Amor eterno -Gustavo Adolfo Bécquer-

diciembre 22, 2019

Bellas palabras. Dulces y añorados sueños

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.

¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor


El mayor mito de la historia. Jorge Majfud

diciembre 22, 2019
riqueza_y_pobreza.jpg

De cómo el “mundo rico” duerme sobre los despojos del pasado

Comencemos por un lugar común que todavía no pudimos refutar: el dinero no lo puede comprar todo. Es, por este axioma, por lo cual quienes tienen mucho de eso detestan tanto todo aquello que no se puede comprar. Como la dignidad, por poner sólo un ejemplo.

Ahora dejemos de lado a los dueños del mundo y veamos qué ocurre con el resto. Quienes ven más gente por debajo que por encima y que, por alguna razón profunda, sienten una comezón en la conciencia, necesitan comprar también confort moral y se compran cien paquetes de “todo lo que tengo lo tengo gracias al esfuerzo propio”, “si no soy más exitoso es porque los holgazanes me roban a través del Estado”, “si no fuera por nosotros el país se hundiría en la miseria”. Etcétera.

Es verdad que hay gente sacrificada y hay holgazanes de primera, pero esos son factores de la ecuación, no la ecuación completa. Pongamos un ejemplo obvio que es invisible o inexistente en los grandes debates mundiales. Mientras uno duerme en un país paradójicamente llamado desarrollado (como si el desarrollo fuese un estado terminal descrito por un pasado participio) el oro que se apila por toneladas en los grandes bancos no duerme. Trabaja, nunca para, y trabaja billones de veces más que cualquier orgulloso empresario desclasado, de esos que hasta en Cochabamba ahora se llaman entrepreneurs. Una buena parte de ese oro fue literalmente robado de varios países latinoamericanos y africanos, por varios siglos. Sólo en las primeras décadas de la Conquista americana, más de 180 toneladas de oro y 16.000 toneladas de plata se embarcaron de México, Perú y Bolivia hacia Europa. Los registros de impuestos de Sevilla no dejan lugar a muchas discusiones. Para no seguir con el guano, el cobre, el café, las bananas del resto del continente; los diamantes, el oro y lo más valioso de las entrañas de África. Para no seguir con las riquezas que siglos de colonialismo nórdico arrebató de diferentes continentes del sur con sangre de millones que quedaron en el camino de este negocio ultra lucrativo que definió la jerarquía del mundo. Lo único que los imperios dejaron en esos continentes fue miseria y una profunda cultura de la corrupción, asentada en el despojo legitimado y en la ausencia de justicia ante el racismo y la brutalidad, física y moral, de los poderes locales contra los de abajo, de los mestizos que, al golpear a un indio en Bolivia, en Guatemala, o a un negro en Brasil, en el Congo, se sentían (y se sienten) blancos arios.

Más allá de sus méritos propios en otras áreas, Europa y Estados Unidos no se hicieron solos. Se hicieron gracias al trillonario despojo del resto del mundo. Nada de ese “desarrollo” logrado en los siglos previos se evaporó. Ni un gramo de esas toneladas de oro y plata se evaporó. Ni la vergüenza se evaporó, porque nunca existió o sólo castigó a los mejores europeos, a los estadounidenses más valientes, que terminaron demonizados por las serviles narrativas sociales.

Cada tanto aparece alguna queja displicente de los desarrollados del mundo o de sus orgullosos bufones sobre las quejas de los pobres acerca del pasado y del presente. “Los pobres no salen de su pobreza porque no se hacen responsables de su presente”. Hasta dos generaciones atrás se explicaba todo por la “inferioridad de las razas” (Theodore Roosevelt, Howard Taft, Adolf Hitler y millones de otros) y ahora se prefiere arrojar, como una bomba de racimo, bellezas como “la enfermedad de sus culturas” y “la corrupción de sus gobiernos”.

Es una verdad existencial que uno debe hacerse cargo de su propia vida sin descargar en otros los fracasos propios. Uno debe jugar con las cartas que le tocaron. Pero también es una simplificación criminal cuando aplicamos esta misma lógica del individuo a los pueblos y a la historia, como si cada país se hiciera de cero cada vez que nacemos. Los individuos no heredan los pecados de sus padres, pero heredan sus ideas y todos sus bienes, aún cuando fueron logrados de forma inmoral o ilegítima.

Gracias a ese orden, el mundo tuvo como monedas globales el peso español, la libra inglesa y el dólar estadounidense. Gracias a tener una divisa global y dominante, no sólo fue posible instalar cientos de bases militares alrededor del mundo para hacer buenos negocios, sino que desde hace décadas basta con imprimir dólares sin aumentar el depósito de oro de las reservas nacionales. Si cualquier país menor imprime papel moneda, automáticamente destruye su economía con hiperinflación. Si Estados Unidos, Europa y ahora también China hacen lo mismo, simplemente crearán valor como quien recoge agua un día de lluvia, succionando ese valor de los millones de depósitos de millones de ahorros de millones de trabajadores alrededor del mundo. (Hace un tiempo, en un debate de una universidad, un economista me dijo que esta idea no tiene sentido, pero no fue capaz de articular una explicación).

Creer que sólo existe el pecado, la responsabilidad y los méritos individuales es el mayor mito (producto de la ideología protestante) de los últimos siglos que mantiene un sistema de explotación global. Cuando un pobre diablo (me incluyo) trabaja siete días a la semana, tiende a creer (quiere creer) que todo lo que ha logrado es sólo por mérito propio. De igual forma, cuando un pobre diablo trabaja siete días a la semana en un país pobre de América Latina o de África, lo vemos con condescendencia por no ser tan inteligentes y meritorios como los otros (nos-otros). Pero el oro acumulado en los bancos por siglos, las riquezas robadas con las mismas manos de sus víctimas, los privilegios arbitrarios debido a un orden que hace las cosas posibles para unos e imposibles para otros, continúa trabajando para los inocentes herederos de siglos pasados.

Como esta es una verdad enterrada, no sólo por la propaganda del poder sino por la mala conciencia de los de abajo, unos deciden perpetuar este orden de cosas comprando confort moral, justificándose con cien unidades de “yo lo merezco; quienes lo cuestionan son inadaptados, demonios que merecen la cárcel o la muerte”. Entonces, se transforman en soldados dialécticos disparando argumentos llenos de bilis a quienes incomodan ese confort moral. Las municiones más baratas son: “si no estás de acuerdo con el sistema, no votes”, “si no estás de acuerdo con este país, vete a otro”, “si no estás de acuerdo con que existan pobres, dona tu casa a los pobres”, “si no estás de acuerdo con nosotros, arruínate y vete a vivir debajo de un puente”, “si crees que los inmigrantes pobres merecen ser tratados como seres humanos, lleva a dos o tres a dormir en el cuarto de tu hija” y toda esa batería mediocre pero efectiva. Efectiva, precisamente porque es mediocre; no por su calidad McDonalds es el restaurante más popular del mundo.

Otros prefieren decir lo que piensan, aunque lo que piensan no convenga a sus intereses ni a su confort moral. Por el contrario, sólo les trae más problemas.

Pero de ellos es eso que no se puede comprar con dinero.


Reflexiones sobre la irrelevancia. Federico Mayor Zaragoza

diciembre 19, 2019
En momentos de particular vorágine y bullicio, cuando los valores-guía se alejan progresivamente de las hojas de ruta del comportamiento cotidiano, cuando el gigantesco poder mediático nos convierte en espectadores enardecidos en lugar de actores implicados y eficientes, cuando la tecnología informática nos lleva a confundir con frecuencia información con conocimiento, cuando el PIB sustituye al desarrollo humano y sostenible y la capacitación a la educación… es necesario y apremiante buscar y hallar espacios de serenidad para tener en cuenta las lecciones del pasado, para analizar el presente  y decidir con lucidez y ponderación un nuevo diseño del futuro que es, en último término, lo único que importa.
Porque el por-venir -a pesar de los procesos potencialmente irreversibles que enfrentamos a escala global- todavía está por-hacer en buena medida: y esto es lo único relevante cualitativamente. Es imperativo alcanzar y poner rápidamente en práctica un gran pacto para evitar el deterioro progresivo de la habitabilidad de la Tierra, de la calidad de vida de todos los seres humanos. Unir manos y voces ahora que, por fin, “Nosotros, los pueblos” -como tan lúcida como entonces prematuramente se inició la Carta de las Naciones Unidas- podemos  expresarnos libremente e intervenir con firmeza en un nuevo diseño del destino común. Y este gran compromiso de responsabilidad intergeneracional se refrendó en 2015, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, cuando adoptó la Resolución sobre la Agenda 2030 “para transformar el mundo”.
Luego, Donald Trump, fiel representante del Partido Republicano de los Estados Unidos que hace ahora cien años, al término de la primera guerra mundial, dejó ya claramente establecido su rechazo frontal al multilateralismo democrático, reclamó inmediatamente después de tomar posesión mayor inversiones en defensa, para seguridad territorial, y anunció, con inmensa irresponsabilidad, que no llevaría a cabo los Acuerdos de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, decididos por su antecesor. Y nadie se opuso, ni nadie se opone actualmente… debido a la irrelevancia de los demás “grandes”, que siguen obedeciendo las directrices de los grupos plutocráticos G7, G8 y G20, sin darse cuenta de que, en realidad, como decía el Prof. Juan Antonio Carrillo, se trata siempre de acatar lo que decide el ¡G1!
La Unión Europea es irrelevante desde un punto de vista demográfico. Sólo la India y China multiplican casi por tres el número de sus  habitantes. Pero era muy relevante cualitativamente –y eso es lo que no debemos olvidar nunca y menos en los momentos actuales- porque era el símbolo de la democracia, de la solidaridad, de la visión global, del multilateralismo…
Cuanto más “conectados” pudiéramos estar, nos hallamos más fragmentados, más aislados, menos multilaterales. Acuciados por procesos irreversibles que nos acechan por primera vez en la historia y conscientes de que “mañana puede ser tarde”, es ahora inaplazable aparcar los oprobios del pasado y del presente y pensar exclusivamente en el futuro, archivar provisionalmente recuerdos de situaciones pretéritas y mirar a los ojos de los jóvenes y niños… Sólo si somos capaces de unirnos rápidamente en grandes clamores populares podremos ser relevantes a escala local y global y reconducir las sombrías tendencias actuales.
Arsenio Rodríguez citaba a Ernesto Sábato en un excelente artículo del 31 de octubre  en el “Wall Street International”, que leí en “Othernews”: “Cuando nos hagamos responsables del dolor del otro, nuestro compromiso nos dará un sentido que nos colocará  por encima de la fatalidad de la historia…”. Sólo si somos capaces de asumir este compromiso y de darnos cuenta de que únicamente sumando millones de voces y uniendo millones de manos lograremos que sean, por fin, los pueblos, la gente, cada uno de nosotros, irrelevantes cuantitativamente pero muy significativos cualitativamente, los que tomemos en nuestras manos las riendas del  mañana.
Sólo hay, a estas alturas, frente al “gran dominio” financiero, militar, energético, tecnológico y mediático, una solución: aproximarnos a los demás, “aprojimarnos”, construir puentes y derribar muros “con el amor a cuestas”, como escribió el inmarcesible Miguel Hernández, con quien tanto queremos cambiar los rumbos presentes.
Todos a una, de aquí y de allí, de todos los lugares, lenguas y culturas, en un gran pacto que debe alcanzarse sin demora. Hagamos un llamamiento conjunto y global advirtiendo al Presidente Trump y a los grandes consorcios que lo secundan, que si no contribuyen todos a la inmediata puesta en práctica de los acuerdos que pueden esclarecer el devenir de la humanidad, dejaremos cada uno de nosotros, muy relevantes si actuamos unidos, de consumir sus productos.
Sí: no podemos seguir permitiendo que la Tierra entera se doblegue, insignificante, a los desvaríos de unos cuantos.

La Vía Campesina demanda impulso global para implementación y popularización de Declaración sobre Derechos de lxs Campesinxs

diciembre 17, 2019

 

(Harare, 17 de diciembre de 2019) Mientras celebramos hoy el primer aniversario desde la adopción de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de lxs campesinxs y otras personas que trabajan en las zonas rurales (UNDROP) aprobada en diciembre de año pasado, como La Vía Campesina hacemos un llamado a los gobiernos, movimientos sociales, aliadxs y activistas para intensificar esfuerzos a nivel mundial para garantizar que los estados miembros de la ONU se comprometan a implementar este importante instrumento en los territorios.

Como LVC hemos reafirmado los derechos de lxs campesinxs como una de las prioridades políticas de nuestra agenda 2020, es importante popularizar esta declaración, construir y compartir conocimientos y experiencias entre nuestras organizaciones miembros sobre cómo usarla a favor de sus luchas.

Durante el año, junto con nuestrxs aliadxs, hemos hecho un fuerte trabajo de presión e incidencia dentro de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC), el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Comité Mundial para la Alimentación Seguridad (CFS), así como en nuestras regiones y países, para crear un impulso internacional que favorezca y promueva la implementación de los Derechos de lxs Campesinxs.

Además, La Vía Campesina cree firmemente que vincular los contenidos de UNDROP en el marco de la Década de Agricultura Familiar de las Naciones Unidas (lanzada este año por la FAO) mejorará los esfuerzos para erradicar la pobreza, la inseguridad alimentaria y la desnutrición a través de métodos agroecológicos de producción de alimentos sanos para todxs. ¡no solo para comunidades rurales!

Es así, que mientras celebramos este primer aniversario de la adopción de UNDROP, La Vía Campesina continúa impulsando transformaciones sociales. Pues la UNDROP abre oportunidades para abordar la desigualdad y la discriminación que afecta desproporcionadamente a la población rural en todo el mundo.

Para el movimiento campesino global, la lucha por la promoción y protección de los derechos campesinos está a medio ganar, este es un proceso construido colectivamente. Por lo que es crucial ahora de la voluntad política de nuestros gobernantes, y saber qué  camino  tomarán los estados miembros de la ONU, para que el contenido de esta Declaración se convierta en una realidad vivida para millones de familias campesinas.  Lo importante es que la Declaración de la ONU se implemente en todo su contenido y espíritu en todos los países del mundo.

¡Seguimos comprometidos con esta lucha!

#DerechosCampesinosYA


Un libro, un libre. Ramón Torres Galarza

diciembre 11, 2019

Encuentro en ti lo que busco,

experiencias que me faltan,

el miedo o el asombro,

la información necesaria,

la imaginación imprescindible,

los saberes de amor y de guerra,

cuando te busco, generoso te abres y compartes

permaneces quieto, junto a mi.

Estás en un lugar, eres un ser,

o una palabra compuesta

por libre y libro, eres obrero, librero.


Dia de reflexión antes de ir a votar mañana 24 de mayo

mayo 23, 2015

rosa roja

Mañana, en España, votaremos en las elecciones Municipales, para elegir las Alcaldías que van a dirigir nuestro destino, a lo largo de cuatro años.
Triste realidad escuchar algunos Debates. Demasiados aspiran a puestos de responsabilidad por los beneficios que les depararan.
Duele que, demasiados votantes lo saben y los conocen, temeroso por la cultura del miedo que persiste: por temer a perder su puesto de trabajo si no le voto, o mi hijo necesita…o mi marido y…
Otros muchos no iran a votar ¿total para qué? es su respuesta. ¿Cómo puede una Sociedad funcionar si no la vestimos y dignificamos?
Sí deberían existir mayores controles que eviten la corrupción, los amiguismos.
En ciudades grandes es más fácil equivocarse, no así en las más pequeñas donde todos sabemos de todos, nos conocemos, hemos compartido vidas.
No obstante esta mañana, conversando con mis amigas, las monjas del Santuari de Puiggraciós, yo les decía que,
en día tan señalado, la Pascua de Pentecostés, día que el Espiritu Santo se posó encima de la cabeza de los Apóstolos en forma de lenguas de fuego, y les llenó de sabiduría y les otorgó el don de lenguas, sería pertinente que mañana, hiciera lo propio y accediera, sobre toda la gente de bien, para ayudarles a discernir como votar, y quienes son los necesitamos salgan de las urnas.


Francisco y su homilía contra el odio. Alfredo Vera

mayo 23, 2015

No se necesita ser católico ni creyente para entender y asimilar que el liderazgo del Papa Francisco desborda su rol evangélico y de jefe de la iglesia que concentra la fidelidad de la mayoría creyente del occidente de la humanidad, para convertirse en un mensajero del entendimiento a través del diálogo, vinculandolo más al amor que al odio; más a la conciliación que a la violencia; más a la justicia que a la imposición.

Alfredo_Vera

Coincidió que yo escribiera un artículo titulado: ¨Si Francisco quisiera¨, a propósito de la violencia desatada en Caracas con la intención de tumbar al gobierno legitimo de Maduro, cuando la oposición, que cuenta con financiamiento foráneo, desató las llamadas ¨guarimbas¨ y murieron 42 personas de lado y lado.
No creo que el Papa Francisco haya leído mi clamorosa sugerencia, pero coincidió que él promocionó un diálogo con la presencia de un emisario episcopal que logró el milagroso acierto de sentarlos en una mesa de diálogo y, cuando menos, se calmó la mortal violencia.
Ahora que el Papa Francisco escogió a Ecuador como primer país a visitar en Suramérica, participando con un amplio programa en Quito y Guayaquil, sería bueno, respetuoso y ejemplar que, con la debida anticipación, los propugnadores de matizar con odio sus posiciones políticas y agresivas, se abstengan de generar reyertas y hacer públicos sus desbordes únicamente con aplicar la enseñanza bíblica de que “sólo la verdad os hará libres”: libres de amargura y frustración, libres de la mentira, la calumnia y la difamación, que algunos opositores que han abusando de ellas han tenido que pagar sus culpas hasta con la cárcel.
Un combatiente político no puede ni debe utilizar la mentira, peor la calumnia, como armas para atacar y desprestigiar a sus adversarios.
La iglesia católica le atribuye a Jesús haber proclamado esta demanda en su peregrinaje: con mayor razón que Francisco, que lo representa sobre la tierra, enarbole esta prédica en que algunitos desconocen u olvidan sus homilías para sembrar en la humanidad el respeto a esta sustantiva lección que aquí se viola con suma facilidad, por parte de los que se dicen cristianos.
Está tan crispada y desatada la violencia verbal aquí, que algunitos quisieran llevarla a la violencia física, con la pretensión de pescar a río revuelto, como ha sido costumbre de los que manejan algunos poderes para la manipulación.
Los que ejercen el derecho a oponerse, a protestar, a resistir, a organizarse, a proclamar sus cuestionamientos, a utilizar todas las armas civilizadas para manifestarse, si quieren ser leales y respetuosos con el discurso y la presencia aquí del Papa Francisco y que se proclaman cristianos, católicos o creyentes, no pueden desoír, desconocer o desobedecer el mensaje bíblico que él con frecuencia repite de que ¨sólo la verdad os hará libres…¨
Hay tiempo para reflexionar sobre esto y poder cambiar.


A %d blogueros les gusta esto: