Aquest Cap de setmana al Circ Cric

mayo 22, 2019

Aquest Cap de setmana al Circ Cric. Sant Esteve de Palautordera

25 de maig DIADA BRASILERA amb MARCEL LAZARA I JULIA ARREY
11.30h Obertura de portes
12h Visualització “PEDALANT ENDINS” – El documental
13.30h Dinar (gastronomia nordest de Brasil) i Cantina del Circ
16.30h Taller/concert percussió tradicional
18.30h CONCERT PRESENTACIÓ KM.0
20.30h DJ música brasilera
26 de maig diumenge a les12h. Tortell Poltrona. Montse Trias i la seva troupe. CATACRIC!


26 de maig 2019. Votem Ajuntaments Democràtics

mayo 22, 2019

Tenim a l’abast decidir com volem que sigui el nostre Ajuntament i equip de govern.  Diumenge 26 de maig les urnes ho decidiran amb els nostres vots.

Les propostes son sempre bones, cal però esbrinar si serà possibles dur-les a terme o, si serviran només de continuitat. L’Ajuntament de Granollers necessita aire fresc…

Granollers és una ciutat viva, amb molta vida en tots els camps: Educació, Cultura, Habitatge, Medicina, Treball, Esport. Convivència. Comunicació.

S’ha fet molt però, calen revisions vitals. De manera prioritària: en el camp de la Sanitat-Hospital,  i en l’empoderament de la ciutadania.

Som els ciutadans els que hem de prendre decissions que ens pertanyen, No podem acceptar que tot sigui dirigit per l’Ajuntament.

Hem demano: què s’ha fet d’aquella ciutadania activa que treballava de valent en associacions, equips de…. Les subvencions han acabat amb la genialitat i creativitat. 

L’Ajuntament ha de ser la veu de tots però , NO, qui ho manegui tot.

Granollers per la Independència-Primàries Catalunya oferim les nostres aportacions per ajudar que, Granollers, sigui el que la gent decideixi. NO! els politics de torn. Reclamem també que els mandats no superin com a màxim dues legislatures


Patio de colegio. Congreso de los Diputados. Beatriz Talegón

mayo 22, 2019

Ayer tuve el honor de poder estar en el Congreso de los Diputados, observando en primera persona cómo se producía el inicio de esta XIII legislatura.

He de ser sincera: aquello parecía un patio de colegio. Era interesante ver la diversidad que ocupaba las bancadas de los escaños: desde quienes parecía que iban de boda, hasta quienes pasaban olímpicamente de la “etiqueta parlamentaria”. Un reflejo interesante de la España que puede contemplarse por la calle. Sin embargo, hubo muchas cosas que me llamaron la atención.

Todo el mundo hablaba ayer del diputado de Burgos que tuvo que hacer de Presidente hasta que se constituyó la mesa. La viva imagen de Valle-Inclán. Sus frases para intentar que Sus Señorías se comportasen con un poco de orden parecían, efectivamente, del siglo XIX. Y en ese escenario, entre ujieres y urnas de madera del siglo pasado, resultaba todo un tanto curioso.

¿En serio es necesario nombrar a todos los diputados y diputadas para que acudan a introducir una papeleta en una urna? ¿De verdad no es posible votar a través de un sistema informático que les permita elegir el nombre de las personas a las que quieren votar para presidir la mesa, para ser vicepresidentes y secretarios de la misma? Es increíble que tuviéramos que dedicar una mañana entera para semejante espectáculo.

Por si fuera poco el arcaico sistema de votación, además, tuvimos que contemplar cómo sus Señorías no eran capaces ni siquiera de autoorganizarse para acudir y volver a sus escaños de manera ordenada, sin amontonarse y generar “trombos”. Resultaba cómico ver el panorama.

Además, hay que señalar que el hemiciclo es, en realidad, mucho más pequeño de lo que parece ser por la tele. Es la primera sensación que uno tiene cuando se encuentra allí. Por lo tanto, sería muy sano tratar de buscar maneras efectivas y eficaces para evitar perder el tiempo, gestionar la participación de manera más dinámica y garantizar seguridad en los procedimientos.

Otra cuestión interesante es ver cómo sus Señorías madrugaron para ocupar los asientos que más tiro de cámara tienen. No había por el momento un orden establecido, y por lo tanto, las bancadas se ocupaban más o menos siguiendo las preferencias de cada cual, y atendiendo al principio de: el primero que llega, se queda la silla. Por eso precisamente podíamos ver a los de Vox sentados justo detrás del Presidente del Gobierno (la bancada de la primera fila está reservada para los miembros del gobierno, y por eso los sillones son distintos). Sabían bien esta cuestión los líderes de la formación verde, sabiendo que cada vez que la cámara apuntase hacia Sánchez o hacia cualquier miembro del gobierno, estarían saliendo en el plano. Ya vendrán los repartos de escaños más adelante y podremos observar a quién envían arriba, lejos, fuera de tiro de cámara.

Es curioso que no se hayan planteado que para la sesión inicial, quizás sería interesante que los diputados ocupen los escaños en orden alfabético, ya que después pretenden llamarles para ir a votar. Sería una idea. Igual que la de votar a través de un sistema telemático que facilite el trabajo parlamentario.

La presencia de presos en el hemiciclo ha sido, sin duda, la imagen más brutal de hoy. Jordi Sánchez, Oriol Junqueras, Josep Rull y Jordi Turull han estado custodiados por agentes de paisano que les vigilaban en todo momento. Incluso, si alguno necesitaba acudir al servicio, como ha ocurrido, han sido escoltados por los agentes. Estamos hablando de personas que a día de hoy no han sido todavía juzgadas, que han obtenido cientos de miles de votos y que además, lo han hecho con todas las dificultades imaginables. Por no hablar, claro está, de la indecencia que han demostrado tenerles personajes como Albert Rivera o Inés Arrimadas, cuyas miradas de odio y desprecio eran realmente lamentables.

Lo peor, sin lugar a dudas, han sido las faltas de respeto hacia aquellos diputados que, a la hora de acatar la Constitución, han decidido hacerlo a su manera. Los abucheos a quienes no se han limitado a un “juro” o “prometo”, son muestra del retroceso que está sufriendo este país. Habría que explicarle a esta panda de abucheadores que hace ya mucho tiempo que algunos diputados actúan en línea con su conciencia a la hora de tomar posesión de sus cargos, y nunca ha pasado nada. Los golpes en la mesa, los abucheos, los gritos e insultos son muestra de una lamentable y enferma democracia.

En definitiva, como ciudadana española me avergüenza profundamente lo que he visto hoy. La guinda del pastel se la doy a Alberto Carlos Rivera, que pretendía quejarse por la libertad de expresión de los diputados. Que pretendía prohibirle a la gente decir que había presos políticos en la sala. Se cree Rivera que aquí le va a funcionar su juego. Me ha alegrado comprobar que Meritxell Batet le ha parado los pies. Ya sé que no podemos esperar mucho del PSOE, pero por lo menos, ha comenzado poniendo en su sitio a un hombre que ha demostrado haber perdido la poca cultura democrática que tenía hace seis años cuando apareció en Madrid para hablarnos de juego limpio.

Me ha gustado ver a Iglesias charlando y saludando a los presos políticos. Me ha gustado ver muestras de fraternidad con ellos por parte de distintos diputados. Me ha encantado comprobar que cada vez hay más representantes que quieren cambiar la Constitución, que denuncian las irregularidades y los abusos del sistema. Me ha gustado ver a Turull, Rull, Sánchez, Junqueras con una enorme dignidad. Me ha gustado saber que son diputados y que a mí, aunque no les haya podido votar, me representan.

Espero que el PSOE esté a la altura de las excepcionales circunstancias. Los españoles demócratas no queremos ver insultos, ni pataletas, ni caras de odio entre diputados. No queremos ver a gente inocente en la cárcel. Esperamos que la política sea algo más que un patio de colegio.


¡Nobel de la Paz para Donald Trump y Juan Guaidó!

mayo 21, 2019

Aram Aharonian*, Resumen Latinoamericano, 20 de mayo de 2019.-

Para los golpes de Estado hay que estar preparado: hacen falta carros de combate, aviones, destructores, muchos militares con galones y condecoraciones, planes elaborados, centros de tortura, quizá algunos mercenarios y el siempre colaborador e incitador terrorismo mediático cartelizado y transnacional.

El exsecretario estadounidense Henry Kissinger, premio Nobel de la Paz en 1973 tras perder la guerra de Vietnam, al igual que otros genocidas, sabe bien cómo se juega a esto, como lo han intentado (y a veces comprobado) en Cuba, Panamá, Nicaragua, Honduras, Guatemala, Paraguay, Colombia, India, Granada, Paquistán, Angola, Indonesia, Laos, Camboya…y no pare de contar.

Occidente y la paz, es un matrimonio ejemplar con una bellísima hija llamada democracia, como lo define Luis González Segura, exteniente del Ejército de Tierra de España.

No todos están (estamos) convencidos que el autoproclamado presidente interino venezolano Juan Guaidó haya siquiera participado en el golpe de Estado farsesco del 30 de abril, dejando en el aire la pretensión de no solo Estados Unidos sino también de Canadá y toda la Europa occidental por quedarse con las reservas petrolíferas venezolanas, las mayores del mundo. Por unos negros que mueran, nadie se va a preocupar, cantaba el uruguayo Rubén Rada.

Lo que la prensa hegemónica transnacional nos quiere convencer es que Occidente acudió en ayuda del pueblo venezolano por la democracia, los derechos humanos, la salud y la educación de la gente, es decir por el pueblo venezolano, para salvarlo del virus del bolivarianismo, de la tiranía de un gobierno constitucional, para salvarlo del comunismo. Los mismos argumentos, el mismo guión de Reagan y los Bush.

Resultado de imagen para crowd

Con el mismo argumento respaldaron el golpe en Brasil en 1964, el de Augusto Pinochet en Chile en 1973, el de Jorge Videla y los militares argentinos en 1976: la prioridad es defender la sacrosanta democracia. Desde 1960 (¡hace 59 años!) impusieron un cerco, un bloqueo económico y financiero al lagarto verde del Caribe, Cuba, que significó pérdidas de más de 950 mil millones de dólares para la isla.

Y en 1996 aprobaron la ley Helms-Burton que eliminó la posibilidad de hacer negocios dentro de la isla o con el gobierno de Cuba por parte de los ciudadanos estadounidenses, que hoy aplican con mayor fuerza. Todo en nombre de la democracia y la paz mundial.

Y se encargaron de ocupar Haití en nombre de la ONU para impedir la vida digna de los haitianos, pirateando incluso los recursos mundiales para su reconstrucción, tras el terremoto de 2010. De eso los Clinton (Bill y Hillary, ¿los recuerdan?) saben mucho.

Y conservan la base de Guantánamo, en territorio cubano, donde torturan a gente por el delito de ser negritos y musulmanes, en su lucha contra el “terrorismo” que quizá ellos mismos programaron y financiaron.

Nadie puede decir que la culpa la tiene el títere. Eso: la culpa no es de Guaidó, que usa y abusa de resurrecciones mediáticas y virtuales (¡tan alejadas de la realidad!) a pesar de no ser un telepredicador evangélico, sino del que maneja al títere, que aún cree que con amenazas y viejas consignas sesentistas puede amedrentar a los pueblos.

Resultado de imagen para guaido titere de trump

El bloqueo financiero internacional contra Venezuela ha supuesto pérdidas de 350.000 millones de dólares en producción de bienes y servicios entre 2013 y 2017, lo que equivale a entre 8.400 y 12.100 dólares por cada venezolano o al Producto Interior Bruto (PIB) de aproximadamente un año y medio. Todo para defender a los que luchan por la democracia, lo que parece reducirse a apoderarse del petróleo venezolano.

Desde el 5 de abril los EEUU (los nuevos piratas del Caribe) aplicaron medidas coercitivas a  embarcaciones y empresas que trabajan para la estatal petrolera venezolana Pdvsa por exportar petróleo a Cuba. El vicepresidente Mike Pence aseguró que Cuba tiene un «sistema de imperio en el hemisferio y por ello se debe generar un cambio político en Venezuela». Así, Washington acusaba a Cuba de beneficiarse del crudo venezolano a cambio de enviar asesores políticos, agentes de inteligencia, militares y médicos.

Son actos de extraterritorialidad, piratería, desconocimiento flagrante del derecho internacional, injerencia y obviamente de soberbia del titiritero.

¿Extrañando a Kissinger?

Sería hora que Donald Trump consulte con Kissinger (aun cuando está muy viejito y chocho ya) para enterarse cómo se dan los golpes de Estado, porque estas bravuconadas al estilo Steve Bannon, Mike Pence, Mike Pompeo o Elliot Abrams, que terminan en frustraciones más que un cambio de gobierno bajo el protectorado de Washington, bien pueden terminar en una guerra civil, requisito que parece ser indispensable para lograr acceder al Premio Nobel de la Paz.

Quizá Kissinger les pueda explicar que una guerra no se gana con tuits, que sirven sí para imponer sanciones, bloqueos y pirateo de los recursos y fondos venezolanos, y crear un imaginario colectivo proclive a una intervención. Es más: en nombre de la defensa de la democracia, Juan Guaidó pide desesperadamente al Comando Sur de Estados Unidos (es una plegaria, aclaro, no una orden) que ya llegó la hora de una invasión estadounidense.

Quizá el joven autoproclamado no sea consciente que todo se trata de un gran negocio: el petróleo venezolano por la sangre de los venezolanos. Pero no sólo eso: ingentes ingresos para la industria armamentista (una de las mayores financiadoras de la candidatura de Trump) y quizá un negocio también para los mercenarios de Blackwater, dispuestos a usar como carne de cañón a paramilitares chilenos, colombianos y centroamericanos para acabar con ese virus bolivariano que tantas esperanzas despertó en Latinoamérica y el Caribe.

Si quiere el Nobel, Guaidó debe cambiar de asesor de imagen y de mirarse en el espejo de Abrams y Trump: hoy transmite una imagen pésima de un futuro dictador dispuesto a regalar los recursos del país a Estados Unidos, balcanizar el país, ayudar a que el pueblo (¿su pueblo?) vaya muriendo de hambre o por la agresión extranjera, para después limpiar el país de rojos comunistas, si alguno de ellos sobrevive, claro.

¿Por qué no el Nobel? El premio Nobel por la Paz, instituido por el fabricante de armamentos, inventor e industrial sueco Alfred Nobel, ya fue otorgado a Henry Kissinger, a Barack Obama, a Al Gore, a Juan Manuel Santos…

*Periodista y comunicólogo uruguayo. Magíster en Integración. Fundador de Telesur. Preside la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA) y dirige el Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE). Autor de Vernos con  nuestros propios ojos, La internacional del terror mediático, El asesinato de la verdad, El progresismo en su laberinto, entre otros textos.


Vuelve la farándula. Alfons Duran

mayo 21, 2019

Se describe la farándula como el mundo del espectáculo, de los actores y de su círculo más próximo, aunque una segunda acepción define la farándula como una charla embrollada, con la que se pretende engañar o confundir.

El camino que conduce a unas elecciones, lo que se llama la campaña electoral, tiene parte de espectáculo y parte de engaño. Es una mezcla confusa y ruidosa en la que los políticos profesionales salen a escena y nos cuentan sus proyectos, lo mucho que nos quieren, lo malos que son sus adversarios y todo un rosario de mentiras y medias verdades que pretenden contar con nuestro apoyo. Una vez hayan obtenido nuestro voto, se olvidarán de todo.

Ahora tocan elecciones municipales y elecciones al parlamento europeo. Para las primeras mi consejo es olvidarse de las etiquetas de partido y votar por la persona o personas que hayan demostrado su capacidad para la gestión del gobierno local. Si alguna capacidad tiene el ciudadano corriente para medir las prestaciones de un político, esta capacidad se polariza en el gobierno de su municipio. La nación (Catalunya) o el estado (España) quedan muy lejos políticamente para que pueda ejercer un pensamiento crítico. El municipio no. Si no sabe a quién votar es que no asume su rol como ciudadano libre.

Dentro de esta perspectiva y como música de fondo tenemos la disyuntiva de votar a candidatos vinculados directa o indirectamente a los partidos independentistas o votar a los candidatos españolistas, que incluyen (no nos confundamos) a los del PSOE/155 de los señores Sánchez, Iceta y Borrell. Los candidatos que no se definen sobre este tema crucial demuestran su incapacidad para conectar con el tiempo histórico que vivimos. Quien no se compromete no me merece ningún respeto.

En esto, y en muchas otras cosas, soy gramsciano hasta la médula.

O sea, para las municipales, capacidades de gestión  y compromiso político. En Barcelona yo votaré a Jordi Graupera, que no tiene detrás ningún aparato de partido (y mejor que así sea), pero que tiene un programa político claro, riguroso, documentado y realista. El objetivo es que ponga una cuña en un ayuntamiento que requiere una renovación, tanto en términos de competencias como especialmente en términos de estructura (el back office), bloque este último en el que la burocracia nacida de la agencia de colocaciones que ha sido siempre el PSC-PSOE sigue mandando, aunque el complejo grupo de activistas que lidera la señora Colau diga lo contrario.

Las otras elecciones son para el parlamento europeo, que es un órgano refugio que sirve, en general, para retirar antiguas figuras políticas en desuso que los partidos sacan de sus territorios para que no molesten. Además, a nivel personal, es un retiro dorado, con jubilaciones espléndidas a edad muy temprana, buenos sueldos, magníficas dietas y viajes a cargo de los presupuestos públicos de la Unión Europea, presupuestos que se nutren de los impuestos que pagamos los ciudadanos de a pie. A nivel funcional, poco trabajo, pues sólo algunos parlamentarios se toman en serio sus atribuciones. Hay que decir a su favor que saben que sus decisiones no son vinculantes, por lo que en términos prácticos el famoso parlamento europeo no sirve absolutamente para nada. En una empresa privada haría años que habríamos echado el cierre.

Entonces, ¿por qué votar? Sencillamente porque en esta ocasión los vientos nos son favorables. Tenemos una candidatura (Junts per Catalunya / Lliures per Europa) formada por tres de nuestros exilados (Puigdemont, Comín y Ponsatí), que, al no estar sometidos al poder del Estado español como los que siguen en la cárcel “preventiva”, tienen capacidad de actuación en los foros internacionales. Al votar por ellos damos legitimación europea a Catalunya como sujeto político y esto es de una relevancia extraordinaria. Rompe con el silencio administrativo de los burócratas de la Unión Europea, que cada vez reciben mayor presión de los poderes económico-financieros internacionales, hartos de que no se encuentre una solución política a un conflicto que se ha enquistado y que puede afectar a sus intereses en el sudoeste de Europa.

Dice mi querido Nassim Taleb (The Black Swan) que a veces surge un acontecimiento improbable que rompe la monotonía del relato y produce efectos inimaginables. Pero como nos recuerda la ortodoxia metodológica marxista, las condiciones objetivas hacen más plausible la ruptura.

En definitiva, hay que votar sin dilación a Lliures per Europa porque las oportunidades son escasas y cuando se presentan hay que aprovecharlas. Y hay que votar a Jordi Graupera (en Barcelona) porque es el único que tiene las ideas claras.


No dejen de pensar, innovar, ayudar…

mayo 20, 2019

Que bueno hurgar, pensar, no quedarse nunca quieto… Lean a Mario Benedetti

 

Todavía tengo casi todos mis dientes
casi todos mis cabellos y poquísimas canas
puedo hacer y deshacer el amor
trepar una escalera de dos en dos
y correr cuarenta metros detrás del ómnibus
o sea que no debería sentirme viejo
pero el grave problema es que antes
no me fijaba en estos detalles.


Granollers per la Independència. Primàries Catalunya.

mayo 20, 2019

 

Compartim de Granollers un somni: fer la ciutat per a viure-la, i vincular el projecte de futur de la ciutat al projecte de futur del país que volem independent.

El vostre vot pot aconseguitr grans canvis i una forma de qüestionar la manera en que els partits tradicionals funcionen. Representem els valors de la crítica al consistori, i la lleialtat al mandat de l’1 d’Octubre. Els vots construeixen hospitals, serveis per a la gent gran, creen habitatge a preu de lloguer assequible, optimitzen la neteja dels carrers, planifiquen el trànsit,  reformen places i aposten per la transformació económica a través del coneixament.

La nostra llista és una nova esperança en la política. Farem aquest trajecte amb un equip sòlid, que no és polític però farà política, competent cadascú en el seu àmbit; perquè creiem en el que Granollers és com a ciutat gran de Catalunya i com a capital de Comarca. Un equip preparat per superar els obstacles, preparat per reconèixer els errors i aixecar-se de nou si s’equivoca.

 

El dret a vot és un dret que res ni ningún pot treure als ciutadans. Les vostres decisions han de ser un reflexe de l’esperança per Granollers i per Catalunya. S’han de refer els fonaments per fer de Catalunya un país independent des dels municipis.

 

Aquest és el canvi que impulsa Granollers per la Independència – Primàries Catalunya.

 

Us demanem el vostre vot, – el teu vot -, per fer possible el somni.


A %d blogueros les gusta esto: