El mar. Magdalena López Castillo. Joan Girbau Ambrós

septiembre 21, 2020

Extraordinaria publicación de Magadalena López y del ilustrador Joan Girbau, amigos de Granollers que nos trasladan a nuestra niñez cuando todo eran sueños y esperanzas, cuando no sabíamos donde nos llevaria la vida.

Los sueños de Magdalena de ver el mar y la magia de Joan en reproducirlos han dado un resultado exquisito: palabras de una niña obsesionada por el mar, imágenes de Joan en traducirlas yo diria que de forma naïf a la realidad de este maravilloso librito. Todos hemos tenido nuestros sueños, algunos no nos atrevimos a publicarlos. Hagamos como ellos un acto de fe, intentémoslo. Magdalena nacida en Serón-Almeria, desafió su destino y a los quince años subió a un tren hasta conseguirlo.


20 setembre 2009/2020

septiembre 20, 2020

Avui fa onze anys -també era diumenge- que l’Ajuntament i amics de l’Ametlla van organitzar una Caminada, a la que s’hi van sumar amics d’altres pobles entre els quals Pasqual Maragall. Va ser el preludi de la Marxa Mundial per la Pau i la No violència a la qual vaig participar, i es va iniciar pocs dies després. 105 dies a través dels 5 Continents que vaig intentar recollir en el llibre Caminos de Paz.

Vam caminar des de l’Ajuntament de l’Ametlla travessant el poble fins a Rosanes. Molta participació, parlaments, comentaris, i, sobretot, bons auguris pel que m’arribaria. Grans records que guardo en el meu cor. Foto amb Pasqual Maragall i els policies locals que ens van acompanyar.


Brasil. Ministerio ambiental reconoce que incendio en Pantanal es de proporciones gigantescas

septiembre 19, 2020

Resumen Latinoamericano, septiembre de 2020.

Tras el operativo de la Policía Federal de Brasil y las investigaciones que confirman el origen criminal del incendio en Mato Grosso, el ministro de Medio Ambiente admite en público que la situación en el Pantanal «ha adquirido proporciones gigantescas».

Según fuentes locales, se estima que el 15 por ciento de esa área ya ha sido devastada. Esto ha traído como consecuencia una pérdida de biodiversidad sin precedentes y uno de los incendios de mayores proporciones en 20 años.

Este martes, Salles admitió en entrevista a Rádio Bandeirantes que “la pérdida es grande”. Asimismo aseguró que “el daño a nuestra fauna es grande, la parte de flora y vegetación se está recuperando, ahora no puede ser un incendio de la gigantesca proporción que está siendo por lo que estamos luchando fuerte”, dijo.

Además del clima, otra de las causas del incendio en el Pantanal son las restricciones al uso de fuego controlado, según Ricardo Salles. “En Brasil hay una resistencia enorme de los órganos ambientales a autorizar (las quemas controladas), lo que acaba haciendo que el combate al fuego sea menos eficaz», explicó el representante de la cartera ambiental.

Tan solo en el estado de Mato Grosso do Sul, el más afectado, ya hay más de 1.400.000 hectáreas arrasadas y casi 80 municipios afectados, lo que llevo a las autoridades locales a decretar el estado de emergencia.


La ambición y el desprecio a la vida humana son las características del sistema Madrid. Europa press

septiembre 19, 2020

El comité de Transporte e Infraestructuras de la Casa Blanca ha determinado que Boeing ocultó información a la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés), a los pilotos y a los clientes sobre algunos problemas que había detectado en el desarrollo de los 737 MAX, además de concluir que los dos accidentes, en los que perdieron la vida 346 personas, tuvieron su origen en “una horrible serie de supuestos errores técnicos”.

El informe, que ha sido presentado este miércoles, expone los “graves fallos y errores” en el diseño, desarrollo y certificación de este modelo de avión, que entró en servicio comercial en 2017 y dejó de volar en marzo de 2019, tras el segundo accidente en un plazo de cinco meses. La investigación muestra “repetidos graves fallos” tanto por parte de la compañía como de la FAA y resalta que las presiones de producción “pusieron en peligro la seguridad pública”.  En este sentido, recalca que la presión financiera sobre Boeing para el programa del 737 MAX, a la carrera contra el A320neo de Airbus, provocó la reducción de costes y la aceleración del programa. También ha determinado que habría defectos en el diseño y el rendimiento del avión, utilizando tecnologías problemáticas, concretamente en el MCAS, el software diseñado para empujar automáticamente el morro del avión hacia abajo en ciertas condiciones y que se considera que fue el causante de los accidentes. La compañía esperaba que los pilotos, a los que no había formado para utilizar este sistema, fueran capaces de resolver cualquier problema que presentase. Asimismo, considera que Boeing “ocultó información crucial” a la FAA, a los clientes y a los pilotos, incluyendo datos de pruebas internas en las que un piloto tardó más de diez segundos en responder a la activación no controlada del MCAS en un simulador de vuelo, una situación que describió como “catastrófica”. La norma es que los pilotos puedan detectar estos fallos en cuatro segundos.  Concluye que la estructura de supervisión de la FAA sobre Boeing presenta “conflictos de intereses”.

El informe documenta varios casos en los que los empleados del fabricante autorizados para trabajar con la FAA no alertaron a dicha Administración sobre algunos problemas de seguridad. En concreto, detalla que varios funcionarios de la FAA han documentado cómo la dirección de la FAA anuló algunas conclusiones a instancias de Boeing, lo que sería “coherente” con los resultados de una encuesta sobre la cultura de la seguridad en la Administración, donde los empleados señalaron que los directivos estaban “más preocupados” por ayudar a la industria a alcanzar sus objetivos y “no se les hacía responsables de las decisiones relacionas con la seguridad”. 


Adeu siau Josep Maria

septiembre 19, 2020

Avui hem acomiadat les cendres de l’amic Josep Mº. Amics des de quan? Jo diria que de vida, des dels an ys 60/70 quan res era fàcil.

De jugar a tennis, de llargues tertúlies, de sopars, de viatges. Prop dels fills, de les alegries, malalties i dolors.

Ens sabem no importa l’hora ni el motiu. Mai un malentés ni un no. Sempre amatents amb uns i altres quan ens necessitàvem.

Josep Mª, no vaig poder despedir-te en el darrer moment, maleïda pandèmia. Em dol.. Se que ens retrobarem com tu has fet ja amb la Lucciana i els amics que et van precedir: l’Oriol, el Josep i la Mª Jesús, l’Enric.

Els que ja poden anar-se preparant son els del Cel on segur us heu trobat. Enrenou en fareu, no ho dubto!

Mai t’oblidaré. La teva generositat i bon fer amb tenia embadalida. Vetlla per nosaltres, família i amics.

T’estimo siguis on siguis,

fins aviat…


El estado mínimo de Bolsonaro destruye a Brasil

septiembre 18, 2020

Hay una lógica en esta locura del gobierno de Bolsonaro. La lógica de la destrucción del Estado brasileño y la imposición de la centralidad del mercado. Emir Sader

bolsonaro_brasil.jpg

La derecha, en su era neoliberal, se esfuerza sistemáticamente por descalificar al Estado, acusándolo de ineficiente, burocrático, corrupto. Promueve al Estado mínimo, una forma de promover la mercantilización de la sociedad, de promover una sociedad en la que todo es mercancía, todo tiene precio, todo se vende, todo se compra.

Para lograr este objetivo, es necesario el desmantelamiento del Estado, con sus procesos de regulación del mercado, la promoción de los derechos sociales de todos, la protección de la ciudadanía, el impulso al crecimiento de la economía a través de inversiones y créditos, entre otras actividades. Y es necesario crear en la opinión pública una imagen negativa del Estado, que cobra muchos impuestos y entrega poco a cambio, que interviene en la vida de los ciudadanos, quitando su libertad, que deforma la economía al intervenir en los mercados.

El Estado mínimo abriría espacio para el crecimiento de la economía, impulsada por el mercado, que incentivaría las inversiones y fijaría precios de acuerdo con la ley de oferta y demanda, para la libertad de las personas, liberadas a su suerte, sin intervención del Estado. Para que todos puedan tener acceso a las armas que quieran, para defenderse de los riesgos para su seguridad. Para que las religiones puedan tener actividades ilimitadas, de cualquier orden, incluida la obtención de beneficios y la acumulación de riquezas para las iglesias y sus miembros.

Es lo que hace el gobierno de Bolsonaro, entre arbitrariedad y exabruptos, va y viene, aprovechando el asalto al Estado que promovió en las elecciones de 2018. Destruye la capacidad del gobierno para regular la economía, desmantela los ministerios sociales – educación, salud, asistencia social, cultura, que garantizan los derechos de todos. Deja a todos liberados a su suerte, desde la población que vive en la calle hasta los desempleados, desde las pequeñas empresas hasta los vendedores ambulantes.

La imagen de las familias que viven en las calles y plazas de las ciudades de Brasil es la imagen más expresiva de este gobierno y la ausencia de un Estado que proteja a la población, especialmente a la más desfavorecida. Poblaciones abandonadas, sin trabajo para ganarse la vida, sin casa donde vivir, sin poder público que las proteja de milicias, traficantes y todos aquellos que atentan contra sus derechos mínimos en su difícil vida privada.

Es un gobierno que vino a deshacer todo lo mejor que se había hecho en Brasil en el pasado reciente. Deshacer las políticas sociales, atender a los más pobres, democratizar la educación, fortalecer la salud pública, el orgullo de ser brasileño, el amor a Brasil, la solidaridad social, la prioridad de ayudar a los más necesitados, el papel del Estado de salvaguardar el derecho de todos, el papel de los gobiernos de cuidar de toda la población.

El gobierno de Bolsonaro dejará al país devastado, indefenso ante los brutales intereses del capital especulativo, de las grandes empresas internacionales y sus intereses en apropiarse de las riquezas del país. Un Estado despojado de las propiedades públicas, debido a los procesos de privatización que destruyen las empresas construidas durante décadas por el pueblo brasileño.

Pero como es un gobierno de ricos, fortalece los mecanismos de represión de las víctimas de sus políticas: la policía, el ejército, las fábricas de armamento. El presidente aprovecha los espacios que tiene a su disposición para atacar la democracia, ofender a los movimientos de ciudadanía, alabar los cuerpos de represión, incentivar el armamento y la violencia en la sociedad.

Está dominado por la lógica de la opresión, la explotación, la violencia, la degradación. Un gobierno que debe ser combatido y derrotado por la lógica de la democracia, la solidaridad, la convivencia y la paz. Para eso, es necesario recuperar un Estado democrático, defensor de los derechos de todos, garantía de condiciones de vida dignas para todos, que regule y limite las alocadas acciones del mercado y promueva la dignidad y la solidaridad como principios de vida en sociedad.


Avisos. La Aurora

septiembre 18, 2020
   Las huelgas en la enseñanza que se están extendiendo por Galicia, Comunidad Autónoma Vasca o Madrid avisan de lo mal que van las cosas en educación.
La huelga de médicos que se prepara en Madrid o las movilizaciones sanitarias en el País Vasco lo hacen sobre la nefasta realidad de su atención primaria. Avisan también sobre un desempleo que empieza a desbocarse sin remisión las movilizaciones contra los cierres de empresas y los despidos que comienzan a crecer en Catalunya o Madrid.
Todo ello advierte de la envergadura de las necesidades, del avance de la pobreza y de la galopante desigualdad. El llamado escudo social se ahoga en el mar neoliberal, en unos procedimientos y normas que no hay funcionarios que puedan aplicar; se estrella el escudo en la cicatería de los más ricos y su famosa austeridad. Es mucho lo que hay que cambiar, mover y remover y, sobre todo, mucha la gente y derechos que hay proteger. Necesitamos decisión. Una decisión que sin el empuje de la calle no aparecerá. Por eso las movilizaciones de esta semana y las próximas resultan tan importantes.
La semana pasada el gobierno de coalición progresista también recibió un aviso y no menor cuando, por 194 noes contra 156 síes, vio como no se convalidaba en el Congreso de los Diputados su decreto sobre los superávits de los municipios. PSOE y Unidas Podemos solo fueron capaces de sumar a su propuesta el solitario voto de Teruel Existe. Nació mal el acuerdo al que llegaron con Abel Caballero (presidente de la Federación de Municipios y Provincias) gracias a su voto de calidad. Un pacto claramente a contra pelo de sus protagonistas, los propios ayuntamientos. Ayer el propio Ministerio de Hacienda comenzó a desenredar el lío en el que el solito se metió y decidió suspender la maldita regla de gasto para este año y parece que también para el que viene. Es un principio, que dará algo de dinero a unos municipios históricamente mal financiados, diezmados por los recortes impuestos por Montoro y Rajoy y que ahora viven desbordados por las urgentes necesidades provocadas por la crisis sanitaria, social y económica en la que nos hallamos inmersos por la Covid.
Son imprescindibles, pero insuficientes los pasos de la Ministra de Hacienda María Jesús Montero. Para encarar con seriedad la cuestión es necesario derogar la Ley de Estabilidad presupuestaria de Montoro. Hoy existe mayoría en la cámara para lograrlo. Sin esa derogación, el pan de hoy será escaso y puerta al hambre de mañana. La votación perdida en el Congreso por el gobierno representa además un aviso para la recién iniciada negociación presupuestaria. Indica que la única manera de conseguir una mayoría de gobierno con suficiente respaldo parlamentario pasa por tomar iniciativas que desmonten el andamiaje neoliberal, austeritario y autoritario del PP. En caso contrario, no existe mayoría.
Por su parte, la ministra Calviño ha ido estos días a Bruselas a presentar la “arquitectura” de las cuentas del reino. Es decir, a conocer el margen que “dejan” aquellos que avalan la deuda pública española. Conoceremos qué piden al gobierno de PSOE y Unidas Podemos para que éste pueda seguir engordándola todavía por un tiempo. Y la pregunta es ¿a qué avisos hará más caso Sánchez, a los de la calle o a los de Bruselas?

La nueva Caixabank con cinco madrileños y solo dos catalanes en su consejo de administración

septiembre 18, 2020

Recoge los frutos del Estado tras su huida a Valencia y tras la absorción de Bankia, la nueva Caixabank contará con 15 miembros en su consejo, donde se sentarán más madrileños, y más vascos, que catalanes. Por Josep Herrera

Definir a La Caixa, o correctamente a Caixabank, se antoja bastante difícil desde hace un tiempo. La huida desde Catalunya, para registrar su sede social en Valencia, define que lo único que le interesa son los beneficios rápidos sin más, arropados por el mejor postor, que en su caso fue el Estado español, durante las declaración de Independencia catalana.

Los favores se pagan. Tras la compra (fusión) de la madrileña Bankia veremos cuales son sus derroteros. Por lo pronto hace el paripé en el consejo de administración. En la nueva Caixabank se sentarán más madrileños, y más vascos, que catalanes. Pero la cacareada catalanidad de sus inicios hace tiempo que ya no les importa.

Entre los 15 nombres propuestos por Bankia y Caixabank para formar el consejo de administración del nuevo banco, sólo aparecen dos catalanes: Tomás Muniesa (Barcelona, 1952), quien trabaja en Caixa desde mediados de los años setenta; y María Verónica Fisas (Barcelona, 1964), consejera delegada del  de Natura Bissé y consejera de Caixabank desde febrero de 2016.

Caixabank será dueño del 74,2% del nuevo banco y Bankia ostentará el 25,8% restante, según la ecuación de canje que figura en el acuerdo que han alcanzado los consejos de ambas entidades. De esta forma, el Estado, a través del Frob, tendrá una participación del 16,1% y CriteriaCaixa, principal accionista de Caixabank, un 30%


CAJABANK no CAIXABANK. Alfons Duran

septiembre 18, 2020

Por fin se ha cerrado la macrooperación financiera que todos esperábamos, y que técnicamente ha supuesto la absorción de Bankia (el invento fracasado del PP para tener un banco propio) por Caixabank, el hijo espúreo de una entidad (la Caixa de Pensions per a la Vellesa i d’Estalvis), que Francesc Moragas, un burgués bienintencionado, creó y desarrolló con el propósito de asistir a los más desheredados y gestionar honestamente sus ahorros para asegurar una vejez decente.

Aquel proyecto fue creciendo gradualmente, manteniendo el espíritu inicial y sentando unas bases económicas sólidas. Con una forma jurídica atípica (sin acciones ni participaciones), la Caixa –como la llamaba la gente– volcó sus excedentes en una importante obra social, teniendo fama en paralelo de remunerar muy bien a su personal.

Para los incipientes cachorros del neocapitalismo, la Caixa era un negocio aburrido en un sector mediocre. Y entonces llegó la guerra civil (mejor incivil) y el modelo empezó a resquebrajarse. Los fascistas hicieron buen uso de su triunfo y empezaron a colocar manu militari a sus peones, con personajes como Luño Peña, de Carreras, Samaranch y otros. Entre estos otros destacó Josep Vilarasau, un tipo inteligente y bien capacitado, que había ocupado puestos de alta responsabilidad en los gobiernos franquistas. Vilarasau se autodefinía como técnico –que lo era– aunque su concepto de moralidad lo traicionaba. En una ocasión –ya en plena seudo Transición– declaró: “… que él no notaba que hubiera una dictadura. Que él no era militante del franquismo, pero que ni le asfixiaba ni le dejaba de asfixiar”. Con Vilarasau, que fue el máximo ejecutivo durante veintisiete años, la Caixa continuó siendo una “banca de familia” dominando el mercado catalán, hasta el punto de que en 1989 se produjo una fusión por absorción de su principal competidor (la Caixa d’Estalvis i Mont de Pietat de Barcelona). Una de sus líneas de mayor rentabilidad era el mercado “interbancario”, que consistía en prestar dinero puntualmente a sus competidores, ya que disponía de una abundante tesorería.

Cuando los gobiernos del duopolio PSOE-PP empezaron a privatizar, Vilarasau fue fiel a la trayectoria de Luño Peña y a su pragmatismo moral, empezando a comprar grandes paquetes de acciones de los antiguos monopolios públicos (Telefónica, Repsol, Gas Natural, etc.), lo que creó un vínculo más estrecho con la pomada financiera madrileña. Vilarasau se aferró al puesto, aunque fue cambiando de posiciones en las tarjetas de visita, hasta que la presión de los gobiernos central y catalán le obligaron a dimitir.

Esa cultura autocrática hizo mella en su sucesor (Isidro Fainé), un hombre de origen humilde, inteligente y trabajador, que encontró en el Opus Dei su paraguas protector. Si Vilarasau era un tipo más bien adusto, Fainé ofreció desde el inicio unos modales más suaves, aunque el concepto de autoridad suprema lo tenían ambos muy asumido. Si alguien pretendía hacer sombra, se le ponía una alfombra (tan noble como fuera necesario) y se le enseñaba la puerta. Eso sí, con dinero de la Caixa, que era de todos y que en consecuencia no era de nadie. Ya se conoce el dicho de que qui roba al comú, no roba a ningú”.

Fainé fue creando una red de fieles, muchos de ellos pertenecientes también a la Obra, y expandió la actividad con una fuerte apuesta por el mercado español, en detrimento del catalán.

Cuando se produjo la gran crisis financiera del 2007 (de la que en España las autoridades económicas se enteraron muy tarde), el modelo histórico de las “caixes” se fue a pique. Diez años después, el 51% de las oficinas habían desaparecido y las marcas destacadas habían sido absorbidas, a precio de ganga, por los bancos, entre los que estaba, como no, Caixabank, la nueva entidad construida sobre las bases de la Caixa, ajustada a la nueva normativa bancaria. En este proceso de liquidación, en el que el lobby bancario histórico (Santander, BBVA, Sabadell) puso el mayor empeño, intervino como agente principal el duopolio gubernamental del Estado, contando con la colaboración de los partidos políticos que habían “okupado” los puestos directivos en las “caixes”, empezando por Catalunya Caixa, Caixa Girona y otras. Como ya se ha dicho repetidas veces, la desaparición de miles de agencias en Catalunya supuso la denominada “exclusión financiera geográfica”, que hace que muchas poblaciones no puedan acceder a los servicios financieros más elementales.

Caixabank quiso emular a los bancos totales y fue por ello que adquirió en el 2008 los negocios en España de banca privada de Morgan Stanley, banco de inversión norteamericano en el que había trabajado el que luego sería su principal ejecutivo Gonzalo Gortázar. Más tarde (2015) compró también la banca corporativa  y gestión de patrimonios de Barclays en España. Unos afanes megalomaníacos le llevaron a tomar posiciones en el exterior, con escaso éxito. La cultura histórica, aquel intangible que queda bajo la moqueta cuando el antiguo equipo directivo ha abandonado el barco, no tenía nada que ver con los nuevos modales. El que fue representante de Comisiones Obreras en La Caixa y empleado durante largos años (Manel García Bel), lo expresó muy bien: “Se ha suprimido la autonomía de las oficinas, se va a la colocación de productos por encima del cliente, se prima más al “dinero nuevo” que al cliente tradicional, se renuevan prácticas de las que se había huido desde el affaire de las “primas únicas”, y se vuelven a colocar al cliente tradicional, que no es especialista financiero, productos de alto riesgo como acciones de CaixaBank, bonos convertibles en acciones o la reconversión  de las participaciones preferentes”.

Y ahora con la fusión con Bankia (el conglomerado montado por Rato, que acabó siendo la tumba de un montón de cajas de ahorro) se ha cerrado el ciclo. El “Deep State” puede estar satisfecho porque ya tiene un banco. En un sector sometido a regulaciones como es el bancario, no importa que el Estado (o sea los contribuyentes) sea solo el segundo accionista. Será el que manda. Y contará con la colaboración entusiasta del primer accionista, que en el papel es la “Fundación La Caixa”, pero que en la práctica será su presidente Isidro Fainé, destacado miembro del Opus Dei, nacionalista español, que ha tejido en la fundación una junta de leales nombrados por digitocracia, que harán, como siempre han hecho, lo que diga el jefe. Y es que esto estaba cantado y españolizado de antemano, si tenemos en cuenta que la Comisión Ejecutiva de la Fundación la forman hoy los señores Fainé, López Burniol, Solana Madariaga, Gay Montalvo, Godó Muntañola, Homs Ferret y la señora Estapé Tous. Los menos avisados pueden consultar la hemeroteca para situarse sobre esta galería de ilustres personajes. Respecto a la reducción de empleados, que en otro sector sería dramático, no tienen por qué preocuparse los afectados. El “gobierno de España”, como acostumbra a repetir monótonamente el señor Sánchez,  aplicará el modelo Santander de prejubilaciones doradas, que quiere decir en lenguaje llano que los contribuyentes pagaremos el dispendio, con cargo a la Deuda Pública.

Si Francesc Moragas levantara la cabeza se quedaría atónito. De aquella Caixa de Pensions no quedarán ni los flecos. Las dos torres pueden alquilarlas como apartamentos de lujo y sacar la X de las enseñas. Lo que dicen sobre una central operativa a caballo entre Madrid y Barcelona, no tiene sentido. Sólo por razones de eficiencia, el poder ha de estar centralizado y lo estará en Madrid. El “gobierno de España” se ha felicitado por la operación a través de la figura de la ministra Calviño, que por cierto estuvo implicada en la fracasada OPA de Gas Natural sobre Endesa, en su calidad en aquella época de funcionaria de la Unión Europea (consultar de nuevo la hemeroteca). Además cuentan con la bendición (en este caso no virtual) del vicepresidente del Banco Central Europeo señor De Guindos, miembro como no del Opus Dei.

La buena noticia a corto plazo es que todavía podemos colocar nuestros ahorros en algunos bancos extranjeros y en las no contaminadas (por ahora) Caixa de Enginyers i Caixa Guissona, aunque su red de oficinas es limitada.

La segunda buena noticia a largo plazo es que el sector bancario, en su faceta de banca comercial, tiene escaso futuro. Cuando entidades como Amazon, Google o Facebook entren en juego, los grandes operadores (como el Santander, el BBVA y el floreciente nuevo Caixabank) tendrán serios problemas. Ya están muy descapitalizados y lo estarán más.

Claro que a algunos siempre les quedarán aquellas palabras del señor Escrivá de Balaguer que decían: “Cada vez estoy más persuadido de que la felicidad del cielo es para los que saben ser felices en la tierra”.

Amen.


Discriminació…

septiembre 17, 2020

És una paraula-actitud de menspreu, un tractament d’inferioritat envers persones i col-lectius que no gaudeixen de l’estima d’altres per motius diversos, de manera especial la posició social dins la societat que, dirigida per uns pocs, aquells que tenen la paella pel manec pels seus diners, per la seva feina, pel seu vestir, pel cotxe que utilitzen, dirigeixen -al menys ho pretenen- el futur de tots.

Sortosament som molts els que hem viscut la vida sense diferenciar uns i altres; els qui de forma respetuosa hem educat els nostres fills, nets, besnets a partir de la nostra manera de fer, de ser, respectant i escoltant tothom grans i petits a tothora i hem estat prop dels que ens necessitaven. Ho hem aconseguit? Sovint penso que, al menys jo, no n’he sabut prou. Com deia el meu estimat espós, hi ha moments que hem de saber dir no. Paraula per a mi desconeguda.

Les gelosies maten cors i ànimes, sortosament mai he estat atacada per aquest sentiment però, pocs se n’escapen. Parlant amb amics i coneguts descobreixes que és como una mena de pandèmia que ataca, i pocs se’n lliuren. La medicina-vacuna és única i eficaç: estimar, compartir, enraonar, vicis d’excel-lència malauradament desapareguts. Tothom vol ser superior al seu veí.

Jo els dic: “Amics, rere la Covid -19 res no serà igual. Les limitacions seran el nostre pa de cada dia, també en el nostre quefer quotidià.” Infeliços? No! Serà l’inici d’una nova etapa on regnarà l’amor, la convivència, la conversa. Caminar plegats per aquest món de déu que ens ha tocat viure, del que guardem, si més no els que tenim determinada edat, els anys viscuts de penuries quan la Guerra Civil i la post guerra, quan érem feliços amb poca cosa. I sí cal, per aconseguir-ho, una gran sobredosi d’amor i d’esperança. Ah! I només plegats ens en sortirem! La pandèmia es convertirà una batalleta per explicar als que arribaran després, quan nosaltes ja haurem marxat.

I avui, a la Cuina de resistència: compota de fruites, dedicada a la Rosa V, Moltes gràcies per seguir-me

INGREDIENTS: Dues pomes, dues prunes, dos préssecs, quatre figues, una taronja, dos kiwis, sucre, mel i canyella.

Pelar i tallar les fruites de mida similar i col.locar-les en una cassola que cobrirem amb vi bo o, vermout, unes cullerades de sucre -jo n’hi poso quatre i una de mel- i, un polsim de canyella. Foc suau per tal que no s’enganxi uns 15 minuts. El resultat és bo. La feina de tallar la fruita queda ben compensada pel resultat.


A %d blogueros les gusta esto: