguales. ¡Gracias Danielle!


Catalunya escriu el pròleg d’un nou futur.

noviembre 21, 2020

Aquesta informació es va publicar originalment al setmanari Nació digital de Granollers el 12 de novembre de 2014 i, per tant, la informació que hi apareix fa referència a la data especificada. Han passat sis anys i, on som? Cal que diguem PROU!

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 1402.jpg

Aquest diumenge vam ser còmplices, testimonis directes, de l’inici d’una nova era. I ho vam fer sense remor ni atzagaiades, conscients del què ens hi jugàvem. Les targetes vermelles que ens amenaçaven, no van tenir opció de castigar-nos. El referèndum va haver de convertir-se en consulta, ja que les autoritats pertinents, ho van desautoritzar, desprès de passar denuncies al Tribunal Constitucional. Quina poca feina!

Va ser un esforç col·lectiu, de gent de totes edats i condicions, homes, dones, joves i no tan joves. Tots, però, amb l’entusiasme que suposa l’esperança d’aquest projecte que, fa anys s’està coent. El xup-xup està arribant al punt crucial, la cocció ha estat lenta, pausada, no exempta de viaranys. Ho hem fet com corresponia, donada la importància del que es coïa. Tothom és conscient del què ens hi juguem. Un pas en falç pot ser nefast, d’aquí la necessitat de controlar les pujades de temperatura, els sorolls, els esvalots.

Ha sigut una jornada pulcre, preparada des del cor, de tots els qui l’han dissenyada: polítics -gairebé de tots colors-, associacions, de manera especial ANC i Òmnium Cultural, que, amb l’embolcall dels voluntaris, passaran a la història per la dignitat amb la qual han dut a terme aital dia. Cal felicitar o millor dit, felicitar-nos a tots.

No és fàcil pensar que 2.300.000 persones, les que van fer cap a les urnes, es moguessin com ho van fer, sense causar problemes, tot i les cues que van patir. Ningú s’immutava, tanta era la consciència del què preteníem immortalitzar: el Dret a Decidir que fins ara ha estat negat. Ens en sortirem? Per què no, si caminem i reclamem plegats fent que les nostres veus arribin a les orelles sordes dels qui manen més enllà de l’Ebre.

La por encara va fer estralls en el pensament de molts! Haurem d’escriure nom i adreça, segur que patirem represàlies, deien alguns. Em demano: represàlies per demanar una opinió? Com s’ho farien els que llencen nous productes si els fos negat aquest dret? Maleïda ànsia que, per falta d’educació democràtica, encara s’apodera de molts.

Els que no ens han autoritzar, ara recriminen que vam ser pocs els que vam anar a votar. Els falla la memòria. Que busquin dades de com van guanyar ells, quins percentatges de vots els van dur a presidir aquesta Nació que “no es pot trencar”, diuen els que volen seguir portant les relles de vides i “bens”, els que manen.about:blankjavascript:false

Temps n’han tingut, per a posar-hi remei però la ceguera i la sordesa els han impedit d’entendre què passava a ca nostra, Catalunya. A casa meva, entre fills, hi ha una frase que avui s’hi escau: tu t’ho has buscat! Per fi unes campanes que no toquen a morts. Estem vius i volem se’ns escolti ja


La derecha brasileña en crisis. Emir Sader

noviembre 20, 2020

bolsonaro.jpg

Todos los sectores que integran la derecha brasileña, -de los más extremistas a los más moderados- se conformaban en seguir subordinándose a la dirección de Bolsonaro y contaban con él como su candidato para el 2022, para intentar nuevamente, de una forma u otra, derrotar al PT. El aumento en el nivel de apoyo a Bolsonaro como ayuda de emergencia, confirmó para sectores que querían tener una candidatura alternativa, que sería imposible disputar con él.

Cuando, de repente, el gobierno ha vuelto a entrar en la crisis, por la acumulación de una serie de hechos que afectaron directamente a Bolsonaro, desequilibrándolo. Antes de las elecciones en Estados Unidos ya se ha difundido una serie de denuncias sobre su hijo Flávio, en que parece estar en una situación cada vez más crítica.

Enseguida vinieron las elecciones en EEUU, que han tomado desprevenido a Bolsonaro, quien cree ingenuamente em las bravuconerías de Trump, de que sería reelegido fácilmente. En público, Bolsonaro no quiere reconocer la victoria de Biden, pero va asimilando la nueva situación. Una derrota con consecuencias a varios niveles para él. Antes que nada, el aislamiento internacional de la política de su gobierno sin el gobierno de Trump.

En segundo lugar, significa el fracaso del estilo político de Bolsonaro, cuando Trump se suma a la lista restringida de presidentes estadounidenses que no pudieron ser reelegidos. Esa derrota golpea a Bolsonaro en el momento en que somete todo claramente a su proyecto de reelección.

En tercer lugar, en la forma de la derrota de Trump, con oposición haciendo la campaña electoral un referéndum sobre Trump, que reúne a todos los sectores que lo rechazan, de los moderados, que ha incluido a dirigentes del Partido Republicano a los más radicales, como el ala de izquierda del Partido Demócrata. Situación que también vive Bolsonaro, cuando sus palabras son confrontadas con la desastrosa realidad de su gobierno, tácticas que puede ser seguida por la oposición brasileña.

En cuarto lugar, la presión que el nuevo gobierno estadounidense hará sobre el brasileño, antes de todo sobre los temas de protección de la Amazonia, junto con cuestiones de derechos humanos y política internacional. No será fácil para la vida del gobierno a partir del día siguiente al nuevo gobierno estadounidense, el 20 de enero de 2021.

Las elecciones municipales han traído malos resultados para Bolsonaro. Al inicio, él dijo que no participaría en las campañas, pero terminó participando de la manera más desastrosa. Él se ha vuelto en el más grande perdedor, con un fortalecimiento de todos los sectores de la oposición, tanto los de derecha, como los de izquierda.

Los distintos sectores de derecha se alejan de Bolsonaro. El PSDB reafirma que su candidato será João Doria, governador de São Paulo. El DEM, que se refuerza em las elecciones, comienza a prepararse para la candidatura de Luciano Huck, pop star de la televisión. El PSD, que fue el partido que ha elegido más candidatos en las elecciones, dice que tendrá un candidato propio. Se debilita así el bloque político de apoyo a Bolsonaro, quien cada vez depende más del Centrao, un aliado incierto en la medida que se acercan las nuevas elecciones presidenciales.

Paradójicamente, cuando hay un espíritu de unidad en la izquierda, es la derecha quien sufre más sus divisiones, entrando abiertamente en crisis. Bolsonaro depende más que antes de la situación económica, que se encuentra en pésimas condiciones. 2022 se presenta entonces, cada vez más, como aún más favorable a la izquierda. Si es que la gran crisis que se avecina no plantea plazos más cortos para el gobierno actual.


¿Qué no se perdona? Silvana Melo

noviembre 20, 2020


  (APe).- ¿Qué tumor sistémico se expande por las arterias sociales como la sangre aluvional? ¿Qué dentadura feroz se alimenta de niñas y a los 13 las considera enteras como para hacerlas víctimas de la apropiación de su cuerpo con cuatro puñaladas en la espalda? ¿Qué no se perdona a las mujeres chiquitas para ir a matarlas cuando son chiquitas y recién asoman a un mundo que las espera como boca de lobo, con los colmillos a su yugular? ¿Qué construcción social determina que una nena de 13 debe asumir la obediencia a un patriarca de 16 que asegura haberle escriturado ese presente que le disputa? ¿Qué esquinas no se habrán visto, qué recodos no se descubrieron, qué ochavas están tan oscuras como para no advertir, nadie vecino, nadie estado, nadie del mundo lindante, que una nena de 13 iba a sangrar para siempre aunque esté entubada tratando de parar la sangre apenas en su espalda? ¿Qué no percibieron de un chico de 16, fruto fresco del genoma social, que pudo estar desesperado por la pérdida de su objeto esa tarde de San Martín y Leyría en Azul? ¿Qué nadie vio?

Para que esa tarde del martes 17 de noviembre de 2020 un adolescente de 16 quisiera sacrificar a quien consideraba su pertenencia. Que se había tomado la libertad de no querer estar con él. Como una osadía que los objetos no asumen.

Ella intenta sobrevivir en el Hospital Materno Infantil Argentina Diego. El cayó en el infierno del Instituto de Menores Leopoldo Lugones.

Los dos son una ampolla afiebrada en la piel de la sociedad. El futuro en la hoguera.


¿Qué impuestos pagamos al Estado por la electricidad?

noviembre 20, 2020

Lo considero un atraco a mano armada. Acabaremos con luces de gas o velas, como antaño. Las compañías deberan organizarse para vender cerillas, sin IVA.

En la factura de luz pagamos por costes establecidos. Por un lado, pagas un determinado coste por el impuesto especial sobre la electricidad y, por otro, el IVA, que también grava los términos de potencia y energía.

Cuando llega mi factura de electricidad entro en cólera. Maldito IVA. ¡Hoy!

El IVA recae sobre los costos de producción y venta de las empresas y se obtiene de los precios que los consumidores pagamos por dichos productos.

El cliente, nosotros, financiamos el impuesto sin recibir ningún tipo de reembolso.

Hasta el momento, el precio de este impuesto es del 21%, es decir, de los 100 euros del total de tu factura de luz, 21 euros serán otorgados al Estado por concepto de IVA. Estado que solo nos estruja. Larguémonos sin demora.


Aprendre a viure de nou

noviembre 19, 2020

Intentem recuperar la vida malgrat la Covid-19. Parlar amb parents i amics ni que sigui per telèfon és reconfortant. Em ve a la memòria una cançó que m’agradava molt: “Quiero volver a empezar, porqué, sin tu amor, mi vida no es vida…”Ara, doncs, ens cal recomençar. No és la primera vegada que el món pateix una pandèmia. Consti que és l’OMS que l’ha qualificada com a tal per la seva expansió geogràfica: el món sencer. No ens queda altra solució que obeir les decisions que prenguin els entesos -a Catalunya en tenim- si volem recuperar la vida, seguir endavant, malgrat patiments i mancances. Restricció d’aliments, poca mobilitat i el pitjor és que s’ha endut amics de vida. Em dol l’ànima no haver pogut acomiadar-los. Sé que ens retrobarem!

   Sortosament tenim avantatges respecte com van viure les pandèmies  anys passats. Avui, S XXI, tenim telèfon, internet, radio i televisió , podem comunicar-nos en tot moment. Per a mi, però, el pitjor és trobar-se nu de contacte humà, amb aquells que estimem. Trobar-te, seure al voltant de la taula amb agosarades discussions respecte quelcom que potser ens separa, però que, enraonant, aconseguim lligar. Enyoro de manera especial la mirada, l’abraçada, l’escalfor de les mans, l’olor dels que estimo. Confiem que s’acabi aviat!

   Siguem estrictes amb el confinament, segons demanen els entesos. Intentem moure’ns per llocs on no trobem ningú, protegits amb mascareta i guants. Caminem, respirem, cridem, si cal, enraonem sols explicant-nos allò que mai més no hauríem de fer… Ho faig quan vaig a caminar per llocs no públics. Parlo sola amb veu alta, m’escolto jo mateixa. Cal que ens escoltem o perillem de no saber enraonar el dia que tot passi…

   Tots tenim alguna dèria que podem activar. I si no la tenim, inventem-la. La vida ens ho agrairà. Segur que sorgiran nous camins, noves propostes de germanor, les que haurem dut a terme en aquesta llarga malastruga que ens fa rumiar  “Què no hem fet bé? Segur que moltes coses. Ara ens ha arribat la penitència. En sortirem renovats. Els silencis obligats i les solituds ens convertiran en persones noves, amatents a l’altre, com fem en aquests moments en què ens sabem sols i potser impossibilitats. Ningú no se n’escapa, la pandèmia és global, sense distinció de races ni de colors. Homes, dones, nens i nenes, vells i joves, rics i pobres dels cinc continents.

   I cal fer atenció especial a aquelles persones que sabem que viuen soles i necessiten, segur, la nostra veu encoratjadora per continuar endavant. No les abandonem a la ignomínia.

   I avui a la Cuina de resistència, crema de pastanagues.

INGREDIENTS. Un bon manat de pastanagues, una ceba, dos grans d’all, una fulla de llorer, canyella en pols, sal, nou moscada i 50grams de mantega. 

   Laminarem la ceba i els alls i ho sofregirem dins una olla amb oli a foc suau, fins agafin color. Hi afegirem les pastanagues trossejades i cobrirem d’aigua, la que ens sembli suficient per a la crema. Quan arrenqui el bull, afegirem el llorer, la canyella en pols, un polsim de nou moscada i la sal. Deixarem que bulli uns 45 minuts. Retirarem el llorer i ho batrem amb una batedora. Ja a punt, hi tirarem la mantega. Ha de quedar una crema espessa… Podem acompanyar-ho amb trossets de pa fregit o empolsinar amb ametlles picades, com a la imatge de l’article, i l’entrarem a forn calent.


M’angoixa la fosca…

noviembre 19, 2020

No m’agrada aquesta època de l’any, es fa fosc massa aviat! Necessito llum!

Penso, jo rai que tinc sostre i calefacció però massa no disposen d’una teulada ni un llit. Si la pandèmia no serveix per tal que els que governen tinguin present als que no tenen on ni com abrigar se, pensin que, potser ells o els seus propers poden tenir situacions similars. Si no ho fan per convicció, ho facin per temor a ser-ne víctimes.

Son les 17,50 h. Vinc de caminar pel poble, costa trobar algú pel carrer. Tenia de fer uns encàrrecs i he decidit fer-ho a peu. Avui  ha fet bon dia, temperatura agradable, sense vent. La claror fa suportable el fred, la fosca, al menys a mi m’aclapara i m’esparvera.

Intentem conèixer les necessitats properes per ajudar a fer possible que no manqui l’ imprescindible a ningú, en aquests moments de pandèmia i fred quan l’hivern està al caure. N’hi ha moltes, la majoria no gosen dir-ho, menys en un poble com el meu.

No importa l’hora, ningú al carrer, silenci total, aclaparador. Aviat no sabrem mantenir una conversa.

Em venen ganes de cridar!


A %d blogueros les gusta esto: