Triste realidad

Todos somos iguales en las diferencias. ¿Porqué algunos no quieren aceptar este concepto?

Desde siempre, -no olvidemos a Cain y Abel-, las diferencias han provocado barbaridades. Maldita confusión de lenguas, de pensamiento, de capacidades que algunos no quieren aceptar: ricos-pobres, sensatos-insensatos, prudentes-viciosos, guapos-feos, hombres-mujeres…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: